Split, la Ciudad-Palacio de Croacia

Os presentamos uno de nuestros destinos en Croacia, de entre los más encantadores de Europa, en el corazón de la costa dálmata. Lo conoceremos en nuestro viaje de octubre. Hablamos de la ciudad de Split.

Industrias, astilleros y un agitado puerto definen el semblante moderno de Split en la región de Dalmacia. Sin embargo, el centro antiguo mantiene un encanto excepcional, erigido alrededor del palacio romano del emperador Diocleciano, uno de los más grandes y mejor conservados del periodo romano en el mundo. Hace casi 1500 años el palacio hospedó a los refugiados originarios de Salona, después de que esta fuese destruida por los invasores ávaros. Comenzando estos a vivir en el palacio, entre los cuales se encontraba el obispo y otros funcionarios religiosos procedentes del asedio, se organizaron para instaurar el obispado de Split. Tras 2 siglos de control bizantino y el asentamiento de congregaciones croatas, Split fue controlada por Venecia desde 1409.

Con una población de 200 mil habitantes, Split se ha convertido en el corazón de la costa dálmata. Ya en la ciudad destacamos con absolutamente el Palacio de Diocleciano, levantado por el emperador romano en el s. III con caliza blanca natural de la isla de Brac. El palacio, una ciudad en sí mismo, estuvo defendido con murallas y aún se mantienen las distintas puertas de entrada al mismo: La de Oro, puerta principal al palacio, formada por dos torres y con una abundante decoración; la de Plata u Oriental, una reproducción más simple de la primera; la de Hierro y la Marítima. En la Decamanus romana está la residencia imperial con sus salones y templos. Más allá de las murallas de palacio se pueden encontrar esculturas emblemáticas de la ciudad obra de Ivan Mestrovic. Lo que fue el Mausoleo de Diocleciano se transformó a posteriori en la Catedral de Split, donde se puede subir a su campanario de estilo gótico-románico, disfrutar del altar ornamentado y descubrir sus increíbles catacumbas. Es de planta octogonal y rodeada por 24 columnas, conservándose casi intacta. En uno de los frisos podemos ver a Diocleciano y a su esposa. Destacadas son las escenas de la vida de Cristo talladas en las puertas de madera s.XIII de Andrija Buvina. Importantes también son los altares, los frescos de Dujan Vuskovic, la sillería románcia del siglo XIII y el relieve de La Flagelación de Cristo, un gran trabajo escultórico. De forma singular, Diocleciano fue conocido por hostigar a los cristianos, y en la actualidad su mausoleo está dedicado a ellos. En el palacio también se puede apreciar el Templo de Jupiter, antiguo Templo romano formado por un atrio con 6 columnas. Atención al techo, abovedado, decorado con motivos florales y geométricos. El templo es de planta rectangular romana típica y está hecho con sillares calizos, mostrando aún cornisas y pilastras corintias muy decorativas. En la Edad Media se transformó para establecer el Baptisterio de San Juan, en cuyo interior hay una fuente bautismal con un retablo prerrománico donde están personificados el rey Zvonimir y otros mandatorios. Los Sótanos del Palacio de Diocleciano son sorprendentes; aunque la mayoría de salas se encuentran vacías (salvo alguna muestra puntual) las salas y corredores abovedados bajo el Palacio de Diocleciano exudan una inquietante atemporalidad. Aquí se hallaban viviendas de esclavos y sus muros fueron testigos de la persecución de los cristianos. En la Plaza del Pueblo se encuentra el antiguo ayuntamiento gótico de la ciudad, el Café Central, donde se aglutinaban los pensadores y la librería Morpurgo, una de las más longevas del planeta. Fuera de la ciudad se puede ver la fortaleza de Klis, de origen medieval y empleada en la producción de la serie de Juego de Tronos.

¿Te vienes a conocer esta maravillosa ciudad y sus atemporales encantos?

Daniel Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es


Porec y su Basílica Eufrasiana

En las próximas semanas iremos publicando algunos posts con información relacionada con lugares de interés que conoceremos en el viaje de Oneira club de viajeros a Croacia y Eslovenia que hemos preparado para el próximo mes de septiembre 2019. Comenzamos con una de las plazas más importantes de la Península de Istria: Porec.

Porec vive repleta de vestigios de las numerosas civilizaciones que la sometieron, como los romanos, bizantinos, lombardos y francos, venecianos, austriacos e incluso los napoleónicos franceses.

En la localidad se percibe una fuerte atmósfera característica de una ciudad costera mediterránea hecha de piedra y de arquitectura gótica. Su calle principal, también empedrada y heredada del antaño decumanus romano, es conocida como la Decamanus Street. Es el eje central de la ciudad y está cercado por magníficas construcciones góticas y románicas transformadas en la actualidad en restaurantes, bares y tiendas. Algunos han conseguido mantener o reavivar el antiguo brillo de las edificaciones, generando en el interior verdaderas obras de arte revitalizadas por la modernidad. El Museo de la Ciudad es ejemplo de ello, con más de 2 mil piezas que muestran el pasado de la zona desde hace miles de años. Muy cerca del centro se encuentra la Basílica Eufrasiana, núcleo de la antigua ciudad de Porec y de su centro episcopal, considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Hereda su nombre del obispo que transformó el clandestino lugar de culto de San Mauro en una estructura religiosa. Noble muestra de la herencia de Bizancio, es una auténtica joya utilizada como oratorio desde el siglo VI en cuyo interior hay valiosos mosaicos muy bien conservados de oro tanto en el suelo como en el crucero central. Los motivos aluden fundamentalmente al culto mariano, rememorando algunos santos o presentan pasajes bíblicos. Imprescindible su visita. Destaca su atrio con arcos y paredes con bajorrelieves.

En Porec hay otros edificios de gran interés, como los palacios barrocos de Polseni, Vergottini y Sincic o los palacios góticos de Manzini, Leone y Zucatti entre otros.

Daniel Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es


Venecia, ciudad de los sueños

El próximo mes de octubre hemos preparado para nuestros incondicionales de ONEIRA club de viajeros un fantástico recorrido por Croacia y Eslovenia. Dicho recorrido lo iniciaremos con una visita express a Venecia, la ciudad de los sueños,es decir, ¡onírica!

Venecia es un lugar que corta la respiración a cualquiera; produce una de esas apneas que sentimos cuando estamos ante algo maravilloso. En cierto modo, Venecia denota cierta tristeza pero maravilla el alma de quien la recorre al encontrar tanta belleza a su paso. Sobra con examinar sus palacios erigidos encima del agua,  contemplar el gondoliere remando por los canales de esta bella ciudad o salir de noche y celebrar como un auténtico donjuán disfrazado, si nos sentimos algo frikis. Aunque Venecia siempre ha sido mostrada por los intelectuales revestida de cierta decadente tristeza, como George Sand en “Cartas de un viajero” e “Historias de mi vida”, o John Ruskin en “Piedras de Venecia”. Henry James ambientó sus novelas llenas de pasiones maniacas en Venecia, como en “Los papeles de Aspern”. Desasosiega la expresión de belleza y muerte de Thomas Mann en su “Muerte en Venecia”.

Venecia es una agrupación de 120 islas conectadas a través de cientos de canales y puentes. Como todos sospechamos, el lugar ha sufrido multitud de crecidas y desbordamientos constantes a lo largo de su historia, a causa del fenómeno conocido como Acqua Alta. La ciudad se construyó hace más de 1500 años para protegerse de los ataques germanos y en sus inicios formó parte del Imperio Romano de Oriente (eje fundamental del comercio entre Occidente y Oriente) hasta su posterior independencia. Se convirtió en una potencia mercantil que comercializaba esclavos, sedas, metales, especias y madera con ciudades de Alejandría y Constantinopla. Su máximo apogeo se produjo al final de la Edad Media, elaborando su propia moneda y rigiendo buena parte del noreste italiano. Su declive comenzó con el descubrimiento de América y la progresiva influencia en la región de los otomanos. Hasta el año 1797 fue capital de la República de Venecia y con una población de 180 mil habitantes era de las ciudades más pobladas de toda Europa. Ya en el interior de la ciudad, destacamos el Gran Canal veneciano, junto a distinguidos palacios y elegantes iglesias que cercan esta increíble avenida fluvial de más de 4 kilómetros de largo. Desde Santa Maria della Salute se puede iniciar un recorrido fantástico por el canal subidos a una góndola. La Plaza de San Marcos, de imprescindible visita, está rodeada por la basílica, el Palacio Ducal, la Torre del Reloj y el Campanile. Merece la pena perderse por los pequeños callejones y descubrir cosas inesperadas. La basílica de San Giorgio Maggiore es titánica y singular, repleta de mosaicos, esculturas y pinturas. Aquellos que obtenían beneficios en sus negocios debían hacer regalos e intentar embellecer (más aún si cabe) el edificio. A pocos metros del muelle o sobre las barcazas, se sitúan los mercados de la ciudad. Algo que mucha gente hace en la ciudad es visitar sus preciosos puentes, como el de Rialto o el de la Academia, innegociable práctica para vivir una hermosa experiencia. Venecia, espléndida y tradicional, tiene decenas de cosas cautivadoras. Para concluir, hacemos mención de una cita de Sansovino, arquitecto y escultor renacentista italiano: “Algunos sustentan que la palabra VENETIA significa VENI ETIAM, o sea, regresa otra vez, y otra vez, porque por mucho que vengas, siempre verás nuevas cosas, y nuevas bellezas”.

Alberto Bermejo

Daniel Bermejo

Oneira CLUB DE VIAJEROS

www.oneira.es

info@oneira.es


Escapada a Berlín: la ciudad vibrante

“Hace dos mil años era un orgullo decir soy un ciudadano romano. Hoy, en el mundo de la libertad, uno puede estar orgulloso de decir soy berlinés”, John Fitzgerald Kennedy

Berlín, magnífica e imponente, se encuentra en el centro geográfico del continente europeo. Aquí, en un lugar más grande que la isla de Menorca, convergen familias del este y del oeste. Habiendo caído el muro de Berlín hace casi 30 años, la ciudad brilla vibrante, moderna y con una fantástica arquitectura.

Nuestro viaje fue organizado para disfrutar de unas breves vacaciones tras haber superado el primer cuatrimestre de la carrera y varios meses de trabajo como árbitros de fútbol. Elizabeth y Daniel viajamos desde Valencia con  transbordo en Palma ya que no había vuelo directo y la cena del día anterior me afectó tremendamente. Durante el  aterrizaje y por a unas breves e incómodas turbulencias, mi cena del día anterior quiso salir de su celda estomacal y efectivamente lo consiguió. No fue un gran día de vuelo, aunque las ganas de llegar a Berlín para sentir la tranquilidad de tierra firme estaban presentes.

Una vez pisado el territorio alemán, el hambre (nosotros con presupuesto de estudiante evitamos consumir en aeropuertos y aviones) y el frío se apoderaron de nosotros, llegando el jueves a mediodía a nuestro airbnb en Leopoldplatz con una amable alemana como anfitriona. Tras devorar dos bocadillos de jamón de bellota preparados en España, pasamos por el supermercado para comprar los desayunos del resto de días y comenzamos la jornada paseando desde nuestro alojamiento hasta Postdamer Platz. El trayecto según Google Maps era de hora y cuarto andando y nuestra intención era disfrutarlo encontrándonos de camino otros lugares como un fragmento del muro de Berlín (alejado del famoso East Side Gallery que posteriormente visitaríamos), el museo del Muro y el museo de Historia Natural.

Lo que ninguno de los dos esperábamos era semejante frío con una sensación térmica de menos 9 grados centígrados, y con la noche como protagonista característica del norte de Europa, por lo que a mitad de camino nuestras extremidades inferiores empezaron a enfriarse más de lo normal, comenzando una situación divertida que se tradujo en la búsqueda de calor en cada tienda o supermercado que veíamos. Cuando dejé de sentir mi pie derecho, decidimos buscar una tienda para conseguir unos calcetines (ya llevaba unos de montaña puestos que no fueron suficientes).

Ya con doble media seguimos caminando y nos encontramos con el muro, su museo y el museo de Historia Natural, donde estuvimos cerca de ser atropellados por un elegante Audi A6 que decidió estrellarse contra una indefensa señal. Curiosamente y tras el primer impacto, el conductor decidió tumbar completamente la señal que había golpeado en un principio, delante de un coche de policía atónito y con las luces estroboscópicas encendidas. Aparentemente y cuando se dio cuenta, el coche se dio a la fuga y de un momento a otro 5 o 6 coches de policía comenzaron una breve pero divertida persecución contra el infractor.

Pasados 5 minutos, llegamos a la zona de Marschallbrücke,sobre un puente que nos alzaba por encima del río Esprea y que nos otorgaba una visión de la Oficina del gobierno federal, conocida como Marie-Elisabeth-Lüders-Haus. Localizada en el distrito gubernamental, fue inaugurada en el año 2003 como tercer edificio parlamentario y debe su nombre a la política y activista social por los derechos de la mujer Marie Elisabeth. Se utiliza como biblioteca del Bundestag y es un símbolo arquitectónico de la unidad de Alemania. A la izquierda se encuentra el Jakob-Kaiser-Kaus, el edificio parlamentario más grande de Alemania erigido en nombre del político Jakob Káiser. Antes de llegar al magnífico parlamento alemán, se puede observar el Paul-Löbe-Haus, sede de los diputados del Parlamento Alemán. Tiene 550 salas para miembros parlamentarios, 21 salas de reuniones, 400 despachos, 8 salas de conferencias, 2 restaurantes y la sede de la Comisión Europea. A su izquierda se puede observar, majestuoso y grandioso, el Parlamento Federal alemán, conocido como Bundestag (antiguamente como Reichstag). Es el órgano federal supremo, cuya función es personificar la voluntad del pueblo decidiendo las leyes, eligiendo al canciller alemán y controlando al Gobierno. De estilo neorrenacentista, fui inaugurado en el año 1894 por el arquitecto Paul Wallot, y fue restaurado tras los daños sufridos durante la SGM. Brevemente después, nos acercamos para finalizar el día a la Puerta de Brandenburgo, iluminada al completo y silenciosa por la falta de gente a su alrededor. Erigida en el año 1791, es símbolo del triunfo de la paz sobre las armas, icónica por ser una de las antiguas puertas de entrada a Berlín con 26 metros de altura. Por aquí caminaron miembros de la realeza germánica, tropas de Napoleón y se sucedieron algunos desfiles de la Alemania nazi. De vuelta al alojamiento haciendo uso del puntual y eficiente metro de Berlín, paramos para cenar en un restaurante turco.

Al día siguiente nos despertamos pronto, desayunamos y volvimos a la Puerta de Brandenburgo, para poder verla con luz natural y en este caso de una forma aún más especial, nevando. Al ser día laboral y habiendo madrugado lo suficiente, de nuevo la disfrutamos casi en solitario, viendo caer los copos de nieve sobre nosotros, imaginándonos las gestas remotas, desgraciadas o no, de aquellos que pasaron y fueron admirados por millones de personas y que ahora no son más que polvo, historia y recuerdos. Brevemente después fuimos al Monumento al Holocausto, formado por 2711 bloques de hormigón en memoria de los judíos asesinados en Europa producto de la política nacionalsocialista de exterminio llevada a cabo durante los años 1933 y 1945. Polémico por su existencia, el lugar despertó en nosotros el respeto que merecía la visita, breve pero enriquecedora. De vuelta, fuimos de nuevo al Bundestag, ya que teníamos reservado una visita a su increíble cúpula por la mañana. Tras un control de seguridad parecido al de un aeropuerto, nos juntaron en grupos y accedimos al parlamento, donde tras subirnos a un enorme ascensor (cabían más de 100 personas), llegamos a la cúpula. Es un elemento simbólico diseñado por el arquitecto Norman Foster que pretende transmitir que el Bundestag es el centro de la democracia parlamentaria alemana, y que desde dentro de la cúpula, al ser esta de cristal, el pueblo puede ver desde un lugar superior que todos los propósitos son conducidos con transparencia y carácter público. Además, la cúpula otorga de luz natural a la sala de plenos que se encuentra debajo y su diseño aprovecha la energía solar y fomenta el ahorro energético sostenible del parlamento. Con una audioguía fuimos ascendiendo a través de una pasarela en espiral que nos iba indicando desde la distancia los edificios más característicos de la ciudad de Berlín, un poco de su historia y su utilidad. Fue una visita muy especial y enriquecedora que nos permitió conocer un poco más de la biografía de esta fantástica ciudad. Una vez salimos paseamos hasta Berlin Central Station, donde nos esperaba un tour en español que reservamos para visitar el Campo de Concentración Sachsenhausen.

Con un grupo formado por unas 30 personas, nos trasladamos a Oranienburg en tren, donde se encuentra Sachsenhausen, levantado en 1936 por prisioneros de otros campos de concentración. El lugar fue ideado para ser ejemplo de todos los campos de concentración del Tercer Reich, tratando de estampar la imagen del mundo nacionalsocialista y doblegar a los prisioneros a la autoridad de las SS. En este campo vivieron más de 200 mil presos, entre ellos políticos, cautivos de “razas inferiores” según los mismos nazis y prisioneros de guerra de más de 18 diferentes nacionalidades (franceses, búlgaros, holandeses, daneses, alemanes, austriacos, italianos e incluso españoles, como Francisco Largo Caballero). Después de la SGM, el campo de concentración se transformó en un campo especial soviético. Al llegar vimos las casas de los oficiales que se encontraban fuera del campo y los muros y sistemas de seguridad consecutivos para evitar que los presos se escaparan con facilidad. Antes de entrar, nos contaron sobre un edificio reconstruido conocido como el Monstruo Verde, donde los funcionarios, soldados y oficiales se reunían para comer y divertirse. Obligaban a algunos presos a trabajar en su interior, ya sea como camareros, cocineros o para realizar obras teatrales. Esto, a pesar de ser menos agotador que otros trabajos forzados que se realizaban dentro y fuera del campo, era una tortura psicológica para los cautivos que debían satisfacer de una forma excelente las exigencias de los soldados sin cometer errores al peligrar su vida y porque, a lo largo de su vida dentro del campo, apenas recibían alimentos (muchos morían de hambre y enfermedades) por lo que estar delante de suculentos manjares y bebidas, sin poder paliar la escasez famélica de su existencia, era algo que destruía su espíritu.

Al entrar al campo, no quedan muchas pruebas de la existencia de este, hay un par de barracones de los cuales se puede visitar 1, cuyo interior da escalofríos por la forma en la que tenían que vivir los prisioneros, como dormir 3 personas por litera o que 200 personas se tuvieran que limpiar cada día con un circuito cerrado de agua que se limpiaba cada 2 semanas. Hay también en su interior un edificio de exclusión para personalidades importantes entre los prisioneros, controlado por la Gestapo y un museo que guarda pruebas de vestimentas, métodos de tortura, número de prisioneros, etc… No podemos olvidar mencionar los barracones en los que experimentaban con prisioneros que tenían enfermedades o lesiones que les imposibilitaban para trabajar y un obelisco conmemorativo por las victimas del campo de concentración. Cuestiones así, que todos ya conocemos, fueron comunes en todos los campos fuera y dentro de Alemania. Estimaciones recientes confirmaron la muerte de al menos 30 mil prisioneros en el periodo alemán y de más de 10 mil personas en el periodo soviético. De vuelta a Berlín disfrutamos de unas salchichas alemanas en el icónico Konnopk’s Imbiß, junto medio litro de cerveza por persona para después acercarnos a la Isla de los Museos donde vimos panorámicamente el Pergamon Museum, el Museo Histórico Alemán, el Altes Museumy la fascinante Catedral de Berlín. De vuelta al alojamiento cenamos unas pizzas y nos acostamos a dormir.

Al día siguiente fuimos a ver el famoso muro que hace de galería de arte al aire libre, conocido como East Side Gallery. La exposición está formada de 103 murales pintados por diferentes artistas de diferentes partes del mundo homenajeando el cambio provocado tras la caída del Muro de Berlín. Estas imágenes reflejan una enorme sensación de optimismo e ilusión por un futuro mejor. A posteriori nos acercamos al centro de Berlín y planeamos una ruta por lugares icónicos como el Detlev-Rohwedder-Haus, construido en el año 1936 para albergar el Ministerio del Aire del Tercer Reich comandado por el líder comandante nazi Hermann Göring. Curiosamente e inmerso en multitud de especulaciones, el edificio no sufrió ni un solo daño durante la SGM. A continuación, seguimos hacia la WELT Balloon Berlin Service, un globo gigante al que puedes subirte para disfrutar de unas increíbles vistas de Berlín a más de 150 metros de altura y al mismo tiempo una empresa de antiguos coches que parecen reliquias, adaptados de forma sorprendente para ser alquilados y circular en su interior por la ciudad. A continuación, fuimos a la Topografía del Terror, antigua sede de la temible GESTAPO, Policía Secreta del Tercer Reich. Aquellos que se oponían a la dictadura terminaban allí, donde eran interrogados y torturados de forma continuada hasta la extenuación. En su interior se puede apreciar cientos de imágenes con anexos históricos que explican a la perfección el surgimiento del movimiento nazi, el funcionamiento del partido, el genocidio practicado al completo y el recorrido de la SGM. Después nos acercamos al famoso Checkpoint Charlie, el más famoso de los pasos fronterizos entre Berlín Este y Oeste. A punto de finalizar la jornada, nos acercamos al Palacio de Charlottenburg, maravillosa construcción erigida hace más de 300 años que alberga un increíble jardín (recomendamos visitarlo en épocas más calientes del año) y un museo en el que se exponen la habitación de Federico el Grande, tercer rey de Prusia, insignias de Federico I y su esposa, la colección de porcelana de Berlín y una inmensa cantidad de cuadros. Para terminar nuestro pequeño viaje, decidimos dar un largo paseo por el Tiergarten, parque principal y pulmón de Berlín, pelado en esta época por la caída de hojas de los árboles caducos que aquí descansan y finalmente, terminar comiéndonos una hamburguesa en el famoso restaurante de ambiente juvenil Burgermeister.

Habiéndonos despedido ya hace un tiempo de este increíble lugar, solo nos queda enfrentarnos a la difícil situación de echar de menos Berlín, o como ellos afirman en lengua germánica: “In den sauren Apfel beißen”, que traducido al español literalmente es, morder la manzana agria (o bien traducido, hacer de tripas corazón).

¡Hasta la próxima!

Daniel Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es


Herculano, la otra víctima del Vesubio

Las Ruinas de Herculano fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997. Es un lugar tan sobrecogedor como la misma Pompeya, a la que hemos dedicado un espacio en nuestro blog, con restos muy bien conservados. En nuestro viaje a Nápoles y Costa Amalfitana, viaje que realizamos el próximo mes de enero de 2019 realizaremos una visita a este espacio arqueológicoLas Ruinas de Herculano fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997. Es un lugar tan sobrecogedor como la misma Pompeya, a la que hemos dedicado un espacio en nuestro blog, con restos muy bien conservados. En nuestro viaje a Nápoles y Costa Amalfitana, viaje que realizamos el próximo mes de enero de 2019 realizaremos una visita a este espacio arqueológico. ¿Queréis conocer algo más de Herculano? seguid leyendo.

Herculano también fue arrasado por la erupción del volcán Vesubio en el año 79 d. C. Se encuentra asimismo a unos pocos kilómetros de Nápoles y a causa de su cercanía al volcán, incluso más cerca que Pompeya. Los ciudadanos no tuvieron tiempo de huir y fueron sepultados con mayor violencia. La erupción fue tan fuerte, que una masa de lodo caliente destruyó la ciudad en poco tiempo, junto con una lluvia de cenizas y gases que complicó las posibilidades de los supervivientes. Durante 1000 años después de la erupción la zona quedó despoblada y donde una vez estuvo Herculano se fundó una población llamada Resina. Unos siglos después, un granjero encontró trozos de mármol y columnas mientras cavaba un pozo, llegando a oídos del Duque de Elbeuf, que compró la granja para utilizar estos materiales en la construcción de su vivienda en Partici. Con el paso del tiempo, fueron apareciendo estatuas y otros objetos que utilizó para embellecer su vivienda, regalando algunas piezas a monarcas europeos. Unos años después, llegó a oídos de Carlos III de España y VII de Nápoles lo que estaba sucediendo y compró los terrenos al Duque, mandando realizar una cuidadosa excavación. Los descubrimientos asombraron en poco tiempo a toda Europa, impulsando un nuevo movimiento cultural, el Neoclasicismo. Hace 50 años, la población de Resina cambió su nombre por la de Ercolano, en honor a esta gran ciudad que tantos años ha perdurado oculta a nuestros ojos. Por lo sucedido, las ruinas se conservaron casi intactas, en un magnífico estado.

La ciudad estaba formada por 3 decumanos y cruzada por 5 cardos perpendiculares al mar. Como en Pompeya, las fachadas se abren hacia las principales intersecciones y su centro neurálgico es el foro. Las termas suburbanas son de las mejor conservadas de la antigüedad y fueron construidas en el siglo I d. C. Atravesando un pórtico con semicolumnas entramos a un vestíbulo que posee un estanque construido para recoger agua de lluvia junto con 4 columnas. De un pilar con el busto de Apolo fluía agua sobre una fuente que se calentaba en el praefurnium. Uno de los edificios más llamativos es el gimnasio, dedicado fundamentalmente a practicas deportivas cuya construcción data de la época de Augusto. Organizado en torno a dos terrazas, se puede acceder a través de un vestíbulo realzado por dos columnas. La terraza inferior consta de una gran área con varios pórticos y un criptopórtico en su lado Norte donde se encuentra la otra terraza. Además de termas suburbanas, también había otras termas superficiales abastecidas por pozos de grandes dimensiones y divididas en función del género. La sede de los Sacerdortes Augustales, dedicada al culto del emperador Augusto, estaba ubicada en las proximidades del foro. Es un edificio con cuatro columnas centrales y varios arcos ciegos en las paredes. Hay varios frescos en las paredes representando a Hércules en el Olimpo junto a Júpiter y a Juno y Minerva, dioses romanos.

Hemos de pararnos a pensar que únicamente el 25% de la ciudad ha sido excavada, por lo que aún podemos sorprendernos con lo que queda por descubrir debajo de la tierra y que en un futuro será revelado.

Daniel Bermejo

www.oneira.es

info@oneira.es