… y descubriendo su música, sus gentes, los pueblos, su rica historia, sus playas… El viaje a Cuba que Oneira club de viajeros organiza en febrero de 2020 será inolvidable. Os adelantamos la propuesta.

Cuba celebra este año 2019 el 500 aniversario de La Habana entre grandes fastos,  y nada mejor que visitar cuanto antes esta tierra caribeña repleta de historia, para conocer su alma caribeña, y por qué despierta tanta pasión entre quienes la visitan. La Habana se fundó en un año crucial para la historia del mundo. Salía entonces Hernán Cortés con 11 naves de La Habana para poner pie en México;  Magallanes zarpaba de Sanlúcar de Barrameda para realizar la vuelta al mundo; Carlos V era elegido emperador y Martín Fernández de Enciso publicaba en Sevilla su “Suma de Geografía”, el primer tratado geográfico sobre América.

Hispanoamérica nos resulta fascinante y continuaremos programando grandes viajes para conocerla mejor. Con PERIPLOS visitamos en años anteriores  México, Guatemala, Argentina, Honduras y Perú. Y en un par de años recorreremos Chile. Y en febrero de 2020 tenemos una cita indispensable  con la cautivadora y auténtica Cuba, una isla anclada en el tiempo, un poco consentida por el Caribe, con la mayor diversidad musical del mundo.

Iniciaremos viaje en Santiago de Cuba, cuna de la revolución, una bella ciudad que apenas ha cambiado,  encajonada entre las montañas de Sierra Maestra y el mar. Africana, musical y repleta de pasión. García Lorca la definió como “un arpa hecha de hojas vivas, un caimán, una flor de tabaco”.  La conoceremos bien. Recorreremos su casco histórico y visitaremos la Fortaleza del Morro. Por la tarde visitaremos el mirador de la Gran Piedra y conoceremos alguna hacienda cafetalera. Realizaremos más actividades, dos de ellas conectando con el espíritu musical de sus gentes.

Al día siguiente nos pondremos en ruta  al objeto de pernoctar en Camagüey, conociendo al paso Bayamo, con algunos episodios de rebeldías a sus espaldas (desde el s. XVI). Bayamo es la ciudad más antigua de Cuba, después de Baracoa. Continuaremos viaje.  La legendaria Camagüey destaca por el trazado irregular de sus calles, quedando así conformadas para protegerse de las invasiones. El casco antiguo de la colonial Camagüey es laberíntico y está repleto de antiguas iglesias, grandes plazas y joyas arquitectónicas diversas.  Allí conoceremos algunos proyectos socioculturales emergidos del movimiento popular artístico. El cubano medio,  es un gran creador, un artista.

Nuestro siguiente destino es Trinidad, recalando antes en Sancti Spiritus, donde realizaremos una panorámica de la ciudad, conoceremos la Catedral del Espíritu Santo, el puente sobre el río Yayabo y otros lugares de interés. Atravesaremos el fértil Valle de los Ingenios, con las verdes colinas de la Sierra del Escambray como telón de fondo. Fue asentamiento de grandes plantaciones azucareras. Tenemos intención de alojarnos en la Península de Ancón, pegados a la playa. Aquí, en Trinidad nos alojaremos dos noches.

En Trinidad nuevamente tendremos ocasión de conectar con los ritmos cubanos en un complejo cultural y por la tarde visitaremos la casa del Alfarero “ChiChi” para conocer la tradición cerámica de este lugar. Pero antes recorreremos la ciudad y sus rincones más bellos, sus calles empedradas y sus casas de tonos pastel. Pensaremos que el tiempo apenas ha pasado desde la época colonial. La riqueza arquitectónica de esta ciudad es espléndida. Quedaremos enamorados de la plaza Mayor de Trinidad.

Nos quedará mucho por ver aún. El día de partida nos dirigiremos a Cienfuegos, recorriendo por el camino algunos lugares de gran belleza natural como el Parque el Cubano, recorriendo un pequeño sendero y varios puentes colgantes,  y conoceremos su pasado colonial. Cienfuegos, la perla del Sur, presenta una de las más bellas bahías del mar Caribe. Fue fundada por los franceses y los españoles levantaron en 1745 una fortaleza para defenderse de los piratas. Recorreremos sus principales calles y avenidas, conoceremos el Teatro Tomás Terry, el Parque Martí, una Casa Cultural, la Catedral Purísima Concepción y el Palacio de Valle. Este día llegaremos a La Habana para nuestro alojamiento.

La Habana, la alegre capital de Cuba, es una ciudad rebosante de actividad salpicada de espléndidos edificios coloniales. Conoceremos sus tres barrios: La Habana Vieja, Centro Habana y Vedado en las distintas visitas que realizaremos. Indispensable el recorrido por el Centro Histórico de la Habana Vieja, que nos dejará sin aliento. Recorreremos lo más importante. Haremos un recorrido panorámico por otros puntos de interés y por supuesto, dedicaremos un tiempo a realizar un recorrido panorámico por el Malecón Habanero hacia La Habana Moderna, Plaza de la Revolución y Colina Universitaria. Y si nos apetece podremos disfrutar de algunos espectáculos musicales.

Al día siguiente nos trasladaremos a Viñales. Este valle ofrece un paisaje único, con los mogotes característicos de la zona: centinelas de piedra inmensos que semejan panes de azúcar. Recorreremos los puntos más importantes, entre ellos la Cueva del Indio y el Mural de la Prehistoria, accediendo a algunos miradores. Conoceremos la Fábrica de Tabaco Francisco Donatien. Y luego, vuelta a la Habana, donde podremos seguir disfrutando de la tarde y la noche habanera.

Aquellos que lo deseen podrán prolongar su estancia en Cuba tres noches más en Varadero para disfrutar de estas míticas playas.

¿Qué os parece esta propuesta viajera de Oneira club de viajeros? Os iremos contando más próximamente.

Alberto Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es