Si quieres viajar #QuédateEnCasa con... Doctor en Alaska

Continuamos agazapados en nuestro rincón exquisito en palabras de los fabulosos músicos indies murcianos Second,  sujetos a un curativo y prudente confinamiento, que nos ha de permitir vencer al maldito coronavirus COVID19 que además de pretender alterar nuestras células, quiere alterar nuestro mediterráneo modo de vida. Paul Theroux nos cuenta en su libro Tren fantasma a la Estrella de Oriente que “en el viaje perfecto, la desconexión es vuelve una necesidad… es bueno que la gente no sepa tu ubicación ni cómo dar contigo… desaparece del mapa”.  Hoy por hoy, pese a Paul, todos sabemos dónde nos hallamos, en casa. Y mientras no nos dejen hacer las maletas, no nos queda otra que centrarnos en viajes personales o viajes interiores.

Durante mi confinamiento estoy revisando en las sobremesas de estas últimas semanas una de las mejores series de todos los tiempos, que no deja de ser otro confinamiento riguroso, la del Dr. Felischman en Cicely (Alaska). Me vengo a referir a la archipremiada (Emmys, Globos de Oro)  Doctor en Alaska (nombre original: Northern exposure) donde personajes excelentemente perfilados y cálidos llevaban una existencia aparentemente gris en un pueblo perdido de Alaska.  Maurice Minnifield, el dueño del poblado, es además de astronauta,  un experto en vinos franceses y californianos. Adam, un psicótico personaje, un consumado cocinero. El encabronado médico neoyorquino Joel Fleischman ha sido destinado a su pesar durante 4 años a ejercer su profesión lejos de su ciudad natal, Nueva York,  y maldice cada día de su vida en ese pueblecito rural que es Cicely, de ochocientos habitantes y varios alces, con una importante comunidad india con gran protagonismo en la serie. Joel, como representación del norteamericano medio (además de judío), en medio de la magia y el surrealismo de Cicely,  lucha por adaptarse a un entorno no deseado.  Su contraparte en la ficción es Maggie O’Connell, piloto de avionetas y rodeada de una aureola de malditismo por lo que les va sucediendo a sus antiguos novios. Holling es amante de la naturaleza y regenta el Brick, el bar del pueblo, que visitan todos los vecinos para tomar un bocado o establecer contacto social; enamorado hasta las cachas de Shelly. Otro de mis personajes favoritos de la serie es Chris Stevens, un locutor de radio con alma de artista, que tan pronto versa escritos de Emily Dickinson, Allan Poe o Tolstói como organiza espectaculares performances, inefables. Y así, muchos otros personajes de los que te enamoras todos los días. En esta gran familia con naturalidad se despliegan los acontecimientos, los problemas, las relaciones entre sus habitantes, con apariciones de personajes enternecedores. ¡Ya no se hacen series como ésta!

Las historias de los habitantes de Cicely nos estimulan en estos tiempos de confinamiento porque son personajes humanos, nada vacíos, que portan en su interior vivencias viscerales; personajes ricos, llenos de matices repletos de humanidad. Disfruto con cada una de las pasiones que muestran los protagonistas en la serie. Los peguionistas saben trasladar a la pequeña pantalla la dureza de un entorno hostil y contar en positivo impagables historias dramáticas de superación, reencuentro, manejo de conflictos, ansiedades y frustaciones, cerrándolas todas ellas hábilmente. Y además, dejando sitio para la comedia.

Llama la atención sobre cómo los guionistas de la serie Joshua Brand y John Falsey saben trasladar a la pequeña pantalla la dureza de un entorno hostil (Alaska) en principio poco atractivo para los televidentes, y a un tiempo contar en positivo decenas e impagables historias dramáticas de superación, reencuentro, manejo del estrés, conflictos, ansiedades, desánimo, frustraciones, y tantas otras… y cerrándolas, todas ellas, hábilmente. Los momentos más duros podemos sobrellevarlos y buscar otros instantes repletos de optimismo y llenos de vida que nos permitan abrazar la virtud de sentirnos plenamente humanos.

¡Atención! "The Hollywood Reporter" publica que la cadena estadounidense CBS está preparando una nueva etapa de la serie...

Así que una de mis recomendaciones mientras no podamos viajar, es desempolvar y disfrutar esta magnífica serie centrada en la épica Alaska. Uno de esos magníficos destinos que todos alguna vez hemos pensado en recorrer, con osos de impresión (como uno de los protagonistas de uno de los capítulos de la serie), con parques nacionales de grandioso tamaño y glaciares más grandes que algunos estados de EEUU. Virgen e inmensa Alaska, que es merecedora de alguno de los viajes que hemos de desempolvar en el futuro, para Oneira club de viajeros.

¡Nos vemos en los viajes!

Alberto Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

Facebook:  https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:       https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/

 


Montañas de los Tatras y Zakopane

Mientras no nos permita el cautiverio viajar por nuestros destinos preferidos, continuaremos recorriendo lugares con el poder de nuestra imaginación.  Al sur de Polonia, en la región de Podhale, se ubica Zakopane, meca del montañismo polaco. Esta villa alpina se encuentra a 107 km de Cracovia y a una altura de entre 750 y 1100 metros sobre el nivel del mar, siendo considerada la ciudad más alta del país. Algunos la conocen como la alta montaña más pequeña del mundo ya que Polonia es esencialmente plana. Distinguida como la capital del invierno en Polonia por sus increíbles estaciones para esquiar (hay más de 20), es de visita obligatoria también en verano por las bellas y cautivadoras tradiciones polacas que aquí se observan, por sus construcciones de madera, por su rica gastronomía y por la naturaleza en estado puro del Parque Nacional de los Tatras. Estos montes son parte de la Cordillera de los Cárpatos y muestran un paisaje hechizante formado por verdes praderas, montes boscosos, lagos y montañas donde la preservación de la cultura y la música folclórica no hacen más que incrementar lo atractivo del lugar. En nuestro viaje previsto para julio de 2020  no hay programada ninguna actividad senderista, pero aconsejamos que en una segunda visita a Polonia prepares una buena caminata en este entorno. Los Tatras ofrecen 300 km. de senderos variados, un enclave ideal para los amantes de las caminatas de montaña. Todos los senderos están señalizados; el más popular es la del Parque Nacional de los Tatras. Si solo deseas dar un corto paseo, al sur de Zakopane hay valles pintorescos repletos de bosques, siendo el más atractivo Dolina Strazyska.  El techo de los Tatras el el monte Giewont (1894 m). La acampada está prohibida en el parque, pero puedes alojarte en albergues de montaña. 

La gran mayoría casas de Zakopane están construidas a partir de madera y poseen techos inclinados. El origen de este estilo tradicional radica en paredes levantadas con troncos de árboles situados paralelos al suelo, junto con rasgos del modernismo austriaco que describen sin lugar a duda el único estilo arquitectónico 100% polaco. El responsable de la apasionante afición por construir todo con madera fue el arquitecto Stanislaw Witkiewicz. La primera casa de madera que se levantó en la zona, Villa Koliba, alberga actualmente el Museo del Estilo Zakopane. Estas únicas casas de montaña polacas se levantaron a finales del siglo XIX y principios del XX. La mayoría de ellas albergan museos, hoteles, pensiones, o han quedado bajo control de propietarios privados.  Aparte de por la increíble estampa visual que se genera al ver semejante naturaleza poética, grandes pintores, poetas, escritores y compositores decidieron alojarse aquí en numerosas ocasiones por la curiosidad creada en el siglo XX con el atractivo estilo en madera.

Es bastante común realizar el Descenso en balsas del río Dunajec, un descenso plácido y apasionado entre colinas envueltas por frondosa vegetación, cercados por la delicada sensación de naturaleza y un silencio cautivador. El río erosiona un hermoso cañón que hace frontera natural entre Eslovaquia y Polonia. Ya en la ciudad es imprescindible visitar la Iglesia de la Sagrada Familia, uno de las pocas construcciones de piedra de la villa alpina. El templo presenta unos preciosos motivos decorativos y la bancada es de madera. Sus vidrieras representan las estaciones del via crucis. El Antiguo Cementerio Peksowy Brzyzek es un panteón donde descansan decenas de personas prestigiosas de Polonia como escaladores, políticos, escritores, artistas, arquitectos y en general gente local de todas partes del país. En su momento era el lugar de descanso eterno de la gente local de la región, pero desde que comenzó a adquirir popularidad y renombre muchos polacos decidieron terminar aquí. Cuando Polonia fue ocupada por potencias extranjeras estas montañas generaban una sensación de aislamiento que mantenía un fuerte sentimiento patriótico. De hecho, aquí se reunieron políticos polacos para planificar la independencia de la nación y para alcanzar la definitiva libertad. La piedra y la madera característica en los monumentos fúnebres junto al verde del césped y de los árboles se fusionan al cielo dominante envuelto por nubes que le dan un toque filmográfico al cementerio. En definitiva, este cementerio es al mismo tiempo una colección de arte funerario polaco. Desde lápidas de madera envueltas por diminutos edificios al estilo Zakopane hasta curiosas losas como la de un músico junto a un violonchelo de piedra o una roca enorme junto a la tumba de un escalador. La calle más importante de la villa es Krupówki, una calle peatonal y agitada, con farolas típicas inclinadas y numerosos pequeños comercios del famoso queso oscypek junto a tiendas, restaurantes y hoteles. Un lugar para los amantes de la montaña y la naturaleza que deja absorto a todo el que lo visita. 

Daniel Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

Facebook:  https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:       https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/


Sueños viajeros, tras el Coronavirus

Buenas tardes, amigos viajeros, ¿cómo lleváis estos días de recogimiento forzoso? Espero y deseo que muy bien y que todos gocéis de la mejor salud posible. Seguro que en muy pocas semanas estaremos acoplados nuevamente a nuestras experiencias más habituales, gozando de toda la libertad, cerca ya del verano y prestos a viajar. Ahora debemos sacrificarnos un poco más por nuestros amigos, familiares y conciudadanos. Todo sea para vencer el COVID19, el dichoso Coronavirus.

He leído en el ABC un artículo sobre los sueños de los periodistas de viajes, fechado hoy mismo.  Me ha gustado, y desde aquí rindo un particular homenaje a su autor y a todos los periodistas de viaje que se mencionan, usándolos un poco de “percha” en este artículo. Todos ellos se dedican profesionalmente a lo que la nosotros nos encanta, viajar, revisando y visitando nuevos lugares y trasladando sus experiencias en sus Webs y Blogs. El periódico hace un repaso de lo que que serían ahora mismo sus destinos más anhelados una vez que finalice el confinamiento, y sorprendentemente, sus viajes deseados son precisamente algunos de los viajes a nuestros sueños, sobre los que fantaseamos cuando pensamos los mejores destinos Oneira para próximas fechas.

Elena del Amo nos cuenta en el artículo que está loca por volver a tomar un zumo de granada en el Café Konak de Estambul o regresar nuevamente a Marruecos. Nuestros amigos de Oneira club de viajeros, precisamente, en septiembre podrán conocer ese Café Konak (y muchos otros) en nuestro viaje a Turquía que tenemos previsto COVID19 mediante para septiembre 2020.

Mar Ramírez afirma que ha repasado algunos libros de Paul Theroux que le han hecho “moverse” y sus libros le han llevado a imaginar regresar a Goa en India, ¡un excelente destino claro que sí!. Oneira visitará India muy pronto, bien es cierto….  Y ya que menciona Mar a Paul Theroux uno de los libros de este gran autor que llevo siempre en mi Ipad es El Tao del Viajero, un conjunto de aforismos y pasajes memorables de un montón de autores que le han curtido como lector y viajero, y que releo a la menor oportunidad

Miguel Ángel Barroso, un apasionado de los viajes de naturaleza, no anhela especialmente ningún destino, pero sí afirma tener una predilección especial por las ballenas y los lugares en los que las ha visto. Ballenas como esas, que recuerdo que no llegamos a ver Manolo Belda y yo en Islandia, en un viaje memorable… pero sí que en Oneiratendremos muy presente y pronto un destino muy de naturaleza como será el de este próximo mes de enero 2021, en el que visitaremos los lugares más bonitos de Laos.

Ángel Martínez Bermejo, periodista viajero que se apellida como yo, ansía volver a Grecia, Turquía o Egipto. ¡Ganas tengo yo también de pisar estos lugares!. Como os decía más arriba, a Turquía volvemos en septiembre de este año y para Egipto queda pendiente buscar la mejor fecha para disfrutar de un nuevo gran viaje al país de los faraones. En este orden de viajes, esperamos también poner pie en Israel a final de este año de 2020.

Carlos Pascual nos comenta que quiere volver a Lisboa, a donde va casi todos los años o a Roma. En Roma estuvimos el año pasado, descubriendo una ciudad mágica, invernal, distinta de todas las veces que la he visitado anteriormente.

A Alicia Arranz le encantaría visitar la isla de Holbox, en el Caribe Mexicano  a Javier Carrión recuperar el viaje que no pudo hacer este año a Costa Rica, a Ana Luisa Islas descubrir Oaxaca, otro de sus viajes aplazados. A México queremos volver nosotros, con Oneira.

Otros periodistas viajeros no desean alejarse mucho. Fernando Pastrano y Francisco López-Seivane  parece que no quieren moverse mucho de Madrid. Pepa García quiere volver a Cádiz y César Justel a El Bierzo.

Y por último el artículo repasa los anhelos de Miguel Ángel Barbero, con destinos pendientes a Alemania e Indonesia y César Hernández rememora su viaje a EEUU.

Estos son ejemplos de viajeros que esperan apaciblemente que pase este mal trago que nos ha supuesto la faena del Coronavirus, reduciendo nuestra movilidad, y que nos cuentan sus viajes anhelados, y tú, amigo viajero , ¿qué destinos planeas visitar próximamente? ¿Qué lugares te apetecería viajar cuando finalice la cuarentena?

 

Alberto Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

Facebook:  https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:       https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/