El fado, saudade portuguesa

Nuestro país vecino Portugal,  que visitaremos en octubre de 2020 con Oneira club de viajeros,  tiene su particular banda sonora. La música de fado es una forma de canción portuguesa que se originó oficialmente en Portugal en la década de 1820, aunque tiene orígenes más antiguos. El fado es reconocido por lo expresivo y profundamente melancólico que es; es la esencia de la saudade (que significa “anhelo”, en el fondo un sentimiento de pérdida) símbolo de identidad de los portugueses. La saudade es un concepto cuasi metafísico, de sensibilidad sociológica, antropológica y sin duda alguna etnográfica, que estructura la realidad de Portugal.

El fado (del latín fatum) podemos encontrarlo en la lírica galaico-portuguesa del s. XIII y en la poesía del renacimiento.

En el fado, el músico canta las duras realidades de la vida cotidiana, uniendo  la resignación y la esperanza de que todavía se pueden resolver sus tormentos. La música de fado a menudo tiene una o dos guitarras de 12 cuerdas, una o dos violas, y a veces un pequeño bajo de 8 cuerdas.

Variedades de música de fado

Lisboa

El fado de Lisboa es el estilo más conocido. Con raíces  en contextos sociales derivados de la marginalidad y la transgresión. Asociado frecuentemente a lugares de marineros y prostitutas. En 1900 florecería, encontrando un gran seguimiento popular hasta el día de hoy. Incluye con bastante frecuencia segmentos de improvisación.  Se encontró con algunos momentos difíciles en 1926, cuando la censura causó cambios importantes en el entretenimiento urbano y puso requisitos importantes en cualquier espectáculo y lugar. Gracias a la popularidad de la radio, el fado encontró su lugar en los hogares de Portugal. En la década de los 90 encontró un lugar especial en los circuitos de las músicas del mundo y las nuevas músicas.

Coimbra

El fado de Coimbra tiene vínculos con las tradiciones académicas de la Universidad de Coimbra. Los cantantes y otros músicos llevarán el vestuario académico tradicional que consiste en túnicas oscuras, capas y polainas (¡y no, no son los tunos españoles!). Las canciones se escuchan de noche por las calles o en las plazas de la ciudad. Mientras que Lisboa a menudo atraía a aquellos en los campos de la clase trabajadora, Coimbra atrajo a las clases más privilegiadas. A diferencia del fado de Lisboa, el estilo de Coimbra solo es cantado por hombres, sin lugar a la improvisación y muy ensayado.

Amalia Rodrigues y el fado moderno

El género fado fue llevado al mundo de la música por Rainha do Fado (Reina del Fado) Amalia Rodrigues (23 de julio de 1920 - 6 de octubre de 1999). Conocida como Amalia en todo el mundo, se convirtió en una de las personalidades más importantes para el género y la principal inspiración para el fado contemporáneo. Amalia, de fuerte personalidad y carisma, con un timbre de voz de extraordinaria belleza,  se convirtió en una artista aclamada cuyos servicios eran solicitados por reyes y presidentes. En el momento de su muerte, Amalia había recibido más de 40 condecoraciones y honores por su música, presencia escénica y filantropía, incluida la Legión de Honor del gobierno francés. Recibió un  funeral de estado y sus restos reposan en el Panteón Nacional de Lisboa (la única mujer que tiene el honor). Amalia colocó el fado sin ayuda en el mapa mundial.

El fado se ha popularizado extraordinariamente. El fado moderno ha incorporado nuevos instrumentos como piano, violín o el acordeón. También han comenzado a combinar el fado con otros géneros populares. Algunos artistas actuales de este género son Madredeus, Ana Moura, Dulce Pontes y Mariza. Mariza, en particular, es muy popular, ganó numerosos premios en la categoría de Músicas del mundo y ha aparecido en el show de David Letterman.

Alberto Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

Facebook:  https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:       https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/

 

 


Si quieres viajar #QuédateEnCasa con... Depeche Mode

Seguimos, amigos, confinados más de 14 días en casa en esta batalla asimétrica que todos mantenemos con un ¿organismo? fantasmal (el coronavirus se encuentra en el límite de la vida y hay científicos que afirman que algunos virus son inmortales) que nos acecha, sin descanso. Quien iba a decirnos que este COVID19 iba a poner de vuelta y media  todos los planes de medio planeta y a nuestra planificación viajera de 2020.

Lamento profundamente todo el dolor que esta crisis está desencadenando en nuestras vidas. Espero y deseo de corazón que pase muy pronto y que de nuevo todos volvamos a nuestras experiencias habituales, compartiendo la vida con seres queridos y buenos amigos, ¡también fuera de casa!, en celebraciones, viajes, fiestas, trabajo…

Hoy quiero hablaros de otros viajes, o de otra forma de viajar. Ayer domingo twitteaba un bonito comentario sobre el excelente libro #elinfinitoenunjunco a su autora, Doctora en Filología Clásica,  Irene Vallejo (en otro post os prepararé una reseña) y me respondía muy inspirada: “… en este confinamiento nos salvan los viajes inmóviles de la mente”. En este tiempo y más que nunca debemos soñar y viajar con la imaginación a todos los puntos del planeta. Una forma de hacerlo, sin duda, es con una buena lectura.

Mas hoy, aprovechando la invitación de mi melómana amiga y colega la psicóloga Elena Aznar, voy a viajar con la música. Nos proponen llenar Facebook de música,  en estos tiempos de cuarentena obligada. Un reto encantador; aquí la música no se elige, la música te elige a ti. Elena decidió que pinchara un tema de Depeche Mode, precisamente, uno de mis grupos favoritos de todos los tiempos.

Mi último contacto con ellos fue este invierno, en los cines de Alicante. A toda pantalla disfrutamos SPIRITS IN THE FOREST, un documental dirigido por Anton Corjijn, un largometraje centrado en emotivas historias de seis fans muy especiales de Depeche Mode, combinadas con momentos relevantes de su última gira. ¡Muy bueno!.

Decía que Elena me asignó el grupo, pero yo tendría el beneficio de elegir el tema… ¿adivináis?

“… Todo lo que quería

Todo lo que siempre necesité

Está aquí en mis brazos.

Las palabras son muy innecesarias

Ellos solo pueden hacerte daño…”

Enjoy the Silence (Disfrutar el Silencio).

Nada hay más evocador en este tiempo que el silencio. Volcados ahora en nuestros hogares, defendiéndonos del fantasma, toca refugiarnos en el silencio y disfrutarlo. Esta canción habla sobre la búsqueda de la paz en un mundo lleno de ruido. Es su himno indiscutible. Enjoy the Silence fue el gran éxito de Depeche Mode, refrescante pese a sus más de 30 años (cumplidos el pasado 5 de febrero), con ritmo electrónico dirigido por unos riffs de guitarra que señalan el camino de la melodía. Esta canción inicialmente fue imaginada mucho más triste y fúnebre, pero finalmente, Depeche Mode creó esta rítmica obra maestra.

Fijaos en su videoclip, inspirado en la mitología literaria del clásico de todos los tiempos El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry, que encajaría totalmente con la letra de la canción, figura en la que se inspiraron.

En el clip, Dave Gahan, recorre mundos silenciosos (que están en este),  caracerizado como rey (o príncipe):  Viajando por montañas, paisajes nevados, playas, prados, caminos solitarios… camina sin rumbo buscando un poco de silencio y paz mental. Un príncipe que lo tiene todo y nada a la vez. A la búsqueda quizás  de lo más importante.

Creo que esta es la mejor metáfora de estas semanas inciertas en las que nos desenvolvemos algo superados por la incertidumbre de no saber cómo cambiarán nuestras vidas cuando termine nuestra cuarentena. Hemos de mantener la esperanza, acompañados de la mejor música y lectura. Aun  hay fuerza, hay creación, hay mucha vida dentro de nosotros, que podemos percibir en silencio. Seguiremos disfrutando, seguiremos viajando. Solo hay que esperar un poco más… Enjoy the Silence.

Alberto Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

Facebook:  https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:       https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/