Viaje a Marruecos

Ciudades Imperiales – Desierto – Oasis y Kasbahs
Duración aproximada: 11 días
Salida:  Septiembre 2023

En preparación. Itinerario definitivo en estudio.

Oneira os propone un viaje a la puerta de África, a un país de contrastes infinitos, poblaciones legendarias, kasbahs ancestrales y el desierto más impresionante del mundo: un viaje a Marruecos. Un país con olor a especias, sabor de té a la menta, con sonidos de almuhecín y el colorido y riqueza de sus jardines, bazares, oasis y poblaciones oníricas. Atravesaremos las montañas del Medio Atlas de Marruecos y nos fascinaremos por el lirismo de un paisaje singular de tonos ocres descubriendo a nuestro paso Ciudades Imperiales como Rabat, su capital; la tradicional Fez, escapada del tiempo y la mágica Meknes. Conoceremos la ciudad santa de Mulay Idris y la romana Volúbilis. Y tantos otros lugares arrebatadores, como la mítica Fez, atrapada en un siglo que no es el nuestro. Nos espera en el sur el Desierto, donde pernoctaremos bajo las estrellas en una haima de lujo. Nos deleitaremos con zocos medievales, con oasis repletos de encanto, kasbahs bereberes y monumentos islámicos. Disfrutaremos de la gran gastronomía marroquí: couscous, tajines, dulces… Dejaremos para el final a la elegante Essauira y la ciudad de Marrakech con sus jardines de las mil y una noches. No hay suficiente espacio para recrear en esta introducción la belleza de todo lo que veremos, has de seguir leyendo. Abre tus ojos y acompáñanos al paraíso en la tierra… ¡vente a Marruecos con Oneira CLUB DE VIAJEROS !

Abierto plazo PRE-RESERVA viaje.

 

Abierto plazo PRE-RESERVA viaje.

Alberto Bermejo | ONEIRA, un viaje a tus sueños

Reservas de plaza en la agencia de viajes:

MAS QUE UN PLAN AGENCIA DE VIAJES

C/ Calderón de la Barca, 2 – 03004 Alicante

Título/Licencia CV-m1833A

David Esteso

965207555 – 699421525 –  ClubViajeros@MasQueUnPlan.com

 

Si estás interesado en este destino, apúntate en nuestra lista de interesados:   info@oneira.es

Viaje a Marruecos

Ciudades Imperiales – Desierto – Oasis y Kasbahs

Duración aproximada: 11 días

Salida:  Septiembre 2023

 

PROGRAMA DEFINTIIVO PENDIENTE DE CONCRETAR

PROGRAMACIÓN PROVISIONAL

Día 1 |  AEROPUERTO DE MADRID-BARAJAS ADOLFO SUÁREZ — AEROPUERTO DE CASABLANCA (vuelo) – CASABLANCA

Presentación de los viajeros en el Aeropuerto de Madrid Barajas – Adolfo Suárez tres horas antes del despegue, trámites de embarque y salida del vuelo regular de la compañía aérea  con destino Aeropuerto Internacional de Casablanca

Recogida de maletas y trámites fronterizos. Recepción en el aeropuerto y traslado al hotel. Comenzamos nuestra particular ruta circular por el Marruecos necesario e indispensable, un país muy grande que da para muchos viajes. Marruecos es la puerta a África, país de gran diversidad y que no deja a ningún viajero indiferente. No nos cansamos de visitarlo. Iniciamos viaje en Casablanca, la capital comercial del país, el Marruecos más moderno y actual. Fueron los Fenicios quienes establecieron Anfa en el siglo VII d. C. En el s. XVI los portugueses levantaron fortificaciones y empalizadas y lo rebautizaron con el nombre de Casa Branca. Tras diversos avatares históricos, en 1912 Casablanca pasó a formar parte del nuevo Protectorado francés.

Daremos una vuelta por el Mercado Central que se encuentra en el Blvd Mohammed V y representa nuestro primer encuentro con el mayor divertimento de nuestros amigos marroquíes: pasear por sus mercados y zocos. Fue creado en la época colonial francesa. Descubriremos el Distrito de Habús o Nueva Medina, de estilo neoorientalista, que los franceses levantaron en 1920. En su interior se encuentra el Palacio Real con una interesante fachada; que es lo único que puede verse porque está cerrado al público. Nos dirigiremos a la Plaza Mohammed V, que se encuentra rodeada de edificios públicos bellamente ornamentados con estilo morisco. El recién y moderno Gran Théâtre de Casablanca diseñado por el arquitecto Christian de Portzamparc domina la plaza. Atravesaremos la Zona Residencial de Anfa para alcanzar la Mezquita de Hassan II, a la que habremos de llegar a tiempo para nuestra visita a su interior. Fue inaugurada en 1993 y destaca por su carácter colosal y el lujo que desprende. Con vistas increíbles, se levanta sobre una península artificial, un tanto inspirada en el verso del Corán: “El Trono de Dios se erigió sobre las aguas”. Es la segunda mezquita más grande del mundo tras La Meca. Es una de las pocas que pueden visitarse en Marruecos (por los no musulmanes) y se debe entrar vistiendo respetuosamente. La construcción ofrece una gran ostentación, que prima sobre el interés artístico. Conoceremos la gran sala de oración, una sala de abluciones muy poco marroquí, con 41 fuentes de mármol, un hamman en desuso y una piscina termal. Cena. Alojamiento en el hotel.

 

Día 2 | CASABLANCA – RABAT – MEKNES – VOLUBILIS – FEZ

Desayuno en el hotel. Nos ponemos en ruta hacia la Ciudad Imperial de Rabat (CAPITAL MODERNA Y CIUDAD HISTÓRICA DECLARADO PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD POR LA UNESCO EN 2012) capital del Reino de Marruecos desde 1912. Su casco antiguo está rodeado por las murallas que levantó el soberano almohade Yacub Al-Mansur (1184-1199). Sus primeros pobladores se establecieron en los siglos VII y VIII (necrópolis de Chellah). Los romanos fundarían “Sala Colonia” hasta la llegada de los bereberesy posteriormente los almohades, que reconstruirían “Ribat”. Se sucedieron distintos reinados musulmanes hasta la llegada del Protectorado francés. Nuestra visita se inicia en el Palacio Real, levantado en el s. XIX y actualmente en uso, pero solo se permite el acceso a sus jardines, desde donde apreciaremos la maravillosa puerta principal del edificio y otras construcciones. La Kasbah de los Udayas es un entramado de estrechas callejuelas y rincones decorados en colores blanco y azul, que nos recuerda a las Medinas de Chaouen o Asilah. Este bonito barrio andalusí amurallado se encuentra junto al estuario del río Bou Regreg. En el espléndido Mausoleo de Mohammed V descansan los restos del padre del actual rey (Hassan II) y de su abuelo. Pegado al mausoleo encontramos la Mezquita Inacabada de Hassan, de la que hoy quedan el alminar truncado, la denominada Torre de Hassan, y el bosque de columnas que sólo sujetan ya el cielo soleado de Rabat, con una gran explanada al aire libre. Fue un proyecto almohade para construir la segunda mezquita más grande del mundo, por su promotor el sultán Yacub Al-Mansur, que falleció antes de acabarlo. En 1755 un terremoto destruyó la mezquita Almuerzo. Continúa nuestro periplo, nos vamos a Meknes (Mequínez) (CIUDAD HISTÓRICA DE MEKNES DECLARADA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD POR LA UNESCO EN 1996) Fue fundada en el s. X por la tribu beréber Miknasa alcanzando su verdadero auge en la segunda mitad del siglo XVII con Moulay Ismail. Comenzamos la visita, recorriendo la Medina, por sus Murallas, con magníficas puertas como Bar el Mansur, la más impresionante de Marruecos, con un rico zellij (mosaico ornamental) e inscripciones en la parte superior. El edificio tapial Hri Souani es de gran valor histórico; pese a estar en ruinas impresiona por sus dimensiones; su parte trasera perdió el techo. Dar Al Ma (casa de agua) cubrió parte del monumento que comprendía diez salas de pozos. La Plaza el-Hedim se encuentra en el corazón de la Medina de Meknes. Con gran sabor local, los niños juegan al fútbol, los músicos tocan sus instrumentos y las familias pasean tranquilamente. El Barrio Judío (Mellah) está situado al lado de la Medina, un conjunto de zocos y calles que nos harán viajar a un tiempo pasado.

Continuamos viaje con paso por la  Ciudad Santa de Moulay Idris, importante centro de peregrinación y enclavada en una pintoresca ubicación, sobre una colina. La tumba de Mulay Idris, bisnieto del profeta Mahoma, en el centro de la población, es la motivación de los peregrinos que visitan el lugar.

Nos queda una visita importante, el Sitio Arqueológico de Volúbilis (Ualili) (DECLARADO PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD POR LA UNESCO EN 1997). Estas ruinas romanas que datan del 40 d.C. representan el monumento arqueológico mejor preservado de Marruecos, destacando los mosaicos como elementos primordiales. La ciudad llegó a albergar 20000 personas; los romanos la abandonaron en torno al 280. Se mantuvo una población de bereberes, griegos, judíos y sirios conservando el latín como lengua, hasta la llegada del Islam. De la antigua Volúbilis aún se mantienen en pie los restos de las prensas de aceite. Junto a la Casa de Orfeo están los restos de las termas de Galieno. El capitolio, la basílica y el foro se alzan en el punto más elevado. El Arco de Triunfo de mármol se levantó en honor al emperador Caracalla y su madre. En nuestro recorrido descubriremos distintas casas con bonitos mosaicos: Casa de Orfeo, Casa del Acróbata, Casa del Perro, Casa del Efebo, Casa de las Columnas, y otras no menos importantes. En la Casa de Venus se encuentran los mosaicos más bellos. Tras la visita, continuación de viaje hacia Fez. Cena. Alojamiento en el hotel.

 

Día 3 |  FEZ

Desayuno en el hotel. Hoy no nos movemos de la Ciudad Imperial de Fez, para descubrirla en su conjunto, en especial la Medina de Fez (DECLARADA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD POR LA UNESCO EN 1981)  y sus zocos. En esta ciudad de gran bagaje histórico continuan viviendo en el entramado de una medina caótica, densa y destartalada, repleta de burros que llevan mercancías por el laberinto de sus callejuelas; continúa siendo el área urbana sin coches más grande del mundo. Es fácil, para el viajero sensible, quedar prendado de este lugar repleto de encanto, genuino, un Marruecos medieval laberíntico. Fue en Fez donde se firmó en 1912 el tratado que introdujo los protectorados de Francia y España sobre Marruecos. La ciudad se compone de Fez el-Bali (el centro histórico), Fez el-Jedid (la ciudad imperial de los benimerines) y al sur los barrios modernos erigidos durante el Protectorado. Pasearemos por la Medina de Fez. Su Puerta principal es la Puerta Bab Bou Jeloud, también conocida como la “Puertq Azul”, que atravesaremos. Descubriremos  la Madraza el Attarine, sita en pleno centro de la Medina. Una de las más bonitas. Presenta motivos tradicionales de la artesanía extendida por los reyes Benimerines; unas elegantes columnas de ónice flanquean el mihrab. La Madraza Bou Inania fue construida a mediados del s. XIV siendo al mismo tiempo mezquita y escuela coránica. Destaca su amplio patio enlosado en mármol y la fuerte central. Pasearemos por el exterior de la Plaza Nejjarine, una preciosa y recoleta plaza, de las más bellas de Fez. Comprende una fonda tradicional, una preciosa fuente del siglo XIV y el zoco de artesanos de Madera. La Plaza Seffarine muestra uno de los espacios donde se muestran los oficios populares de la ciudad, en este caso a los caldereros.  La Mezquita/Madraza Al Karaouine fue fundada en el año 857, y fue durante siglos una de las más prestigiosas universidades de todo el Islam. Almuerzo.

Nos detendremos en nuestra visita en la explanada sita enfrente del Palacio Real para tomar fotografías de su suntuosa puerta dorada. Como ocurre con la mayoría de Palacios y Mezquitas en Marruecos no están abiertas al público, este palacio tampoco lo está. Interesantes los zellij de las puertas y las tallas sobre madera de cedro. Conoceremos los zocos tradicionales de la Medina de Fez. La Curtiduría Chouwara es la más extensa e importante de la Medina. Seremos testigos de un pintoresco a la par que maloliente panorama de la ciudad. Veremos cómo los tintes naturales se aplican al aire libre sobre pieles, como son lavadas, tratadas con excrementos de paloma y cómo finalmente son secadas, antes de ser entregadas a los artesanos de la piel.

Nos desplazaremos para el descubrimiento de las Tumbas Mérinides (Tumbas Benimerines) del s. XIV en lo alto de la colina El-Kolla que pese a su deteriorado aspecto resultan espectaculares con una atmósfera muy peculiar. También es de agradecer las preciosas vistas sobre Fez que nos regalan. Pasearemos cerca del Fuerte Borj Nord. Esta fortificación fue levantada en 1582 por Ahmed Al-Mansour. En el s. XIV Fez el Yid se convirtió en refugio para los judíos creándose un mellah. En el Barrio Judío o Mellah de Fez antaño vivían 250.000 judíos. Aun pueden verse sus antiguas viviendas, un verdadero contraste comparado con los estilos de alojamiento musulmán.  Cena y Alojamiento en el hotel

 

Día 4  |  FEZ – IFRANE-  MIDELT – ERRACHIDIA – ERFOUD – MERZOUGA

Desayuno en el hotel. Salimos en nuestro autobús para continuar nuestro recorrido por estas hermosas tierras de nuestro país vecino y llegaremos hasta el Desierto. Recorreremos con nuestro autobús los bosques de cedros del Medio Atlas, con paso y parada en la increíble ciudad de Ifrane, una estación de esquí con encanto que nos recordará a un pueblecito de la Suiza europea. Daremos un paseo por el centro de la ciudad. Nos sorprenderán los chalés de aspecto alpino y rodeados de bosques. Al cruzar el Atlas hay un descenso en zigzag hasta Midelt, una población con el atractivo de encontrarnos cada vez más cerca de las áreas más desérticas en Marruecos, con tiendas de minerales en su calle principal. Esta ciudad fue fundada por los franceses en 1917 como ciudad colonial y puesto militar.  Almuerzo.  Errachidia es una ciudad militar y administrativa moderna, de relativo interés, aunque sirve como etapa en nuestro recorrido por el valle del Ziz. Descubriremos una sucesión de palmerales de gran belleza con ksur  (castillos) todavía habitados. Continuaremos hacia Erfoud por este delicioso valle del Ziz. Erfoud es la capital del sur donde se celebra el festival anual de los dátiles, en el mes de Octubre. Y nos queda lo mejor para el final. En Merzouga tomaremos nuestros vehículos 4×4 para desplazarnos hacia el Desierto. A la llegada, realizaremos en grupo un Paseo en Camello hacia una de las mejores dunas para asombrarnos con la puesta de sol, que seguramente contemplaremos hipnotizados si el tiempo acompaña. El perfil de las dunas al atardecer les confiere cierta fantasmagórica policromía. El paisaje es conmovedor, ya lo veréis. ¡No debe haber cambiado mucho desde mi primera visita en 2010! Atención a las noches en esta localización; aquí la visión del cielo es inefable. Dormiremos en haimas muy bien preparadas, bajo las estrellas. Cena. Alojamiento en campamento de haimas en el Desierto.

 

Día 5  | MERZOUGA – RISSANI –  TINERHIR – GARGANTA DEL TODRA – “RUTA DE LAS KASBAHS” – KELLA M’GOUNA – OUARZAZATE

Los que quieran madrugar y levantarse al alba podrán disfrutar uno de los amaneceres más inolvidables, Amanecer en el Sáhara. Correremos desde el campamento para subirnos a una de las dunas cercanas, para ver salir al astro rey. Merece la pena. Desayuno en el hotel. Nos ponemos en marcha pronto para seguir con nuestra ruta por el sur mágico de Marruecos. Volvemos a Erfoud. No sin antes recalar en Rissani,  la heredera de la mítica Sijilmassa medieval, capital del Tafilalet, punto de encuentro de artesanos, forjadores, carpinteros, etc. A la entrada se encuentran las ruinas de adobe de la antigua y mítica Sjilmassa, las Ruinas de Sjilmassa, población que fue fundada en el siglo VII, protagonista de la ruta de caravanas que llevaban a Mali, Niger y Ghana y reconstruida por Muley Ismail. Si nos da tiempo visitaremos el Ksar Abou Am, en el centro, muy bien conservado.  El Mausoleo Mulay Ali Cherif, con interesantes azulejos y cerámicas es de gran elegancia; dedicado al fundador de la dinastía Alauita en Marruecos, aunque sólo puede visitarse parcialmente. Entre tanta aridez, la llegada a este mausoleo es equivalente a acceder a un verdadero oasis. En esta ciudad a las puertas del Desierto, no puede faltar el Zoco. ¡Nos encanta la vida que pulula en estos mercados marroquíes!. Continuación hacia Tinerhir. También conocida como Tinghir, es la capital del valle del Todra y nos encontraremos el palmeral más fértil y frondoso del sur de Marruecos, el Oasis de Tinerhir, un milagro de la vida, aparecido en forma de agua. Y el origen de todo son las impresionantes Gargantas del Todra, un desfiladero con paredes de 300 m de desnivel de no fácil acceso, que visitaremos, enclavado en un entorno de paisajes de gran belleza, con palmerales y fértiles campos.  En algunos puntos las paredes de la garganta se estrechan hasta unos 30 metros. Nos sentiremos muy pequeños en este marco grandioso. Almuerzo. Tras reponer fuerzas continuamos nuestro periplo por el Gran Sur de Marruecos,  recorriendo la ruta de las Mil Kasbahs. Las Kasbahs son ciudadelas levantadas en adobe decoradas con elementos geométricos de arquitectura muy sencilla y que revelan la cultura bereber en la que se enmarcan. Descubriremos en nuestra ruta nuevos ksur, pueblos fortificados formidables. Múltiples films se han rodado en este territorio tan fotogénico. Marruecos es un gran plató cinematográfico. En nuestra ruta nos detendremos en la población de Kella M’Gouna, una pequeña ciudad de 11.000 habitantes situada a 1.450 m de altitud situada en el valle de las Rosas. Aquí se recogen entre 3.000 y 4.000 toneladas de pétalos de rosa cada primavera, destinados a perfume. Realizaremos una breve visita a la Kasbah de Taourirt, que data del siglo XVIII, renovada por Thami El Glaoui en el s. XIX-XX, que fue Pachá de Marrakech y dominaba entonces todo el Atlas. Se encuentra dentro de un ksar, con muros construidos en adobe, torres almenadas y ornamentos geométricos. En el interior, decoración austera; las habitaciones se despliegan en un auténtico laberinto. Atención a los estucos pintados en algunas paredes y los falsos techos de madera. Cena y Alojamiento en el hotel.

 

Día 6 | OUARZAZATE – AÏT BEN HADDOU – MARRAKECH

Desayuno en el hotel. Despertamos en Ouarzazate. Cuyo origen data de principios del siglo pasado, a raíz del establecimiento de un puesto de avanzada creado por la Legión Extranjera. Aquí viven y trabajan más de 60.000 personas. Vamos a conocer algo mejor la huella que Marruecos ha dejado en el cine. Visitaremos los Atlas Film Studios, el Hollywood del desierto. Responsable de rodajes como La Joya del Nilo, Lawrence de Arabia, Kundun, Gladiator, e incluso la primera película de La Guerra de las Galaxias y más recientemente, Juego de Tronos. ¡Y muchas más! Con recreaciones de templos budistas, escenarios de  Egipto, calles de Jerusalén, paisajes tibetanos, etc. Los estudios más famosos de África. Traslado para visitar la Kasbah Aït Ben Haddou (DECLARADA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD POR LA UNESCO EN 1987), un ksar de adobe rojo de gran hermosura que nos parecerá detenido en el tiempo, ya que cuentan que su estampa es la misma (con algunos retoques) de los días en que fue un caravasar almorávide en el s. XI. Es un verdadero pueblo fortificado, hecho de tierra cruda, de entre los más pintorescos de la región y que seguramente habrás visto en numerosas ocasiones en la pantalla de cine, levantado en este territorio quebrado y rojizo salpicado de palmerales. En su interior encontraremos un buen número de kasbashs ricamente ornamentadas, un laberinto de callejuelas y pasajes cubiertos cercanos al río Ounila. Algunos lo consideran el monumento más fascinante de todo Marruecos. El esplendor de su arquitectura beréber es innegable. Por aquí transitaban caravanas de nómadas con los camellos repletos de productos exóticos. Almuerzo.

Nos quedan aún bastantes kilómetros para alcanzar Marrakech. En nuestro viaje, atravesaremos el paso de Tizi’n Tichka, uno de los más bellos puertos de montaña que cruza la cordillera de los Atlas. Es el paso de carreteras más alto del Norte de África. Es una carretera plagada de curvas y de paisajes espléndidos. Llegada a Marrakech. Cena y Alojamiento en el hotel.

 

Día 7 | MARRAKECH

Desayuno en el hotel. Estamos en la mejor ciudad del mundo para perderse, para deambular por cualquier rincón y quedar hechizados por su Medina y por su Plaza Jemaa el-Fnaa. Inefable Marrakech, la “Perla del sur”. Fundada y fortificada por los almorávides en el siglo XI, la ciudad fue capital de esta dinastía y de otras que se sucedieron. Bella por sus monumentos, mágica por sus sensaciones.  En el siglo XV recobró su máximo esplendor de manos de los meriníes, y aunque decayó su importancia posteriormente, en el siglo XIX cobró relevancia nuevamente, hasta nuestros días. Hay mucho que ver.  Los Jardines de La Menara están situados en un extenso olivar plantado por los almohades, un extenso estanque y en su extremo sur un pabellón decimonónico del s. XII decorado con detalle y elegancia, con preciosas vistas. Nos adentraremos en la Medina de Marrakech (DECLARADA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD POR LA UNESCO EN 1987)Cinco veces el muecín alza la voz para llamar al rezo desde el Minarete de la Mequita de la Kutubía, punto de referencia de la arquitectura internacional, que inspiró la construcción de la Giralda de Sevilla. Levantado en el s. XII, en período almohade, el minarete presenta una magnífica ornamentación. Una zona ajardinada rodea al edificio. Como en casi todas las mezquitas de Marruecos, el acceso al interior se reserva a musulmanes. Las Tumbas Saadies del sultán saudí Ahmed Al-Mansur ed-Dahbi se construyeron con mármol de Carrara y muqarnas (estucado decorativo) recubiertos de oro, convirtiendo la sala de los doce pilares en un mausoleo atemporal. En la sala de los Tres Nichos hubo lugar para príncipes poderosos y el jardín se reservó para el descanso eterno de otros funcionarios. Almuerzo.

La Madrasa Ben Youssef está cerrada por obras, cuando preparamos este programa. Continuaremos nuestra visita por los Zocos y Barrios de artesanos, enclavados en la parte norte de Jemaa el-Fnaa. Nos recordará nuestro paseo a los gremios medievales en Europa, pues cada calle o zoco se dedica a determinados artesanos; encontraremos zocos del cobre, de los calderos, de la madera, del hierro forjado, del cuero, etc. Terminamos visita en la Plaza Jemaa el Fnaa (Asamblea del Pueblo), que se vuelve particularmente fascinante con la caída de la tarde, cuando la plaza se ilumina con mil luces y surge el hechizo. Una plaza que huele, vibra, suena, brilla. Esta plaza, este espacio lúdico y mercantil,  constituye el corazón de Marrakech, que palpita día y noche con fuerza y pasión. A instancias de una comisión patrocinada por Juan Goytisolo, en 2001 la plaza fue declarada Patrimonio Oral de la Humanidad, pues aquí aún encontramos los últimos narradores de cuentos, músicos, bailarines, charlatanes, actores, etc. Cena y Alojamiento en el hotel.

 

Día 8 | MARRAKECH

Desayuno en el hotel. Continuamos disfrutando de Marrakech, un día más. Hoy tendremos un día más relajado. Hemos previsto para la mañana la visita de los Jardines de Majorelle, imaginados y creados en 1924 por Jacques Majorelle, un pintor francés que se acomodó en Marrakech a principios del siglo pasado. Pensados para servir de inspiración a su obra, en 1947 se abrieron al público y en 1980 fueron adquiridos por Yves Saint Laurent. Un pequeño museo puede hallarse en el interior de los jardines.  Puedes disfrutarse un gran número de plantas diversas y diversos árboles frondosos. Tarde libre. Cena y alojamiento en el hotel.

 

Día 9 | MARRAKECH – ESSAOUIRA

Desayuno en el hotel. Nos despedimos de Marrakech e iniciamos ruta hacia la costa atlántica. Hoy descubriremos Essaouira, también conocida como “la ciudad africana del viento”, presenta una belleza  mestiza particular y el encanto de una pequeña ciudad marroquí. Es de gran atractivo para los aficionados al windsurf. Esta ciudad de más de 80.000 habitantes huele a especias y a mar, sorprende por su Medina fortificada y aún es posible relajarse contemplando cómo los pescadores construyen sus embarcaciones o se afanan en preparar sus redes antes de partir a la mar. La historia de esta población comienza con los fenicios; la presencia de extranjeros durante siglos le confiere un aspecto característico. En 1764 el sultán Sidi Mohammed ben Abdallah se instaló en Essaouira quien replanteó toda la urbe y dio impulso al puerto, que sería vínculo vital entre Europa y Tombuctú. En el s. XIX  la antigua Mogador se convirtió en el principal puerto de Marruecos asentándose en ella comunidades cristianas y judías. Almuerzo. Visitaremos la ciudad. La Medina, zocos, murallas y el puerto nos esperan. La Medina de Essaouira de finales del s. XVIII (antigua Mogador) (DECLARADA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD POR LA UNESCO EN 2001) es un buen ejemplo de arquitectura militar europea al que accederemos entrando por la Puerta de la Marina. Este fantástico lugar es un caleidoscopio de color, olores y sonidos. Encontraremos a nuestro paso casas de música, galerías de arte, artistas callejeros y los inevitables zocos y mercados. Conviene apuntar que la ciudad vive empapada de arte y cultura por doquier, con artistas creativos muy inspirados y sorprendentes. Este arte tribal poliédrico se basa en la mitología africana, la historia árabe bereber y la cultura marroquí. Desde la Skala du Port disfrutaremos vistas del puerto pesquero y de la isla de Mogador. Gaviotas y cormoranes, omnipresentes, nos inducirán un sentimiento nostálgico. Las olas azotando las murallas pueden contemplarse en el film de Orson Wells Otelo (1951). El Puerto de Essaouira presenta un gran dinamismo y movimiento, con circulación de barcos, modernos y tradicionales. Aquí se fabrican y se venden barcos pesqueros al resto del país y al extranjero. La Skala de la Ville es una parte de las murallas de la urbe, una construcción beréber del siglo XVIII, que pasearemos por el exterior, sin entrada. Este lugar aparece en la tercera temporada de Juego de Tronos. Cena y Alojamiento en el hotel.

 

Día 10 | ESSAOUIRA – AL JADIDA – CASABLANCA

Desayuno en el hotel. Nos ponemos en ruta hacia el final de viaje; realizando algunas paradas. La primera de ellas en Oualidia, una bonita población costera atlántica, destino turístico de veraneo y centro de balneario, con una amplia y bonita laguna protegida del océano. Almuerzo. A nuestro paso por Al Jadida realizaremos una visita panorámica en la Villa Portuguesa de Mazagán (Al Yadida) (DECLARADA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD POR LA UNESCO EN 2004), como también es conocida. Deteniéndonos en la Cisterna. Representa un buen ejemplo de arquitectura militar renacentista. Los portugueses la fundaron en 1513 y fueron derrotados en 1769 por el sultán Mulay Ab dar-Rahman. Una importante comunidad judía se instaló aquí y controló el comercio con el interior.  Las Murallas de la ciudad de levantaron en el s. XVI y fueron reforzadas con 5 baluartes. Desde el Baluarte del Angel hay una buena vista de la ciudad; el conjunto arquitectónico es de geometría rugosa suavizada por los tonos ocres cálidos de las murallas. La Porta do Mar es un gran arco de medio punto con acceso a una pequeña playa de valor histórico. La Cisterna Portuguesa, cuyo interior visitaremos, es una obra maestra de arte militar. Data de 1514 y fue construida inicialmente como fortín, antes de la ciudad. La luz penetra por un tragaluz reproduciendo un efecto mágico en el agua, con reflejos en los arcos y columnas lo que produce un sorprendente efecto. Esta luz enamoró a Orson Welles que también rodó algunas secuencias de la película Otelo (1951) en este lugar.  En el interior de las murallas se halla la Gran Mezquita, cuyo minarete en su día fue el faro de la fortaleza. Llegada a Casablanca. Cena y Alojamiento en el hotel.

 

Día 11 | CASABLANCA – AEROPUERTO INTL DE CASABLANCA (VUELO) – AEROPUERTO DE MADRID-BARAJAS

Desayuno en el hotel.

A la hora acordada nos dirigiremos con nuestro autobús al Aeropuerto Internacional de Casablanca. ¡Se nos acaba el viaje! Nuestro vuelo con la compañía aérea con destino Aeropuerto de Madrid Barajas    FIN DE VIAJE.

VIAJE APLAZADO

VUELOS

FECHA VUELO SALIDA HORARIO LLEGADA HORARIO

*Girar teléfono en horizontal para ver la tabla completa.

ALOJAMIENTOS

CIUDAD/CRUCERO NOCHES HOTELES

*Girar teléfono en horizontal para ver la tabla completa.

Viaje a Marruecos

Ciudades Imperiales – Desierto – Oasis y Kasbahs

Duración aproximada: 11 días

Salida:  Septiembre 2023

 

 

Abierto plazo PRE-RESERVA viaje.

Alberto Bermejo ONEIRA, un viaje a tus sueños

Reservas de plaza en la agencia de viajes:

MAS QUE UN PLAN AGENCIA DE VIAJES

C/ Calderón de la Barca, 2 – 03004 Alicante

Título/Licencia CV-m1833A

David Esteso

965207555 – 699421525 –  ClubViajeros@MasQueUnPlan.com

 

Si estás interesado en este destino, apúntate en nuestra lista de interesados:   info@oneira.es

PRECIO POR PERSONA en habitación doble (Incluye tasas aéreas)
Suplemento habitación uso individual

En preparación

GEOGRAFÍA

El Reino de Marruecos es el vigésimo quinto país más grande de África y está ubicado en el Magreb, al norte de África, con costas en el mar Mediterráneo y en el océano Atlántico. Este país se encuentra separado del continente europeo por el estrecho de Gibraltar y limita por el este con Argelia, con quien tiene su frontera cerrada desde 1994, al sur con la República Árabe Saharaui Democrática (o con Mauritania, dependiendo del reconocimiento del Sahara como independiente o anexionada a Marruecos), al oeste con el océano Atlántico y al norte con España, su principal aliado comercial, con el que comparte diversas fronteras marítimas y terrestres en Ceuta, Melilla y en las plazas de soberanía.

El relieve del territorio marroquí es predominantemente montañoso y su altitud promedio es de unos 800 metros sobre el nivel del mar (a partir de ahora msnm). Las montañas ocupan más de dos tercios de la superficie continental y sus alturas son nada desdeñables ya que varias cumbres rebasan los 4 mil msnm.

El país cuenta con cuatro cadenas montañosas principales y es la única nación del Magreb (Argelia, Libia, Mauritania, Marruecos y Túnez) en poseer una cordillera inmensa, el famoso Atlas, separada en tres regiones. En la zona septentrional del país, las montañas del Rif rodean el mar Mediterráneo, entre Tánger y la frontera argelina. La cima más alta del Rif es el monte Tidirhine, con casi 2500 metros de altura, y en el centro de la cordillera. Hacia el interior del país se ubican las tres grandes cadenas del Atlas, El Atlas Medio, el Alto Atlas y el Anti-Atlas.

El Atlas Medio se desparrama de nordeste a sudoeste entre el Rif y el Alto Atlas y divide las llanuras áridas del este y las más húmedas del oeste. Al norte está aislado del Rif por la garganta de Taza, en el valle del río Inauen. Al este de la cordillera se hallan macizos abruptos como las montañas (o jebel, en árabe) Bon Naceur (3356 msnm) o Buiblane (3192 msnm), con elevadas espesuras de nieve durante el periodo invernal. Al oeste, la cadena se allana para dejar lugar a fisiografías más afables y pequeñas altiplanicies. El Atlas Medio es la fuente de los ríos de mayor importancia del reino.

El Alto Atlas se dispersa de sudoeste a nordeste. Forma una enorme barrera de casi 750 km de longitud que divide el Marruecos sahariano del Marruecos atlántico y mediterráneo. El conjunto montañoso posee algo más de 100 mil km2 de superficie y las mayores elevaciones del país. Su topografía se divide en tres asociaciones diferentes: el Alto Atlas occidental, constituido durante las eras Jurásica y Cretácica, está esculpido por profundos valles y posee la cumbre más elevada en el parque nacional del Tubkal, fundado en 1942 con su montaña estandarte, el Tubkal, que alcanzan la nada despreciable cifra de 4162 msnm. Aquí también se encuentra el monte Uanukrim, de 4089 msnm. El Alto Atlas central posee suelo calcáreo, sometido por un relieve tabular que se corona a 2500 m, con una elevada cima en el monte Ighil M’Goun, de 4071 msnm. Hacia el este las alturas menguan para fundirse con el Sahara en la frontera con Argelia.

El Anti-Atlas se extiende de sudoeste a nordeste al sur del Alto Atlas, entre la costa de Agadir, la zona central de Uarzazate, cuna del cine marroquí y Tafilalet, al este, ubicado cerca de las dunas de Merzouga. En su región occidental se encuentra aislada del Alto Atlas occidental por el río Sus, que desagua en Agadir.

 

POBLACIÓN
Marruecos es el trigésimo quinto (35) país con más población del mundo con casi 36 millones de habitantes y es el 57 del mundo en superficie, con 446.550 km2 (sin incluir el territorio del Sáhara occidental). Para compararlo apropiadamente, España posee una superficie de 505.370 km2 y una población aproximada de 47.2 millones de habitantes.

 

IDIOMA
Marruecos posee dos idiomas oficiales: el árabe y amazigh, cada uno utilizado con sus diferentes formas dialectales. Asimismo, el árabe clásico y el francés son los idiomas administrativos mientras que el amazigh, formado por un compendio de lenguajes bereberes septentrionales, no tiene forma unificada.

En menor medida, el español está presente en Marruecos mientras que el inglés está ganando influencia en el mundo del comercio internacional y los negocios.

 

SANIDAD – MEDICACIÓN
El sentido común y la prevención son clave para cuidar tu salud en Marruecos. El sistema nacional sanitario de Marruecos no es de los mejores del mundo, por lo que en caso de precisarlo lo más prudente es acudir a un hospital privado para recibir la atención apropiada. Las condiciones sanitarias del Reino son aceptables en los hospitales privados de las ciudades más importantes (la mayoría en Rabat y Casablanca), mientras que en el resto del país, especialmente en zonas rurales, son bastante precarias. A lo largo y ancho del territorio hay más de 500 centros privados y buena parte de los profesionales se han formado en España o Francia. A causa de los elevados precios en estos establecimientos, es recomendable poseer un seguro médico de calidad. El seguro médico que incluye el programa de viaje te apoyará en todo lo que necesites con ciertas limitaciones, así evitaremos gastos inesperados ante cualquier problema de salud. Más información en el programa.

 

Algunas afecciones comunes en el territorio son las picaduras de mosquitos y la gastroenteritis por consumo de bebidas y alimentos sin cocinar. Por lo tanto, conviene extremar las medidas de higiene, prestando atención a la comida (lavando bien las frutas y evitando verduras crudas), bebida (ONEIRA club de viajeros recomienda beber únicamente agua embotellada) evitando adquirir alimentos en puestos ambulantes o de carretera.

Las farmacias están bien provistas y ofrecen consejos (en francés) para tratar las molestias habituales de los viajeros y venden medicamentos sin receta (si traes receta del país de origen). Como los medicamentos tienen nombres diferentes, se han dado casos en los que el farmacéutico ha proporcionado medicamentos erróneos por lo que se debe ir con ojo.Con respecto al botiquín, aparte de medicamentos comunes y específicos de cada persona, recomendamos incluir algún antibiótico de amplio espectro, aspirinas, antidiarreicos, desinfectante intestinal, antiinflamatorios, protección solar y protección frente a insectos. Las tiritas pueden ser una gran solución ante las ampollas que nos puedan salir tras recorrernos las ciudades que visitaremos. Respecto al COVID-19, os recomendamos seguir las instrucciones del Ministerio de Sanidad.

 

 

COMUNICACIONES E INTERNET
Antes de comenzar tu viaje a Marruecos, es importante recibir asesoramiento por vuestra operadora de telefonía móvil respecto a las dudas de como usar el móvil en el país, cual es la oferta que ellos proponen y si vale la pena usar roaming (que suele ser bastante caro). Si quieres disponer de internet en Marruecos, algo muy común hoy en día por la cantidad de horas que utilizamos nuestros dispositivos para estar en contacto con amigos y familiares, tenemos diferentes opciones. La opción que ONEIRA club de viajeros recomienda es la adquisición de una tarjeta SIM con tarifa prepago, llevándote al viaje un teléfono liberado para usarlo a tal efecto. Hay diferentes compañías que ofrecen este servicio en Marruecos como Méditel (empresa nacional), Maroc Télécom (subsidiaria del grupo francés Vivendi) y Wana (subsidiaria del Omnium Nord Africain). Estas tarjetas se pueden adquirir en cualquier oficina proveedora de telefonía, estancos, tiendas y en muchos casos en puestos ambulantes y su coste es de unos 3 euros (las recargas van a parte). Una vez tengas la tarjeta, los precios por recarga se pueden conseguir desde 50 céntimos, completamente accesibles para cualquier viajero europeo. Si no te convence, otra opción es la activación del roaming con tu compañía de teléfono, aunque esto te puede costar varios cientos de euros.

 

CLIMA
El país cuenta con una gran variedad de zonas climáticas y temperaturas extremas a lo largo y ancho del país. Podríamos diferenciar cuatro zonas climáticas de importancia en el reino de Marruecos:

El litoral atlántico se extiende hasta los límites del Sáhara Occidental y disfruta de inviernos templados y suaves, mientras que los veranos son cálidos. Es una región donde el viento se manifiesta fuertemente todo el año y el agua se encuentra parcialmente fría. Las corrientes oceánicas de sus costas son fuertes y se debe tener cuidado. Entre los meses de mayo y agosto, una espesa niebla puede irrumpir en las aguas y ocuparlas durante toda la mañana. Se trata de un fenómeno conocido como cielo blanco.

El norte mediterráneo disfruta del conocido clima mediterráneo. Puede hacer bastante calor en las ciudades costeras durante la primavera mientras que en el Rif el clima es mucho más cómodo. La región de Chefchaouen percibe un invierno duro y es normal encontrarse con niebla espesa en los caminos de montaña hasta los momentos previos al verano.

En el centro, influenciado por el Atlas, hay un clima agradable durante el invierno pero los veranos son muy cálidos y áridos. La gran mayoría de sus habitantes viven en las faldas de las montañas del Atlas, generalmente recubiertas de nieve. Los montes constituyen una barrera natural contra su vecino (y enemigo número uno de la nación), Argelia. La montaña más alta, el Toubkal, es la ubicación más elevada en África septentrional y se halla a 4167 msnm. En varias aldeas colindantes las nevadas alcanzan el metro de espesura. En las regiones más elevadas el invierno puede ser incluso glacial. Durante la época estival, las montañas son un lugar caliente donde transitar pero las noches son frías.

En el desértico sur, el clima es desértico. Las oscilaciones climáticas entre la noche y el día son especialmente perturbadoras. Las temperaturas máximas superan fácilmente los 45ºC durante el periodo estival mientras que las noches invernales pueden ofrecer temperaturas negativas (por debajo de los 10 grados bajo cero en muchas ocasiones).

Esta variabilidad climática se traduce en una enorme riqueza de paisajes de la que todos los viajeros nos beneficiamos. Entre la costa atlántica y las montañas se ubican altiplanos y llanuras fértiles perfectamente irrigadas. En el extremo sur, allí donde termina el Anti-Atlas, aparecen hermosos desfiladeros con ríos que manan abiertamente, y se van secando progresivamente a medida que se enfrentan a la terminable arena y los rocosos paisajes del Sáhara. Otra característica del clima marroquí es la gran oscilación térmica en un mismo día. La insolación media anual en Fez, Agadir, Ouarzazate y Marrakech es de 8 horas mientras que su temperatura media ronda los 17ºC. Asimismo, hay un viento seco y caliente, el Chergui, que sopla desde el este y en ocasiones atraviesa el desierto, elevando la temperatura cada vez que se produce.

Las lluvias, más comunes entre noviembre y marzo, son especialmente abundantes al norte del territorio. En el extremo norte, las montañas del Rif representan la región más lluviosa del país, llegando a alcanzar los 1000 mm (L/m2) de lluvia por año. Las montañas del Medio Atlas tienen una precipitación anual de 800 mm (L/m2).

Los mejores meses para viajar a Marruecos son aquellos que representen la temporada más fresca del año, como la primavera, el otoño y parte del periodo invernal. ONEIRA club de viajeros organiza su viaje en el mes de diciembre, un buen momentos para visitar este maravilloso país por su agradable clima y comodidad. En la época en la que nosotros viajamos, la temperatura media máxima y mínima (y precipitaciones) de las siguientes ciudades respectivamente es:

Casablanca, 18.7ºC y 11.7ºC (74 mm); Rabat, 18ºC y 9ºC (106 mm); Meknes 15.6ºC y 5.8ºC (81.2 mm) y Marrakech 18.6ºC y 6.5ºC (31.4 mm).

 

FLORA Y FAUNA
La agricultura es el recurso principal de Marruecos, pero también son de importancia sus recursos minerales. Estos últimos se ven representados por fosfatos, carbón, cobalto, hierro, plomo, manganeso, petróleo, plata, estaño y el cinc.

Asimismo, Marruecos presenta una variada y rica vegetación, debido a la heterogeneidad paisajística y climática que existe dentro del reino. Existen más de 4200 especies vegetales catalogadas y numerosos parques naturales, nacional y zonas protegidas. La especie más singular del país es el argán, un árbol silvestre que se desarrolla en la franja costera atlántica, imprescindible para hacer frente a la desertificación. Del argán se extrae un aceite muy valioso por sus increíbles propiedades medicinales. No menos famoso es el cedro, que se extiende por grandes extensiones boscosas del Atlas y el Rif junto al enebro, la sabina, el alcornoque y la encina. También hay una gran cantidad de olivos al norte del país. Las especies que merecen destacarse son la palmera y el abeto marroquí en sus diferentes variedades, las cuales se encuentran repartidas de forma uniforme a lo largo del país y que tienen un gran peso económico, ya que de ellas se obtiene los dátiles, el aceite y la rafia.

Respecto a la fauna, por su heterogeneidad climática y paisajística sucede lo mismo que con la vegetación. De las especies más características, cabe destacar el mono de Berbería, un pequeño primate que se instaló en los bosques del norte del país y que hoy en día se encuentra amenazado. Los más populares son los dromedarios y camellos, aunque solo se encuentran en estado salvaje al sur del Atlas. En las zonas desérticas pululan los fenecs (los conocidos como zorros del desierto), chacales, hienas rayadas, gacelas y gerbillos. Se puede destacar el majestuoso león del Atlas, el cual está extinto en libertad y quedan muy pocos individuos puros en cautividad. En Marruecos hay una gran variedad de especies de serpiente, especialmente víboras y culebras, varias de ellas venenosas. No obstante, el réptil más singular del país es el lagarto de cola espinosa, un animal completamente inofensivo. Al ubicarse Marruecos en una región de transición de aves migratorias, se pueden observas numerosas especies. Las más espectaculares son los flamencos, garzas y cormoranes, junto a algunas rapaces como el águila real y el halcón.

 

DOCUMENACIÓN Y VACUNAS
Para acceder al Reino de Marruecos se exige un pasaporte en vigor con una validez mínima de 6 meses.  La estancia máxima legal permitida para los viajeros es de 6 meses al año y no más de 90 días en cada periodo de 6 meses. Al entrar y salir del país se deberá rellenar un impreso de color blanco muy fácil de cumplimentar. Por lo tanto, los ciudadanos europeos no requieren de visado para acceder al país. Os recomendamos tener una fotocopia del pasaporte en papel o formato digital para llevar con vosotros siempre que salgáis del alojamiento, así podréis identificaros y os aseguráis no perder vuestra documentación original, lo cual sería tremendamente problemático.

 

Para acceder al país no se requiere ninguna vacuna de forma obligatoria ya que es un país sin riesgo. No obstante, algunas vacunas pueden ser recomendables como la de la fiebre tifoidea, la hepatitis A, la hepatitis B y la tétanos-difteria. En todo caso, ONEIRA club de viajeros os recomienda visitar vuestro centro internacional de vacunación más cercano e informaros apropiadamente.

Como sucede en todos los países, la exportación de antigüedades, obras de arte o riquezas particulares (los fósiles, por ejemplo) deben autorizarse con significativa antelación. Tomar la decisión de no hacerlo puede llevar a infracciones o delitos graves inscritos en la ley de Marruecos.

 

HORA LOCAL
Si nos centramos en el meridiano de Greenwich, la hora local de Marruecos es GMT/UTC+1 y GMT/UTC+0 en invierno y verano respectivamente. Esto significa que si en horario de invierno (25 de octubre – 28 de marzo) en España (UTC+2) son las 10 de la mañana, en Marruecos (UTC+1) serán las 09.00 de la mañana, por lo que la diferencia horaria en el periodo invernal sería de una hora. Asimismo, si en el periodo estival (28 de marzo – 25 de octubre) en España (UTC+1) son las 10 de la mañana, en Marruecos (UTC+0 desde el 11 de abril) serán las 09.00 de la mañana, por lo que será la misma hora tanto en invierno como en verano.

 

 

MONEDA Y MEDIOS DE PAGO
El dírham (dh) es la moneda oficial del reino de Marruecos. A 1 de octubre de 2020 un euro (EUR) equivalía a 10,86 dírhams (dh) o lo que es lo mismo, 1 dírham (dh) eran 0.092 euros (EUR). Cada dírham se divide en 100 santimat. Hay billetes de 20, 50, 100, 200 dírhams, monedas de 5, 10, y 20 santimat y de 0.5, 1, 2, 5 y 10 dírhams. El dírham es una moneda restringida (no cotiza en el mercado de divisas), lo que significa que no puede sacarse del país y que no está disponible en países extranjeros. Es aconsejable cambiar los billetes grandes y buscar billetes de 20 dírhams que son los más cómodos a utilizar. Es conveniente llevar una cantidad modesta de euros para emergencias. Asimismo, pese a que llevar monedas pueda ser algo incómodo o farragoso, son muy útiles para propinas, taxis, guías y mendigos. Los habitantes del país guardan con mucho celo el dinero suelto por su valor (los taxistas parece que nunca tienen) y conviene hacer lo mismo. Las monedas más fáciles para cambiar son los euros.

 

En casi todas las ciudades hay oficinas de cambio, céntricas e incluso en el interior de establecimientos comerciales con una buena tasa de cambio. Las oficinas de cambio de los aeropuertos tienen unas tasas de cambio más altas, como en bancos y hoteles.

Respecto a pagar con tarjetas de débito y crédito, estas no están muy extendidas. Su uso está orientado a hoteles, restaurantes, franquicias, grandes superficies, aeropuertos o tiendas de cierta categoría. No obstante, aun teniendo la posibilidad de pagar con la tarjeta, recordad que hay comisiones, generalmente desfavorables, por el cambio de moneda, normalmente establecidas por los bancos españoles (cambio de moneda), hay que informarse bien.. Aquellos lugares donde no se puede o no se suele pagar con tarjeta son taxis, autobuses, cafeterías y restaurantes humildes, tiendas de alimentación locales, puestos y mercados callejeros, estancos y comercio de todo tipo. Si necesitas sacar dinero de tu cuenta bancaria en un cajero de Marruecos, los encontrarás en todas partes, especialmente en zonas céntricas. El límite por cada retirada es de 2000 dh (unos 200€) aunque si necesitas una cantidad mayor, puedes simplemente sacar la tarjeta y volverla a introducir. Por lo mismo, hay diversas comisiones que debemos tener en cuenta cuando retiramos dinero de los cajeros. Por ejemplo, por cada retirada nuestro banco nos podría cobrar un 5% de comisiones, más la comisión que cobra el banco marroquí por hacer uso de sus cajeros con tarjetas ajenas, que suele ser de un 2%. Asimismo, hay que tener en cuenta la comisión que nos cobran por cambio de divisa, que suele rondar un 4% de aquello que retiramos. Asimismo, los cajeros de hoteles o centros comerciales suelen ser mayores, así que debemos ir con mucho cuidado. Algunas tarjetas útiles que pueden servir para viajar podrían ser las que ofrece el banco online N26 o Revolut y otras, con facilidades respecto el cambio de moneda, con limitaciones. Os invito a informaros sobre ellas.

 

 

SEGURIDAD
ONEIRA club de viajeros recomienda fomentar el sentido común, tomando consejo de las autoridades, guías, hoteles y personas de confianza. Todos los viajeros que regresan de marruecos vuelven absolutamente encantados con este maravilloso país. Los viajeros y viajeras que lo han disfrutado afirman que es un país por el que se puede vagar con facilidad, sin inconvenientes y con una enorme sensación de tranquilidad. Se debe tener en cuenta que el turismo es una de las grandes fuentes de ingresos del país (7% del PIB) y el gobierno marroquí destina mucho esfuerzo y dinero a cuidar de la seguridad de los viajeros. De hecho, en 2019 Marruecos, el país más seguro del norte de África, recibió más de 12 millones de viajeros, una parte relevante de ellos proveniente de España.

 

Una de las claves de mayor importancia para asegurar que Marruecos es un país seguro es visitar la web del Ministerio de Asuntos Exteriores de España. Allí se ve indicado que el país es seguro en términos de criminalidad y delincuencia. De hecho, la delincuencia común contra los turistas es algo inusual por las altas penas que acarrea. No obstante, siempre debemos tener cuidado con nuestras pertenencias, especialmente en lugares concurridos. Las zonas más peligrosas que se deben evitar son aquellas cercanas a instalaciones militares, desérticas no señalizadas y anexas a la frontera con Argelia. El gobierno de Marruecos hizo una gran inversión en seguridad turística frente al incremento de la inseguridad por terrorismo que se vive en todas partes del mundo. Por eso mismo el Ministerio no desaconseja visitar el país, sino que anima a los viajeros a disfrutarlo con la precaución necesaria.

Situación COVID-19 de Marruecos a fecha 10/10/20. Hay propagación vírica, similar a la que afecta a toda Europa. La frontera con Marruecos continúa cerrada. Se prorroga la situación de alarma COVID-19 hasta el 10 de noviembre. Se superan los 3.000 casos y 44 fallecimientos en las últimas 24 horas.

 

RELIGIÓN
En Marruecos, la religión oficial y considerablemente mayoritaria es el Islam, según como se expresa en el artículo 6 de la Constitución del Reino. La religión está presente en todas partes, tanto, que algunas estadísticas afirman que el 99% de sus ciudadanos profesan la religión musulmana. Los cantos del muecín, las oraciones, las mezquitas, las abundantes fiestas, las tradiciones locales y muchas más representan la valiosa actividad que los musulmanes practican en el reino marroquí.

 

La gran mayoría de mezquitas no están abiertas al público y solo personas musulmanas tienen acceso al interior de estos lugares. En las mezquitas abiertas al público, es obligatorio descalzarse, llevar ropa que cubra piernas, brazos, espalda y escote y para las mujeres, cubrirse el cabello. En su interior se debe actuar con discreción y respeto, como el cualquier lugar de culto en otras partes del mundo.

Los cristianos representan la segunda religión más profesada del país mientras que la comunidad judía está casi desaparecida, ya que la gran mayoría emigró a Israel una vez se estableció. La fe Baha’i cuenta con una pequeña comunidad de unos 300 seguidores de manera concentrada en el país.

Respecto a la cultura del país, esta está influenciada y posee mezclas de tradiciones religiosas y étnicas de África, del Mediterráneo y demás. Los marroquíes son personas hospitalarias y amigables.

 

 

ROPA – CALZADO
Nuestro país vecino atrae a millones de viajeros año tras año. Si buscas sol y un cambio de paradigma sin tener que cruzarte medio mundo debes recorrer el maravilloso país de Marruecos. La temperatura general del reino es idealmente cálida durante casi todo el año, así que cuenta con llevar ropa ligera. Pero siempre en invierno llevando algo de abrigo por las contingencias meteorológicas que pueden sucederse. Por la noche puede refrescar dependiendo de la estación y de la ciudad donde te encuentres ya que sus paisajes son muy heterogéneos. Por ejemplo, alguna sudadera, jersey o chaqueta podría ser de utilidad. Y es que ten en cuenta que el país está bañado por una serie de contrastes donde la diversidad destaca por encima de todo, así que, no te olvides de llevar contigo una cámara de fotos y así podrás llevarte los mejores recuerdos. Si vas a visitar la costa tienes que llevar contigo una toalla y un bañador y si prefieres una ruta de montaña, llévate unas botas y equipamiento específico. Para el día a día os recomendamos un calzado cómodo que os asegure disfrutar del viaje de forma apropiada. Imaginaros lo pesado que sería visitar un precioso lugar y tener entre ceja y ceja el incómodo cansancio constante causado por haber elegido un calzado inadecuado. Si deseas acceder a templos religiosos (si podéis entrar) lo mejor es que lleves prendas (tanto hombres como mujeres) que cubran piernas y brazos mientras que las mujeres deben ser particularmente discretas para no ofender a los habitantes del país (mejor evitar prendas ajustadas y escotes). Las camisetas holgadas de cuello redondo y manga corta son suficientemente apropiadas para pasear en cualquier lugar. Un par de calcetines en nuestra mochila pueden ser cómodos cuando entres a la mezquita ya que te obligan a quitarte el calzado. Para los momentos de máximo calor llevar un sombrero, gafas de sol y crema solar son imprescindibles. Para las rutas por el desierto el pañuelo a modo de turbante no debe faltar si queremos mimetizarnos a la cultura de este país magrebí.

Y recuerda, el consejo de ONEIRA club de viajeros es que dejes hueco en tu maleta para los tan preciados recuerdos, ¡nos lo agradecerás! 🙂

 

TRANSPORTE
TREN. Marruecos dejó de formar parte de los sistemas Inter-Rail, por lo que las conexiones entre España y Marruecos son muy limitadas. Se puede comprar un billete de tren hasta Algeciras, coger un barco, y comprar un billete de tren ya localmente en el país. La excelente vía ferroviaria de Marruecos es de las mejores de África y enlaza casi todos los centros principales. En Casablanca y en Rabat hay modernas redes de tranvía. Se prevé la construcción de una tercera red de tranvías en Marrakech.

 

 

COCHE/MOTO. Es un medio muy popular empleado por los españoles, por la cercanía. Si se quiere acceder a Marruecos en vehículo se puede hacer a través de 3 países. A través de Argelia, aunque tiene la frontera cerrada hasta que se resuelva el conflicto del Sáhara Occidental; Mauritania, el único paso fronterizo ubicado en el Sáhara Occidental entre Nuadibú (Mauritania) y Dakhla (Marruecos) y por España, pasando por los enclaves españoles de Ceuta y Melilla al norte del país. Respecto a conducir dentro de su territorio, es un país idóneo para disfrutar de la libertad de recorrerlo en cualquier vehículo. Conducir de día no suele ser muy estresante o incierto, aunque se debe circular con cuidado y manteniendo una distancia de seguridad apropiada. Las ciudades más importantes del país están muy bien conectadas y la red de autopistas de peaje están siendo ampliadas (el peaje Rabat-Tánger cuesta unos 60 dh y Rabat-Casablanca 20 dh). De hecho, hay una gran tradición de cocheros en Europa que cuando se compran un vehículo deportivo, lo prueban en Marruecos (entre otros lugares). Para conducir dentro del Reino necesitaréis una carta verde (cédula de seguro internacional) como prueba de que el vehículo está asegurado. Las motos son un medio de transporte muy popular. No obstante, una gran parte de las marcas internacionales no tienen presencia en el territorio, por lo que las reparaciones pueden ser difíciles. Los ciclistas y los peatones son bastante inconscientes y es normal ver carreteras con personas andando por andenes, carros tirados por caballos, asnos, etc…

 

AUTOBÚS. Nuestro transporte en este viaje. Para viajar dentro del país, es una forma eficaz y suele ser segura. Las redes públicas son económicas. Las estaciones de autobuses están abarrotadas de vendedores ambulantes y los autobuses se anuncian a gritos para conseguir un billete. En las grandes ciudades hay una estación central pero CTM y Supratours suelen tener sus terminales propias aparte.

 

BARCO. Hay muchos ferris entre España y Marruecos. Hay catamaranes e hidroplanos, caracterizados por ser bastante más rápidos que los barcos normales (duran unos 30 o 40 minutos). El viaje de Algeciras a Tánger, la ruta más popular entre el viejo continente y África, dura unos 60 minutos en barcos normales y cada hora u hora y media sale un barco. Asimismo, hay numerosos barcos que van desde ciudades andaluzas, valencianas o catalanas, cuyos recorridos son más largos y la afluencia de viajes es menor.

 

TAXI. Los sedanes Mercedes que podemos ver aparcados en las carreteras del país y cerca de las estaciones de autobuses son conocidos como taxis compartidos o en francés, grands taxis. Estos conectan localidades vecinas, a veces con un sistema de relevo que puede implicar varios transbordos para los viajes más largos. Estos vehículos admiten hasta 6 pasajeros (2 delante y cuatro detrás) y solo salen cuando están llenos (uno puede terminar hacinado en estos vehículos). Los precios fijos suelen ser más elevados que los del autobús, aunque siguen siendo razonables. Se debe dejar claro que la intención es pagar por una plaza compartiendo taxi, y no pagar por un taxi en solitario (que también es posible, según intereses). Si el equipaje es pesado se puede aplicar un suplemento. Si quieres viajar en solitario o en pequeños grupos, también puedes alquilar el taxi, aunque su precio equivaldrá al de la capacidad de cada una de las personas que podría estar dentro. Si se atraviesa algún lugar de interés, se debe dejar claro que también deseas hacer paradas. Hay que tener mucho cuidado con los taxistas ya que conducen de una forma inapropiada y a veces peligrosa. Se recomienda no viajar de noche, entre otras cosas porque los cinturones de seguridad destacan por su ausencia.

También existen los petit taxis, que son diferentes en cada localidad. Pueden llevar hasta 3 pasajeros y no tienen permiso de salir de la ciudad. Estos suelen llevar taxímetro (más en las ciudades que en pequeñas localidades) y se les debe obligar a utilizarlo o podéis exigir bajar del vehículo. Para los que no lleven taxímetro se debe acordar un precio por adelantado. Es muy común compartir taxi.

 

BICICLETA. La bicicleta de montaña es una interesante forma de recorrerse Marruecos, no apto para todos los públicos. Permite salirse de las rutas principales y comunes, con miles de kilómetros de pistas por descubrir. No obstante, y pese al buen estado general del pavimento, hay que tener cuidado con las vías estrechas y en zonas poco transitadas con las cunetas (especialmente por el estilo agresivo de conducción en el país). Algunos niños de zonas remotas se divierten tirando piedras a los que circulan por las vías, mucho cuidado.

 

AVIÓN. Hay vuelos directos que conectan las principales ciudades europeas, las de Oriente Próximo, África y América. Royal Air Maroc es la aerolínea nacional del Reino y ofrece la mayoría de vuelos nacionales. El aeropuerto internacional Mohammed V de Casablanca es la puerta de acceso más transitada del país, seguida del aeropuerto de Menara, en Marrakech. Otros aeropuertos de importancia son el de Fez-Saïs, el aeropuerto internacional Ibn Battouta y Uazazarte, Agadir, Esauira y Nador. La aerolínea RAM ofrece servicios en Tánger, Uchda, Nador, Marrakech, Fez y otras ciudades. Los vuelos nacionales tienen precios elevados pero valen la pena si no tienes mucho tiempo.

 

COMPRAS
Marruecos es un maravilloso país lleno de cultura y tradiciones, pero también es ideal para adquirir los tan preciados recuerdos para nuestros amigos, familiares y compañeros de trabajo. A continuación, os indicaremos varias de las muchas cosas que podréis adquirir en el país del color:  

El cuero marroquí se confecciona de una manera profundamente artesanal conservándolo lo más auténtico posible. Podrás comprarte desde bolsos y mochilas hasta carteras, cinturones, zapatillas y muchísimo más. Otro producto de calidad es el valiosísimo aceite de argán, conocido particularmente por sus beneficios en el ámbito de la cosmética. La elaboración tradicional bereber es la más natural y apropiada para conseguirlo con la máxima calidad. Las pequeñas lámparas o linternas tradicionales son de una belleza sin igual, confeccionadas con cristales de colores. Se pueden conseguir en la mayoría de mercados y pequeños establecimientos. Las alfombras son el arquetipo ideal de lo que uno podría adquirir en este hermoso rincón del mundo. Las alfombras artesanas de Marruecos no serán tan buenas como las de Portugal, pero siguen siendo de una altísima calidad. Sus emotivos colores, especialmente el blanco, rojo y negro con lentejuelas, son fundamentales. Y es que Marruecos destaca por ser un país de color, donde la intensidad de los tintes que emplea conmueve. Los fucsias, naranjas, turquesas, verdes, amarillos, rojos y violetas brillan con delicada calidez. Estos pigmentos los extraen de hojas, flores, piedras y tierra, haciendo que cualquier elemento que la naturaleza les ofrezca, lo transformen en una humilde obra de arte. Otro detalle relevante de la región son las babuchas,  un tipo de calzado tradicional marroquí que ha sido empleado durante cientos de años tanto por hombres como mujeres. Son particularmente cómodas, y las puedes encontrar de muchas formas, colores y patrones de interés. Las djellabas son una especie de chilaba típica marroquí. Para las mujeres generalmente las hay de numerosos colores, materiales, modelos y patrones. Sin embargo, la vestimenta varonil suele ser más básica por lo que los djellabas son de colores neutros como el negro, oliva o gris. Por último y no menos importante, los pasteles marroquíes son una delicatesen conocida a nivel internacional. Entre los dulces más populares destacan los batbout, mssemen, baghrir y harcha.

Por regiones, Rabat destaca por sus alfombras y bordados; Casablanca por la marroquinería y la alfombra de Mediouna; Meknes por el trabajo en mosaico y con madera; en Fez son expertos en mesetas en cobre, alfarería azul y trabajo en cuero; Marrakech es famosa por sus trabajos en cuero (maletines, babuchas, pantalones, chaquetas, abrigos, etc…), especias y alfombras berberiscas; Safi se distingue por la alfarería; Taza por las joyas, marquetería y alfombras berberiscas de Benhaddou y Essaouira por su trabajo en madera (esculturas, tablas, meses en tuya, una especie arbórea de la familia de los cipreses).

 

 

REGATEO
Un proverbio árabe afirma lo siguiente: que Dios haga que haya incertidumbre entre el vendedor y el comprador. Una de las visitas obligadas si se viaja a Marruecos es acercarse a sus exóticos zocos, como el de Marrakech, uno de los más grandes y célebres del planeta, ubicado en pleno corazón de la ciudad, entre la plaza Djemaa El Fna y la Mezquita de Ben Youssef, donde el regateo se ha convertido en una tradición. Por este lugar transitan miles de personas cada día.

Aterrizar en el país y no hacer uso de esta habitual práctica convertida casi en tradición puede llegar a ofender al vendedor marroquí. De hecho, es algo que no solo realizamos los hispanohablantes, sino que todos los occidentales somos (o creemos ser) arduos negociantes. Aquí en España le decimos regatear, los angloparlantes lo llaman “haggle”, los alemanes le dicen “feilschen” y los portugueses “pechinchar” o también regatear. El regateo está inmerso en el proceder del comerciante como si de algo puramente innato se tratara, ya sea para pagar una habitación de hotel o para comprar un souvenir.

Como es habitual, al interesarse por el precio de un producto os ofrecerán un importe excesivamente alto, pudiendo ser del orden del doble del valor del precio original de este. Aquí comienza la aventura dialéctica del “regateador” y no hablamos de Leo Messi per se, sino de conseguir un precio razonable donde ambas partes (comprador y vendedor) se vean beneficiadas. Algunos intentan marear al comerciante preguntando por el precio de varios productos para desconcertarle y siempre desatendiendo el que os interesa hasta el final. Si no llegarais a un acuerdo proceder a abandonar el establecimiento (o al menos, darlo a entender) y enseguida vendrá el vendedor y os ofrecerá su ultima baza.

ONEIRA club de viajeros os recomienda de forma hogareña nunca ofrecer un precio que no estéis dispuestos a pagar y siempre intentad haceros una idea del valor real del producto antes de comenzar con el regateo. No tengáis prisa y divertíos con una de las conexiones entre extranjeros más divertidas e interesantes de un viaje. Por último y no menos importante, comprar no es obligatorio, no se ofende a nadie por preguntar y terminar no haciéndolo (aunque algunos vendedores se molestarán, pero no hagáis mucho caso pues se tratará de teatro)  y no olvidéis que el regateo es importante pero siempre respetando el trabajo de los comerciantes con los que negociamos asegurando un precio justo de los productos y actividades que ellos nos ofrecen (no debemos pretender precios imposibles).

 

 

GASTRONOMÍA Y BEBIDA
La cocina marroquí es muy diversa y adaptativa y depende de la zona geográfica donde se confecciona. A continuación, os indicaré algunos platos típicos que cualquier viajero puede disfrutar:

 

Los brochettes son pinchos morunos que se realizan con carne picada sazonada con especias. También se conocen como kefta, que son las auténticas hechas con carne de camello. El tajín es un plato más versátil ya que se puede preparar de muchas formas, incluyendo cordero, pollo, pescado, verdura, ciruelas, etc… El plato posee el nombre de la cazuela de barro donde se confecciona, la cual posee una tapadera en forma de cono que la cierra casi de forma hermética. El cuscús es uno de los platos más famosos del reino. Es parecido al tajín pero se hace con semilla de sémola de trigo. Se hace cocido y se acompaña de verduras, cordero, terna o pollo. Además, suele prepararse los viernes en las casas. El mechui es extremadamente popular entre la población, el cual consiste en un cordero entero asado a la brasa, una delicia para el paladar. La pastela es uno de los platos más populares, la cual no se encuentra en todos los restaurantes. Es también típica en las casas tunecinas y argelinas y consigue un equilibrio perfecto entre dulce y salado. Primero la carne se rellena de pichones y se cuece, después se extiende la carne sobre láminas de hojaldre y se añaden almendras, azafrán, azúcar, canela y se cocina en el horno. Es el plato más famoso de la comida marroquí. El zaalouk de berenjenas o “caviar de berenjenas” es una de las sabrosas ensaladas de Marruecos, muy típica en la ciudad de Fez. Consiste en berenjena hervida y cocinada con un sofrito de tomate y ajo, condimentada con pimentón rojo dulce, cominos y zumo de limón. Una vez se enfría, se le añaden cilantro picado, aceituna negra, aceite de oliva y sal. La harira es una sopa deliciosa y espesa hecha con cebolla, cordero, lentejas, limones y tomate y condimentada con cilantro, pimienta negra y jengibre. Se ofrece durante todo el año aunque es uno de los platos más comunes durante el Ramadán para romper el ayuno por su gran aporte calórico. El kebab se confecciona con carne de cordero, res, pollo, hígado o corazón. Es parecido a los brochettes pese a servirse con pan en forma de bocadillo. La bissara es tan famosa en el país que se puede encontrar entre los refranes populares, “es tan pobre que sólo come bissara”. Y es que es un plato muy sencillo, un puré hecho de habas y aceite de oliva que se complementa en desayunos, en algunas comidas y con el esponjoso pan marroquí. El pollo es un alimento abundante en la cesta de la compra marroquí. Puede exhibirse asado sobre una bandeja de cuscús o guisado utilizando diferentes ingredientes (al limón, almendras, ciruelas, etc.). El halua dial ragyfa es un turrón hecho con mantequilla fresca mientras que el sallu es una confitura hecha a partir de almendra, nuez, miel y mantequilla. Los dulces del reino son especialmente ricos. Por ejemplo, el famoso kaab el ghzal o cuerno de gacela se suele ofrecer como acompañante de un té verde como símbolo de hospitalidad. Respecto a las frutas abundan las naranjas por su delicioso sabor mientras que los dátiles se encuentran en todas partes y poseen diferentes calidades. Los mejores son los ghars y deghet. La mejor época para comprar dátiles frescos es entre agosto y octubre.

Respecto a las bebidas, el té verde a la menta es la bebida más famosa de Marruecos. Es un clásico té verde aderezado con hojas de menta, dándole un intenso sabor dulce y un delicado aroma a menta. Se puede tomar a cualquier hora del día ya que es considerada una bebida de hospitalidad y cortesía. Consideran que es una falta de educación y de respeto rechazar la invitación de un té. Otros tés típicos son la hierba María Luisa, una infusión fresca, relajante que ayuda a conciliar el sueño y el té con shiba, que ayuda a eliminar la sensación de frío, muy consumido durante la época invernal. El café árabe tiene un sabor muy aromático. El original tiene jengibre, canela, pimienta negra y un poco de tomillo. Otros cafés tienen diferentes combinaciones con canela, jengibre, nuez moscada, azafrán y anís.

 

 

DIVERSIONES Y VIDA NOCTURNA
Marruecos ofrece un amplio abanico de actividades deportivas, culturales y gastronómicas, pero también de ocio, diversión y de vida nocturna. Según la ciudad en la que te encuentres, habrá algunas actividades más enfocadas y desarrolladas que otras. Los mejores lugares para combinar cultura, historia y diversión son Casablanca y Marrakech.

 

En el centro de Marrakech las noches sorprenden por la cantidad de personas en sus calles. La Plaza Jamaa el Fna y sus calles colindantes son un constante espectáculo. Aquí podrás encontrar conciertos callejeros, artistas de cualquier ámbito, restaurantes o terrazas para tomar algo en ambiente distendido. Para muchos también es la Ibiza de África ya que posee numerosos lugares donde divertirse. Las discotecas más importantes son la Night Club 555, Pacha Marrakech, Silver Marrakech, Theatro Marrakech, Nikki Beach Marrakech y Comptoir Marrakech entre otras muchas.  En Casablanca (6,5 millones de habitantes) el mejor lugar es el Boulevard de La Corniche. un paseo marítimo que rodea la costa y atrae a numerosos viajeros y habitantes por sus pubs, restaurantes, cabarets y discotecas. Y es que la ciudad se caracteriza por su urbanismo y modernidad. Artistas nacionales e internacionales acuden a conciertos, festivales, encuentros culturales y diferentes eventos. Algunos lugares recomendados son el Punjab Lounge y el Manhattan Club, el Amstrong Jazz Club, Le Art’s Club, Rick’s Café y Complexe le Village.

 

 

GENERALIDADES
La corriente eléctrica (tensión) es de 220 voltios, similar a la de España. Por lo tanto, no será necesario ningún adaptador de voltaje. La frecuencia es de 50 Hz. En España se usan los enchufes tipo C y F y en Marruecos los de tipo C y E. El enchufe de tipo C es válido tanto para clavijas de tipo E como F. Los enchufes de tipo E son válidos para enchufes de tipo C y para los de tipo F se necesita un agujero de alfiler.

Por lo tanto, no será necesario adquirir un adaptador para conectar nuestros dispositivos electrónicos, aunque para los enchufes de tipo F os recomendamos visitar una ferretería para informaros correctamente sobre la posibilidad de conectar enchufes tipo C sobre ellos.

 

 

Embajada de España en Marruecos
Embajada de España en Rabat, capital del Reino de Marruecos
Embajador de España en Marruecos: D. Ricardo Díez-Hochleitner Rodríguez
Dirección:
Rue Ain Khalouiya, Av. Mohamed VI, Km 5,3
Souissi, 10170 Rabat
Tfno. Centralita: 0537 63 39 00
Fax: 0537 63 06 00
E-mail: emb.rabat@maec.es