Todos conocemos historias y aventuras sobre las islas y costas croatas, como también sabemos del maravilloso estilo medieval de la ciudad de Dubrovnik. Las conoceremos en profundidad durante nuestro viaje a Croacia y Eslovenia de octubre 2019. No obstante, la capital de Croacia, desconocida para muchos, es una de las ciudades más encantadoras de Centroeuropa. Zagreb, eje central de la política, economía y cultura del país, está cercada por parques y bosques, descansando entre las faldas de la sierra Medvednica al norte y por el río Sava al sur.

Zagreb es una ciudad que enamora, que levanta enormes pasiones y que hace vibrar al viajero como si viviera el escenario de una novela romántica. Con una población aproximada a la de la localidad de Valencia, destaca por su música, su arquitectura, su gastronomía, los museos y por una enorme vivacidad al aire libre. Conocida también por algunos como la pequeña Viena, revela una inconfundible apariencia que recuerda al Imperio Austrohúngaro, gracias a sus tranvías, sus vías comerciales, sus singulares cafés y avenidas circulares conectando zonas verdes de la ciudad.  Los croatas disfrutan de más de 10 teatros, 350 bibliotecas, 20 museos, una universidad y numerosos eventos de arte y culturales. La capital surgió de 2 antiguas ciudades medievales, Kaptol, corazón de la autoridad religiosa y episcopal y Gradec. En el año 1880, Zagreb sufrió un terrible terremoto que devastó la ciudad, razón por la que los monumentos más ilustres son de una época posterior al temblor. La localidad se divide en 2 grandes zonas. Una, conocida como Gornji Grad o Ciudad Alta, donde se incluye los barrios de Kaptol y Gradec y otra, caracterizada por ser la zona más moderna de la ciudad, conocida como Donji grad o Ciudad Baja.

 En la ciudad, destacamos la Iglesia de San Marcos, enclavada en el antiguo barrio de Gradec y siendo considerado uno de los edificios más expresivos de la ciudad. Se levantó en el siglo XIII con un estilo románico y se reformó posteriormente hacia un estilo gótico tardío. En su fachada sur posee quince esculturas góticas, aunque lo más relevante e impactante son los 2 grandes escudos de armas que se encuentran establecidos en el tejado, siendo uno de ellos el de Zagreb y el otro el de los reinos de Dalmacia, Eslavonia y Croacia. En la Plaza de San Marcos existen varias construcciones con una enorme tradición rodeando a la iglesia, como la sede del Gobierno, el Parlamento de Croacia y el Antiguo Ayuntamiento. A 2 minutos andando se encuentra la Puerta de Piedra, la única de las 4 puertas de entrada que quedan en pie, permitiendo imaginar la forma de las antiguas murallas de la ciudad. También muy cerca se sitúa la Torre Lotrscak, erigida hace más de 800 años como elemento fundamental de la muralla. Cada día al mediodía se descarga un cañón con el objetivo de festejar un suceso histórico. En su interior hay una galería de arte y se puede subir a lo más alto de la torre donde las vistas son magníficas. La Catedral de la Asunción de la Santísima Virgen María es el monumento más famoso de la ciudad y una auténtica preciosidad. Su construcción original se remonta al año 1093 aunque su aspecto actual es posterior al terremoto, con 2 enormes torres góticas de 108 metros de altura apreciables desde cualquier parte de la capital. Posee detalles arquitectónicos excelentes tanto en el interior como en su fachada. El Mercado Dolac es algo innegociable al visitar la ciudad. Aquí se disfruta el ambiente local y tradicional al aire libre, siendo el mercado más conocido de la capital donde se pueden conseguir cualquier tipo de alimento, artesanía y flores. La preciosa Plaza Ban Jelačić, corazón de Zagreb, es característica por sus tranvías y posee elementos tan importantes como la estatua de Josip Jelačić, héroe nacional. El Teatro Nacional de Croacia es casi con total seguridad el edificio más bello de la ciudad. Se construyó hace 125 años, estilo neobarroco y fue estrenado por Francisco José, emperador de Austria en aquella época. Es un lugar fantástico rodeado de jardines en cuyo interior han cantado grandes figuras operísticas. Y por último, dejándonos multitud de cosas que no se pueden reflejar aquí, como es mencionar sus numerosas iglesias, monumentos, construcciones y museos, recomendamos visitar la conocida Herradura Verde. Es una zona de la Ciudad Baja formada por 8 manzanas de jardines, parques y paseos arbolados donde hay varios edificios propios de la época imperial.

¿A que apetece conocer esta gran ciudad?

Daniel Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es