Tras la huella de Vlad Tepes (Drácula) en Rumanía

El auténtico Drácula, el Drácula histórico dejó su huella en las tierras de Rumanía en el siglo XV. A finales del siglo XIX, el escritor irlandés Bram Stoker despertó la imaginación de millones de lectores con una novela terrorífica sobre Drácula, el vampiro, recogiendo perennes leyendas centroeuropeas sobre este tipo de individuos ¿románticos? sedientos de sangre. Otros autores decimonónicos como John Polidori, el médico y amigo de Lord Byron también dejó para la posteridad un relato, en cualquier caso menor que la obra de Stoker.

El autor irlandés conoció la historia del príncipe rumano Vlad Draculea o Vlad Tepes que fue Príncipe de Valaquia en el siglo XV. Su nombre, Dracul, se deriva de una confusión. Su padre, el príncipe o voivoda Vlad II de Valaquia ingresó en 1428 en la Orden del Dragón (Drac, en húngaro), adoptando el hombre de Vlad Dracul. Su hijo se llamó Vlad Draculea, esto es, “hijo de Dracul”.  Pero en la mitología rumana el término dracul designaba al diablo, por lo que Vlad II fue conocido como “el hijo del diablo”, echando más leña al fuego en la leyenda sanguinaria de Drácula. El incidente del “bosque de los empalados” inmortalizó la infamia de este sanguinario noble rumano, que dio muestras de una gran crueldad. Su leyenda diabólica comenzó. Bram Stoker tuvo en mente a este cruel Drácula, “el Empalador” al recrear su personaje vampírico. Sin embargo, en Rumanía, Vlad Tepes concita cierta simpatía toda vez que se entregó en cuerpo y alma a expulsar los invasores turcos del valle del Danubio, cremando cosechas y envenenando pozos. Cuando el sultán turco marchó sobre la ciudad de Targoviste encontró a 20.000 hombres empalados extramuros en un busque cercano. Vlad fue decapitado en 1476 y su cabeza se conservó en miel antes de ser entregada al sultán en Constantinopla.

Aunque nuestro viaje es puramente cultural e histórico, no dejaremos de descubrir algunos lugares que directa o indirectamente se relacionan con la figura de Drácula.  Aunque no todos hemos podido incluirlos en nuestro itinerario. En el Museo Nacional de Historia de Bucarest se pueden encontrar reproducciones, documentos, retratos y reliquias relacionados con el príncipe de Valaquia. En nuestra visita el último día a la Corte Vieja, prácticamente en ruinas, se halla el Palacio de Vlad Tepes junto a la Iglesia de la Anunciación, aunque no son visitables.

La muerte de Vlad Tepes se produjo en los bosques que rodean la Isla de Snagov, a 40 kilómetros de Bucarest. La Fortaleza de Poenari, prácticamente inexpugnable, se construyó en el siglo XIII y fue reconstruida por Drácula en el siglo XV. Este castillo en el corazón de los Cárpatos a 800 m de altitud sí fue habitado por el personaje.

Brasov, ciudad que visitaremos, fue víctima de la brutalidad de Vlad Tepes por apoyar al príncipe Dan, su rival principal en Valaquia. Ya en Transilvania, Sighisoara es un punto de referencia historiográfico de la figura de Drácula. Se trata de la ciudadela más antigua de Europa, una verdadera joya. Aquí vivió sus primeros años el vampiro, como lo atestigua el rótulo “Aquí nació Vlad Drácula” (el padre) en un antiguo caserón.

Jonathan Harker, el protagonista de la novela de Stoker, pasa la noche en un lugar indeterminado deTransilvania, y en el paso de Tihuta (en el desfiladero del Borgo) encontraremos la localización del imaginario Castillo de Drácula en la novela.

¿Quieres saber más? Parafraseando al Drácula de Stoker solo cabe animarte e invitarte a nuestro viaje ONEIRA de junio de 2022:

“…Bienvenido a nuestro viaje a Rumanía. Viaja libremente, por su propia voluntad, y deje parte de la felicidad que trae…”

Alberto Bermejo | ONEIRA, un viaje a tus sueños

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

Facebook:   https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:        https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/


Viaje a Rumanía - Monasterios Pintados, Cárpatos y Transilvania

Viaje a Rumanía

Monasterios Pintados, Cárpatos y Transilvania

Junio 2022 | 8 días | Del 11 al 18 de junio de 2022

Amigos viajeros

Un nuevo viaje, a lomos de Europa, para los días cálidos de junio de este año. Si no conoces Rumanía, es tu oportunidad para disfrutar un gran viaje.

Sin miedo. Aunque recorramos la tierra de Drácula, no hay temor.Nuestro viaje es al descubrimiento de la Rumanía cultural e histórica, aunque las leyendas serán compañeras de aventura en este viaje de  ONEIRA club de viajeros. Comenzaremos en Moldavia (Bucovina) visitando los sobrecogedores Monasterios Pintados, con sus magníficos frescos de los ss XV y XVI, verdaderas obras maestras. 

Las misteriosas montañas de los Cárpatos, rodeadas de valles y prados verdes, enmarcan esta tupida región cubierta por la niebla de la irrealidad y la fantasía. En la romántica y pintoresca Transilvania, la tierra de Drácula, encontraremos espléndidos castillos elevados en cimas pedregosas, en especial el Castillo de Bran, la morada del vampiro, el temible Vlad Tepes; pero hay otros como la Fortaleza de Peles.

Nuestra imaginación viajera se trasladará al medievo, cuando paseemos por calles adoquinadas de las ciudades de Brasov, Sighisoara o Sibiu, en nuestra ruta, o algunas de sus fortalezas medievales. Las iglesias fortificadas que encontraremos a nuestro paso llamarán nuestra atención. En la zona de los Montes Cárpatos también nos asombrará Sinaia. Y todo rodeado de un espectacular paisaje montañoso y una gran diversidad de vida y cultura.  

Bucarest, la capital de Rumanía, es la puerta de entrada a nuestro viaje. El mismísimo príncipe de Valaquia, fortificó la vieja Ciudadela en 1459 y estableció allí su residencia. El ambiente callejero de su casco antiguo nos sorprenderá gratamente. El megalómano Palacio del Parlamento en Bucarest nos dejará boquiabiertos.

Atrévete, amigo viajero, a un viaje inolvidable de Oneira CLUB DE VIAJEROS. ¿Nos acompañas?

Toda la información del viaje aquí mismo, en este enlace.

Descarga programa detallado de nuestro viaje a Rumanía desde aquí mismo, en este enlace.

Alberto Bermejo | ONEIRA, un viaje a tus sueños

 Reserva de plaza  directamente en la agencia de viajes:

MAS QUE UN PLAN AGENCIA DE VIAJES

C/ Calderón de la Barca, 2 – 03004 Alicante

Título/Licencia CV-m1833A

David Esteso — 965207555 – 699421525 –  ClubViajeros@MasQueUnPlan.com


La Casa de Habsburgo y el Imperio Austro-Húngaro

Oneira os invita en este viaje (Mayo de 2022)  por Centroeuropa a descubrir ciudades maravillosas, cercanas, para hacernos una idea de la magnificencia de sus monumentos, arte e historia. Una visita al corazón del Imperio Austro-Húngaro.

En 1764, por exigencia de Hungría, comenzaba la andadura del lo que sería el germen del  Imperio Austro Húngaro bajo la dinastía de los Habsburgo: 14 estados diferentes con una apabullante diversidad de razas, lenguas y religiones.

Los comienzos remiten al Sacro Imperio Romano Germánico (1765-1790) con José Benedicto Augusto de Austria como rey de Hungría y Bohemia. Los Habsburgo ocuparon el trono del Sacro Imperio Romano Germánico entre 1438  y 1740, e incluso se hicieron notar en España. En la actualidad, la cabeza de la Casa de Habsburgo recae desde 2007 en el arquiduque y príncipe Carlos de Habsburgo Lorena.

Los  historiadores sitúan el año efectivo del nacimiento del renovado Imperio Austro-Húngaro en 1867. Comprendíó los países de Austria, Chequia, Hungría, Eslovenia, Eslovaquia, Croacia y Bosnia Herzegovina. Se consideró una gran potencia económica y cultural en la Europa del siglo XIX. Las principales capitales del Imperio fueron Praga, Viena y Budapest, que serán los principales hitos de nuestro viaje por Centroeuropa.

Los diversos grupos étnicos que componían este ente político forzaron la gran diversidad lingüística, religiosa y cultural. 12 lenguas, 15 nacionalidades y 7 confesiones religiosas. En 1892 se acuñó como moneda la corona de oro y el año de 1907 fue elegido para las primeras elecciones parlamentarias.

La muerte del Heredero, el Archiduque Francisco Fernando y su esposa en su visita a Bosnia, a manos de un terrorista serbio y patrocinado por una de las diversas sociedades secretas que pululaban en Belgrado, “La Mano negra”, condujo a la Primera Guerra Mundial.

La desintegración del Imperio se produjo a causa de la guerra y fundamentalmente por la muerte del Emperador Francisco José I, único emperador de Autro-Hungría. El final de la I Guerra Mundial acabó de un plumazo con cuatro imperios: alemán, austro-húngaro, ruso y otomano y la Conferencia de Paz de París se encargó de redefinir los límites de Europa.

En Praga, Viena y Budapest aún se respiran aires imperiales. Construcciones, calles y palacios nos traen el recuerdo de una época dorada a la par que trágica, de un tiempo no excesivamente lejano.

Acompañadnos, con Oneira CLUB DE VIAJEROS,  a descubrir Europa Central, llena de historia y emoción sin igual.

Alberto Bermejo | ONEIRA, un viaje a tus sueños

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

Facebook:   https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:        https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/