En Semana Santa de 2019 volvemos a Perú. Dicen que los españoles lo conquistaron siglos atrás, pero fue Perú quien nos conquistó a nosotros cuando lo visitamos en 2014 con nuestro anterior proyecto PERIPLOS. Aun guardamos en nuestra retina una visión grandiosa de este país. En este post vamos a conocer su capital, Lima, que será el punto de destino que alcanzaremos al llegar con nuestro vuelo desde España. 

¿Conoces la historia de Lima?. Cuando Francisco Pizarro perfiló los márgenes de su “Ciudad de los Reyes” vivían en el área unos 200.000 indígenas. En el siglo XVIII lo que inicialmente fue de adobe y madera se transformó en la capital del virreinato donde las flotas cargaban el oro con destino a Europa. En 1880 la ciudad fue sitiada e invadida por las tropas chilenas durante la Guerra del Pacífico, cuyo ejército se llevó miles de libros de la Biblioteca Nacional (devueltos hace poco más de 10 años). Con la expansión posterior de la guerra, Lima creció a través de amplios bulevares inspirados en las calles de París. Esta extensa y elegante metrópoli, elevada encima de una larga costa de acantilados desmoronados a los que merece la pena asomarse, sumerge a quienes la visitan en una mezcla de templos precolombinos, culturas milenarias, museos de arte y cerámica sublime, apasionantes procesiones religiosas y una revolución gastronómica a la altura de las mejores del mundo. Porque sí, en Lima puedes encontrar una de las cocinas más apreciadas de todo el orbe.

Vamos a hacer un repaso de los monumentos que merece la pena conocer, si visitas Lima. Como siempre todo dependerá del tiempo que dispongas para visitarla.  Huaca Pucllana es un centro ceremonial hecho de adobe proveniente de la cultura lima, la cual se remonta al año 400 d. C. Si no dispones de mucho tiempo puedes hacer una visita muy rápida a dicho lugar.  Si que conviene que profundides en el  Centro Histórico de Lima (DECLARADO PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD POR LA UNESCO EN 1988), alberga la mayor parte de la arquitectura colonial que se conserva en la actualidad. Sus agitadas y apretadas calles están cercadas por iglesias barrocas ornamentadas. La Plaza de Armas, también es conocida como Plaza Mayor. De 14 m2, fue el núcleo del asentamiento de todo el Imperio español en el continente. En el centro hay una impresionante fuente de bronce del año 1650. Al este y de estilo colonial con unos balcones de inspiración morisca, se halla el Palacio Arzobispal y junto a este se encuentra la Catedral de Lima, el lugar elegido por Pizarro para levantar la primera iglesia de la ciudad en 1535. Esta conserva la fachada barroca, aunque la pasión neoclásica de finales del siglo XVIII la desposeyó de su decoración barroca interior. Las capillas interiores albergan más de 12 altares tallados en diferentes estilos y el museo conserva pinturas, ornamentos y una enredada sacristía. Junto al acceso principal se observa la capilla recubierta de mosaicos, el lugar donde yacen los restos de Pizarro. Cerca de la catedral se halla el Monasterio de San Francisco, perteneciente a los franciscanos y de arquitectura colonial. Es famosa por sus catacumbas, con más de 70 mil piezas de huesos alineados y su soberbia biblioteca, con 25 mil textos antiguos, algunos previos a la conquista. Este edificio barroco también cobija otros tesoros, entre ellos la cúpula morisca geométrica, tallada en el año 1525 en cedro nicaragüense sobre la escalinata principal. Además, los claustros, adornados de frescos y de azulejos de Sevilla, representan la vida de San Francisco. A 5 minutos, el Convento de Santo Domingo se muestra como uno de los conjuntos religiosos de más importancia en la ciudad por su antigüedad. Se trata de patios adornados con pinturas barrocas y antiguos azulejos españoles. Se construyó sobre un terreno concedido por el fraile dominico Vicente de Valverde, acompañante de Pizarro a lo largo de la ocupación. De color rosado, se construyó en el siglo XVI y es el lugar donde reposan los restos de santa Rosa de Lima y San Juan Macías, cuyos cráneos están conservados en la iglesia en urnas de cristal y san Martín de Porres, primer santo negro del continente.

El Mercado indio de Miraflores está localizado en la Avenida Petit Thouars, es el paraíso de los cazadores de gangas que disfrutan de coleccionar baratijas, ropas y suvenirs de tipo viajero. El mercado es de hecho una serie de pequeñas galerías donde se venden artesanías tradicionales del Perú, suvenirs, bufandas de alpaca, suéteres y sombreros, prendas coloridas para mujeres… un poco de todo. El Museo Arqueológico Rafael Larco Herrera, fundado en 1926 y ubicado en el Distrito de Pueblo Libre en Lima, es nuestra recomendación si quieres decidirte por uno de los interesantes museos de la ciudad. Expone galerías que revelan 3000 años de desarrollo de la historia del Perú precolombino. En 1926 y a la edad de 25 años, Rafael Larco Hoyle lo fundó. Con la ayuda de su padre, adquirió varias colecciones arqueológicas de la costa norte reuniendo aproximadamente más de 45.000 piezas. Ante la insuficiente información arqueológica, Rafael se dedicó al estudio del antiguo Perú, investigando y excavando sitios arqueológicos de la costa norte y por lo cual ha sido considerado uno de los padres de la arqueología peruana. Se encuentra dentro de una finca virreinal repleta de jardines que se remonta al siglo XVIII, la cual fue erigida sobre una pirámide precolombina del siglo VII.  Sus nuevas galerías exhiben la mejor y más completa colección de oro y plata del Perú precolombino en el mundo, así como su famosa colección de cerámica erótica. Además, y según TripAdvisor, este museo ha sido incluido en el ranking de los 25 mejores museos del mundo en 2017, tomando la posición 22 con un 96% de calificaciones “excelentes” de aquellos que lo visitaron. 

Como ves, amigo viajero. Lima merece parada y fonda en Perú, antes de continuar viaje hacia muchos otros lugares de interés que puedes encontrar en esta parte del mundo. Nuestro viaje de Semana Santa lo hemos lanzado recientemente. Si te apetece acompañarnos contacta con nosotros.

Daniel Bermejo 

www.oneira.es

info@oneira.es