Enlaces e Información Viaje a Egipto Oneira diciembre 2019

Amigos de Oneira club de viajeros: en breve iniciamos una apasionante aventura por las tierras del Antiguo Egipto, en diciembre de 2019. Los viajeros apuntados a este viaje van a disfrutar de una experiencia fascinante en el país de los faraones, de la mano del afamado egiptólogo Doctor Sayed Salama, que será nuestro guía acompañante de lujo. Hemos previsto experiencias muy especiales en nuestro recorrido.

Siempre nos gusta acompañar cierta información de especial interés para los que nos acompañarán en este periplo, en especial de carácter cultural, aunque ya hemos ido publicando artículos de interés en nuestro blog Oneira y compartido información con nuestros amigos viajeros en nuestro dossier que servirá de programa de viaje para todos vosotros. No os perdáis revisar el enlace a  @ProyectoDjehuty dirigido por españoles.

No quiero dejar de compartir con vosotros un enlace fundamental, el del Proyecto Djehuty @ProyectoDjehuty www.excavacionegipto.com  En Facebook. Este proyecto tiene como objetivo la excavación, restauración, publicación científica y divulgación de un conjunto de monumentos funerarios y enterramientos en la colina de Dra Abu el-Naga (al norte de la antigua ciudad de Tebas). La clave de este proyecto es que está dirigido por españoles, desde el Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC Madrid, y su alma mater es José Manuel Galán un afamado egiptólogo español, Director del proyecto. Merece la pena echar un vistazo a la información en la Web, el diario de las excavaciones, el material audiovisual. Indispensable para todo amante del Egipto faraónico; para conocer la actividad de los españoles en el país.

Un libro, muy especial. Especialmente editado. “Tutankhamón. El viaje por el Inframundo”.  Una exquisitez de Sandro Vannini,  publicada en el centenario de la primera expedición de Howard Carter. Vannini es un experto fotógrafo, especializado en la reproducción fotográfica de murales y objetos del antiguo Egipto. Una guía iluistrada sobre el viaje de este faraón tras su muerte. Para deleitarse con ella sin prisas. Yo estuve ojeándola en una librería madrileña.

Abordamos a continuación algunas noticias sobre Egipto.  Descubierta una necrópolis predinástica en Ismailia. Perteneciente a ese período un tanto oscuro que se desconoce extraordinariamente. Una cronología entre 3300 – 3150. Aquí tenéis algo de información.

En su búsqueda de las tumbas de Nefertiti y la esposa de Tutankhamón, Zahí Hawass, el incombustible egiptólogo egipcio (y Exministro de Antigüedades) se ha topado con hallazgos de importancia en los valles de los Reyes y de los Monos. Estos descubrimientos se vinculan a personas que horadaron en el desierto tumbas para los faraones: preparación de ajuar funerario, áreas de descanso para los artistas y obreros, talleres, etc. En este caso no se trata de objetos pertenecientes a la realeza, sino vasijas y todo tipo de elementos que cuentan la historia de las gentes que construyeron las tumbas del Valle de los Reyes.

Todos somos un poco fans de los trabajos de National Geographic. Aquí tenéis un enlace donde encontraréis fotos preciosas del lugar que vais a visitar.

Si tenéis Netflix o Movistar tendréis acceso a múltiples documentales sobre Egipto. Me encontré no obstante este otro documental en Internet de lo más interesante: El Libro de los Muertos  un documental de lo más completo (hora y media) que profundiza en las creencias de los antiguos egipcios tras la muerte, con historias de tumbas y de momias. Fascinante. Buena calidad. Lo tenéis en Youtube.

Valgan todos estos enlaces e informaciones como introducción a nuestra aventura de diciembre. ¡En dos semanas salimos de viaje a descubrir los misterios del Antiguo Egipto!  Nos vemos en los viajes.

Alberto Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es


La influencia del Antiguo Egipto en Occidente

Recordad la cita de Napoleón,  quien desde lo alto de las Pirámides arengó a sus tropas: ¡cuarenta siglos os contemplan! Con la expedición de Napoleón (el joven Bonaparte) a Egipto de 1798 comenzó la egiptomanía en toda Europa, y más seriamente la egiptología, aunque esta última también se la vincula a 1799, fecha del hallazgo de la piedra de Rosetta que Champollion descifraría, permitiendo entender los jeroglíficos egipcios.

Os contábamos en diciembre de 2018 en nuestro blog Oneira la historia del viaje de Vivant Denon por el Antiguo Egipto https://oneira.es/vivant-denon-de-viaje-por-el-antiguo-egipto/ que formara parte del grupo de expertos en distintas ramas del saber que acompañaron a Napoleón, y  que a la postre  compilarían la  Description de l’Égypte (1809-1813) la primera obra científica sobre el Antiguo Egipto con láminas en color que sobrecogieron a todos los estudiosos de su tiempo.

La influencia que el Antiguo Egipto y la cultura faraónica ha ejercido sobre nuestra propia cultura occidental es de gran calado y hoy me permito repasar algunos de estos elementos, que a buen seguro serán desarrollados en nuestro viaje Oneira de diciembre de 2019, aquellos que ya formáis parte del grupo de viajeros.

Sin ir más lejos podemos fijarnos en la iconografía cristiana, ¿hasta qué punto la mayoría de los iconos y símbolos cristianos pertenecen a la tradición judeocristiana?.  Fijémonos en algunos ejemplos representativos: la creencia en la resurrección de base cristiana la encontramos originariamente en la resurrección de Osiris, asesinado por Set y devuelto a la vida gracias a su esposa Isis. ¿A qué os recuerda la representación cristiana de la Virgen María con su hijo Jesús en su regazo? Pues ni más ni menos a las muy extendidas representaciones de Isis (incluso alguna Isis negra) con Horus sobre sus rodillas. No deja de ser una representación de la Magna Mater.  Otro concepto importante que vemos en creencias antiguas: la psicostasis, el pesaje de las almas, procedimiento que determinaba la salvación o condenación eterna; que observamos en la referencia al Juicio Final que encontramos en la fachada occidental de la Catedral de León, con San Miguel pesando las almas. En Job, 31, 6, leemos: ¡Péseme Dios en balanza justa, y Dios reconocerá mi integridad!.  Pues sabed que la referencia más antigua a la psicostasis la encontramos en el “Libro de los Muertos” originario del Antiguo Egipto, pesando el corazón y la pluma.  Los condenados, recordemos, se encuentran con el Leviatán o demonio en el infierno cristiano, y de forma similar en la iconografía egipcia éstos se enfrentan a una bestia salvaje que los devoraba, siendo quemados o cocidos en un caldero. Otro ejemplo curioso, la imagen de  San Jorge o San Miguel lanceando a un dragón, una escena muy característica de nuestra tradición cristiana. Pues bien, en las pareces o bajorrelieves de los templos egipcios aparece Horus alanceando a su tío (Set) -representado por distintos animales- por haber matado a Osiris, lo cual nos resulta de lo más curioso.

Los obeliscos son otro ejemplo de la influencia que Egipto tuvo en nuestra civilización occidental, aunque en este caso como incorporaciones al conjunto monumental de algunas ciudades. Para los antiguos egipcios los obeliscos son símbolos de conexión entre el rey y el dios Sol, un rayo de sol, una corriente espiritual entre el cielo y la tierra. Una especie de conductor de poder. Debían construirse en una única pieza de roca maciza; así lo creían los antiguos. Nos impresionan estas agujas de piedra que podemos encontrar por todo el mundo, iconos que se hallan en Londres, París, Nueva York, Roma, hasta en el Vaticano; un monumento totalmente pagano en medio de la Plaza de San Pedro.

La milenaria cultura del Antiguo Egipto despertó gran fascinación entre nuestros antepasados griegos, que encontraron en Egipto los orígenes de su propia civilización. Las primeras esculturas griegas mantenían la rigidez y las formas que solemos encontrar en el arte egipcio. Los primeros filósofos griegos hicieron acopio de parte de su sabiduría en visitas que hicieron al Valle del Nilo, según se cuenta en algunos registros. Los griegos quedaron asombrados por la inmensidad del Nilo, el desierto, los grandes monumentos faraónicos y por la profunda religiosidad y sabiduría de los sacerdotes y escribas. Por ejemplo, Solón o Heródoto hacen referencia a un templo en Karnak donde el dios Thot (Hermes para los griegos) registró todos los conocimientos en dos grandes columnas. Algunos mitos griegos hunden su origen en historias conectadas con Egipto; según el mito, tras ser convertida en ternera blanca por Zeus para salvarla de los celos de Hera, Ío llegó a Egipto donde recuperó su forma humana. Este mito se puede observar en un fresco del templo de Isis en Pompeya.  Los nombres de casi todos los dioses han venido a Grecia procedentes también de Egipto, según aseguraba el cronista Heródoto.

Desde siempre, la fascinación por Egipto y su civilización milenaria ha sido una constante para el mundo occidental. La cultura egipcia ha tenido un prestigio inigualable en todo el mundo antiguo y aún sigue manteniéndolos y claramente, su ascendencia, su bagaje, forma parte material e inmaterial de nuestra civilización occidental.

Alberto Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es


Oneira club de viajeros alcanza 1000 likes (me gusta) en Facebook

¡Hola amigos de Oneira club de viajeros!

¡Hemos alcanzado los 1000 me gusta (likes) en Facebook y os lo agradecemos de corazón!
Continuaremos publicando artículos y fotos de interés, compartiendo las mejores historias de viajes con todos vosotros.

En nuestro blog Oneira seguiremos compartiendo los artículos más interesantes y todas las historias y experiencias viajeras. Relacionadas con arqueología, historia, viajes y libros.

Seguiremos viajando por todo el mundo y esperando nos acompañéis en próximas aventuras de grupo para 2020 que están a la vuelta de la esquina: Egipto, Omán y Emiratos, Cuba, Vietnam, Polonia, Turquía, Corea del Sur, Israel, Chile... Como siempre, viajes de grupo muy especiales.

¡Reserva tu plaza!Recordad, hay otra forma de vivir el viaje en grupo, y es Oneira: ¡un viaje a tus sueños!
Celebramos los 1000 likes en Facebook con un pequeño video con muy buenos momentos de nuestros últimos viajes Oneira de 2019. ¡Nos vemos en los viajes!

Alberto Bermejo y Daniel Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

Un viaje a tus sueños

www.oneira.es

info@oneira.es


Libros para tu viaje a Egipto

Nuestro viaje al Antiguo Egipto de diciembre de 2019 lo tenemos más cerca. Y toca ahora hacer un repaso por la literatura que podemos encontrar relacionada con esta mágica civilización. Los libros que podemos hallar sobre la temática son miles y se torna complicado hacer una selección, pero nos aventuraremos a realizarla. Conocer algunos  de estos libros nos ayudará a tener un mejor conocimiento del viaje completo e intenso que vamos a realizar. Podéis seguir leyendo.

Iniciamos nuestra propuesta con un enlace a una de las últimas entradas sobre Egipto que incluimos en nuestro blog oneira.es el pasado 8/7/19 . Lo titulamos: Pequeñas y grandes historias (y novelas) del Antiguo Egipto.  Aquí encontraréis comentarios con enlaces sobre el libro “La herida de la Esfinge” de Terenci Moix, “Sinuhé el egipcio” de Mika Waltari,  Ramsés el hijo de la Luz” de Christian Jacq,  La Esfinge” de Robin Cook y “La Maldición de Ra, Keops y la Gran Pirámide” del Premio Nóbel de Literatura Naguib Mahfuz.  Valga como muestra de pequeña y gran literatura sobre el Antiguo Egipto. Podéis acceder desde aquí a mi artículo:

https://oneira.es/pequenas-y-grandes-historias-y-novelas-del-antiguo-egipto/

El pasado 21/7/19 en nuestro blog Oneira publiqué la reseña de un libro fascinante: “Egipto, sueño de Dioses” de la Editorial Círculo de Tiza, con una doble mirada, la del poeta romántico Gerard de Nerval y la novelista Amelia B. Edwards. Muy interesante. Podéis acceder al artículo desde este enlace:

https://oneira.es/egipto-sueno-de-dioses/

Una revista monográfica,Altaïr   EGIPTO. Tiene publicado en 2004 en 163 páginas diferentes artículos de calidad respecto de Egipto, tratados con enfoque viajero y ameno, dejando de lado el academicismo. Con información práctica, costumbres, historia, religiones, tradiciones, etc. No la he revisado completamente, es posible que en algún caso pueda estar algo desactualizada. 

Uno de esos libros clásicos que recogen un viaje de otro tiempo. Hablamos del siglo XIX y de Flaubert. Oriente fue tema recurrente en su juventud. Junto con el fotógrafo Maxime du Camp, nuestro escritor realizó su viaje soñado, recorriendo entre 1849 a 1851 Egipto, Líbano, Palestina, Rodas, Asia Menor y Constantinopla. Egipto Viaje Oriente de Editorial Cabaret Voltaire 2010 recoge la primera etapa de su viaje con fotografías de Du Camp, de todos los sitios que veremos en nuestro viaje Oneira. 

Otro de los libros “que hacen época” es uno que me he encontrado editado por Miraguano en 2013: “Relatos de viajes por Egipto de la época de los Reyes Católicos”. Y es que a finales de la Edad Media proliferaron los viajes de peregrinación a Tierra Santa. Desde Venecia embarcan peregrinos en búsqueda de beneficios espirituales. 5 relatos, 5 viajeros, Bernardo de Breidenbach, el Cruzado, Pedro Mártir de Anglería, Diego de Mérica y Alonso Gómez de Figueroa contaron la historia de su viaje por El Cairo, lugares bíblicos del Mar Rojo y Monte Sinaí y por el Nilo. Es una edición comentada dpor Victor de Lama de la Cruz, de la Universidad Complutense. 

Y para finalizar una mirada un tanto más esotérica al país de los Faraones: “Un viaje mágico por Egipto” de Fernando Jiménez. En el marco de una colección dirigida por Lorenzo Fernandez Bueno. El libro no es fácil de encontrar pues se encuentra descatalogado, pero me apetecía señalar su existencia. Ediciones Espejo de Tinta 2007.  Estructurado como un viaje virtual, el autor recopila experiencias, conversaciones y reflexiones sobre el Antiguo Egipto y sus misterios. 

¡Feliz viaje al Antiguo Egipto amigos!

Alberto Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

 

 


Ramsés III, Medinet Habú y Deir el-Medina

En el marco de la XX dinastía, Ramsés III (1.184 - 1.153 a.C.) fue el último representante de una realeza egipcia volcada hacia el poder exterior, donde mantuvo su influencia. Mas en el interior de Egipto realizó grandes construcciones, como el templo funerario al que nos referiremos hoy, Medinet Habu, donde muestra su victoria sobre una gran coalición de pueblos denominados "del mar" en el octavo año de su reinado. Los investigadores señalan que muy probablemente representan pequeños enfrentamientos y victorias reunidas en una gran composición a mayor gloria de Ramsés III. En la época de nuestro protagonista la inestabilidad se extendía por todo Egipto, con una inflación de precios que ocasionó pobreza y hambre, incluyendo una huelga de los obreros de Deir el-Medina ante el retraso del cobro de sus salarios. El "Papiro Harris" nos informa de la situación de las propiedades, el campo y el funcionamiento del país.

Ramsés III derrotó a algunos pueblos limítrofes, como los peleset y los filisteos. Del reinado de Ramsés III caba destacar la gran Conspiración del Harén (también conocida como "conjura" o el "complot"), de la que conservamos declaraciones de culpables y las actuaciones de un tribunal encargado de juzgar a los sospechosos (entre ellos algunos familiares) que intentaron asesinar al rey. Se cuenta que fue una de las esposas de Ramsés III, Tiya, quien conspiró para asesinarle implicando a mujeres, funcionarios y guardias del harén real. En una investigación científica de 2012 parece confirmar que un tajo en la garganta de Ramsés III fue el responsable de su muerte. Este complot se refleja en una interesante novela publicada por "Luciérnaga":  Magia en el Antiguo Egipto, de Javier Arries. Los responsables del magnificio fueron atrapados, juzgados y condenados a morir cruelmente, además de sufrir el mayor de los tormentos: el "Damnatio memoriae", que consistía en hacer desaparecer al criminal de cualquier referencia, tablilla, texto o inscripción, es decir el olvido absoluto.

Para el recuerdo del paso por la historia de este importante faraón, nos queda el  Memorial de Ramsés III en Medinet Habú, asociado al dios Amón y de un tamaño de ocho hectáreas. Tendremos oportunidad de conocerlo en nuestro viaje a Egipto Oneira de diciembre de 2019. Ramsés III imitó al Rameseum para erigir su santuario, el cual se encuentra cercado por un recinto guarnecido a diferencia de otros lugares de culto. Se accede al interior del recinto por dos puertas, aunque se conserva únicamente la puerta del este. El edificio más antiguo del lugar es un templo con pilares cuadrados denominado Templo de la XVIII Dinastía, acabado por Tutmosis III al objeto de guardar la barca de Amón tras la Fiesta del Valle. En el Panteón de Seneyem hay una bonita representación de “los campos de Ialu”, un mapa del reino del más allá. En el muro oeste el difunto y su esposa adoran a doce dioses. En el lado sur podemos encontrar a Neftis e Isis en forma de pájaro velando a la momia. En el complejo pueden encontrarse los antiguos Almacenes, edificios de ladrillo abovedados. En a zona principal del templo se haya el Palacio Real con la sala hipóstila central con diferentes estancias.  Destacan igualmente sus Murallas y Anexos. 

A 15 minutos andando se encuentra Deir el-Medina. Su nombre en árabe deriva de la desaparición de un monasterio copto hace casi 80 años por lo que en el pasado se conocía como “Pan Demi”. Completamente excavada. Ha sido la única ciudad de artesanos poblada durante más de 450 años de forma duradera, desde los inicios de la XVIII dinastía hasta el fin de la XX. Su fundación corresponde a la época de Tutmosis I, conforme a las anotaciones en el muro de cierre de la ciudad, aunque hay autores que consideran que podría haber sido en tiempos de Amenhotep I, ya que fue él quien reunió a los artesanos y les ofreció el proyecto de elaboración de tumbas reales, manteniendo sus doctrinas locales y sus jerarquías. El poblado, con una superficie aproximada de 7500 m2 y con una forma irregular, está cercada por una muralla de unos 132 metros de perímetro. Está formado por un pequeño patio y un pronaos con capitales compuestos, un santuario y 2 capillas laterales. El Templo, hacia el norte, fue completamente reconstruido en  época tolemaica; al parecer fue utilizado como vivienda por frailes cristianos. Al norte del templo se encuentra el “Gran Pozo”, desde donde se extrajeron 5000 ostraca. El Panteon de Seneyem hallado intacto en 1866 muestra un bello techo abobedado con escenas del Libro de los Muertos. La Tumba de Inherjau “del contramaestre del señor del Doble País” muestra salas también con decoración del Libro de los Muertos. 

A la muerte de Ramsés III la situación interna de Egipto quedó muy deteriorada, con reyes efímeros que solo conservaron del pasado glorioso de Egipto el nombre de nuestro faraón protagonista: Ramsés.

Alberto Bermejo y Daniel Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

 


La Santería en Cuba

En breve presentamos nuestro flamante Viaje a Cuba Oneira febrero 2020 que estamos seguros hará las delicias de todos aquellos amigos viajeros que desean conocer bien la isla o conocerla mejor si ya la han visitado con anterioridad.  Estamos preparando un programa con una carga cultural importante que seguro os encantará. Un extremo que no se aborda a menudo en los viajes a Cuba son las prácticas religiosas en la isla. Quería anticiparos que en Trinidad hemos programado una visita a una Casa Templo de Santería Yemayá, un templo religioso que refleja las tradiciones más genuinas de la cultura religiosa local. Y es que estamos penetrando en el mundo de la interesante Santería afrocubana, que conoceremos mejor en nuestra visita del año que viene ¿Queréis conocer más sobre este culto religioso que resulta atractivo a más del 80 por ciento de la población? Pues seguid leyendo.

La Santería es una fusión entre prácticas católicas y creencias folclóricas africanas, de ahí que usualmente también se conozcan como prácticas afrocubanas. Y datan del siglo XVII, impregnando a la sociedad cubana desde entonces, prácticas que no han podido ser frenadas por los distintos regímenes políticos que han emergido en la isla, incluido el actual. Esta práctica es mucho más prevalente que el Catolicismo, pues no en vano los santeros superan en número a los católicos por 8:1. Esta fe se ha extendido a otros países latinoamericanos, e incluso a los Estados Unidos.

Nos hemos de remontar a la “llamada del tambor”, de la religión yoruba original de África asentada y reinterpretada por los cubanos durante siglos.  Fue traída a la isla por los antiguos esclavos. Es todo un sistema religioso conocido romo Regla de Osha-Ifa (o Regla de Ocha o Lukumi, que significa “amigo mío” en lengua yoruba) o Santería en la mitología yoruba. Durante siglos la Santería se practicó en secreto y fue transmitida oralmente. Tras la Revolución la Santería fue reconocida, pero al mismo tiempo criticada por el Régimen. Actualmente disfruta de un atractivo importante en toda Cuba.  Hay quienes apuntan que el mismo Fidel Castro fue creyente y firme partidario.

En la Santería pese a alabar a un “dios todopoderoso”, Olodumare, se considera una religión politeísta. Olodumare ha creado todo lo que existe y entre sus extensiones cuenta con un panteón de divinidades llamadas orishas, que ponen en comunicación a los seres humanos con Olodumare y velan por la vida en la Tierra.  Por ejemplo, Yemayá, cuyo templo visitaremos en Trinidad, es el orisha del mar y la maternidad. Se considera que los orishas realizan milagros para sus adeptos y son capaces de ser culpados por eventos desafortunados.

De manera general la práctica religiosa se basa en un sistema de adivinación que descansa en tres oráculos: el oráculo de Ifá, que usan los babalawos, los caracoles de los santeros y el coco con el que ambos profesan. En sus cultos y rituales se aconseja al hombre sobre hábitos de comportamiento y sobre su destino, con el propósito de buscar la paz interior y el bienestar espiritual. Entre sus feligreses se llaman padrino, madrina, ahijado… y a menudo pasean de blanco con collares y pulseras coloridas en sus cuerpos. Estos personajes de blanco son los iyawos o yabós que son sometidos a un proceso riguroso de consagración para convertirse en santeros y quedar vinculados a su ángel de la guarda. En una ceremonia llamativa y secreta el iniciado con gran fe que desea “hacerse santo” se somete a rituales y ceremonias prolongados para alcanzar su meta. Conoceremos más sobre este peculiar sistema de creencias en nuestro viaje.  Interesante, ¿no os parece?

Alberto Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

 

 


Egipto: la caída del Imperio Antiguo

Estoy pesaroso por las noticias que estamos conociendo por la Dana o Gota Fría en el Levante, en mi tierra,  de triste actualidad. Terrible acontecimiento. No solo los desastres naturales acaecen en nuestra época. Grandes civilizaciones de todos los tiempos han sucumbido por catástrofes diversas. Me viene a la cabeza la caída de algunos imperios mesoamericanos en Centroamérica. Pero hoy quiero reflexionar sobre la caída del Imperio Antiguo en Egipto, aprovechando que visitaremos el país de los faraones en diciembre de 2019 con Oneira club de viajeros.

El Imperio Antiguo egipcio está marcado por el apogeo de Las Dinastías III, IV y V (2686-2345 a.C.) y su declive en las Dinastías VI, VII y VIII (2345-2160 a.C.). Estos reinados están marcados por una gran religiosidad, una monarquía centralizada y una expresión artística muy relevante, con la construcción de grandes complejos arquitectónicos.

Pero los científicos debaten de forma importante sobre qué llevó a la civilización egipcia a colapsar hace más de 4.000 años. En la tumba de Anjtifi en El-Moalla, nomarca en el nomo de Hierakómpolis en la IX Dinastía, se afirma:

... Todo el Alto Egipto estaba muriendo de hambre y la gente devoraba a sus hijos, pero yo no permití que nadie muriese de hambre en este nomo... La ciudad entera había llegado a ser como langostas, yendo río arriba y río abajo (en busca de comida)...

Todo apunta a una gran hambruna que ocurriría durante los últimos años del declive del Imperio Antiguo. Hay varios textos similares al indicado en distintos lugares de Egipto. Merer, en Edfú, afirmaba:

... Yo enterré a los muertos y alimenté a los vivos, a cualquier lugar que fui en esta sequía que ocurrió. Cerré todos los campos y montículos de la ciudad y de las afueras de ésta, no permitiendo que sus aguas inundasen a todos, como hace un respetado ciudadano para que su familia pueda sobrevivir...

En las Admoniciones de Ipuwer, Diálogo del desesperado o las Instrucciones de Merikaraseñalan respecto del Imperio Antiguo que la sequía sería la única y principal responsable del fin del Imperio Antiguo, aunque también analizan la responsabilidad de los propios egipcios que no hicieron lo suficiente para resolver los problemas.

Un estudio publicado en “The Daily Mail”  presenta una serie de pruebas analizando los anillos de árboles encontrados en la madera del ataúd de Ipi-ha-Ishutef y unos barcos funerarios enterrados cerca de la Pirámide de Sesostris III, de nuevo apuntando a la falta de recursos como responsable del fin del Imperio, producido por un evento árido de gran alcance que impactó en los elementos de la madera analizada.

El debate es intenso sobre las causas que ocasionaron esta caída. Sin embargo, he leído y escuchado en la Red y en algunos programas de TV que las pruebas son demoledoras actualmente, con nuevas investigaciones que se han llevado a cabo recientemente con extracciones de trazas de hielo antiquísimo en el Kilimanjaro (nieve superpuesta durante generaciones)  y que han detectado la presencia de extraordinarias cantidades de polvo hace 4.000 años que justificaría una mayor aridez en África Nororiental y revelaciones similares en relación con sedimentos encontrados en un lago actualmente seco, que estaría pegado al Nilo, y que demostrarían asimismo una sequía pertinaz que explicaría el declive del Antiguo Egipto en esa época. Nuestro guía nos trasladará en nuestro viaje su propio punto de vista y sus investigaciones.

Terrible. La sequía ha hecho estragos, en toda nuestra historia humana. Y sigue haciéndolo hoy en día. Mas siempre nos quedará la belleza, toda esa belleza de los lugares que nos quedan por recorrer. Cierro  con los versos de una canción, Sonnet, de los atemporales The Verve, que una amiga recordaba recientemente en Facebook:  

Vaya por todos aquellos que estos días se han visto fustigados por el enfado de la Madre Naturaleza.

...Why can't you see
That nature has its way of warning me
Eyes open wide
Looking at the heavens with a tear in my eye...

...Por qué no puedes ver
Que la naturaleza tiene su forma de avisarme
Los ojos bien abiertos
Mirando al cielo con una lágrima en el ojo...

Alberto Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

 


Antiguo Egipto: Grandes arqueólogos

No se entienden los grandes monumentos del Antiguo Egipto sin los grandes arqueólogos que hicieron posible  su estudio o  descubrimiento. Construcciones faraónicas, templos, tumbas, objetos en los grandes museos, restauraciones, antigüedades... Comprenderemos mejor el legado arqueológico de Egipto en nuestro viaje Oneira de diciembre de 2019, de la mano del Egiptólogo Doctor Sayed Salama, una verdadera institución en el país de los Faraones que guiará a nuestro grupo de viajeros. Toca en esta ocasión rendir un homenaje a algunos de esos grandes arqueólogos a los que debemos el poder disfrutar de la riqueza arqueológica del Antiguo Egipto. Vamos a conocer mejor brevemente a algunos de ellos.

Auguste Mariette (1821 – 1881)

Fue el fundador del Museo del Cairo y primer director del Servicio de Antigüedades egipcio. Su descubrimiento más importante fue el Serapeum de Menfis, aunque lo hizo sin ningún permiso y trabajando a escondidas.  En 1850 le encargan la misión de visitar los monasterios coptos de Egipto para adquirir manuscritos antiguos; aunque este encargo fue imposible, supuso el espaldarazo a su carrera como arqueólogo. 

Jean-François Champollion (1790 – 1832)

En 1799 se halló casualmente la famosa Piedra Roseta con tres inscripciones del mismo texto (dos de ellas en egipcio antiguo y una tercera en griego). Champollion, experto en lengua copta, fue quien consiguió descifrarla. Afirmaba: “quiero saber el egipcio como el francés”.

Zahi Hawass (Nacido en 1947)

Uno de los más célebres egiptólogos del mundo vivo actualmente y considerado el Indiana Jones egipcio. Explorador honorario de National Geográphic. Ha adquirido gran renombre por sus frecuentes apariciones en documentales y en televisión, así como por su experiencia política como Secretario General del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto.

Heinrich Ferdinand Karl Brugsch “Brugsch-Pachá” (1827 – 1894)

Egiptólogo alemán. El apogeo de su carrera como arqueólogo lo alcanzó en 1855, cuando publicó “Grammaire démotique”, pues su mayor contribución fue en el campo de la filología egipcia, ampliándose a otros conocimientos sobre el calendario egipcio, mitología, historia, geografía o arquitectura. Fue protagonista de un solemne traslado de momias por el Nilo bajo la seguridad del Museo de El Cairo, con homenaje a los antiguos reyes-dioses. Su cuerpo yace en el cementerio protestante de Berlín reposando en un sarcófago del Imperio Antiguo a modo de lápida.

Giovanni Batista Belzoni (1778-1823)

Escribiría un libro de viajes en 1820, con un relato sobre sus experiencias en Egipto, excavaciones y anécdotas. Excavó en el Valle de los Reyes, descubriendo un gran número de tumbas, entre ellas de la Ramsés I y Seti I. En esta última encontró el sarcófago de alabastro que se expone en el Soane Museum de Londres.

Gastón Maspero (1846 – 1916)

No, no es el célebre músico de Les Luthiers.  Fue profesor de Arqueología del Collège de France y dirige el Servicio de Antigüedades.  En 1880 inaugura la Escuela de Arqueología Oriental. Reorganizó el Museo de El Cairo. Editó el catálogo de 50 volúmenes de las antigüedades del Cairo, del Templo Nubio; limpió el Templo de Karnak de escombros y organizó un servicio de inspecciones viajando intensamente por el país. 

Flinders Petrie (1853 – 1942)

Figura de importancia. Contratado por el Egypt Exploration Fund en 1882 crea escuela con nuevos métodos de trabajo (se le considera uno de los padres de la Egiptología).  

Eduardo Toda y Güell (1855 – 1941)

He de mencionar a un arqueólogo español y me quedo con el más friki.  Y si no, echad un vistazo a la ilustración superior del personaje disfrazado de momia entre sarcófagos y estelas del antiguo Museo de bulaq. Diplomático nacido en Reus, perteneció a la Real Academia de la Historia. Trabajó con los mejores arqueólogos de la época. La tumba de Senedjen está ligada a su figura. En 1887 publicaría el libro: “Son Not’em en Tebas” relacionado con el descubrimiento. Publico importantes libros de cultura egipia, sinología y cultura china

Alberto Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es


Los Colosos de Memnón

En nuestra revisión de los lugares a visitar en Tebas Oeste, en nuestro viaje Oneira a Egipto de 2019 en el mes de diciembre, cabe señalar una de las visitas imprescindibles, los Colosos de Memnón; nombre helenizado de Amenofis III.  Pese a estar levantados actualmente en la llanura, estas dos grandes estatuas de cuarcita rosa se alzaban ante el pilono de un antiguo templo, de gigantescas proporciones. Dicho edificio, el Templo de Millones de Años, fue demolido en la antiguedad y apenas quedan algunos restos, pero se han estudiado profusamente para conocer s su estructura original. Sus antiguos bloques de pedra se reutilizaron en algunos templos de la orilla del Nilo.

Los Colosos de Memnón son dos enormes estatuas de piedra que representan a Amenhotep III (Amenofis III), noveno faraón de la XVIII dinastía hace más de 3400 años. Custodiaban el acceso al templo funerario de Amenofis III, construcción era aun más grande y espectacular que la de Karnak, considerada la de mayor tamaño de Egipto. A causa de las intensas inundaciones sufridas durante la época, el complejo conocido como el Templo de Millones de Años padeció importantes daños que forzaron a los faraones a demolerlo. Las prodigiosas esculturas de Memnón miden 18 metros de altura y pesan unas 1000 toneladas. Cerca de sus extremidades se ven representadas varias mujeres, entre ellas Mutemwya (madre del faraón), Tiyi (su mujer) y una de sus hijas de nombre desconocido.

La tradición cuenta que las esculturas silbaban o hablaban, siempre siguiendo las historias de griegos y romanos. Se cuenta que visitantes ilustres  de la época romana acudían a escuchar las estatuas musicales, y que se animaban a dejar algunas inscripciones en griego que son visibles en la parte inferior de uno de los colosos; algunas incluso indican fechas. A modo de graffitis de la antigüedad.  Las inscripciones más antiguas datan del reinado de Nerón. Algunas de estas "pintadas" fueron verdaderos poemas.  Fue a partir del terremoto sufrido en el año 27 a. C. que los colosos fueron dañados y cuando comenzaron a producir ese extraño sonido musical. De entre aquellas personas que quisieron disfrutar de este fenómeno, Estrabón y Pausanias estaban entre ellas. No obstante, fue a partir del año 199 d. C. que se reparó la estatua (Septimio Severo las restauró) y que estas dejaron de emitir sonidos para siempre.  Se piensa que el sonido se producía por el aumento de las temperaturas y la evaporación del rocío a través de las grietas generadas por el terremoto. 

Bonita historia la de estas "estatuas parlantes", ¿no es cierto amigos?

Alberto Bermejo y Daniel Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es


V Centenario de la Vuelta al Mundo de Magallanes y Elcano. Una gesta histórica.

El 10 de agosto de hace 500 años embarcaron en Sevilla 241 marineros de diversas nacionalidades,  al mando del portugués Fernando de Magallanes, en búsqueda de una nueva ruta hacia las islas Molucas, el paraíso de las especias. Con financiación de Carlos I de España, dado que el enemigo rey Manuel de Portugal no apoyó la expedición.  5 barcos y 100.000 kilómetros. 3 años después regresaron únicamente 18 tripulantes en la nao Victoria, en condiciones de salud lamentables, harapientos y famélicos,  al mando del vasco Juan Sebastián Elcano, que se puso al frente de la expedición tras la muerte de Magallanes en Filipinas. Así completaron  una gesta ibérica, histórica: la primera vuelta al mundo, de la que hoy celebramos su V Centenario. Comparable salvando distancias con la conquista del espacio. Sevilla inicia este sábado los fastos y celebraciones por esta gran proeza que ha marcado la historia de la humanidad, en el que portugueses y españoles de hace cinco siglos fueron protagonistas. Os contamos con cierto detalle esta aventura.

Lo que vivieron nuestros protagonistas hace 500 años fue una verdadera odisea, una auténtica proeza. Estos hombres además de circunnavegar el globo terráqueo cruzaron América por un estrecho desconocido, surcaron el temible océano Pacífico y navegaron por el laberíntico archipiélago de las Filipinas, encontrando las míticas “islas de las Especias”, el Eldorado ambicionado por las potencias del s. XVI.  Uno de los marineros, Antonio Pigafetta, aficionado a la antropología, llevó un diario sobre la epopeya; gracias a él disponemos de mucha información sobre esta temible aventura.

Magallanes puso proa hacia las costas de África, una singladura complicada. Bartolomé de las Casas describió al obcecado Magallanes como hombre “de aspecto no muy brillante, bajo, cojo, muy tenaz y de gran valor”. Las iniciales lluvias y el viento dejaron los barcos 60 días a la deriva. La calma ecuatorial posterior también hizo mella en la tripulación. Recordemos que en esta época se hablaba del “non plus ultra”, es decir, nada más allá del océano, el mar tenebroso. Piojos, chinches y todo tipo de bichos y ratas eran incómodos compañeros de viaje, en un ambiente enrarecido. En los primeros meses de viaje ya circulaban rumores de motín. El marinero Antonio Salamón fue ajusticiado acusado de sodomía. Tras un naufragio en las Indias portuguesas algunos capitanes se rebelaron. Magallanes fue implacable con los motines y los castigos eran implacables. Llegó a cortar la cabeza del jefe principal y lo descuartizó. En la Patagonia abandonó  al capitán español Juan de Cartagena.

En la costa americana buscaron el estrecho del que les hablaba el cosmógrafo Ruy Faleiro, el sabio chiflado que convenció a Magallanes, errando en distintas decisiones. Llegaron a intentar navegar el Río de la Plata; pero no era un estrecho.  Pasaron frío en estas latitudes, llegando a comer pingüinos. Las tormentas parecían durar siglos.

En Puerto San Julian se consuma un motín al ordenar racionar la comida, para unos hombres muy agotados. Piensan que “Magallanes los llevaba hacia el frío eterno”, como cuenta Laurence Bergreen en el libro: Magallanes. Hasta los confines de la Tierra” (Ariel). Se rebelaron 3 naves. Entre la Concepción (rebelde) y la Trinidad se dispararon balas de cañón. Magallanes aplaca el levantamiento y castiga con dureza a los amotinados dictando 40 penas de muerte, posteriormente conmutadas por trabajos forzados. Uno de los perdonados sería el marinero Juan Sabastián Elcano, el español que lideraría la vuelta a casa. A partir de Puerto San Julian los marineros temen más a Magallanes que al mar embravecido.  Los dramas continúan; la nave Santiago naufraga en la búsqueda del maldito estrecho; y los marinos se enfrentan a los indios “patagones”.

Finalmente 4 naves en octubre de 1520 atraviesan el estrecho ahora llamado de Magallanes, un conjunto laberíntico de estuarios, mareas y fiordos. Esta navegación fue “la mayor hazaña de la historia de la exploración marítima” en palabras de Laurence Bergreen. La nao San Antonio desertaría y se volvería a España. Sólo 3 barcos se adentran en el inmenso océano Pacífico, 3 meses y medio sin escalas; a bordo prevalece el hambre y el escorbuto, así como una disciplina durísima. Algunos indios abordan las naos y Magallanes los controla con baratijas y fruslerías que embarcaron en España, con el todo a ciende la época… En una de las escaramuzas Magallanes ordena un desembarco en una isla habitada del pacífico que es destrozada y saqueada.

En marzo de 1521 la flota alcanza el archipiélago de Filipinas (más de 3000 islas).  A los marineros se les permite yacer con las mujeres, sólo si estas han sido bautizadas, otra de las obsesiones de Magallanes (convertir a los indígenas). En una de las batallas en las Mactán Magallanes muere, herido, luchando con bravura.  Juan Sebastián Elcano, uno de los pocos navegantes con oficio que sobreviven y capitán de la nao Victoria, se alza como comandante de la flota.

El 6 de noviembre de 1521 llegan a las Molucas. Les recibe Al-Mansur, rey de Tidore. Un paraíso para lo que estaban acostumbrados en la travesía; una mina de especias: condimento, conservante y medicina en aquellos tiempos. Descubren que los portugueses llevaban comerciando allí en secreto durante años. La nao Victoria carga sus bodegas de especias y zarpa con 60 hombres. “Elcano decide regresar por la ruta portuguesa, por eso dan la vuelta al mundo, que no era el fin de la expedición”, cuenta María Dolores Higueras, exdirectora técnica del Museo Naval.

Los riesgos son altos para un barco solitario cargado de mercancía y hombres, que aún debe realizar una larga singladura de regreso, con caníbales a su paso, arrecifes, bancos de arena, vías de agua, sus enemigos… Alcanzan Timor, Java, y el cabo de Buena Esperanza, que consiguen atravesar. El 8 de junio de 1522 cruzan el Ecuador. El escorbuto mata a 21 marineros. En Cabo Verde y con engaños los marineros desembarcan y obtienen provisiones de los portugueses.

En condiciones deplorables los 18 europeos y 3 nativos de la nao Victoria desembarcan en Sanlúcar. 100.000 kilómetros recorridos. “La odisea más magnífica de la historia de la humanidad”, en palabras del escritor Stefan Zweig, biógrafo de Magallanes. Un periplo histórico, una gesta a recordar, de grandes y aventurados marinos, que se embarcaron en una aventura espléndida.

Alberto Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es