Santiago de Cuba, baile, música... y mucho más

Santiago de Cuba, la segunda ciudad más habitada de Cuba, es probablemente la más musical, africana, entusiasta y apasionada del país. Es el paraíso de las baladas, los sones y las trovas, cuyo ritmo hace vibrar a toda la población y es para muchos viajeros, el lugar con más carácter de todo el Caribe. La ciudad cuenta con casas coloniales, callejuelas empedradas y un maravilloso castillo frente al mar que cuenta la intensa historia de Santiago desde que se fundó hace más de 500 años. Ya en 1930 el poeta español Federico García Lorca la detalló como “un arpa confeccionada de hojas vivas, un caimán, una flor de tabaco”.

No hay más que dar una vuelta por el corazón histórico colonial para darse cuenta de su dimensión. Santiago es un lugar repleto de vida donde los bailes y las fiestas se festejan apasionadamente, un lugar donde las grandes cuestas y el calor hacen que la gente camine a ritmo lento pero astuto, un lugar que será por siempre cuna de la Revolución cubana y orgullo de la población, que junto al entusiasmo y la alegría innata de un pueblo luchador como el santiaguero y ante la atenta mirada de la Sierra Maestra y el mar describen una de las ciudades más interesantes de Latinoamérica. La Villa de Santiago de Cuba fue establecida en el año 1515 por Diego Velázquez y su primer alcalde fue Hernán Cortés. En 1522 atracaron los primeros barcos con negros bozales (aquellos que acababan de llegar de África y que no comprendían nada, ni las costumbres, ni el idioma ni incluso las órdenes que recibían, en contraposición a los ladinos que ya hablaban castellano y que habían incorporado la cultura y tradiciones españolas), los cuales continuaron siendo introducidos hasta el siglo XVIII, por la necesidad de mano de obra en la isla. En 1599 y a causa de la explosión en las minas de cobre, se fundó el pueblo de Santiago del Prado, donde comenzó el culto a la Virgen de la Caridad del Cobre, que tras las guerras de independencia se convertiría en la Patrona de la isla. A partir de 1791 empezaron a llegar multitud de colonos franceses procedentes de la revolución haitiana, quienes se asentaron en la montaña y en la ciudad, donde levantaron un mercado internacional de café. Santiago y el Oriente cubano fue históricamente el eje central de la mayoría de movimientos insurrectos. De hecho, la ciudad aportó tierras y hombres a las guerras de independencia, entre ellos Antonio Maceo, Flor Crombet y Guillermón Moncada. Posteriormente, aquí germinó el movimiento revolucionario castrista y Fidel Castro comenzó su revolución.

Ya en la ciudad, lo primero que se suele visitar es la Plaza de la Revolución Mayor General Antonio Maceo, dominada por una enorme escultura de Antonio Maceo, conocido como el “Titán de Bronce”. Este general es uno de los héroes de la población cubana por excelencia y es conocido por haberse sublevado contra el ejército español. La estructura escultural está cercada por 23 machetes que simbolizan el levantamiento del 23 de marzo de 1878. Tras un rato caminando se llega al Museo Histórico 26 de Julio – Cuartel de Moncada, famoso porque durante el momento más álgido del carnaval del 26 de julio de 1953, un centenar de rebeldes liderados por Castro embistieron contra el cuartel de Moncada, el segundo más grande Cuba. La idea era tomarlo con el fin de obtener un importante número de armas que desencadenara una sublevación general. Desgraciadamente para ellos, el plan fracasó provocando la muerte de 8 de ellos y la captura de otros 50, que acabarían siendo torturados y ejecutados. No obstante, la población comenzó a ser más consciente de la necesidad de poner fin a la dictadura gracias a la actividad revolucionaria de los rebeldes. La Catedral de Nuestra Señora de la Asunción de fachada neoclásica se erigió donde se levantó la primera iglesia del país en 1528, pero tras los saqueos de los piratas y los huracanes sufridos se tomó la decisión de construir la actual en 1766. La leyenda cuenta que debajo del templo se encuentran los restos de Diego Velázquez.

La Calle Heredia es la más alegre, festiva y popular de la ciudad. En la gran mayoría de casas hay algún componente relacionado con la música, el baile y con sus amados carnavales. Un lugar cercano que se debe visitar es el Parque Céspedes, en el corazón histórico y alma de la ciudad. Por norma general las plazas cubanas están repletas de personas y esta no es una excepción y además es aquí donde se encuentran la mayoría de edificios simbólicos de Santiago. A un lado está la catedral y al otro el Museo Arquidiocesano. En frente se sitúa el Museo de Ambiente Histórico Cubano. Cuando cae la noche, los santiagueños salen a disfrutar de la noche con el ritmo que les caracteriza en el lugar que lleva el nombre del primer presidente de la República del país y fundador de la patria. A 5 minutos a pie se encuentra la escalinata del Padre Picó, que conduce hasta el barrio de Tívoli, el más alto de la ciudad. Fue levantado en 1899 por un antiguo alcalde de la ciudad llamado Emilio Bacardí y su nombre se debe a un clérigo de la ciudad. A otros 10 minutos andando se encuentra el Parque de Dolores, repleta de árboles y de edificios con elegantes balcones de hierro forjado. Es la segunda plaza más importante de la ciudad, donde se puede apreciar la idiosincrasia cubana, la venta de cerveza y alimentación y música constante con mucho ambiente. Muy cerca se encuentra la Casa de Don Diego Velázquez, levantada entre 1516 y 1530 y considerada la mas antigua del país. Durante la época de ocupación fue la casa del gobernador de Cuba, Diego Velázquez. Actualmente ampara al Museo de Ambiente Histórico Cubano. La belleza del lugar está fuera de duda y conserva varias piezas mudéjares: una espléndida silla de obispo de espaldar alto y un cobre artísticamente labrado. Otro elemento importante es el tapiz con el escudo de armas de la familia Velázquez, la única pieza que hace referencia al conquistador.

Para finalizar la ruta por Santiago se puede visitar la Casa de la Trova Pepe Sánchez, un bar clásico de música santiagueña que abrió sus puertas hace casi 50 años y donde predomina el son cubano. Posee un encanto especial y cuenta con orquestas musicales diarias tanto de bandas nacionales como internacionales. Y citando de nuevo a Federico García Lorca, terminamos con su poesía sobre esta maravillosa ciudad: 

Y con la rosa de Romeo y Julieta/iré a Santiago./Mar de papel y plata de monedas/ Iré a Santiago./ …¡Oh Cuba! ¡Oh ritmo de semillas secas!/ ¡Oh bovino frescor de cañavera! /¡Oh Cuba! ¡Oh curva de suspiro y barro! / Iré a Santiago.” 

Fragmentos de Son de negros en Cuba.

Daniel Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

 


El Centro Histórico de La Habana (Cuba)

El centro histórico de la Habana, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982, es el conjunto colonial más grande de América Latina.  Date una vuelta por La Habana Vieja y déjate seducir locamente por esta increíble ciudad caribeña. Abre tus ojos y oídos y comienza a andar por este maravilloso lugar repleto de recuerdos de una época de mayor esplendor. El puerto y la Plaza de Armas, fortalezas, monumentos antiguos, museos, palacios, bares y restaurantes e iglesias son muchas de las joyas arquitectónicas que se pueden encontrar aquí. Vamos a recorrerla y conocerla mejor, sigue leyendo nuestro blog Oneira.

Aquí se encuentra espléndida la Catedral de San Cristóbal de la Habana, considerada una de las más bellas de América por su maravillosa fachada barroca. Sus obras empezaron en 1748 bajo el control de los jesuitas, pero tras el conflicto sufrido con la Corona española, todos los jesuitas fueron expulsados de la isla.  Según se cuenta, los restos de Cristóbal Colón estuvieron en la isla durante 2 años, hasta 1798. A la izquierda del púlpito hay una placa que indica lo mismo, aunque no existe documentación referente a ello. La fachada cuenta con dos torres asimétricas (el diseño en plano no cabía en la realidad) junto a abundantes columnas y hornacinas, descritas por el escritor Alejo Carpentier como “música hecha piedra”. La Plaza de la Catedral es uno de los emblemas de la Habana Vieja. Aquí es donde se encuentra la Catedral y es muy común encontrarse con las conocidas santeras, mujeres que adivinan el futuro o te leen la mano entre otras cosas. A través de la Calle Empedrado se llega a la Plaza de Armas, levantada en 1520 sobre el lugar donde se fundó la ciudad y donde se sitúa el Palacio de los Capitanes Generales, convertido en museo. En esta misma plaza se encuentra el Castillo de la Real Fuerza, uno de los 3 castillos responsables de la protección de la ciudad y también un mercadillo de libros sobre la revolución y sobre grandes personajes cubanos como Fidel Castro, Ché Guevara, José Martí, Camilo Cienfuegos, etc… A menos de 5 minutos de la Plaza de Armas se encuentra la calle Mercaderes y la calle Obispo, agradables lugares donde pasear lleno de tiendas, flores y música. A modo de museo de arquitectural colonial al aire libre, la calle Obispo está rodeada de edificios de los siglos XVI al XIX, entre ellos tiendas históricas y antiguas farmacias. Esta calle une dos almas arquitectónicas del corazón histórico de la ciudad, el estilo colonial y el estilo art nouveau junto a elementos de otras épocas.

Ahora bien, si lo que te apetece es tomarte un cóctel, debes visitar la Bodeguita del Medio. El lugar se convirtió en un punto de encuentro de artistas, políticos e intelectuales, entre ellos Pablo Neruda, Gabriel García Márquez, Alejo Carpentier y lógicamente Ernest Hemingway. Hemingway vivió durante más de 6 años en la habitación 511 de la última planta del Hotel Ambos Mundos, un lugar muy visitado por los viajeros de la isla. Conoció a la perfección La Habana y muchos de los establecimientos de la zona aprovecharon su enorme influencia para asentarse. Otro cóctel muy típico es el daiquirí, inventado en el Floridita, un restaurante que cuenta con un busto de Hemingway esculpido por Fernando Boada. Quien confeccionó la famosa bebida fue el camarero Constantino Ribalaigua en 1930, hecho a partir de ron blanco con limón, azúcar, unas gotas de marrasquino y hielo, sabor respaldado por el propio Hemingway. El mismo escritor realizó sus novelas más famosas en Cuba. En la finca La Vigía se dio cuenta de que había ganado el Premio Nobel en 1954: “Este premio corresponde a Cuba, pues mis obras fueron realizadas e imaginadas aquí, con el pueblo de Cojímar, de donde soy ciudadano”. A 10 minutos de distancia del Floridita está la Plaza Vieja, levantada en 1559 con el nombre inicialmente de Plaza Nueva. Es una plaza porticada con una sucesión de edificios históricos de 4 siglos diferentes. El más conocido es la Casa del Conde Jaruco, de estilo hispanoárabe y barroco. Los siguientes dos edificios son del siglo XVII y el último es el hotel-palacio Cueto. Justo enfrente se encuentra el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales. El Palacio de la Artesanía es un antiguo edificio inaugurado en 1780 como hogar del prestigioso Mateo Pedroso. Es un complejo comercial, histórico, recreativo y cultural repleto de cubanía situado en un antiguo palacio de carácter barroco. Obviamente y como en toda La Habana, la música en directo es completamente normal. 

Daniel Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es


Callejeando por La Habana (Cuba)

La Habana es inacabable. Y viajar a Cuba es como retroceder en el tiempo varias década. Hay cientos de experiencias que podemos disfrutar en la capital de Cuba. Una de ellas es un Paseo en Coches Clásicos por la ciudad de La Habana, donde se puede disfrutar de vehículos descapotables clásicos americanos de los años 50. Es como viajar en el tiempo, uno se siente cruzando La Habana de la época revolucionaria y visualizando las zonas más importantes de la ciudad. Gracias a restauraciones milagrosas consiguen circular pese a que algunos ya han superado su "edad de jubilación". Os contamos la historia sobre estos coches antiguos y algunas visitas que son imprescindibles en la Habana, y no acabamos en este post...

A causa del embargo comercial norteamericano decretado en Cuba en 1962 con el fin de intentar frenar la Revolución Cubana, el país se vio imposibilitado para obtener recambios de las marcas Chevrolet, Plymouth, Dodge, Packard y otras marcas estadounidenses que estaban establecidas en el país. A causa de esto los cubanos tuvieron que emplear al máximo su imaginación y hacer uso de cualquier recurso local para mantenerlos en funcionamiento: desde motores procedentes de tractores soviéticos hasta refrigeradores obtenidos en antiguas neveras pasando por cualquier chapuza que diera vida al coche de nuevo ya que en muchas ocasiones era la única forma de contar con uno. Algunos periodistas cubanos creen que el nombre se debe a la forma de almendra que estos coches de los 50 poseen. Otros dicen que a causa de los constantes cambios de color y material se parecen a una. De hecho, el propio gobierno castrista ya considera estos vehículos como parte del patrimonio nacional. De cualquier forma todo viajero puede disfrutar de un paseo por esta perla del Caribe, realizando un viaje en el tiempo y sintiéndote como una diva (o divo) del Hollywood de los años 50. 

Otro lugar que puedes visitar en la Habana es el Museo de la Revolución, un museo-palacio que cuenta la historia reciente del país desde el punto de vista del castrismo. Aquí se guarda el despacho desde donde gobernaba el antiguo dictador Fulgencio Batista y numerosas estancias donde se reunían los ministros. Otro lugar es el Parque Central, insólito ya que no posee forma de parque. Todo surgió porque Nueva York tenía un “Central Park” y los cubanos también querían uno, por lo que le quitaron un trozo de calle al Paseo del Prado y de ahí su forma peculiar. Otra de sus curiosidades es que está cercado por 3 grandes hoteles. El Hotel Inglaterra, establecido por los españoles; el Hotel Telégrafo, construido por los americanos y el Hotel Parque Central levantado por la Revolución. Dicho de otra forma, 3 hoteles construidos durante los 3 procesos de la historia reciente del país. Este parque cuenta con una estatua de mármol de José Martí de 1905. Otro edificio representativo es el Gran Teatro de La Habana, un espléndido edificio ubicado en el Paseo del Prado y sede del famoso Ballet Nacional de Cuba. El Capitolio Nacional, hecho a partir de caliza blanca de Capellanía y granito, es una de las construcciones más representativas de La Habana. Es idéntico al de Washington, pero los cubanos presumen de este ya que posee un metro más de ancho, un metro más de alto, un metro más de largo y cuenta con muchos más detalles. Su levantamiento comenzó en 1926 por orden del dictador cubano Gerardo Machado con respaldo de los estadounidenses. Para hacer frente a la obra hicieron falta más de 5 mil obreros y casi 3 años y medio de trabajo junto a una inversión de 17 millones de dólares. Al principio fue usado como sede del Parlamento Cubano, pero desde 1959 alberga la Biblioteca Nacional de Ciencia y Tecnología y la Academia Cubana de las Ciencias. Posee una cúpula de 62 metros junto a una copia de la estatua de bronce del escultor Giambologna. Justo debajo de la cúpula y en la segunda planta hay un diamante de 25 quilates. A 15 minutos del Capitolio está el Malecón, el mítico paseo marítimo de 8 km de longitud que conecta la Habana Vieja y Miramar. Un lugar para disfrutar de la puesta de sol, la música improvisada de algún grupo local a la vista de los edificios más emblemáticos, una cerveza fresquita, ver a los pescadores habaneros terminando la jornada y a niños saltando de las rocas al mar, pararte a hablar con los locales e intentar empaparte del ritmo cubano. 

El famoso Callejón de Hamel, situado cerca de la zona de Vedado en el barrio de Cayo Hueso, es una referencia cultural del legado africano del país en su máximo esplendor a base de esculturas conmovedoras, arte urbano, fachadas multicolores, letras, símbolos, imágenes de dioses africanos y diablitos Abakuá.  El proyecto cultural comenzó en los años 90 de mano de su artista más importante, Salvador González Escalona. El callejón es como un lugar de fantasía donde la creatividad se puede saborear, escuchar, observar, sentir y oler. El cóctel típico de la zona es el Negrón, hecho a partir de ron, miel, albahaca y mucho hielo. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982 y al otro lado de la Bahía de la Habana está el Complejo Histórico Militar Morro – Cabaña, obra del arquitecto militar italiano Giovanni Bautista Antonelli comenzada en 1589 por orden del gobernador Juan de Tejeda. El Castillo de los Tres Santos Reyes del Morro fue ideado para divisar a los barcos enemigos, especialmente los de los corsarios. Era muy común que barcos repletos de tesoros del Nuevo Mundo atracaran en La Habana en su destino hacia España, por lo que era de vital importancia su defensa. El faro del Morrillo, el lugar más alto de toda la colina, se hizo a partir de piedra y mantiene la lámpara original, la cual tiene una capacidad de alumbramiento de 30 km de radio. En la actualidad, el castillo junto a la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña forman el Complejo Histórico. Esta última fortaleza se construyó después de recuperar la ciudad una vez fue conquistada por los británicos en 1762. Las tropas españolas necesitaron más de 11 meses para reconquistar La Habana, valiéndoles de escarmiento para fortificar la colina que controlaba el puerto. La fuerte remodelación costó casi 15 millones de pesos, un elevado precio que, según la tradición oral, cuando el rey español Carlos III fue avisado al respecto, demandó un catalejo alegando que una construcción tan costosa debía observarse desde sus aposentos en Madrid. La Cabaña es un enorme polígono que mezcla el típico diseño de las escuelas militares de Francia junto a elementos del ingeniero español Silvestre Abarca. La Habana es una ciudad enorme, de ahí la enorme necesidad de grandes descripciones.

 

Daniel Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

 


Bayamo, cuna de la Independencia cubana

Bayamo es considerada la cuna de la independencia de Cuba, capital de la provincia de Granma.  Se trata de una atractiva ciudad que guarda de forma inalterada las costumbres tradicionales del pueblo cubano, aunque desgraciadamente no su arquitectura colonial, que fue destruida en el incendio que le dio notoriedad en la provincia de Granma. Aquel incendio de 1869 fue originado por sus propios habitantes para impedir que la ciudad cayera en manos enemigas. El nombre de la provincia donde se asienta Bayamo procede del barco con el que Fidel Castro desembarcó en Cuba a iniciar su revolución. En esta tierra murió José Martí y donde Carlos Manuel de Céspedes (nacido en Granma) liberó a sus esclavos declarando la independencia en 1868.

Bayamo tiene una larga historia por su implacable rebeldía que fue instaurada por conquistadores españoles en el año 1513, haciendo de Bayamo una de las más antiguas de la isla. Antes de la llegada de estos y tras una breve pero feroz oposición por parte de los indios nativos de la zona, fallecieron a causa de enfermedades desconocidas que trajeron los colonos desde España. Un suceso que inspiró al escritor Silvestre Balboa con su poema épico "Espejo de paciencia",  fue que unos años después de la conquista española, un esclavo ejecutó al pirata Gilberto Girón y mostró su cabeza en la plaza principal. Durante el siglo XVI, Bayamo se convirtió en símbolo de esplendor gracias a las riquezas generadas por la explotación de la caña de azúcar y por el comercio con los piratas. Curiosamente, en Bayamo han nacido varias estrellas del ajedrez, entre ellas Carlos Manuel de Céspedes, abogado que comandó al ejercito en 1868 para liberar a la ciudad de la ocupación española y que se convirtió en héroe nacional por ello. Por esto mismo, el nombre del himno nacional de Cuba se llama La Bayamesa. No obstante, la sublevación no fue exitosa y para eludir la inminente ocupación, Bayamo se prendió fuego a si misma e hizo desaparecer prácticamente cualquier indicio de existencia española en la ciudad. A pesar de que casi todas las antiguas mansiones coloniales fueron destruidas, el fuego no pudo acabar con la intensa personalidad e idiosincrasia cubana. Ya en la ciudad, el lugar más representativo es el parque Céspedes o plaza de la Revolución de Bayamo, en cuyo centro se encuentra la estatua del libertador Carlos Manuel Céspedes y el lugar donde se proclamó la independencia de la isla en 1868. Otro característico lugar es la Plaza del Himno, donde sonó por primera vez la Bayamesa, himno nacional del país. Otros lugares destacables de la ciudad son la Casa natal de Carlos Manuel Céspedes por su importancia en la independencia del país y la Iglesia Parroquial Mayor de San Salvador.

Una histórica ciudad, en suma, repleta de encantos y con monumentos de gran importancia.

Daniel Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es


Trinidad (Cuba) Ciudad de los Mil Colores

Cuba. Hoy repasamos una de sus ciudades más importantes, Patrimonio de la Humanidad, la ciudad Colonial de Trinidad, un verdadero museo en sí misma.

Ubicada en la región central del país y fundada en 1514 por los españoles, Trinidad es considerada una de las ciudades coloniales más bonitas de toda Cuba e incluso de Latinoamérica. Algunos dicen que les recuerda a Antigua, en Guatemala. Ésta y la capital del país son las ciudades más transitadas por los viajeros amantes de Cuba, siendo el Casco Antiguo de Trinidad Patrimonio Mundial por la UNESCO, reconocido internacionalmente como un maravilloso museo al aire libre. Su encanto, vistosidad y ambiente la convierten en una ciudad que se debe visitar sin ningún atisbo de duda. La ciudad fue la tercera villa establecida en el país durante el periodo de conquista liderado por Diego Velázquez de Cuéllar. Fue un lugar clave para la distribución del oro que se obtenía del país y que se llevaba posteriormente a España. Durante la etapa colonial la ciudad coexistió entre periodos de decadencia y bienestar y fue a partir del siglo XVII cuando esta y los alrededores comenzaron a explotar la actividad agrícola, esencialmente la industria azucarera. Uno de sus ingenios azucareros (haciendas de la época colonial) conocido como el Guáimaro, fue el mayor fabricante de azúcar del planeta en 1827. Durante la dictadura previa a la Revolución Cubana la región fue un lugar muy transitado por sus gobernantes, entre ellos Gerardo Machado, Mario García Menocal y Fulgencio Batista. Tras el hostil cese de Batista en 1959 se estableció en el poder la Revolución Cubana, que luchó contra los bandidos que se asentaron en Escambray hasta la derrota de estos últimos. Fue a partir de este momento cuando la profusión política e ideológica de la revolución se extendió a lo largo del país y no fue hasta 1988 que la UNESCO incluyó a Trinidad como parte del Patrimonio Mundial.

Ya en la ciudad se debe visitar la Plaza Mayor, ya que los edificios más representativos de esta se encuentran a su alrededor. Situada en el núcleo del centro histórico, la plaza se encuentra en un lugar privilegiado. Calles empedradas que guían hacía lo alto del pueblo, bonitos y cuidados jardines, fincas coloniales teñidas por cientos de colores, iglesias, restaurantes, tiendas de artesanía y mucho más. Una vez de noche, te aconsejamos que disfrutes de un buen mojito, busques un lugar cómodo como son las escaleras de la Casa de la Música y disfrutes del son cubano en un lugar tan encantador como este. Aquí también se encuentra la Iglesia Mayor de la Santísima Trinidad, construida durante el siglo XIX y cuya fachada neoclásica es lo más retratado de la ciudad. Si se sigue observando alrededor de la plaza, se verá el conocido Museo Histórico Municipal, una preciosa mansión delicadamente decorada repleta de objetos de uso cotidiano que se empleaban hace más de 2 siglos. Lo mejor de esta es subir a su azotea, desde donde se pueden disfrutar unas maravillosas vistas de toda Trinidad. Muy cerca de la Plaza Mayor se encuentra la Casa Templo de Santería Yemayá, poseedora de una fachada color azul con algunos elementos blancos. Goza de una enorme importancia histórica, cultural y arquitectónica, ya que su dualismo al ser una casa y templo religioso al mismo tiempo constituye un santuario que muestra los valores más auténticos y propios de la cultura afrocubana. La tradición oral afirma que en el patio del templo se encontraron elementos pertenecientes a un entierro afro aborigen, como son hachas petaloideas, piedras esferolitas y elementos procedentes de la pesca de inconmensurable belleza. Muy cerca se encuentra la Taberna la Canchánchara, situada sobre un edificio del siglo XVIII y famosa por el cóctel que le da nombre, la canchánchara. Es conocida como la versión cubana del famoso daiquirí, confeccionada a partir de miel, jugo de limón y ron y servida en tazas de terracota. La historia de este cóctel está muy ligada a la batalla por la independencia. Según cuenta la leyenda, aquellos que batallaron por obtener la libertad llevaban botellas de ron amarradas a las monturas para paliar la sed y el sufrimiento de los heridos. Es muy normal encontrar músicos locales que con el ánimo de impresionar a los viajeros bailan y cantan de forma improvisada.

A 15 minutos andando desde la taberna se encuentra la Casa del Alfarero “ChiChi” de la Familia Santander, símbolo en la ciudad por su conmovedora historia. En el año 1892 y en uno de los barrios de la periferia de Trinidad, un español instruyó en el arte de la alfarería a un joven llamado Rogelio Santander, el cual levantó un humilde taller desconociendo que lo que hizo se convertiría en una extraordinaria historia. En la actualidad, el lugar se conoce de tal forma ya que su vigente dueño, bisnieto del fundador del taller, se llama Daniel “Chichi” Santander. Las mismas técnicas en alfarería que los españoles heredaron de los musulmanes, se mantienen en este mismo taller que sigue utilizando arcillas locales y hornos que funcionan a partir de madera de marabú. Aquí se fabrican objetos famosos en la ciudad, como algunos acabados arquitectónicos que embellecen la Plaza Mayor de Trinidad. Por ejemplo, las tazas de terracota utilizadas en la Canchánchara se confeccionaron aquí. En el año 2007, la Familia Santander obtuvo el Premio Especial de la UNESCO a la Maestría Artesanal, un agradecimiento noble a varias generaciones de la familia. 

Daniel Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

 


Presentación de nuestro Viaje a Cuba Oneira febrero 2020

Nos complace saludaros desde  Oneira CLUB DE VIAJEROS  y presentaros un proyecto  ¡Nos vamos a Cuba! La recorreremos de punta a punta. Descubriendo su música, sus gentes, los pueblos, su rica historia, sus playas. Un viaje inolvidable.

Es un año muy especial para Cuba. Celebran en la isla el 500 aniversario de la Habana, entre grandes fastos. Hay que conocerla cuanto antes. Amamos Latinoamérica, que nos parece fascinante y seguiremos programando grandes viajes para conocerla mejor. Ya hemos estado en México, Guatemala, Argentina, Honduras y Perú en nuestro proyecto anterior. Y nos quedan muchos países por recorrer en Oneira. Os podemos adelantar que en enero de 2021 estamos trabajando en preparar un viaje a Chile muy especial.

La música de estas latitudes, la música cubanaserá nuestro hilo conductor en este viaje. Algunas de las visitas programadas tienen la música como protagonista. Como ya sabéis, Cuba presenta atractivo innumerables, con múltiples sitios declarados Patrimonio de la Humanidad UNESCO.  Iniciaremos viaje en Santiago de Cuba, cuna de la Revolución, una bella ciudad que apenas ha cambiado: africana, musical y repleta de pasión. García Lorca la definió como “un arpa hecha de hojas vivas, un caimán, una flor de tabaco”.  Conoceremos Bayamo, con algunos episodios de rebeldías a sus espaldas (desde el s. XVI) que recorreremos en coche de caballos. El casco antiguo de la legendaria Camagüey es laberíntico y repleto de antiguas iglesias, grandes plazas y joyas arquietectónicas diversas. Descubriremos Trinidad, recalando antes en Sancti Spiritus, visitando sus grandes atractivos arquitectónicos. Cienfuegos, la perla del Sur, presenta una de las más bellas bahías del mar Caribe y un aire francés muy característico. ¿Y qué deciros de La Habana?. La alegre capital de Cuba es una ciudad rebosante de actividad salpicada de espléndidos edificios coloniales. Su Habana Vieja hay que conocerla bien, como su Malecón. Recorreremos todo lo principal. También conoceremos la Cuba del escritor Hemingway, que vivió allí 20 años ¡Y disfrutaremos de la música cubana! Hemos hecho coincidir este viaje con el Festival de la Salsa de La Habana   que se celebra en la capital a finales de febrero. Y los que lo deseen podrán prolongar su estancia dos noches más en La Habana o bien trasladarse a Varadero (como propuesta opcional fuera de programa principal). Y mucho más.

Os invito a que os animéis a acompañarnos a este gran destino, espiritualmente muy unido a nosotros, con el que hemos compartido parte de su historia. Este destino ansiaba conocerlo desde hace tiempo, por lo que espero compartir viaje con todos vosotros. Recordad: las plazas son limitadas y las reservas han de hacerse en MÁS QUE UN PLAN Agencia de Viajes, el mejor equipo para los viajes de Oneira club de viajeros, que tanto nos ayudan a hacer realidad nuestros sueños de viajar a tantos y tantos lugares del mundo

MAS QUE UN PLAN AGENCIA DE VIAJES – David Esteso

C/ Calderón de la Barca, 2 - 03004 Alicante

Título/Licencia CV-m1833A

David Esteso - Silvia González 965207555 - 699421525ClubViajeros@MasQueUnPlan.com

Preparando nuestro viaje a Croacia y Eslovenia Octubre 2019

En breve nos embarcamos en una nueva y fascinante aventura onérica a Croacia y Eslovenia, dos países fascinantes. Vamos a conocer con el grupo de viajeros un cacho de la antigua Yugoslavia, en cuanto a su historia y a su riqueza cultural, y como no, también su medio natural, que también disfrutaremos. Empezamos y cerramos viaje en dos ciudades históricas, de deslumbrante belleza y ambas asomándose al Mar Mediterráneo: Venecia y Dubrovnik. En esta oportunidad no es Venecia protagonista, tornándose ciudad de paso, pero a buen seguro nos proveerá del mejor impulso para descubrir los tesoros que nos esperan en Croacia y Eslovenia.

Este viaje será para mí muy especial, significativamente cuando ponga de nuevo pie en Dubrovnik. La belleza de la Ciudad vieja de Dubrovnik es apabullante; como sabéis fue elegida para representar Desembarco del Rey en Juego de Tronos.  Nadie puede cansarse ni sentir indiferencia al pasear al borde de sus murallas o recorrer sus calles de mármol y contemplar sus edificios barrocos.  Me emocionó profundamente conocerla por primera vez en 1990 justo un año antes de los bombardeos de 1991 por la Guerra de Yugoslavia. Aún recuerdo el día gris, ese halo de tristeza que emanaba tan bella ciudad, que pareciera que anticipara su inmediato destino. Me enamoró hondamente. Y espero que igualmente, ahora intacta, os enamore a todos los amigos que viajan con nosotros. A mí ya me tiene conquistado. ¡Pero antes de Dubrovnik descubriremos más sitios extraordinarios! Lo contaremos en nuestras Redes Sociales.

¡Nos vemos en los viajes!

Alberto Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es


De Madrid, al Cielo

De Madrid, al Cielo... Cuentan que la castiza expresión fue cosa de la beata y copatrona de Madrid Mariana de Jesús, al que añadía … y un agujerito para verlo. Esto me contó Francesca en la visita guiada a un Madrid menos conocido del pasado domingo sábado 21 de septiembre. Y por cierto, el cuerpo incorrupto de Mariana puedes visitarlo los en el Convento de las Mercedarias de San Juan de Alarcón cada 17 de abril. Aunque dicen que el refrán procede de unos versos del dramaturbo del Siglo de Oro, Luis Quiñones de Benavente (“Baile del invierno y del verano”).

Pues el invierno y el verano,

En Madrid solo son buenos,

Desde la cuna a Madrid,

Y desde Madrid al Cielo

Disfruté un largo fin de semana en la capital, en tanto terminaba de revisar los últimos flecos de nuestro próximo viaje  Oneira a Croacia y Eslovenia (octubre 2019, ahí lo tenemos)  y ultimaba el dossier del  flamante viaje a Cuba de febrero de 2020. Tenía anotado en la agenda asistir al Weekend City Madrid 2019 que finalmente fue cancelado. No fallaron mis compañeros de la SEAS, Sociedad Española de Ansiedad y Estrés, con los que compartí la jornada del viernes de la bianuales Jornadas Emociones y Bienestar. En esta oportunidad las VII a las que estábamos citados los psicólogos clínicos de la asociación. El estudio y la investigación de las emociones vive un auge importante y es crucial poder trasladar a la sociedad la importancia de saber integrar un buen estado de salud emocional. Seguimos los españoles abusando de psicofármacos, a menudo innecesarios, cuando lo que hemos de hacer es cambiar nuestros estilos de vida.

En lo gastronómico por fin hice realidad un anhelo. Conocer el templo de la cocina street-food del chef Dabiz Muñoz. StreetXO. Su versión canalla de la alta cocina. Y qué os puedo decir, alucinante la experiencia. Rompedor. Si como yo, pones los cinco sentidos a la hora de comer, has de conocer el local. Hay cola, mucha cola. Pero que no te importe; si llegas pronto al final entras. Música algo estridente, que pega absolutamente con el entorno; cocineros y camareros que se desviven por atenderte lo mejor posible. La cocina, soberbia.  Todo lo que pedí me supo a gloria (gloria, algo picante). Unas croquetas lácteas de la Pedroche originales, que se deshacían en boca. El bacalao negro con una sopa de cacao lo encontré fascinante; lo pedí para recordar alguno de los platos que degustamos en el viaje a Argentina de hace unos años. El bacalao negro se pesca en el sur de Argentina. Y no dejaban de salir de cocina una especie de lasaña coreana que estaba exquisita -ya la probaremos en Corea el año que viene-; todo con ese toque oriental que pone Dabiz en sus platos. No dejes de venir por aquí si tienes oportunidad. Elige la barra para comer.

Por la tarde me invitaron a participar en una ceremonia de cacao ancestral maya. Recordé mi viaje a México de 2011 que hice con mi amigo Federico, que compró allí una vasija ceremonial con los que sus antepasados (desciende de Moctezuma) celebraban sus rituales de cacao (el cacahuananche). En Mesoamérica el cacao era un producto muy apreciado. Vosotros me perdonaréis, pero yo sin cacao o café probablemente no podría vivir.

El sábado participé en una visita guiada por un Madrid menos conocido de la mano de Francesca de Walkingmad.tours https://walkingmad.tours Madrid: historia, arte y cine. Recordamos el Madrid mulsulmán; debajo de la Plaza de Oriente, en el aparcamiento puedes encontrarte con un pedazo de una atalaya islámica del siglo IX. O el Madrid de Mingote. ¿Y si los restos de Velázquez estuvieran en una especie de osario debajo de la Plaza de Ramales? Interesantes algunas anécdotas de la Almudena (actual) y de la primera Iglesia de la Almudena, que Pepe Botella tiró abajo. Recorrimos algunos de los escenarios madrileños de algunas películas de Almodóvar y el tablao flamenco más antiguo de Madrid donde el transexual Miguel Bosé rodó su play back de Un año de amor de Luz Casal. Y mucho más… Si quieres organizar un tour guiado por Madrid mira sus ofertas.

Reservé entradas de tarde para la función en el Teatro Fígaro de “Parque Lezama”, el debut teatral de Juan José Campanella, el oscarizado director de “El secreto de sus ojos”. Con los actores argentinos Eduardo Blanco y Luis Brandoni en estado de gracia. Tras más de 850 representaciones en Argentina.  Una obra que muestra el conflicto eterno, entre el compromiso y el conformismo, además de mostrar la vida, las emociones y las ilusiones de dos entrañables viejos con los que no dejas de reírte. Extraordinarias actuaciones. Las dos horas se te hacen muy cortas. Muy recomendable.

Y finalizamos disfrutando la noche madrileña, por enésima ocasión. Con mi amigo Alejandro estuvimos recorriendo algunas terrazas del Madrid nocturno, aprovechando la tregua que nos dejaba la lluvia y dimos cuenta de un buen tapeo antes de regresar al hotel.

Madrid… ¡hasta la próxima! Más en Instagram Stories de @oneiraviajes, recopiladas en "Escapadas" (las últimas fotos del álbum)

Alberto Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es


Viaje a Cuba Oneira 2020, descubriendo el paraíso

… y descubriendo su música, sus gentes, los pueblos, su rica historia, sus playas… El viaje a Cuba que Oneira club de viajeros organiza en febrero de 2020 será inolvidable. Os adelantamos la propuesta.

Cuba celebra este año 2019 el 500 aniversario de La Habana entre grandes fastos,  y nada mejor que visitar cuanto antes esta tierra caribeña repleta de historia, para conocer su alma caribeña, y por qué despierta tanta pasión entre quienes la visitan. La Habana se fundó en un año crucial para la historia del mundo. Salía entonces Hernán Cortés con 11 naves de La Habana para poner pie en México;  Magallanes zarpaba de Sanlúcar de Barrameda para realizar la vuelta al mundo; Carlos V era elegido emperador y Martín Fernández de Enciso publicaba en Sevilla su “Suma de Geografía”, el primer tratado geográfico sobre América.

Hispanoamérica nos resulta fascinante y continuaremos programando grandes viajes para conocerla mejor. Con PERIPLOS visitamos en años anteriores  México, Guatemala, Argentina, Honduras y Perú. Y en un par de años recorreremos Chile. Y en febrero de 2020 tenemos una cita indispensable  con la cautivadora y auténtica Cuba, una isla anclada en el tiempo, un poco consentida por el Caribe, con la mayor diversidad musical del mundo.

Iniciaremos viaje en Santiago de Cuba, cuna de la revolución, una bella ciudad que apenas ha cambiado,  encajonada entre las montañas de Sierra Maestra y el mar. Africana, musical y repleta de pasión. García Lorca la definió como “un arpa hecha de hojas vivas, un caimán, una flor de tabaco”.  La conoceremos bien. Recorreremos su casco histórico y visitaremos la Fortaleza del Morro. Por la tarde visitaremos el mirador de la Gran Piedra y conoceremos alguna hacienda cafetalera. Realizaremos más actividades, dos de ellas conectando con el espíritu musical de sus gentes.

Al día siguiente nos pondremos en ruta  al objeto de pernoctar en Camagüey, conociendo al paso Bayamo, con algunos episodios de rebeldías a sus espaldas (desde el s. XVI). Bayamo es la ciudad más antigua de Cuba, después de Baracoa. Continuaremos viaje.  La legendaria Camagüey destaca por el trazado irregular de sus calles, quedando así conformadas para protegerse de las invasiones. El casco antiguo de la colonial Camagüey es laberíntico y está repleto de antiguas iglesias, grandes plazas y joyas arquitectónicas diversas.  Allí conoceremos algunos proyectos socioculturales emergidos del movimiento popular artístico. El cubano medio,  es un gran creador, un artista.

Nuestro siguiente destino es Trinidad, recalando antes en Sancti Spiritus, donde realizaremos una panorámica de la ciudad, conoceremos la Catedral del Espíritu Santo, el puente sobre el río Yayabo y otros lugares de interés. Atravesaremos el fértil Valle de los Ingenios, con las verdes colinas de la Sierra del Escambray como telón de fondo. Fue asentamiento de grandes plantaciones azucareras. Tenemos intención de alojarnos en la Península de Ancón, pegados a la playa. Aquí, en Trinidad nos alojaremos dos noches.

En Trinidad nuevamente tendremos ocasión de conectar con los ritmos cubanos en un complejo cultural y por la tarde visitaremos la casa del Alfarero “ChiChi” para conocer la tradición cerámica de este lugar. Pero antes recorreremos la ciudad y sus rincones más bellos, sus calles empedradas y sus casas de tonos pastel. Pensaremos que el tiempo apenas ha pasado desde la época colonial. La riqueza arquitectónica de esta ciudad es espléndida. Quedaremos enamorados de la plaza Mayor de Trinidad.

Nos quedará mucho por ver aún. El día de partida nos dirigiremos a Cienfuegos, recorriendo por el camino algunos lugares de gran belleza natural como el Parque el Cubano, recorriendo un pequeño sendero y varios puentes colgantes,  y conoceremos su pasado colonial. Cienfuegos, la perla del Sur, presenta una de las más bellas bahías del mar Caribe. Fue fundada por los franceses y los españoles levantaron en 1745 una fortaleza para defenderse de los piratas. Recorreremos sus principales calles y avenidas, conoceremos el Teatro Tomás Terry, el Parque Martí, una Casa Cultural, la Catedral Purísima Concepción y el Palacio de Valle. Este día llegaremos a La Habana para nuestro alojamiento.

La Habana, la alegre capital de Cuba, es una ciudad rebosante de actividad salpicada de espléndidos edificios coloniales. Conoceremos sus tres barrios: La Habana Vieja, Centro Habana y Vedado en las distintas visitas que realizaremos. Indispensable el recorrido por el Centro Histórico de la Habana Vieja, que nos dejará sin aliento. Recorreremos lo más importante. Haremos un recorrido panorámico por otros puntos de interés y por supuesto, dedicaremos un tiempo a realizar un recorrido panorámico por el Malecón Habanero hacia La Habana Moderna, Plaza de la Revolución y Colina Universitaria. Y si nos apetece podremos disfrutar de algunos espectáculos musicales.

Al día siguiente nos trasladaremos a Viñales. Este valle ofrece un paisaje único, con los mogotes característicos de la zona: centinelas de piedra inmensos que semejan panes de azúcar. Recorreremos los puntos más importantes, entre ellos la Cueva del Indio y el Mural de la Prehistoria, accediendo a algunos miradores. Conoceremos la Fábrica de Tabaco Francisco Donatien. Y luego, vuelta a la Habana, donde podremos seguir disfrutando de la tarde y la noche habanera.

Aquellos que lo deseen podrán prolongar su estancia en Cuba tres noches más en Varadero para disfrutar de estas míticas playas.

¿Qué os parece esta propuesta viajera de Oneira club de viajeros? Os iremos contando más próximamente.

Toda la información sobre el viaje: https://oneira.es/viaje-a-cuba-2020/

Alberto Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es


Viaje a Cuba ¡Cautivadora y auténtica! febrero 2020

Nos complace presentaros un nuevo proyecto Oneira para el próximo mes de febrero de 2020: un viaje a Cuba. Un viaje varias veces pospuesto y que creemos que es el mejor momento para acometerlo. ¿Quieres vivir una aventura en Cuba con Oneira? ¡Acompáñanos!. En este momento estamos diseñando el mejor itinerario con las mejores propuestas para los viajeros que vengan con nosotros. Si estás interesado en este destino escríbenos a info@oneira.es y te informaremos de todas las novedades de este viaje en próximas semanas.

Cuba está bañada por el océano Atlántico, el mar Caribe y las aguas del golfo de México. Es la mayor isla de entre las Grandes Antillas, situadas al sur del Trópico de Cáncer. A 180 km de Florida, 210 km de México y muy cerca de Haití y Jamaica.

En febrero de 2020 ONEIRA club de viajeros. parte rumbo al Caribe para conocer la auténtica y cautivadora Cuba. La isla donde Cristobal Colón arribó en su primer viaje (1492) Es el mejor momento para visitar esta hermosa isla anclada en el tiempo, consentida por el Caribe, que en enero pasado celebró los 60 años de su revolución, perenne en cada rincón de la isla y con todo, abierta de par en par a la modernidad  y al siglo XXI. Bienvenidos a uno de los países con mayor diversidad musical del mundo: desde el son y la salsa hasta el hip-hop. Fascinante dicotomía cubana. Fachadas y edificios destartalados llenos de encanto, con sus gentes maravillosas,  creativas y acogedoras. Un legado cultural soberbio, con ciudades coloniales de las más bellas del mundo que no en vano son Patrimonio de la Humanidad UNESCO:  Santiago de Cuba (Castillo de San Pedro de la Roca), la Ciudad vieja de La Habana, los magníficos edificios del XVIII y XIX de Trinidad, o los  centros históricos de Cienfuegos y Camagüey.  Con paisajes extraordinarios, no sólo sus reconocidas playas de arena blanca,  como el valle de  Viñales un Parque Nacional también reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, que también visitaremos. Y a destacar también su exquisita oferta culinaria.

Cuba es sinónimo de sol, plantaciones de caña de azúcar, altas palmeras y playas cristalinas maravillosas de tonos azules y turquesa. Con una cultura riquísima que aúna tradición y modernidad a un tiempo. Una isla joven, repleta de color y música, que mantiene una identidad característica. En Cuba también descubriremos paisajes montañosos y paisajes exquisitos.

La oferta de actividades de ocio en Cuba es extraordinaria. No en vano la pasión por la música de los cubanos es bien conocida, así como su gusto por el arte, el baile y el teatro. Durante todo el año puede disfrutarse de representaciones teatrales, ballet, conciertos y festivales.  La mayoría de sus ciudades disponen de salas de teatro y conciertos y las pequeñas poblaciones cuentan con una Casa de Cultura o de la Trova que acogen actuaciones de música cubana tradicional. Las Casas de la Trova son espacios donde la gente puede escuchar música en directo, bailar o tomar un cóctel. Fueron fundadas en 1959 en prácticamente todas las capitales de provincia del país.

Y si tú viajero tienes una especial predilección por las bellas playas con palmeras típicas de Varadero, en Cuba, de merecida fama internacional, al finalizar nuestro viaje en grupo podrás dedicar unos días a relajarte frente al mar (Extensión a Varadero, opcional)

Toda la información sobre el viaje: https://oneira.es/viaje-a-cuba-2020/

Si estás interesado en el destino, escríbenos info@oneira.es

¡Viaja con ONEIRA a la Cuba más auténtica y cautivadora!

Alberto Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es