Seguimos publicando posts en torno a nuestro viaje a Croacia y Eslovenia de octubre 2019. La capital de Eslovenia es una pintoresca ciudad considerada el diamante europeo por descubrir. Su preciosa estructura arquitectónica es equiparada a la de la hermosa Praga. Liubljana, corazón del país y cosmopolita, transmite una enorme tranquilidad, especialmente gracias a sus enormes zonas peatonales en las que son un placer pasear. Difunde un increíble ambiente que se centraliza en su Casco Antiguo y en la orilla del río Ljubljanica, conocido como “el río del amor”.  El nombre de la ciudad deriva de “ljuba” que en eslavo significa “amada”. La ciudad se sitúa en el interior de Eslovenia, en la que los monumentos, la naturaleza y sus castillos conquistan las verdes praderas. Se fundó como campamento militar romano hace más de 2 mil años donde ahora viven menos de 300 mil personas. Una ciudad que ha compartido con sus visitantes los vestigios del periodo romano como la localidad de Emona, o su precioso Casco Antiguo donde se encuentran los lugares más emblemáticos. El dragón es en efecto, por derecho propio, símbolo de la capital eslovena (luego contaremos por qué), una de las ciudades más modernas, tranquilas y limpias de toda Europa. Llegó a estar bajo dominio francés durante las Guerras Napoleónicas. En el s. XIX fue centro de movimientos revolucionarios nacionales y en 1919 pasó a integrarse en Yugoslavia hasta que en 1946  pasó a ser capital de Eslovenia. 

Ya en la ciudad, lo primero que recomendamos visitar es el Castillo de Ljubljana. Rebelándose sobre un macizo boscoso en el interior de la urbe, el castillo custodia la ciudad desde hace casi 900 años, aunque este fue reconstruido en el siglo XV. Actualmente es de gran utilidad para organizar eventos y bodas y para aquellos que prefieren no andar mucho se puede ascender a través de un funicular. Muy cerca del castillo se encuentra la Plaza Preseren, la más célebre y concurrida de la ciudad. Ubicado junto al río Ljubljanica, se manifiesta fascinante por su afamado Triple Puente, construcción proyectada por el arquitecto de renombre munadial Jože Plečnik. En esta misma plaza está emplazada la Iglesia Franciscana de la Anunciación, de estilo barroco con una fachada excelente. La plaza está dedicada al poeta esloveno France Preseren, conmemorada por una estatua en la misma. A 5 minutos andando, está situado el Puente de los Dragones, 

creación ejemplar de art nouveau. Rodeado por 4 dragones, hace alusión al mito del comienzo de la ciudad, según el cual Jasón y los Argonautas habrían vencido en esta región a un inmenso dragón, que actualmente es el símbolo principal de Ljubljana. También muy cerca se encuentra la preciosa Catedral de San Nicolás, con una magnífica cúpula verde, dos torres hermanas apuntando al cielo y un impresionante órgano en su interior. La iglesia es en la actualidad de estilo barroco aunque anteriormente fue gótica. En la calle de al lado y en dirección al rio se puede apreciar el Mercado Central de Ljubljana, diseñado también por Jože Plečnik hace casi 80 años. De estilo renacentista, está constituido por un recinto porticado, levantado completamente en paralelo al rio Ljubljanica entre dos de los puentes más característicos de la ciudad, el de los Dragones y el Triple Puente. Muy cerca se encuentra el Ayuntamiento de la ciudad, erigido en el año 1484 en estilo gótico. En su interior se puede disfrutar del antiguo emblema de la ciudad junto con una estatua de Hércules del siglo XVII. Frente al consistorio está la Fuente de los 3 ríos de Carniola. Acercándonos a la zona más verde de la ciudad (más si cabe) se encuentra el Parque Tívoli, cuyo paseo central también fue trazado por Plečnik. Es común encontrar gente paseando, en bicicleta, divirtiéndose al aire libre y otras muchas actividades. Nos gustaría hacer una mención especial a esta gran ciudad, ya que Liubliana fue declarada Capital Verde Europea  en el año 2016. Sus espacios comunes sin coches ni tráfico permiten que tanto peatones como ciclistas sean la forma mas común de transitar la ciudad. De hecho, también dispone de un transporte ecológico que utiliza la electricidad para desplazarse, conocido como kavalir. Posee además cerca de 540 m2 de zonas verdes por cada ciudadano que están conservadas de forma admirable. Así pues, confirmamos que Ljubljana es un espacio con aires, lagos, ríos y calles que destacan por su calidad lo que permitirá a los viajeros disfrutar aún más de esta pequeña aventura.

Daniel Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es