El esplendor de Ho Chi Minh City, antigua Saigón

Os proponemos un viaje excitante a una de las ciudades más impactantes de Asia, en la Conchinchina. Saigón continúa manteniendo una rica vida bohemia, artística y deportiva. Veremos como las motocicletas representan el principal medio de transporte en la ciudad y nos embriagará los lugares que conoceremos en esta metrópoli de sabor antiguo, pues al lado de  los modernos centros comerciales, hoteles y restaurantes se preservan pagodas legendarias y construcciones coloniales que evocan un pasado vibrante. Vamos a conocerla mejor.

Con su agitada actividad, la moderna Ho Chi Minh (antigua Saigón) apunta hacia el exterior. Se constituyó hace siglos como territorio comercial jemer, aunque su destino le concedería un papel de mayor relevancia. En el siglo XVIII la antes conocida como Saigón se convirtió en capital provincial de la dinastía Nguyen. Durante la segunda mitad del siglo XIX su dirección pasó a manos galas y Saigón se convirtió en capital de la Cochinchina francesa. A lo largo de este periodo se obtuvo un enorme progreso en la arquitectura e infraestructuras de la ciudad, que comenzó a ser conocida como el París de Oriente o la perla del lejano Oriente. En 1954 fue designada como capital del Vietnam del Sur tras la expulsión de los franceses del país. Tras esto, Vietnam quedó fraccionado en dos,  al sur una región capitalista secundada por los estadounidenses y al norte una población comunista respaldada por China y la antigua URSS con una guerrilla muy competente conocida como Vietcong. La subsiguiente guerra con los norteamericanos se extendió hasta 1975, el mismo año en que Vietnam del Norte capturó Saigón y la rebautizó como Ciudad Ho Chi Minh. Actualmente y gracias al desarrollo económico y la liberalización cultural, la ciudad se ha adentrado en un periodo de actualización en el que se transforma y reinventa continuamente.

En la ciudad, el lugar de mayor encanto es la calle Dong Khoi, posiblemente la zona más viva de Saigón. Esta calle ganó popularidad durante el protectorado francés, cuando era conocida como Rue Catinat, Sus excelentes hoteles, distinguidas boutiques y agradables cafés convivían con burdeles y bares, y fueron de enorme utilidad a Grahan Greene para ambientar su libro El americano impasible. La administración comunista cerró la gran mayoría de comercios, pero la liberalización de la economía iniciada en el país en 1986 sirvió para restituir el brillo perdido. El ajetreo que vive Dong Khoi no es equiparable a ninguna zona del país, haciendo honor a la antigua denominación del París de Oriente. El Teatro Municipal o Teatro de la Ópera es una maravillosa obra de estilo colonial francés erigida en 1899 como salón de conciertos para los franceses. La obra acogió de forma temporal la Asamblea Nacional de Vietnam del sur en 1956. Una bella escalera se alza hasta la entrada, cercada por 2 enormes columnas con aspecto de divinidades grecorromanas. Los aleros se encuentran embellecidos con figuras volutas y aladas, y los jardines están rodeados de fuentes y estatuas. Desde el fin de la guerra, el Ayuntamiento, construido entre 1902 y 1908, pasó a llamarse Comité Popular de Ho Chi Minh. En sus inicios fue el Hotel de Ville de Saigón. Es un ejemplo muy valioso de arquitectura colonial francesa por su increíble fachada y para muchos el edificio más bello de la ciudad. Justo en frente del ayuntamiento hay un pequeño parque donde se encuentra la estatua del líder revolucionario Ho Chi Minh, que junto al ayuntamiento dejan una imagen apasionante. La Catedral de Notre Dame, o como los vietnamitas la llaman Nha Tho Duc Ba, es la iglesia más grande levantada por el imperio galo. Cuando se terminó en 1880, su aguja de 40 metros de altura la hizo el edificio más alto de Ho Chi Minh. Sus muros son de granitos embellecidos con azulejos rojos originarios de Marsella. Inicialmente exhibía vidrieras de Chartres, pero fueron destruidas durante la IIGM y fueron sustituidas por vidrio transparente. Frente a la obra se erige una estatua de la Virgen María elaborada en Roma y traída a Vietnam en 1959. Se la rebautizó como Santa María Reina de la Paz, con la esperanza de que proporcionara paz al país destruido por la guerra. 2 campanarios gemelos se elevan 56 metros sobre la plaza de París. Bastante cerca, la Oficina Central de Correos fue proyectada por el famoso arquitecto francés Gustave Eiffel entre 1886 y 1991, siendo esta uno de los edificios más representativos y elegantes de la ciudad. Sobre su enorme fachada de color coral embellecida con ribetes en crema se manifiestan laboriosos rostros de científicos y filósofos famosos junto a bellas inscripciones. Su interior está recubierto por una bóveda que se apoya sobre pilares de hierro forjado de color verde y capiteles dorados. Las baldosas del suelo destacan por sus complicados diseños, especialmente los del vestíbulo, donde simbolizan unos grandes mapas de la antigua ciudad y de la región. A 10 minutos a pie se encuentra el Mercado de Ben Thanh, un lugar ideal de más de 13 mil m2 para realizar las compras que desees. Fue construido por los franceses en 1914 y se puede adquirir casi cualquier cosa, desde textiles como sedas y lugares de fabricación de ropa, joyas, alimentación e incluso lugares para comer.

Los recuerdos de la guerra también perviven en Saigón. El Palacio Presidencial, Palacio de la Reunificación o Palacio de la Independencia es un edificio histórico cercado por amplios jardines y símbolo esencial en la historia política de Vietnam. Durante el siglo XIX fue residencia del gobernador francés y posteriormente fue ocupado por el presidente survietnamita Ngo Dinh Diem, quien lo denominó Palacio Presidencial. Van Thieu, posterior presidente, se reunía con presidentes y personalidades en la sala de recepciones internacionales. Este mismo decidió huir en helicóptero desde el helipuerto de su azotea justo antes de que las tropas del Norte atacaran Saigón. Muy cerca del palacio se encuentra el Museo de Recuerdos de la Guerra, uno de los más famosos de Vietnam, visitado por medio millón de personas al año. Está formado por una serie de salas temáticas en diferentes edificios y por un equipamiento militar situado en el interior de un patio amurallado. La maquinaria pesada de guerra es lo primero que se observa al entrar a las instalaciones, como cazas, helicópteros, bulldozers, tanques, morteros, etc… Su edificio central está formado por varias salas donde se puede apreciar el armamento usado por los estadounidenses, carteles propagandísticos, imágenes de periodistas que cubrieron el conflicto, imágenes tristes de los efectos de la guerra y demás. También hay una zona con objetos relativos a la primera guerra de Indochina con los franceses, una impresionante guillotina y una recreación de las celdas donde el gobierno del sur encerraba a sus presos. 

Los vietnamitas han hecho uso durante siglos de complicados túneles como los de Cu Chi y Vinh Moc. A 40 km de Dong Khoi se encuentran los túneles Cu Chi, claves en la derrota de las tropas americanas durante la guerra de Vietnam. Con sus más de 200 km, son un entramado de túneles y pasadizos interconectados entre sí usados por los soldados del Vietcong (Frente Nacional de Liberación de Vietnam) y excavados por los lugareños con herramientas rudimentarias. Se emplearon como sistemas de comunicación y escondite. En ellos se podían ubicar hospitales, zonas de almacenamientos de alimentos y armas, cocinas, centros de operaciones, zonas de vivienda, etc… Las tropas estadounidenses sabían de su existencia y emplearon sistemas de visión por infrarrojos y perros rastreadores y a pesar de todo nunca fueron capaces de descubrirlos por completo. A pesar de que los túneles eran generalmente pequeños y discretos, los más importantes contaban con 3 niveles y podían medir más de 10 metros de profundidad. Se construían lo más angostos posibles para que los soldados estadounidenses, más corpulentos y grandes que los vietnamitas, no pudieran acceder. Para intentar encontrarlos, los americanos probaron, entre diferentes instrumentos, estetoscopios. Los soldados norteamericanos encargados de acceder a los túneles eran conocidos como ratas de túnel y su misión era inutilizarlos. Se protegían con máscaras para paliar los efectos de los gases que lazaban al interior de los túneles para echar de los túneles a los guerrilleros. Tras la proyección de un video sobre la historia del túnel, los viajeros son llevados a una zona con duplicados de trampas reales y con maniquíes del Vietcong. Después se puede acceder a unos túneles (no es obligatorio) ampliados para que los visitantes occidentales puedan entrar, resultandos aún claustrofóbicos para muchos. 

¿Nos acompañas a conocer Vietnam  con Oneira?

Daniel Bermejo 

Alberto Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

Facebook:  https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:       https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/

 


Sapa: Minorías étnicas, paisajes y arrozales.

Sapa está situada a 1600 metros de altura, en las laderas orientales de los montes Hoang Lien y a 5 horas de distancia de Hanói. Es internacionalmente famosa por sus verdes y extensos bancales de arroz, consagrada como una de las joyas de Vietnam y uno de los emblemas de mayor importancia del Sudeste Asiático. Un lugar de increíbles paisajes de exuberante vegetación y de mezclas étnicas de cuento que coexisten en la región (la mayoría de sus 36 mil habitantes pertenecen a minorías étnicas), disfrutada por los viajeros amantes de la naturaleza y del trekking con decenas de rutas abiertas para visitar los pueblos de los alrededores.

Fueron sacerdotes jesuitas los primeros en llegar a este lugar en el año 1918 y en llevar noticias a Hanói de lo maravilloso del lugar y de su agradable clima. Los colonos franceses construyeron una estación de montaña en 1922 donde se erigieron hoteles, villas y pistas de tenis, transformando el lugar en un refugio estival. En este extenso lugar, los franceses disfrutaban de una vida relajada, que se vio paralizada por el comienzo de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación de Japón en 1941. Muchas de las obras construidas terminaron siendo destruidas o abandonadas durante los siguientes 40 años de guerra contra franceses y norteamericanos. De hecho, todavía más destructiva fue la guerra sino-vietnamita de 1979, que dañó especialmente a la ciudad. A partir de los años 90 y gracias al establecimiento de reformas económicas junto a la progresiva apertura del turismo, Sapa entabló el camino para recuperar parte de su actividad. La ciudad se dispone en varias alturas comunicadas por pequeñas calles en pendiente y algunos tramos de escalera, donde acoge a diversas etnias de las montañas (junto a los kinh) y a todos los viajeros que visitan el lugar.

Una parte significativa de montañeses de la zona forman parte de la etnia hmong negra, que suele vestir de color añil, seguida por la etnia de los dao rojos. Las jóvenes mujeres se acercan a los mercados con ropas de exquisitos bordados, joyas de plata y confeccionados peinados. A 15 km de Sapa se encuentra Lao Chai, una hermosa aldea de 2 mil habitantes donde sus pobladores están establecidos en las laderas de las montañas viviendo en chabolas, cabañas y casas de bambú o madera. Desde aquí se puede hacer un suave trekking a través del espléndido valle de Muong Hoa, uno de los escenarios más icónicos de la región a orillas del río Rojo, hasta llegar a la aldea de Ta Van, donde vive la etnia Dzay y la H’mong. Los primeros viven en las zonas próximas a los valles, mientras que los segundos se encuentran en las zonas más altas de los montes. Dentro de los atractivos arquitectónicos del lugar, el puente Cau May, conocido también como Puente de las Nubes, se encuentra colgado entre 2 árboles y durante los días de niebla, se produce un curioso fenómeno visual, y es que parece que el puente flote entre las nubes, de ahí su nombre. Durante este trayecto los viajeros son testigos de apacibles aldeas, bancales de arroz, acantilados, cascadas y valles montañosos mientras se aprende de la forma de vida local.

Otra pequeña aventura para los amantes de la naturaleza y el trekking es la ascensión al monte Fansipan (Phan Xi Pang), el más alto de Vietnam, Camboya y Laos. Sí, sabemos que la ascensión al techo de Indochina puede sonar duro pero no debéis preocuparos ya que hay un teleférico, el más largo del mundo, que vence un desnivel de 1410 metros en solo 15 minutos y que tomaremos en nuestro viaje. La montaña ha sido admirada como un lugar sagrado para las culturas que han poblado desde hace siglos esta región del país. Además de las increíbles vistas que podréis encontraros durante todo el trayecto, también se puede disfrutar de hermosos templos como el Thanh Phong Thien (Templo del Cielo), el Amitabha Buddha, una estatua de Buda de 21 metros realizada en bronce considerada la más grande del país, algunas pagodas como la de Bua An, la de Kim Son Bao Thang de 12 metros de altura y los vestigios de la Torre de Vigilancia de Dai Hong Chung, un campanario a modo de fortaleza del siglo XVI que era utilizado como puesto de vigilancia para prevenir las posibles invasiones desde la fronteriza China, siendo a día de hoy uno de los emblemas de la montaña.

Otra ruta para disfrutar de la naturaleza es la que atraviesa el pueblo de Ban Khoang Village y sus alrededores. Aquí es donde viven los grupos étnicos Hmong Negros y Zao Rojo que mantienen un estilo de vida único de tradicionales valores. Estas comunidades prosperan gracias al cultivo de arroz de secano en las zonas abancaladas y el cultivo del cardamomo bajo la sombra de la espesa selva tropical. En la provincia de Lao Cai se encuentra la pequeña ciudad de Bac Ha, a 900 metros sobre el nivel del mar en el macizo del río Chay y a 3 horas de distancia de Sapa. En este recóndito pero acogedor lugar se forma todos los domingos por la mañana el mercado de Bac Ha, que sin lugar a dudas es el más colorido y animado de toda la provincia y mucho menos concurrido por otros viajeros que el mercado local de la ciudad de Sapa. Las etnias locales de la zona (Dao Dao, Hmong, Tay, Giay y Miao) se concentran en este mercado para vender productos de la región. Estos bajan desde las montañas montando a caballo, los cuales van cargados de leña y con cestas llenas de mercancía. Este mercado tiene 7 zonas diferenciadas, en función de los productos que se venden en cada una de ellas. La primera es la del mercado textil, donde se pueden conseguir materiales y tejidos para elaborar los trajes de la población local, luego hay un mercado de comestibles, una zona de caballos (que suelen ser ponis, para que engañarnos), otra para animales de granja donde se pueden adquirir cerdos, gallinas, búfalos, pollos, carne de caza y muchos más, una zona llena de restaurantes callejeros, un mercado de aves y otro de forja y artesanía. Las mismas etnias aprovechan la ocasión para abastecerse de lo necesario y para adquirir productos que no existen en las montañas, como artículos de aseo, incienso, objetos religiosos, agujas, telas y demás.  Para terminar con la zona no podéis olvidaros visitar el Palacio del Rey Hmong Dinh Vua Meo, de más de 100 años y erigido en un original estilo “barrocooriental”. Las regiones de Quan Ba, Yen Minh, Dong Van, Meo Vac confeccionaron una región autónoma con su propio rey; aquí cultivaron amapolas y su economía se basó en el negocio del opio con China.

¿Queréis conocer más sobre Sapa? Acompañadnos de viaje en Semana Santa 2020. ¡Os esperamos!

Daniel Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Facebook:  https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:       https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/


Bellas Artes en Vietnam

Cuentan los viejos del lugar que una mitad del país está poblada de pintores y la otra mitad de poetas. Descubriremos que probablemente, los actores, músicos, tallistas, ceramistas y artesanos de la laca no compartirán dicha opinión, porque lo más cierto de este delicado país es que brota la belleza por cada uno de sus poros y se manifiesta en todas las representaciones artísticas.

LITERATURA . La poesía está muy difundida en Vietnam. Los versos se recitan incluso entre amigos y en algunas celebraciones. En parte también es debido a que el vietnamita es una lengua tonal (una misma expresión, cambia su significado según el tono en que se exprese). El poeta más importante de la edad de oro de Vietnam es Nguyen Trai (1380-1442), que escribió poesía nom sobre la sociedad y la naturaleza. En el s. XVIII el poeta Nguyen Du (1765-1820) escribió El cuento de Kieu, una historia épica que los vietnamita aman (como nosotros amamos el Quijote), un clásico confuciano sobre una muchacha vendida como esclava para salvar a su familia. A principios del s. XX se impuso la escritura quoc ngu, que es la transposición del habla vietnamita al alfabeto latino, más rápido de dominar que la escritura ideográfica. Novelas importantes de la década de los treinta son Viento sur, de Hoang Ngoc Phach o Antiguo amor de Luu Trong Lu. En los años de posguerra han proliferado libros y novelistas contemporáneos que han centrado sus historias en el recuerdo del horror y las glorias de la guerra. 

ARQUITECTURA. Como ejemplo tenemos el feng shui, o geomancia, como un componente principal de la arquitectura vietnamita, como tendremos ocasión de descubrir en nuestro viaje. Los edificios religiosos o civiles muestran tejados de tejas de terracota sostenidos por pilares de madera. La arquitectura militar se observa en las fortalezas que se encuentran en todo el país.  

PINTURA. Destaca la fundación de la Escuela de Bellas Artes de Indochina en 1925. Antes, Victor Tardieu (1870 – 1937) está considerado el padre del arte moderno en Vietnam, con pinturas sobre óleo, laca y seda. A mediados de la década de 1950 los comunistas decidieron que el realismo socialista sería el estilo preferido por los pintores vietnamitas. A partir de los 80/90 el país vivió una eclosión artística. Artistas como Le Hong Thai, Le Quang Ha y Dinh Y Nhi son muy respetados. 

TEATRO Y MÚSICA. Destacan las marionetas acuáticas, muy comunes en Vietnam, presentadas junto a una orquesta de músicos tradicionales. El cheo es una forma de ópera popular, con origen en el delta del río Rojo. Los personajes cantan y hablan en estilo declamatorio interpretando cuentos conocidos.  El tuong es una forma clásica de teatro de 700 años que deleita con historias épicas. El cai luong, teatro del s. XX, se centra en historias modernas y novelas populares. En los últimos años destaca en Vietnam el éxito de la música pop y melancólicas canciones de amor sintetizadas. Hay poco espacio para la música tradicional, pero prevalecen géneros como la música cortesana (nha nhac), la música ritual con gongs, las canciones populares (quan ho) y la música de cámara (ca tru). En nuestra propuesta viajera de Semana Santa hemos programado la asistencia a un extraordinario y brillante espectáculo al aire libre: "The Quintessence of Tonkin" en Hanoi, que nos mostrará el nacimiento de la antigua Tonkin origen de la cultura autóctona vietnamita con una espectacular puesta en escena, sobre una superficie de 4300 m2 con la montaña Thay como telón de fondo y decenas de actores y actrices locales en acción. 

CERÁMICA Y LACADOS. En los siglos XVII y XIX apareció un importante centro ceramista en Bien Hoa cerca de Ho Chi Minh. Y en 1903 los franceses inauguraron el Colegio de Artes Aplicadas Bien Hoa. Bat Trang y Bien Hoa siguen produciendo hermosas cerámicas para consumo propio y para la exportación.

Alberto Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

Facebook:  https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/

Twitter:       https://twitter.com/OneiraViajes


Hue (Vietnam) y su Ciudadela Imperial

La antigua Ciudad Imperial de Hue, uno de los centros históricos y culturales de mayor importancia de Vietnam, es famosa por su tradición intelectual, su refinada gastronomía y su devoción budista. Pese al perjuicio padecido durante las guerras de Indochina, continúa siendo un lugar de enorme belleza a través del cual discurre el sugerente río del Perfume.

Fue antigua capital del imperio de Vietnam de la dinastía Nguyen hasta 1945. La ciudad está enlazada con la dinastía de los emperadores Nguyen y exhibe con orgullo su apasionante historia de gloriosas y decadentes joyas impresionantes desperdigadas entre sus imponentes murallas: elegantes obras arquitectónicas, tumbas fascinantes que parecen palacios, vivas puertas ornamentadas que inspiran asombro al traspasarlas, y mucho más. La ciudad es parte de la extraordinaria Ruta de los Mandarines, que recorre Vietnam de norte a sur, y que comenzó con la exigencia de las pruebas literarias que tenían que realizar los aspirantes a mandarines desde todos los rincones de Vietnam, para tener acceso al ansiado cometido de trabajar al servicio de los emperadores.

La Ciudad Imperial de Hue fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993. Hue sigue siendo una de las ciudades más visitadas del país gracias a su increíble pasado histórico, sus monumentos, su inquieta vida cultural y sus amables gentes. Como ya suponíais, lo más destacable del lugar es la Ciudadela Imperial de Hue, construida por el emperador Gia Long (gobernó desde 1802 a 1820) en 1805. Esta enorme fortaleza de 520 hectáreas está compuesta por 3 recintos concéntricos: la Ciudad Cívica, la Ciudad Imperial y la Ciudad Púrpura Prohibida. La fortificación fue proyectada conjuntando los fundamentos militares del arquitecto francés Sebastien de Vauban y los preceptos de la geomancia china, dando como resultado un complejo con elegantes templos y palacios que conviven junto a bastiones, murallas y fosos. Durante el siglo XIX y parte del XX, la Ciudadela Imperial se consideró una clase de Ciudad Prohibida como en Pekín, por no mencionar las enormes influencias chinas del Vietnam de la época. De hecho, en su época de funcionamiento, entrar sin permiso en su interior era castigado con la muerte. Para entrar al recinto se debe traspasar la monumental puerta de Ngo Mon, tras la que se ubica un puente entre estanques de lotos que conduce hasta el maravilloso palacio de Thai Hoa. Detrás del palacio se despliega un patio abierto que mira en dirección al lugar donde antes estaba ubicada la Ciudad Púrpura Prohibida. Este conjunto contaba con más de 10 hectáreas y llegó a poseer más de 60 edificios en su interior pero sufrió considerables daños durante los bombardeos del 68. Si se accede por la puerta más próxima al río Perfume, se pueden apreciar 9 cañones de bronce. En 1803, el emperador Gia Long los mandó construir para salvaguardar la Ciudadela y decidió erigir solamente 9 porque simbolizaban las 4 estaciones del año más los 5 elementos de la naturaleza. Los cañones protegen las puertas de Ngan y Quang Duc, a ambos extremos de Cot Co (torre de la Bandera). Entre muchos sitios de su interior, uno de los más bonitos es el Palacio de Thai Hoa o de la Suprema Armonía, cuya construcción fue ordenada por Gia Long en 1805. Su interior acogía el salón del trono de los emperadores Nguyen. Es con mucha diferencia el palacio más extraordinario de los que se preservan en la ciudad. Este lugar fue escenario de coronaciones, recepciones de embajadores y cumpleaños reales. Para estos momentos el emperador ocupaba su trono engalanado por una corona de 9 dragones, un cinturón de jade, una túnica dorada y otros remates. En la habitación solo podían quedarse los mandarines más diestros, mientras que los otros debían esperar en el exterior. The Mieu o el templo de las Generaciones se sitúa en la zona suroeste de la Ciudad Imperial y está ofrendado a la familia Nguyen. Sus altares están consagrados a los emperadores desde Gia Long hasta Khai Dinh. El techo de la construcción está envuelto con tejas vidriadas amarillas y el caballete se embellece con una figura con forma de calabaza. Estos altares solían estar repletos de oro, pero fueron intercambiados por ornamentación dorada y lacada. Vacías por orden del emperador Minh Mang, las 9 Cuu Dinh o 9 urnas dinásticas tienen un peso de casi 3 toneladas cada una y 2 metros de altura. Están embellecidas con detalles simbólicos y diseños tradicionales, los cuales ejercieron una importante labor en la devoción a los antepasados imperiales. El Pabellón de Hien Lam se encuentra en el centro de The Mieu y fue erigido en 1824 por el emperador Minh Mang para ensalzar a aquellos que proporcionaron a la gran familia Nguyen su enorme estatus. De hecho y como muestra de respeto, se fijó que ningún edificio de la ciudadela podría rebasar en altura Hien Lam, distinguido por su forma piramidal y su preciosa fachada de madera.

En suma, Hue se muestra lánguidamente elegante, con gentes que parecen habitar otro tiempo, y su visita nos enamorará profundamente.

Daniel Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Facebook:  https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:       https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/


My Son, las ruinas del antiguo Reino Champa en Vietnam

My Son es la tierra santa de Vietnam y otro de los puntos fuertes de cualquier viaje viaje a la tierra mágica de Vietnam. Constituye el conjunto arquitectónico y religioso más importante del reino Champa, un pueblo de ascendencia malayo-polinesia y cultura de influencia hindú, de incomparable resonancia antigua. Un recinto de templos construidos en ladrillo hace 1500 años, olvidado durante siglos hasta su redescubrimiento por los franceses en 1898. Dedicados a los monarcas y divinidades brahmánicas, incluido el dios Shiva, que se le considera creador, fundador y defensor del reino Champa y de las dinastías reales de Cham. Son en su conjunto un total de 68 templos construidos entre los siglos IV y XIII, que nos recuerdan íntimamente a los Templos de Angkor en Camboya.

Por todo el continente asiático hay distribuidos restos arqueológicos de antiguas civilizaciones verdaderamente sorprendentes. De hecho, solo tenemos que observar los mencionados Templos de Angkor en Camboya, Pagan en Myanmar o Ayutthaya en Tailandia para darnos cuenta de la transcendencia de estos pueblos ancestrales hace cientos de años. A 40 km de Hoi An se encuentra el yacimiento cham de My Son, centro religioso, cultural e intelectual entre los siglos IV y XIV descubierto por arqueólogos franceses a finales del siglo XIX. A partir del siglo IV se desarrolló en esta región el reino Champa, cuya memoria se ve impregnada hoy en My Son. El lugar fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999 por su importancia cultural incalculable.

El reino Champa fue una antigua nación hinduista localizada en Indochina que perduró casi 2000 años en el tiempo hasta que tras incesantes combates entre los reinos de Vietnam y Camboya provocaron su declive. A pesar de ello, los descendientes de aquel pueblo combatiente aún se cuentan por decenas de miles. Un 20% continúa siendo hinduista . Ya en el complejo, los monumentos se han dividido en grupos que se han bautizado con las letras del alfabeto. Los grupos A y A1 son considerados los más impresionantes del complejo. La información documental recoge que el grupo A gozaba de una impresionante torre, A1, probablemente el kalan (santuario) más prestigioso del recinto. Al contrario que la inmensa mayoría de templos cham que solo están orientados hacia el este, A1 contaba con una puerta orientada hacia el oeste, asociada generalmente con la muerte. Esta puerta podía ser utilizada como unión con los reyes cham que supuestamente fueron sepultados en los grupos B, C y D. El grupo B, localizado en el centro del recinto, se distingue por sus componentes de influencia javanesa e hindú. El santuario principal, construido en el siglo XI, estaba ofrendado a Shiva y al rey Bhadravarman, que ordenó la construcción del primer templo del complejo en el siglo IV. Una de las estructuras más singulares de este conjunto de monumentos es B6, cuyo tejado se encuentra decorado con una ilustración del dios hindú Visnú, custodiado por un naga de 13 cabezas. El grupo C conforma un recinto próximo al grupo B, separados por un muro de ladrillo.  La torre central, C1, está compuesta por muchos elementos de estructuras más antiguas, incluidos el dintel y el tímpano. C7, levantado a finales del siglo VIII, es una torre con un altar de piedra. Las salas de meditación o mandapa del grupo C son en la actualidad exposiciones de escultura. D1 contiene el ligam de Shiva, junto a estatuas de Nadi y Shiva, mientras que D2 acoge un Shiva, un Garuda y apsaras. Los grupos E, F, G y H  aún conservan espléndidos elementos. 

Es un resumen muy apretado de lo que puede encontrarse en el yacimiento, pero ¡qué duda cabe! la mejor opción es coger un avión y trasladarse a este lugar para comprobar en vivo la belleza que desprende este complejo, y todo lo que le rodea.

Daniel Bermejo

Alberto Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Facebook:  https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:       https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/

 


Hoi An, la Venecia de Asia en Vietnam

En nuestro recorrido por Vietnam, amigos, vamos a conocer hoy Hoi An.  Un viejo puerto comercial de ensueño conocido por sus decadentes y bellas casas de mercaderes, el entramado de calles cerca del río y los pabellones chinos de asambleas. Un auténtico museo al aire libre, con rincones llenos de encanto, que enamora al viajero ávido de cultura y belleza.  Es el puerto antiguo mejor conservado del Sudeste Asiático. Hoi An es una modesta ciudad, considerada la más bonita del país,  que ha permanecido anclada en el tiempo, y enamorará a todos los viajeros que nos acompañen en Semana Santa 2020 a Vietnam, con Oneira club de viajeros.

Hoi An se encuentra localizada en la costa central de Vietnam, en la orilla norte del río Thu Bon, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999 por su apabullante y maravilloso casco antiguo de arquitectura tradicional y un lugar donde las culturas se entremezclan a lo largo sus iluminadas calles con farolillos de colores. Hoi An ha sabido aunar como ninguna otra ciudad los variados estilos arquitectónicos, desde templos y tiendas de origen chino, a edificios coloniales franceses pasando por viviendas tubulares vietnamitas. Por esto y mucho más, Hoi An es aclamada como la Venecia de Asia, que te transporta muy, muy lejos, un lugar mágico que reivindica aún más su valor y que enamora a todo el que le pisa.

La ciudad fue un importante puerto pesquero entre los siglos XVI y XVIII que prosperó gracias a la existencia del puerto al que llegaban navegantes procedentes de Japón, China y de toda Europa. Esta ventajosa situación permitió a la ciudad acumular un próspero legado cultural comparable al de muy pocas ciudades de Vietnam. El puerto de Hoi An se localizaba en la desembocadura del río en el mar de la China Meridional y desde ahí conectaba a la ciudad con todo el continente asiático y también con Europa. Unos años de penuria promovieron la ausencia de comerciantes y el empobrecimiento de la población a marchas forzadas. Esta desaceleración implicó la no construcción de nuevos edificios, ya que los habitantes estaban preocupados por mantener las viejas casas tradicionales, los almacenes comerciales usados tanto por occidentales como por orientales, los templos donde rezaban los chinos aquí asentados durante varios siglos, el maravilloso puente que levantaron los japoneses en el corazón de Hoi An o las viviendas que construyeron los franceses en la época colonial. A cambio, la ciudad de Hoi An se mantuvo intacta durante mucho tiempo, ganándose la oportunidad de convertirse en lo que es hoy, la ciudad más bonita del país.

Ya en la ciudad, uno de los más bonitos lugares es el Puente cubierto japonés de Hoi An o Cau Nhat Ban, de color rojizo y construido en 1593 por la pujante comunidad de mercaderes japoneses para conectar el extremo oeste de la ciudad, donde estaban alojados, con el barrio chino ubicado al este. El puente se levantó a partir de madera y de robusto cemento para que pudiera aguantar los envites de la naturaleza como terremotos y fuertes lluvias. El puente mide unos 20 metros y conecta las 2 principales vías del centro: Tran Phu y Nguyen Thi Minh Khai. La imagen del puente está impresa en los billetes de 20000 dong. En su interior hay una capilla budista regida por Bac De, la reencarnación del Emperador de Jade. En el centro se encuentra la Pagoda Cuadrada dedicada a Cac De y Tran Vu, dos símbolos de especial relevancia en Vietnam. La Pagoda de Phuc Kien fue levantada por mercaderes huidos de la provincia china de Fujian tras el ocaso de la dinastía Ming en 1644. El templo del complejo está ofrendado a Thien Hau, diosa del mar y guardiana de los navegantes. La diosa preside el altar mayor de la primera sala y se muestra rodeada por sus guardianes que la previenen cuando se produce un naufragio. Otro importante lugar es la Casa de Tan Ky, erigida a principios del siglo XIX por un mercader chino. Este es un ejemplo idóneo de cómo eran las viviendas de los mercaderes chino-vietnamitas en la época de mayor riqueza en la ciudad. De hecho, por la casa han pasado nada más y nada menos que 7 generaciones. Es una original casa-tienda alargada y angosta de 2 plantas que integra elementos arquitectónicos chinos con conchas de cangrejo en el techo, japoneses con las vigas triples y vietnamitas con el suelo de ladrillo de Bat Trang. El Museo de la Cultura Sa Huynh custodia más de 200 elementos como vasijas funerarias con herramientas de bronce, ornamentos y restos humanos desenterrados en el año 1909. El Puerto de Sa Huynh se encuentra ubicado a unos 160 km al sur de la ciudad de Hoi An y fue sede de la cultura prehistórica homónima durante más de 1200 años, de ahí su importancia.

El Mercado Central se sitúa entre las vías Tieu La y Hoang Dieu, donde se puede comprar cualquier producto local que os imaginéis como alimentos autóctonos, cestos, ropa, decoración para nuestra casa, bolsos, pañuelos y demás. De hecho, también es un buen lugar para adquirir exquisitas sedas a precios muy competitivos. Además, si lo que buscas es un lugar para que te hagan un traje o vestido a medida, esta ciudad es lo que estabas buscando. Para que os hagáis a la idea, hay más de 400 sastrerías en el centro de Hoi An y son muchísimo más económicas que en Europa. Una vez cae la noche, la ciudad de Hoi An crea una atmósfera muy especial y espectacular. Los farolillos artesanales iluminan el extraordinario entorno mientras nuestros pasos recorren el espléndido casco histórico de la ciudad. Si te acercas a la orilla del río podrás ver alguna embarcación dejando farolillos de curiosas figuras de papel con velas en su interior. Las lámparas de bambú son un recuerdo muy especial para muchos. Y por esto y mucho más, Hoi An es considerada una de las ciudades más bellas de Asia y como dijo Olivier Page en su libro: “Necesité una primera ojeada para ver y comprender, y una segunda para sentir más allá de lo visible. La esencia de Vietnam se ve en las almas, se instala en los recuerdos, y arde en el fondo de los corazones”. 

Daniel Bermejo

Alberto Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Facebook:  https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:       https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/


Ninh Binh (Vietnam), la Halong Bay terrestre

A 90 km de Hanói se encuentra la pequeña ciudad de Ninh Binh, ubicada en el delta del río Rojo. El primer rey de la Dinastía Dinh puso esta zona en el mapa en el siglo XI, cuando trasladó su corte de Co Loa a este paisaje kárstico. La provincia de Ninh Binh encierra extraordinarios tesoros que no debemos dejar de conocer, donde podrás hacer algunas de las fotos más bonitas de tu viaje a Vietnam. Algunos la llaman la Halong Bay terrestre, por sus paisajes.  Si has estado en Myanmar, seguramente reconocerás algunos lugares en una especie de dejà vu, especialmente Hpa-An.

En la ciudad de Phat Diem se alza la maravillosa Catedral de Piedra de Phat Diem. Es considerada una de las iglesias más famosas del país y fue construida por Tran Luc, un párroco de origen vietnamita que dirigió la edificación de esta característica catedral. Fue terminada en 1898 y mezcla la arquitectura gótica europea con el estilo de los templos chino-vietnamitas. La estructura está dominada por un gran campanario con aleros curvos de tradición china y una puerta que no se confunde con la de una pagoda gracias a los ángeles y grandes crucifijos que se ven sobre ella. Desde el campanario a 26 m de altura el novelista británico Graham Greene observó la batalla del Viet Minh, escena recogida en su libro “El Americano impasible”. 

Relativamente cerca se encuentran las fantásticas Cuevas Sagradas de Tam Coc, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2014. Son 3 cuevas localizadas en la localmente conocida como bahía de Halong del interior de Vietnam. Aquí se pueden encontrar afloramientos kársticos entre un mar de verdes arrozales por donde se puede navegar y enormes formaciones rocosas que se encuentran plagadas de vegetación. Esta navegación se realiza a través del río Ngo Dong sobre sampanes tradicionales de remos empujados por locales de la zona. Las vistas son espectaculares a causa de su enorme autenticidad, la cual se ve acrecentada por el crecimiento del arroz que contrasta con el verde tropical de la zona. Las cuevas, conocidas como Hang, Hang Hai y Hang Ba, se atraviesan sin bajar del bote y os guardarán un bonito recuerdo de esta pequeña aventura. Esta excursión nos transportará a territorios oníricos y nos sumergirá en una paz insondable.

Mucho más se cerca se encuentra la Pagoda de Bich Dong o cueva de Jade, que data del 1428 y que fue construida bajo la dinastía Le. Se construyó a los pies de la montaña, en un escenario natural excelente y cuenta con 3 estructuras bien diferenciadas: Ha, Trung y Thuong Pagodas. En el año 1773, el soberano Nguyen Nghiem se acercó a este lugar quedándose completamente asombrado por la imagen que sus ojos apenas podían creerse. Las montañas, los campos, el agua y el cielo cubierto de una verde niebla le enamoraron, dándole al lugar el nombre de “Gruta de la verde perla”. A poco más de 10 km de distancia de la cueva de Jade se encuentra la histórica ciudad de Hoa Lu, nombrada capital del imperio en el año 968 d. C. por el soberano Tien Hoang De tras lograr la independencia de China. El enorme palacio y la preciosa ciudadela que mandó construir son impresionantes, a pesar de encontrarse en mal estado de conservación. El lugar fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2014. En pie quedan los Templos de Dinh Tien Hoang levantados sobre un antiguo palacio real precedido de un hermoso pórtico. Al fondo del santurario una estatua del s. XI representa al rey Dinh. Y el Templo de Le Dai Hanh sigue el mismo modelo que el anterior, con un pabellón dedicado a Confucio. Cuenta con lacados de vívido bermellón y motivos de dragones sobredorados. Los fragantes sahumerios de jazmín e incienso inducen al recogimiento y la meditación. 

¿No os parecen hermosos estos lugares vietnamitas? Muchos viajeros califican esta parte de Ninh Binh como la más bonita de Vietnam.

Alberto Bermejo 

Daniel Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Facebook:  https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:       https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/


Hanoi, capital de Vietnam

Ubicada al norte del país a orillas del río Rojo con una población superior a los 8 millones de habitantes y con más de mil años de historia, Hanói, la electrizante capital del país, es una de las metrópolis más cautivadoras no solo de Vietnam, sino de todo el Sudeste Asiático.   Hanoi es la capital más antigua de la región y causa a los viajeros que la visitan una impresión de elegancia e intemporalidad. Posee influencias francesas, chinas y rusas que reivindican su increíble legado cultural e histórico y es considerada un paraíso para los amantes de la aventura, la comida y la historia. Y en ocasiones, del desorden. Pues la magia de viajar a Vietnam es en parte vivir y sentir los encantos del continente asiático, representados muchas veces en ese desorden seductor que nos transmiten lugares como este. La capital conserva monumentos y arquitectura colonial, un lustroso barrio antiguo, pagodas y templos, hermosos parques y lagos y muchísima esencia histórica. 

El monarca Ly Thai To, llegó a Dai La, una antigua ciudad situada en el margen del Song Hong (río Rojo). Según la tradición, éste contempló un enorme dragón dorado surgiendo del largo y alzarse volando sobre la ciudad. Impulsado por este presagio, dictaminó el establecimiento de la capital en Dai La, a la que rebautizó con el nombre de Thang Long (la actual Hanói), que significa dragón ascendente, en el año 1010 d. C. Hace 1000 años, el núcleo de la ciudad real de Thang Long englobaba 3 pabellones y 8 increíbles palacios, siendo construidos durante la época la Pagoda del Pilar Único, la Pagoda Tran Quoc y el templo de la Literatura. Desde el siglo XVI se levantaron muy pocas construcciones en Hanói. El rey Gia Long levantó una ciudadela de menor tamaño pero sus puertas y muros fueron destruidas durante el periodo de colonización francés, quedando solamente la torre de la Bandera. De hecho, la ciudad imperial fue hecha añicos 2 veces en menos de 40 años: la primera en 1786, cuando el gobernante Le Chieu Thong mandó la demolición del palacio Trinh, y la segunda vez en 1820 por decisión de Minh Mang, hijo de Gia Long (cuyo nombre original fue Nguyen Phuc Anh), enfadado porque el emperador chino hubiese reconocido a Thang Long (Hanói) como la capital del país en vez de a Hué. Y es que la dinastía Nguyen estableció la ciudad de Hué como capital del imperio de Vietnam desde 1802 a 1820. De hecho, fueron estos mismos quienes dieron nombre a la ciudad de Hanói, ya que Ha Noi significa la ciudad que está entre ríos. Posteriormente los franceses ocuparon el país y la nombraron capital de Indochina. Luego llegaron la Primera y Segunda Guerra Mundial, la ocupación japonesa durante un lustro, la guerra de Vietnam y la definitiva unificación del país.

Una de las visitas más recomendadas en Hanoi es el Mausoleo de Ho Chi Minh, un inmenso monumento situado en la Plaza Ba Dhin donde yace el cuerpo embalsamado de Ho Chi Minh, antiguo presidente del país y líder de Vietnam. Es un lugar visitado tanto por viajeros como por vietnamitas, ya que estos últimos lo consideran un santuario. Otro lugar de visita obligada es la Casa de Ho Chi Minh. Cuando fue nombrado presidente en 1954, Ho Chi Minh consideró que el palacio Presidencial era demasiado grande para él solo y ordenó levantar una modesta casa de madera en una esquina de los espaciosos jardines del palacio. Se inspiró en las edificaciones sobre pilotes de las minorías étnicas, rodeada de plantas junto a sillas y mesas donde se reunían los miembros del politburó vietnamita. El interior del dormitorio es increíblemente sobrio. A 5 minutos andando se encuentra la Pagoda de la Columna o del Pilar Único, levantada por el emperador Ly Thai Tong en el año 1049 d. C. El templo de madera se eleva sobre un único pilar en el interior de un maravilloso estanque de lotos. Según cuenta la tradición el emperador en agradecimiento por el hijo que tuvo con una joven mandó la construcción de pagoda sobre una flor de loto, símbolo de pureza. A menos de 15 minutos a pie se encuentra el Templo de la Literatura (Van Mieu), el complejo arquitectónico más antiguo y con toda probabilidad el más fascinante de Hanói. Se constituyó en el año 1070 durante la dinastía Ly en honor al filósofo chino Confucio y acogió un centro de educación superior en el que instruyeron a los mandarines (burócratas de la China imperial) a lo largo de más de 700 años, por lo que es considerada la primera universidad del país. La construcción se vio inspirada por el templo original de Confucio levantado en la ciudad china de Qufu y está constituida por 5 patios, los dos primeros con zonas ajardinadas bien cuidadas. Como curiosidad, este templo está estampado en la parte de atrás de los billetes de 100 mil dongs (4 euros).

A 15 minutos en autobús se ubica el Lago Hoan Kiem, justo a la entrada del Old Quarter. Es un remanso de paz mágico dentro del anárquico tráfico que se propaga por la ciudad. Se trata de un lago natural de agua dulce que posee un perímetro de casi 1800 metros.  Su maravilloso puente de madera roja de apasionante arquitectura (Húc) es uno de los símbolos de la ciudad y cruzándolo se llega a un islote donde se puede contemplar pasmosamente una pagoda y la conocida Torre de la Tortuga, en consideración a este respetado animal. La tradición cuenta que este majestuoso animal auxilió al héroe de Vietnam Le Loi, otorgándole un arma llamada Thuan Thien que poseía poderes mágicos con el que pudo destronar a la dinastía Ming china. La única condición fue que cuando recuperara el país, este debía retornar la espada a la tortuga, pero no lo hizo. Al no cumplir con su palabra, la tortuga salió del agua para recuperarla y devolver la espada al fondo del lago.Esto fue lo último que se supo, ¡quizás seas tú quien los descubras! Situado en una isla en el centro del mismo lago se encuentra el Templo Ngoc Son o Templo de la Montaña de Jade, un importantísimo lugar de culto para los vietnamitas donde se respira un aire completamente espiritual. Se levantó en el siglo XIX y está inspirado en un santuario levantado en el siglo XVI. Se construyó en honor a un héroe militar que vivió hace 800 años y se encuentra representado por símbolos taoístas. La Casa de la Luna permite la entrada al templo y si forma característica recuerda a los toris japoneses. 15 minutos andando después se encuentra el Barrio Viejo o Old Quarter, un entramado de callejuelas donde las motos invaden las aceras y cualquier espacio por mínimo que sea. Son calles endiabladamente caóticas que identifican el centro neurálgico de la vida y economía de la capital. La gran mayoría de las viviendas de la ciudad están ocupadas al completo por familias. Suelen ser edificios angostos de 3 alturas, donde la planta baja se aprovecha para instalar un comercio. Por consiguiente, es común ver a familias completas comiendo en un hueco de la tienda mientras tú estás comprando una prenda de ropa. Puede parecer raro e incómodo, pero es la esencia de Vietnam, el elemento asiático que todos los viajeros desean ver, ese desorden ordenado que te conquista desde el primer día. En esta zona no se usan intermitentes, sino que el claxon avisa de las posibles maniobras a acometer, así que prepárate para el ruido constante. Aquí podrás encontrar expertos en regateo, gente disfrutando de una bebida fría o caliente, decenas de miles de motos, vendedores ambulantes, niños divirtiéndose en la calle, miles de tiendas cautivadoras, mochileros y muchas más cosas. En esta misma zona caótica se encuentra el Templo de Bach Ma (Caballo Blanco), el más antiguo de Vietnam en pleno centro histórico. Fue construido por el rey Ly Thai To y una vez pones un pie en el templo, parece que el tiempo se ralentiza ya que el enorme contraste entre la agitación desenfrenada diaria y la espiritualidad del lugar es increíble.

Será Hanoi a la que dediquemos los primeros días de nuestra visita a Vietnam. ¿Quieres conocer más?. Acompáñanos en Semana Santa a conocer un país encantador y mágico. No te arrepentirás.

Daniel Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

 


Bahía de Halong (Vietnam): Una de las siete maravillas naturales del mundo

La Bahía de Halong cuenta con una superficie de más de 1500 km2 de agua. Este maravilloso lugar es uno de los parajes naturales más sobrecogedores del planeta. Embarcarse, surcar y soñar en uno de los barcos tradicionales (junco) de velas rojas que navegan por estas aguas y disfrutar de sus fantásticas formaciones rocosas es una actividad que no puedes obviar en tu aventura por Vietnam.

La Bahía de Halong  es un lugar repleto de leyendas e historias, ubicado en un entorno natural único, por su belleza y majestuosidad. Lo encontramos en el golfo de Tonkín y recorre 120 kilómetros de costa asiática, repletos de más de 2000 islas e  islotes de roca kárstica recubiertas de exuberante vegetación con multitud de formas y tamaños que emergen de sus aguas verde esmeralda, ocultando cuevas y lagos interiores.  Estas extrañas y espectaculares formaciones rocosas sobresalen del mar y crean un mundo que permanece ajeno al paso del tiempo, creando un escenario de gran belleza. Las velas de los juncos y de los sampanes que se deslizan por la bahía acentúan la experiencia de estar viviendo un momento sublime y especial en este marco incomparable. El nombre de Halong significa “donde el dragón desciende al mar”. Las velas de los sampanes y juncos tradicionales que se deslizan por las verdes aguas de Halong resaltan la inigualable experiencia de estar disfrutando un momento que nunca olvidaréis en este conmovedor entorno onírico. De hecho, el lugar es de tal importancia que en 1994 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Además, también es considerado como una de las 7 Maravillas Naturales del Mundo desde el año 2011.

Cuenta la tradición local que cuando los vietnamitas se enfrentaban a los chinos que intentaban invadirlos, los dioses mandaron a una familia de dragones para asistir a los lugareños en la defensa de sus tierras. Estos dragones comenzaron a escupir joyas y jade que terminaron transformándose en islas e islotes que se esparcieron a lo largo de la Bahía de Halong, uniéndose para constituir una enorme muralla contra los usurpadores. Muchos de los locales aún creen que el dragón se localiza debajo de sus aguas, ¡quizás te lo encuentres paseando por la borda! . Todas las cuevas conocidas poseen su propia leyenda, incluso los modestos escollos de piedra caliza reciben caprichosos nombres por parte de los pescadores. Son nombres como el Perro o la Tortuga o el Sapo, otorgados por el extraordinario parecido de la roca con las formas de estos animales. 

La zona está formada por 3 bahías: Lan Ha, Halong y Bai Tu Long. La bahía de Lan Ha que se encuentra al sur de la isla de Cat Ba. A la derecha de esta se encuentra la bahía de Halong y la más lejana de todas es la de Bai Tu Long. Algunas excursiones que los viajeros suelen realizar en función del número de días que se quedan en la Bahía son actividades en kayaks, la visita de la cueva de Sung Sot o cueva del Aturdimiento donde abundan grutas y estalactitas y donde se encuentra la famosa roca con forma fálica, símbolo de fertilidad, la visita a Hang Thien Cung o gruta del Palacio Celestial, excursiones tipo trekking, taichí al amanecer en la cubierta del barco y la visita de alguno de las aldeas flotantes de pescadores (especialmente cuando la estancia supera las 2 noches).  En los alrededores se pueden encontrar lagos y playas soliitarias. Muchas de las islas tienen una fauna diversa con pájaros, gallos, antílopes, monos y lagartos. Algunas de las cuevas están cubiertas de agua y se accede en canoa o piragua, otras se encuentran a nivel del mar, o sobre él, lo que obliga en algún caso a subir algunos escalones. Dentro de las cuevas más importantes se abre un mundo diferente, lleno de estalagmitas y estalactitas de piedra caliza, acompañadas de miles de rocas con increíbles formas, originadas de forma natural y con apariencia de distintos animales. Algunas cuevas tienen grutas secretas y cavidades sorprendentes. Cuando llega la primavera  (precisamente, coincidiendo con la fecha de viaje de Oneira 2019) los bosques de palmeras datileras y albaricoqueros que rodean la bahía muestran sus flores, creando un paisaje romántico en Ha Long.

En algunos momentos, en Ha Long podemos observar un tenue velo de niebla. Remar en un bote en la niebla hace que nos lleguemos a sentir flotando entre nubes. ¿No os parece Ha Long un lugar mágico?

Alberto Bermejo 

Daniel Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es


Viaje a Vietnam Oneira Semana Santa 2020 - Un viaje a tus sueños

¿Conoces Vietnam? Oneira club de viajeros organiza un viaje en grupo para Semana Santa de 2020, con excelentes servicios, un viaje inolvidable.
Viaje a Vietnam - 15 días - Hoteles 5***** (Hanoi 4****)
Semana Santa del 7 al 21 de abril de 2020.

(Este viaje será reprogramado para final de año o para 2021, tan pronto como la crisis del coronavirus quede resuelta en todo el mundo)

Con todas las visitas y excursiones, viaje en grupo completo, con servicios extra y múltiples actividades.
Extensión Opcional: 4D/3N en Siem Reap (Templos de Angkor)
Existe un lugar donde la magia cobra carta de naturaleza y la belleza se manifiesta a cada paso. Allí fuimos con distintos grupos en nuestro proyecto anterior, en 2012, 2014, 2015 y 2018. Y allí regresamos.
En 2020 lo hacemos con una propuesta renovada y enriquecida, con los mejores hoteles y servicios.
Vietnam es un lugar donde la belleza se manifiesta a cada paso. Un lugar con una naturaleza sorprendente, exótico y sugerente. Con una gastronomía considerada entre las mejores de Asia. Con su gente maravillosa. El sueño dorado de todo viajero, donde el viaje se experimenta con placer. Allí la naturaleza regala altas montañas y arrozales, y también mercados y gentes maravillosas en el norte, SAPA, al borde de la frontera China, o en el Delta del Mekong en el sur, donde hemos previsto una excursión muy especial. Vietnam nos ofrece maravillas como la Bahía de Ha Long, uno de los parajes naturales más impresionantes del planeta, donde disfrutaremos un maravilloso crucero, muy cerca de la vibrante Hanoi, la capital más sugerente de Asia. Un lugar milenario, repleto de tesoros artísticos y arquitectónicos sin parangón, como descubriremos en Hoi An, o en My Son, Da Nang y Hue. Y hacia el sur de esta inefable nación hallaremos también las huellas de un país dinámico y repleto de energía, con Saigón (en la actualidad, Ho Chi Minh) como centro cosmopolita.
.
Te invitamos a que seas un privilegiado testigo de todo ello, en un viaje fascinante de ONEIRA club de viajeros, para descubrir Vietnam, y vivirlo con tus cinco sentidos.
.
Toda la información del viaje en nuestra Web Oneira
https://oneira.es/vietnam-2020-semana-santa/
Incluyendo vuelos, precios, hoteles reservados, condiciones, etc.
Programa descargable en PDF desde portada.
Si lo deseas, podemos hacerte llegar un dossier completo de más de 40 páginas con toda la información de Vietnam de interés para los viajeros.
Más información:
Oneira club de viajeros (Un viaje a tus sueños)
Alberto Bermejo - info@oneira.es
Reserva de plaza en la agencia de viajes:
MAS QUE UN PLAN AGENCIA DE VIAJES – David Esteso
C/ Calderón de la Barca, 2 - 03004 Alicante
Título/Licencia CV-m1833A
David Esteso - 965207555 - 699421525 - ClubViajeros@MasQueUnPlan.com
PLAZAS LIMITADAS

Oneira club de viajeros

www.oneira.es

Un viaje a tus sueños

info@oneira.es