Las Islas Azores, situadas en la vasta extensión del Océano Atlántico Norte, no sólo cautivan por sus paisajes volcánicos, sino que también albergan una impresionante biodiversidad. Cuando los miembros de ONEIRA Club de viajeros se embarquen en su viaje a las Azores a principios de junio de 2024, les espera un regalo que va más allá de las impresionantes maravillas geológicas. En este artículo, nos adentramos en la increíble biodiversidad de las Azores, desde su diversa avifauna y  mamíferos marinos hasta  reptiles, anfibios e insectos únicos. Los ecosistemas de las islas, a menudo pasados por alto, son un testimonio del delicado equilibrio entre la naturaleza y el encanto que hace que las Azores sean realmente apasionantes. Sigue leyendo en nuestra Web Oneira para saber más…

La biodiversidad de las Azores no es sólo una fuente de belleza natural, sino que también juega un papel crucial en el mantenimiento del equilibrio ecológico del archipiélago. Las especies endémicas, como el camachuelo de las Azores (Pyrrhula murina) y la rana toro verde (Rana azorica), contribuyen a la identidad única de las islas y sirven como indicadores de salud ambiental. La biodiversidad es esencial para la resiliencia de los ecosistemas, proporcionando estabilidad frente a los cambios ambientales. La interdependencia de diferentes especies crea una delicada red de vida, y preservar esta diversidad no es sólo una responsabilidad sino también una inversión en el futuro sostenible de las Azores.

Con respecto a las aves, las Azores se encuentran estratégicamente situadas a lo largo de las principales rutas migratorias, siendo un paraíso para los observadores de estos majestuosos vertebrados alados. El archipiélago es una parada crucial para numerosas especies durante sus viajes transatlánticos. Entre las aves residentes y visitantes, destaca una especie icónica: el camachuelo de las Azores (Pyrrhula murina), conocido localmente como Priolo. Endémica de São Miguel, una de las islas que visitaremos en nuestro viaje de ONEIRA club de viajeros, es una pequeña ave de vibrante plumaje y un símbolo del compromiso de las islas con la conservación.

Las Azores también son el hogar de una gran variedad de aves marinas, incluidas la pardela cenicienta (Calonectris diomedea), el paíño de Wilson (Oceanites oceanicus) y la gaviota patiamarilla (Larus michahellis sp. atalantis). Los acantilados e islotes costeros sirven como parajes de anidación vitales para estas especies, lo que contribuye a la biodiversidad aviar singular de las islas.

Con respecto a los mamíferos, El Océano Atlántico circundante ofrece un lugar de recreo para los mamíferos marinos, lo que convierte a las Azores en uno de los principales destinos de avistamiento de ballenas del mundo. Cachalotes, zifios y diversas especies de delfines, incluidos el delfín común y el delfín mular, frecuentan las aguas de las Azores. Los profundos cañones submarinos que rodean las islas crean un ambiente ideal para estas majestuosas criaturas marinas.

En tierra, las Azores cuentan con sus propios residentes mamíferos únicos. Un ejemplo claro es el murciélago de las Azores (Nyctalus azoreum), una especie endémica que se encuentra en todo el archipiélago y desempeña un papel crucial en el control de las poblaciones de insectos. Además, las vacas y los caballos salvajes deambulan libremente en algunas zonas, lo que contribuye al encanto pastoral de las islas.

Sobre los  reptiles, puede que estos no sean tan abundantes como las aves o los mamíferos en las Azores, pero el archipiélago alberga algunas especies fascinantes. La lagartija de las Azores (Podarcis vaucheri) es un notable reptil endémico del archipiélago. Estos ágiles lagartos se pueden ver tomando el sol en las rocas o corriendo entre la vegetación. El gusano lento (Anguis fragilis), un lagarto sin patas, es otro residente intrigante de las Azores. Aunque se parece a una serpiente, es totalmente inofensiva y contribuye a la diversidad ecológica de las islas.

Los  anfibios añaden un toque de encanto a las Azores, y las islas son el hogar de la rana toro verde de las Azores (Rana azorica). Este anfibio endémico, con su distintivo tono verde, se puede encontrar en estanques y cuerpos de agua en todo el archipiélago. Sus graznidos añaden una sinfonía de sonidos a las noches de las Azores.

Aunque a menudo se pasa por alto, el mundo de los  insectos en las Azores representa un microcosmos de diversidad. Mariposas, escarabajos y libélulas revolotean por el aire, contribuyendo a los intrincados ecosistemas de las islas. La gran mariposa azul de las Azores (Maculinea azorica), endémica del archipiélago, es una especie rara y protegida, que añade un toque de delicadeza al reino de los insectos.

El compromiso de las Azores con la conservación de la biodiversidad es evidente en sus esfuerzos por proteger especies endémicas y ecosistemas únicos. Varias áreas de las islas han sido designadas como reservas naturales y áreas protegidas, lo que garantiza la preservación de hábitats críticos para la vida terrestre y marina. Sus bosques de laurisilva únicos (bosques subtropicales húmedos), como los que se encuentran en las islas de Flores y Corvo, han ganado el reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Estos bosques antiguos, con sus árboles cubiertos de musgo y su exuberante vegetación, proporcionan hábitat para una multitud de especies de plantas y animales, contribuyendo a la excepcional biodiversidad de las islas. Y es que el clima húmedo y cálido junto a la abundante lluvia favorecen el verdor apabullante del que se nutren los bosques de laurisilva, con especies tan destacadas como los cedros y hayas, los helechos gigantes, las hortensias, magnolias, azaleas y otras especies.

Mientras nuestros viajeros exploran las Azores, tendrán la oportunidad de presenciar de primera mano las maravillas de la biodiversidad de la isla. Ya sea avistando ballenas en la costa de una de sus muchas islas, observando aves en los bosques de laurisilva de São Miguel o maravillándose con la vibrante rana toro verde en los estanques del archipiélago, las Azores ofrecen una gran variedad de experiencias únicas para los entusiastas de la naturaleza.

En definitiva, las Islas Azores son un tesoro de biodiversidad, donde cada especie, desde el insecto más pequeño hasta la ballena más grande, contribuye al encantador mosaico de la vida. A medida que los miembros de ONEIRA Club de Viajeros se embarcan en su viaje a las Azores, les espera una experiencia inmersiva, una que va más allá de la belleza superficial de los paisajes. Al explorar la biodiversidad de las Azores, los viajeros no sólo serán testigos de la magia de estas islas, sino que también se convertirán en administradores de su futuro, contribuyendo a la preservación de este paraíso natural para las generaciones venideras.

Daniel Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

Facebook:   https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:        https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/