La belleza de la Ciudad vieja de Dubrovnik (DECLARADA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD POR LA UNESCO EN 1979) es deslumbrante. Ningún viajero puede cansarse de sus calles de mármol, sus edificios barrocos asomados al Adriático, ni sentir indiferencia al pasear al borde de sus murallas. Y puedo afirmarlo rotundamente. Aún recuerdo las callejuelas, los muros de piedra, el color gris y bermejo del conjunto de la ciudadela; me emocionó profundamente conocerla por vez primera en 1990 justo un año antes de los bombardeos de 1991 por la Guerra de Yugoslavia. Aun recuerdo el día gris, ese halo de tristeza que emanaba tan bella ciudad, que pareciera que anticipara su inmediato destino. Me enamoró hondamente. La ciudad,  ahora intacta, vuelve a encandilar a sus visitantes. Y me alegra que nuevamente vaya a tener oportunidad de visitarla con amigos el próximo mes de octubre de 2019 con Oneira. Dubrovnik es Mediterráneo en estado puro, con trazos bizantinos y sabor eslavo; considerada como una de las urbes amuralladas más hermosas del mundo.  Bernard Shaw comentó sobre ella: “todos los que busquen el paraíso terrenal que la vengan a visitar”. En un próximo post hablaremos más sobre la ciudad; hoy enfrascados como estamos en la última temporada de Juego de Tronos  quiero subrayar su importancia para la serie de éxito de HBO. En esta octava y última temporada de Games of Thrones la ciudadela King’s Landing – Desembargo del Rey- se despliega completamente en el episodio 5, protagonista de principio a fin ¡corred a verlo!  estrenado el pasado domingo 12 de mayo.

Y como decimos, desde la segunda temporada de esta gran producción y hasta esta última, la octava, Dubrovnik se ha convertido en la capital de Desembarco del Rey (King’s Landing). La ciudad no deja indiferente a nadie, ni a los propios productores de la serie. Atención: siguen spoilers de temporadas anteriores. En la Puerta de Pile, entrada principal de la ciudad, se grabaron dos  escenas muy importantes. Primero, el regreso de Jaime Lannister junto con Brienne of Tarth después de que él perdiera una de las manos en su largo periodo de cautiverio durante la guerra contra los Stark. También aquí se registró la manifestación contra el rey Joffrey en la temporada 2 que justo fue la misma escena en que Sansa estuvo cerca de ser violada. En la Muralla de Dubrovnik, de 2 kilómetros de longitud, se han rodado varias escenas, quizás la más importante fue la conversación entre Tyrion y Varys sobre el futuro del país, con la Fortaleza Roja imponente de fondo (creada en postproducción efectivamente, pues no existe realmente en la ciudad). A las afueras de la ciudad hay un acantilado con una fortificación en lo más alto de este, construido hace casi 1000 años que recibe el nombre de Fuerte de Lovrijenac. Aquí se rodaron  escenas de la Fortaleza Roja, como por ejemplo el nombramiento del rey Joffrey. La Bahía, situada entre Lovrijenac y la muralla, hizo el papel de la Bahía de Aguas Negras (Blackwater), lugar donde se rodaron numerosas escenas, entre ellas la conversación entre Lord Petyr Baelish y Sansa Stark ofreciéndole este ayuda para huir de la capital y el mismo lugar donde se produjo la matanza de los hijos bastardos de Robert Baratheon. Una de las escenas más famosas de Juego de Tronos se produjo en las escaleras de los jesuitas, las cuales dan a la Iglesia de San Ignacio de Loyola: Cersei Lannister bajando desnuda delante de todo el pueblo cuando cumplía su castigo de penitente mientras se le gritaba  “Shame” o “Arrepiéntete”. En lo más alto de la ciudad se encuentra la Torre Minceta, donde se rodó la escena en la que Daenerys se enfrenta a los amos de la Casa de los Eternos para recuperar sus dragones robados por estos. Fuera de Dubrovnik mas dentro de Croacia, también se pueden ver otros lugares de rodaje magníficos como la Isla de Lokrum (ciudad de Quarth), la ciudad de Sibenik (ciudad de Braavos en la serie), Split en el palacio de Diocleciano (escena en la que Tyrion ve a los dragones por primera vez) o la fortaleza de Kils (ciudad de Meereen reconquistada por Daenerys) entre muchos otros lugares. 

Juego de Tronos finalizará pronto y quedará como uno de esos clásicos instantáneos que recordaremos siempre. Con nuestra imaginación, cuando recorramos Dubrovnik, quizás seamos capaces de recrear en nuestra mente las historias, batallas, personales y acontecimientos que descubrimos año tras año en TV con HBO.

Alberto Bermejo

Daniel Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es