El esplendor de Ho Chi Minh City, antigua Saigón

Os proponemos un viaje excitante a una de las ciudades más impactantes de Asia, en la Conchinchina. Saigón continúa manteniendo una rica vida bohemia, artística y deportiva. Veremos como las motocicletas representan el principal medio de transporte en la ciudad y nos embriagará los lugares que conoceremos en esta metrópoli de sabor antiguo, pues al lado de  los modernos centros comerciales, hoteles y restaurantes se preservan pagodas legendarias y construcciones coloniales que evocan un pasado vibrante. Vamos a conocerla mejor.

Con su agitada actividad, la moderna Ho Chi Minh (antigua Saigón) apunta hacia el exterior. Se constituyó hace siglos como territorio comercial jemer, aunque su destino le concedería un papel de mayor relevancia. En el siglo XVIII la antes conocida como Saigón se convirtió en capital provincial de la dinastía Nguyen. Durante la segunda mitad del siglo XIX su dirección pasó a manos galas y Saigón se convirtió en capital de la Cochinchina francesa. A lo largo de este periodo se obtuvo un enorme progreso en la arquitectura e infraestructuras de la ciudad, que comenzó a ser conocida como el París de Oriente o la perla del lejano Oriente. En 1954 fue designada como capital del Vietnam del Sur tras la expulsión de los franceses del país. Tras esto, Vietnam quedó fraccionado en dos,  al sur una región capitalista secundada por los estadounidenses y al norte una población comunista respaldada por China y la antigua URSS con una guerrilla muy competente conocida como Vietcong. La subsiguiente guerra con los norteamericanos se extendió hasta 1975, el mismo año en que Vietnam del Norte capturó Saigón y la rebautizó como Ciudad Ho Chi Minh. Actualmente y gracias al desarrollo económico y la liberalización cultural, la ciudad se ha adentrado en un periodo de actualización en el que se transforma y reinventa continuamente.

En la ciudad, el lugar de mayor encanto es la calle Dong Khoi, posiblemente la zona más viva de Saigón. Esta calle ganó popularidad durante el protectorado francés, cuando era conocida como Rue Catinat, Sus excelentes hoteles, distinguidas boutiques y agradables cafés convivían con burdeles y bares, y fueron de enorme utilidad a Grahan Greene para ambientar su libro El americano impasible. La administración comunista cerró la gran mayoría de comercios, pero la liberalización de la economía iniciada en el país en 1986 sirvió para restituir el brillo perdido. El ajetreo que vive Dong Khoi no es equiparable a ninguna zona del país, haciendo honor a la antigua denominación del París de Oriente. El Teatro Municipal o Teatro de la Ópera es una maravillosa obra de estilo colonial francés erigida en 1899 como salón de conciertos para los franceses. La obra acogió de forma temporal la Asamblea Nacional de Vietnam del sur en 1956. Una bella escalera se alza hasta la entrada, cercada por 2 enormes columnas con aspecto de divinidades grecorromanas. Los aleros se encuentran embellecidos con figuras volutas y aladas, y los jardines están rodeados de fuentes y estatuas. Desde el fin de la guerra, el Ayuntamiento, construido entre 1902 y 1908, pasó a llamarse Comité Popular de Ho Chi Minh. En sus inicios fue el Hotel de Ville de Saigón. Es un ejemplo muy valioso de arquitectura colonial francesa por su increíble fachada y para muchos el edificio más bello de la ciudad. Justo en frente del ayuntamiento hay un pequeño parque donde se encuentra la estatua del líder revolucionario Ho Chi Minh, que junto al ayuntamiento dejan una imagen apasionante. La Catedral de Notre Dame, o como los vietnamitas la llaman Nha Tho Duc Ba, es la iglesia más grande levantada por el imperio galo. Cuando se terminó en 1880, su aguja de 40 metros de altura la hizo el edificio más alto de Ho Chi Minh. Sus muros son de granitos embellecidos con azulejos rojos originarios de Marsella. Inicialmente exhibía vidrieras de Chartres, pero fueron destruidas durante la IIGM y fueron sustituidas por vidrio transparente. Frente a la obra se erige una estatua de la Virgen María elaborada en Roma y traída a Vietnam en 1959. Se la rebautizó como Santa María Reina de la Paz, con la esperanza de que proporcionara paz al país destruido por la guerra. 2 campanarios gemelos se elevan 56 metros sobre la plaza de París. Bastante cerca, la Oficina Central de Correos fue proyectada por el famoso arquitecto francés Gustave Eiffel entre 1886 y 1991, siendo esta uno de los edificios más representativos y elegantes de la ciudad. Sobre su enorme fachada de color coral embellecida con ribetes en crema se manifiestan laboriosos rostros de científicos y filósofos famosos junto a bellas inscripciones. Su interior está recubierto por una bóveda que se apoya sobre pilares de hierro forjado de color verde y capiteles dorados. Las baldosas del suelo destacan por sus complicados diseños, especialmente los del vestíbulo, donde simbolizan unos grandes mapas de la antigua ciudad y de la región. A 10 minutos a pie se encuentra el Mercado de Ben Thanh, un lugar ideal de más de 13 mil m2 para realizar las compras que desees. Fue construido por los franceses en 1914 y se puede adquirir casi cualquier cosa, desde textiles como sedas y lugares de fabricación de ropa, joyas, alimentación e incluso lugares para comer.

Los recuerdos de la guerra también perviven en Saigón. El Palacio Presidencial, Palacio de la Reunificación o Palacio de la Independencia es un edificio histórico cercado por amplios jardines y símbolo esencial en la historia política de Vietnam. Durante el siglo XIX fue residencia del gobernador francés y posteriormente fue ocupado por el presidente survietnamita Ngo Dinh Diem, quien lo denominó Palacio Presidencial. Van Thieu, posterior presidente, se reunía con presidentes y personalidades en la sala de recepciones internacionales. Este mismo decidió huir en helicóptero desde el helipuerto de su azotea justo antes de que las tropas del Norte atacaran Saigón. Muy cerca del palacio se encuentra el Museo de Recuerdos de la Guerra, uno de los más famosos de Vietnam, visitado por medio millón de personas al año. Está formado por una serie de salas temáticas en diferentes edificios y por un equipamiento militar situado en el interior de un patio amurallado. La maquinaria pesada de guerra es lo primero que se observa al entrar a las instalaciones, como cazas, helicópteros, bulldozers, tanques, morteros, etc… Su edificio central está formado por varias salas donde se puede apreciar el armamento usado por los estadounidenses, carteles propagandísticos, imágenes de periodistas que cubrieron el conflicto, imágenes tristes de los efectos de la guerra y demás. También hay una zona con objetos relativos a la primera guerra de Indochina con los franceses, una impresionante guillotina y una recreación de las celdas donde el gobierno del sur encerraba a sus presos. 

Los vietnamitas han hecho uso durante siglos de complicados túneles como los de Cu Chi y Vinh Moc. A 40 km de Dong Khoi se encuentran los túneles Cu Chi, claves en la derrota de las tropas americanas durante la guerra de Vietnam. Con sus más de 200 km, son un entramado de túneles y pasadizos interconectados entre sí usados por los soldados del Vietcong (Frente Nacional de Liberación de Vietnam) y excavados por los lugareños con herramientas rudimentarias. Se emplearon como sistemas de comunicación y escondite. En ellos se podían ubicar hospitales, zonas de almacenamientos de alimentos y armas, cocinas, centros de operaciones, zonas de vivienda, etc… Las tropas estadounidenses sabían de su existencia y emplearon sistemas de visión por infrarrojos y perros rastreadores y a pesar de todo nunca fueron capaces de descubrirlos por completo. A pesar de que los túneles eran generalmente pequeños y discretos, los más importantes contaban con 3 niveles y podían medir más de 10 metros de profundidad. Se construían lo más angostos posibles para que los soldados estadounidenses, más corpulentos y grandes que los vietnamitas, no pudieran acceder. Para intentar encontrarlos, los americanos probaron, entre diferentes instrumentos, estetoscopios. Los soldados norteamericanos encargados de acceder a los túneles eran conocidos como ratas de túnel y su misión era inutilizarlos. Se protegían con máscaras para paliar los efectos de los gases que lazaban al interior de los túneles para echar de los túneles a los guerrilleros. Tras la proyección de un video sobre la historia del túnel, los viajeros son llevados a una zona con duplicados de trampas reales y con maniquíes del Vietcong. Después se puede acceder a unos túneles (no es obligatorio) ampliados para que los visitantes occidentales puedan entrar, resultandos aún claustrofóbicos para muchos. 

¿Nos acompañas a conocer Vietnam  con Oneira?

Daniel Bermejo 

Alberto Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

Facebook:  https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:       https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/

 


Bellas Artes en Vietnam

Cuentan los viejos del lugar que una mitad del país está poblada de pintores y la otra mitad de poetas. Descubriremos que probablemente, los actores, músicos, tallistas, ceramistas y artesanos de la laca no compartirán dicha opinión, porque lo más cierto de este delicado país es que brota la belleza por cada uno de sus poros y se manifiesta en todas las representaciones artísticas.

LITERATURA . La poesía está muy difundida en Vietnam. Los versos se recitan incluso entre amigos y en algunas celebraciones. En parte también es debido a que el vietnamita es una lengua tonal (una misma expresión, cambia su significado según el tono en que se exprese). El poeta más importante de la edad de oro de Vietnam es Nguyen Trai (1380-1442), que escribió poesía nom sobre la sociedad y la naturaleza. En el s. XVIII el poeta Nguyen Du (1765-1820) escribió El cuento de Kieu, una historia épica que los vietnamita aman (como nosotros amamos el Quijote), un clásico confuciano sobre una muchacha vendida como esclava para salvar a su familia. A principios del s. XX se impuso la escritura quoc ngu, que es la transposición del habla vietnamita al alfabeto latino, más rápido de dominar que la escritura ideográfica. Novelas importantes de la década de los treinta son Viento sur, de Hoang Ngoc Phach o Antiguo amor de Luu Trong Lu. En los años de posguerra han proliferado libros y novelistas contemporáneos que han centrado sus historias en el recuerdo del horror y las glorias de la guerra. 

ARQUITECTURA. Como ejemplo tenemos el feng shui, o geomancia, como un componente principal de la arquitectura vietnamita, como tendremos ocasión de descubrir en nuestro viaje. Los edificios religiosos o civiles muestran tejados de tejas de terracota sostenidos por pilares de madera. La arquitectura militar se observa en las fortalezas que se encuentran en todo el país.  

PINTURA. Destaca la fundación de la Escuela de Bellas Artes de Indochina en 1925. Antes, Victor Tardieu (1870 – 1937) está considerado el padre del arte moderno en Vietnam, con pinturas sobre óleo, laca y seda. A mediados de la década de 1950 los comunistas decidieron que el realismo socialista sería el estilo preferido por los pintores vietnamitas. A partir de los 80/90 el país vivió una eclosión artística. Artistas como Le Hong Thai, Le Quang Ha y Dinh Y Nhi son muy respetados. 

TEATRO Y MÚSICA. Destacan las marionetas acuáticas, muy comunes en Vietnam, presentadas junto a una orquesta de músicos tradicionales. El cheo es una forma de ópera popular, con origen en el delta del río Rojo. Los personajes cantan y hablan en estilo declamatorio interpretando cuentos conocidos.  El tuong es una forma clásica de teatro de 700 años que deleita con historias épicas. El cai luong, teatro del s. XX, se centra en historias modernas y novelas populares. En los últimos años destaca en Vietnam el éxito de la música pop y melancólicas canciones de amor sintetizadas. Hay poco espacio para la música tradicional, pero prevalecen géneros como la música cortesana (nha nhac), la música ritual con gongs, las canciones populares (quan ho) y la música de cámara (ca tru). En nuestra propuesta viajera de Semana Santa hemos programado la asistencia a un extraordinario y brillante espectáculo al aire libre: "The Quintessence of Tonkin" en Hanoi, que nos mostrará el nacimiento de la antigua Tonkin origen de la cultura autóctona vietnamita con una espectacular puesta en escena, sobre una superficie de 4300 m2 con la montaña Thay como telón de fondo y decenas de actores y actrices locales en acción. 

CERÁMICA Y LACADOS. En los siglos XVII y XIX apareció un importante centro ceramista en Bien Hoa cerca de Ho Chi Minh. Y en 1903 los franceses inauguraron el Colegio de Artes Aplicadas Bien Hoa. Bat Trang y Bien Hoa siguen produciendo hermosas cerámicas para consumo propio y para la exportación.

Alberto Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

Facebook:  https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/

Twitter:       https://twitter.com/OneiraViajes


My Son, las ruinas del antiguo Reino Champa en Vietnam

My Son es la tierra santa de Vietnam y otro de los puntos fuertes de cualquier viaje viaje a la tierra mágica de Vietnam. Constituye el conjunto arquitectónico y religioso más importante del reino Champa, un pueblo de ascendencia malayo-polinesia y cultura de influencia hindú, de incomparable resonancia antigua. Un recinto de templos construidos en ladrillo hace 1500 años, olvidado durante siglos hasta su redescubrimiento por los franceses en 1898. Dedicados a los monarcas y divinidades brahmánicas, incluido el dios Shiva, que se le considera creador, fundador y defensor del reino Champa y de las dinastías reales de Cham. Son en su conjunto un total de 68 templos construidos entre los siglos IV y XIII, que nos recuerdan íntimamente a los Templos de Angkor en Camboya.

Por todo el continente asiático hay distribuidos restos arqueológicos de antiguas civilizaciones verdaderamente sorprendentes. De hecho, solo tenemos que observar los mencionados Templos de Angkor en Camboya, Pagan en Myanmar o Ayutthaya en Tailandia para darnos cuenta de la transcendencia de estos pueblos ancestrales hace cientos de años. A 40 km de Hoi An se encuentra el yacimiento cham de My Son, centro religioso, cultural e intelectual entre los siglos IV y XIV descubierto por arqueólogos franceses a finales del siglo XIX. A partir del siglo IV se desarrolló en esta región el reino Champa, cuya memoria se ve impregnada hoy en My Son. El lugar fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999 por su importancia cultural incalculable.

El reino Champa fue una antigua nación hinduista localizada en Indochina que perduró casi 2000 años en el tiempo hasta que tras incesantes combates entre los reinos de Vietnam y Camboya provocaron su declive. A pesar de ello, los descendientes de aquel pueblo combatiente aún se cuentan por decenas de miles. Un 20% continúa siendo hinduista . Ya en el complejo, los monumentos se han dividido en grupos que se han bautizado con las letras del alfabeto. Los grupos A y A1 son considerados los más impresionantes del complejo. La información documental recoge que el grupo A gozaba de una impresionante torre, A1, probablemente el kalan (santuario) más prestigioso del recinto. Al contrario que la inmensa mayoría de templos cham que solo están orientados hacia el este, A1 contaba con una puerta orientada hacia el oeste, asociada generalmente con la muerte. Esta puerta podía ser utilizada como unión con los reyes cham que supuestamente fueron sepultados en los grupos B, C y D. El grupo B, localizado en el centro del recinto, se distingue por sus componentes de influencia javanesa e hindú. El santuario principal, construido en el siglo XI, estaba ofrendado a Shiva y al rey Bhadravarman, que ordenó la construcción del primer templo del complejo en el siglo IV. Una de las estructuras más singulares de este conjunto de monumentos es B6, cuyo tejado se encuentra decorado con una ilustración del dios hindú Visnú, custodiado por un naga de 13 cabezas. El grupo C conforma un recinto próximo al grupo B, separados por un muro de ladrillo.  La torre central, C1, está compuesta por muchos elementos de estructuras más antiguas, incluidos el dintel y el tímpano. C7, levantado a finales del siglo VIII, es una torre con un altar de piedra. Las salas de meditación o mandapa del grupo C son en la actualidad exposiciones de escultura. D1 contiene el ligam de Shiva, junto a estatuas de Nadi y Shiva, mientras que D2 acoge un Shiva, un Garuda y apsaras. Los grupos E, F, G y H  aún conservan espléndidos elementos. 

Es un resumen muy apretado de lo que puede encontrarse en el yacimiento, pero ¡qué duda cabe! la mejor opción es coger un avión y trasladarse a este lugar para comprobar en vivo la belleza que desprende este complejo, y todo lo que le rodea.

Daniel Bermejo

Alberto Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Facebook:  https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:       https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/

 


Viaje a Vietnam Oneira Semana Santa 2020 - Un viaje a tus sueños

¿Conoces Vietnam? Oneira club de viajeros organiza un viaje en grupo para Semana Santa de 2020, con excelentes servicios, un viaje inolvidable.
Viaje a Vietnam - 15 días - Hoteles 5***** (Hanoi 4****)
Semana Santa del 7 al 21 de abril de 2020.

(Este viaje será reprogramado para final de año o para 2021, tan pronto como la crisis del coronavirus quede resuelta en todo el mundo)

Con todas las visitas y excursiones, viaje en grupo completo, con servicios extra y múltiples actividades.
Extensión Opcional: 4D/3N en Siem Reap (Templos de Angkor)
Existe un lugar donde la magia cobra carta de naturaleza y la belleza se manifiesta a cada paso. Allí fuimos con distintos grupos en nuestro proyecto anterior, en 2012, 2014, 2015 y 2018. Y allí regresamos.
En 2020 lo hacemos con una propuesta renovada y enriquecida, con los mejores hoteles y servicios.
Vietnam es un lugar donde la belleza se manifiesta a cada paso. Un lugar con una naturaleza sorprendente, exótico y sugerente. Con una gastronomía considerada entre las mejores de Asia. Con su gente maravillosa. El sueño dorado de todo viajero, donde el viaje se experimenta con placer. Allí la naturaleza regala altas montañas y arrozales, y también mercados y gentes maravillosas en el norte, SAPA, al borde de la frontera China, o en el Delta del Mekong en el sur, donde hemos previsto una excursión muy especial. Vietnam nos ofrece maravillas como la Bahía de Ha Long, uno de los parajes naturales más impresionantes del planeta, donde disfrutaremos un maravilloso crucero, muy cerca de la vibrante Hanoi, la capital más sugerente de Asia. Un lugar milenario, repleto de tesoros artísticos y arquitectónicos sin parangón, como descubriremos en Hoi An, o en My Son, Da Nang y Hue. Y hacia el sur de esta inefable nación hallaremos también las huellas de un país dinámico y repleto de energía, con Saigón (en la actualidad, Ho Chi Minh) como centro cosmopolita.
.
Te invitamos a que seas un privilegiado testigo de todo ello, en un viaje fascinante de ONEIRA club de viajeros, para descubrir Vietnam, y vivirlo con tus cinco sentidos.
.
Toda la información del viaje en nuestra Web Oneira
https://oneira.es/vietnam-2020-semana-santa/
Incluyendo vuelos, precios, hoteles reservados, condiciones, etc.
Programa descargable en PDF desde portada.
Si lo deseas, podemos hacerte llegar un dossier completo de más de 40 páginas con toda la información de Vietnam de interés para los viajeros.
Más información:
Oneira club de viajeros (Un viaje a tus sueños)
Alberto Bermejo - info@oneira.es
Reserva de plaza en la agencia de viajes:
MAS QUE UN PLAN AGENCIA DE VIAJES – David Esteso
C/ Calderón de la Barca, 2 - 03004 Alicante
Título/Licencia CV-m1833A
David Esteso - 965207555 - 699421525 - ClubViajeros@MasQueUnPlan.com
PLAZAS LIMITADAS

Oneira club de viajeros

www.oneira.es

Un viaje a tus sueños

info@oneira.es


Templos de Angkor: lo mágico es eterno

Angkor Wat, Templos de Angkor. Este impresionante conjunto de templos de casi 300 km2 de extensión refleja todo el esplendor de un Imperio ya desaparecido: el Imperio Jemer o Khmer, que floreció bajo el reinado de Jayavarmán II entre el 800 y el 1.225 d.C. Es uno de los lugares más maravillosos de la Tierra, una de las grandes manifestaciones del espíritu humano. Como sabéis, muy pronto Oneira club de viajeros organiza el mejor viaje a Vietnam, el más completo, de los últimos años, teniendo en cuenta nuestros anteriores viajes de PERIPLOS. Aquellos viajeros que así lo deseen podrán descubrir en una extensión opcional Angkor Wat, al finalizar el programa principal de Vietnam. Hoy dedicamos nuestro blog Oneira a conocer algunos detalles sobre estos templos maravillosos y en especial su descubrimiento.

En 1860, un explorador y científico francés llamado Henri Mouhot viajó a través de la densa jungla de Camboya. Además de ser un viajero, Mouhot era un erudito naturalista. Trabajó para la Real Sociedad Geográfica de Gran Bretaña y para la Sociedad Zoológica de Londres. Estos colectivos le habían enviado al sudeste de Asia a explorar y recoger muestras de plantas locales. Esta región, cubierta de espesas selvas, rica en plantas y animales, incluía la actual Tailandia (antes conocida como Siam), Laos y Vietnam. En 1860 llegó a la pequeña nación de Camboya.

Mientras Mouhot viajaba por Camboya, durante una etapa repleta de calor y humedad, seguramente trastornada por sonidos de insectos y animales, alcanzó el sueño de todo explorador: el descubrimiento de un envidiable tesoro. Se especula que se encontró con esta riqueza persiguiendo a una mariposa. Ésta le mostró los restos de una gran ciudad. La mayoría de las construcciones yacían en ruinas, pero, un templo gigante todavía permanecía alto e imponente: Angkor Wat. Lo que su mirada observaba era de inconmensurables dimensiones y de una belleza misteriosa, por lo que podemos entender que lo consideraran un elegido.

El conjunto arquitectónico de Angkor, construido según las indicaciones de la mitología hindú y cuyo valor arqueológico es comparable al de construcciones egipcias, mayas e incas (Patrimonio de la humanidad desde 1992), consta de casi 300 km2 de longitud. Tiene cinco enormes torres de piedra que surgen de la jungla hacia el cielo, esconde más de 100 templos incomparables, cientos de esculturas e incontables bajo relieves entre otras muchas cosas. Además, Angkor fue la capital del reino de Camboya entre, aproximadamente, los siglos IX y XV, el apogeo del poderoso imperio jemer. Destacan los grupos de templos de Angkor Wat, Ta Phrom y Angkor Thom.

El templo de Angkor Vat fue construido para honrar al dios Visnú y es de proporciones grandiosas. Las cinco torres del templo presiden una serie de galerías escalonadas, la inferior de las cuales está decorada toda ella con bajorrelieves de tema épico-cortesano, que cubren unos dos kilómetros de muro.  Ta Phrom  es una exótica construcción que desapareció en la jungla. Su terreno fue literalmente invadido por los árboles que la rodeaban, quedando prácticamente oculto al mundo por la selva, lo que le da un aspecto casi fantasmagórico. Los árboles y las ruinas componen una atmósfera única que por decisión de las autoridades, se conserva del mismo modo en que fue encontrado. Angkor Thom  es la antigua ciudadela imperial de la dinastía Khmer, construida bajo el reinado de Jayavarman VII a finales del siglo XII. Alrededor hay un enorme foso de 100 metros de profundidad y 12 km. de longitud. Fue dedicada al dios Visnhu, aunque más tarde se dedicaría al tardío budismo. En el centro está el Templo Bayón. Conocido por sus torres, con la cara de Buda por los cuatro lados; las paredes estaban cubiertas de relieves mostrando escenas de la vida del rey y del pueblo. Hay una escultura del rey Jayavarman VII, que estés donde estés, parece que te persigue con la mirada.

La sociedad jemer fue en cierta manera una réplica perfecta del modelo indio. En ella se mezclaron las creencias del hinduismo, el budismo y el culto a los antepasados. Sus soberanos gozaron de una posición equiparable a la de los Dalai Lama en el Tibet, ya que aparte de soberanos absolutos eran dioses vivientes La administración del reino estaba confiada a una numerosa burocracia estatal. El régimen de castas o "varnas", al modo hindú, se pudo mantener gracias a la riqueza de sus campos, grandes productores de arroz, situados especialmente entre los deltas de los ríos Menam y Mekong, que permitían entre dos y tres cosechas anuales. Fue un Estado basado en la agricultura, aunque también tuvieron importancia las actividades marítimas y comerciales.

La fuerza que ejerce Angkor sobre los viajeros es estrictamente responsabilidad del vehemente Mouhot. Siendo meramente objetivos, él no lo descubrió, ya que los camboyanos la conocieron siempre, y, de hecho, en el siglo XVI, Angkor Wat se reconvirtió en un monasterio budista, aunque nunca podremos negar la influencia de este personaje tan importante en la historia arqueológica europea, el cual nos permitirá disfrutar de una de las mejores experiencias de nuestra vida en nuestro viaje de ONEIRA club de viajeros, en esta extensión a Camboya.

Fue el libro póstumo de Mouhot Voyage dans les royaumes de Siam, de Cambodge et de Laos, el primero en advertir al mundo occidental que lo que observaron allí, en Indochina, estaba a la altura de la escultura y la pintura de Miguel Ángel. Ya en el siglo XIX, un impresionado Guy de Portalès, dejó unas palabras para la posteridad: “Tengo ante mí, no sólo una capital vacía, sino 700 años sin memorias. Y el más atroz fenómeno de la muerte: el silencio”. Con este silencio el autor hacía honor a la decadencia política que pudo traer muerte a tal magnífica civilización. Su centro, la ciudad sagrada de Angkor, deja patente la belleza sin igual de un lugar que mezcla divinidad y humildad terrenal, algo mágico, algo eterno.

Pd. La ilustración superior muestra la entrada principal a Angkor Wat poco después de su redescubrimiento. Las plantas de la jungla se amontonan en la carretera principal y cubren muchas estatuas y pequeñas estructuras. La imagen apareció en un libro de 1873 sobre las exploraciones francesas en el sudeste de Asia.

Alberto Bermejo 

Daniel Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es