Cuaderno de bitácora: Viaje a Croacia y Eslovenia Oneira Octubre 2019

En octubre de 2019 el club de viajeros Oneira disfrutó unos días inolvidables en Croacia y Eslovenia. Un excelente grupo de veteranos peripleros, viajeros Oneira y nuevas incorporaciones a nuestro club de viajes descubrió paisajes, pueblos y ciudades hermosas, áreas naturales increíbles y muy especialmente Dubrovnik, la Perla del Adriático. Gracias todo el equipo que hizo posible esta aventura, en especial a la organización técnica de Más Que Un Plan Agencia de Viajes. Sigue el relato de nuestro periplo.

09/10/19. Iniciamos nuestro viaje, conectando por avión desde Madrid con destino Venecia. Venecia ha sido una influencia importante en toda la costa Adriática y los Balcanes. En el año 1000 tras más de una batalla los venecianos extendieron su jurisdicción marítima a todo el litoral de Istria y Dalmacia. La República de Venecia extendió su influencia por las rutas que visitaremos los próximos días. En el siglo XIV, Venecia era ya el centro de un vasto imperio marítimo que dominaba sobre gran parte de las costas orientales del Mar Adriático, incluyendo ciudades como Pula, Zara y Trieste. 

Así que esta excelsa historia veneciana es buena excusa para dedicarle algo de tiempo antes de profundizar en nuestro viaje a Croacia y Eslovenia. De forma que tras el almuerzo nos dimos un paseo en grupo por el centro histórico de Venecia (Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO EN 1987)  especialmente por la Plaza de San Marcos, probablemente la plaza más hermosa de toda Europa.  Venecia  denota  cierta tristeza  pero  nos  maravilla  el  alma  el encontrar  tanta  belleza  a  nuestro  paso. Reconocimos  algunas  estampas  inefables, como  el  Palacio  Ducal  en  San  Marcos y  la Basílica del mismo nombre o el Puente barroco de los Suspiros.  Al finalizar nuestras visitas tomamos nuestro autobús en dirección a Opatija (Croacia) donde pernoctamos.

10/10/19. Estamos en Opatija, ciudad balneario en la Península de Istria (que tiene forma de corazón). El mayor encanto de este lugar es su localización pegada al mar, y foco de atracción turística para muchos viajeros europeos, principalmente en verano. Nuestro hotel está enclavado en pleno paseo marítimo y nos sirvió de enlace y referencia para descubrir los pueblos y ciudades más importantes de esta parte de Croacia.

Iniciamos las visitas de hoy en la ciudad de Pula, ciudad de provinciano encanto, salpicada de pinares y con estructura romana. Nuestro principal foco de interés en Pula son las ruinas romanas que conserva, en especial su magnífico Anfiteatro Romano del s. I, el sexto mayor de todo el Imperio y uno de los mejores conservados. Podemos imaginar los simulacros navales y las luchas entre gladiadores que aquí se organizaron. En nuestro paseo encontramos el Arco de Triunfo, levantado en honor de los Sergius y la Puerta de Hércules, su monumento más antiguo. El Templo de Augusto, adusto y compacto,  se levantó durante la vida del emperador, entre el año 2 a. de C. y el 14 d.C. El friso, ricamente decorado, es similar al de la Maison Carrée en Nimes, Francia. La dedicatoria del templo dedicada a Augusto reza: 

ROMAE · ET · AUGUSTO · CAESARI · DIVI · F · PATRI · PATRIAE

Roma y Augusto César, hijo de la divinidad, padre de la patria.

A continuación visitamos con todo el grupo Rovinj. Una pintoresca y adoquinada ciudad de la Istria Azul, circundada por elegantes colinas y bonitos hoteles; uno de los últimos puertos mediterráneos auténticos que se conservan. Las oraciones por una buena pesca se siguen ofreciendo en la enorme Catedral de Santa Eufemia, que se levanta en la parte central del casco histórico, el edificio barroco más grande de Istria, donde se le reza a la tumba de la santa, martirizada y reaparecida en un barco fantasma en la costa, según la leyenda.  Pese a contar con pocos tiempos libres debido a los tiempos tasados a los que nos vemos obligados para verlo todo, aquí sí que tuvimos una hora para callejear por las calles de este ensoñador lugar; por su casco antiguo, de aspecto medieval, un monumento en sí mismo.

Tocaba finalizar el día en Porec, otra pequeña ciudad con encanto... ¡pero qué bonita es Croacia! Porec muestra vestigios de antiguas civilizaciones que poblaron nuestro Mare Nostrum: romanos, bizantinos, francos, venecianos, lombardos, austriacos, etc. Es una ciudad pequeña de piedra, con sus príncipes romanescos y su arquitectura gótica. Visitamos el interior de la Basílica Eufrasiana (DECLARADO PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD POR LA UNESCO EN 1997) del s. VI noble muestra de la herencia bizantina. Nos fascinó el asombroso conjunto de mosaicos sobre fondo de oro, cerca del altar, con motivos marianos, de santos y pasajes bíblicos. Lástima que cuando llegamos nos encontramos a los feligreses en un oficio religioso (un Rosario) que acortó nuestra visita. El Claustro de la Basílica es espléndido e hicimos una encantadora foto de grupo.

No lo he dicho pero nuestra guía en Croacia  fue extraordinaria, de lo mejorcito; Romina. Nos encantaron sus explicaciones y supo manejar muy bien los tiempos de las visitas. Estamos encantados con nuestro chófer Jelko (igual no se escribe así....) es de Split y dice Romina que los de Split son gente divertida. Por cierto Jelko, con historia futbolera a sus espaldas, fue entrenador en su día del actual capitán de la selección croata. Nuestro guía acompañante para todo el viaje es Luciano, un argentino afincado en Dubrovnik muy culto.

Una de nuestras amigas viajeras, Covadonga, colecciona novelas de “El Principito” en distintos idiomas. Las compra en todos los paises que visita. ¡Todavía le quedan muchas para finalizar la colección!

Regresamos tarde a Opatija. Mañana tenemos nuevamente un día muy apretado. 

11/10/19  Por la mañana David y yo dimos un paseo por el paseo marítimo. Magnífico y recomendable de visitar junto con el romántico parque de Angiolina con decenas de especies vegetales. Me gustó especialmente la escultura de “la Doncella con la Gaviota”, elegante, de pie en el arrecife junto al paseo. 

Nuestra primera parada de hoy fue las Cuevas de Postojna (¡entramos en Eslovenia!). Estas  cuevas   son  una  maravilla  de  la  geología  y  el  principal atractivo  del  sudeste  de  Eslovenia.  De  origen  kárstico,  se  estructuran  en  20  km  de interminables  galerías  con  insospechadas estalactitas y  estalagmitas.  Casi como ser protagonistas de  la  novela  de  Julio  Verne “Viaje  al  centro  de  la  Tierra”. Fascinó a todos. La experiencia de entrar unos kilómetros en el interior de la montaña y ver allí formaciones increíbles es soberbia, ¡y sin necesidad de portar el casco de espeleólogo!. Podéis ver las fotos.

A continuación nos trasladamos a Ljubljana, capital de Eslovenia. Una ciudad muy seductora y alegre. Me sorprendió su frescura y el encanto de sus gentes. En la parte antigua pudimos contemplar los edificios más antiguos, de la época medieval de aroma más tradicional. Fascinantes sus iglesias, plazas recoletas, sus cafés y cervecerías. A los lados del río Ljubljanica  se encuentran edificios clásicos de aire modernista centroeuropeo. En Ljubljana se come muy bien y hay un gran ambiente en sus calles.

12/10/2019 Abandonamos la encantadora Ljubljana, de nombre impronunciable pero bonita a rabiar para dirigirnos a descubrir el Lago Bled, en Eslovenia.  Símbolo  e  icono  para  viajeros que  regresan  una  y  otra  vez  desde  hace  mil  años.  Una  ínsula  protegida  por  pintorescas  montañas  y establecida  en  medio  de  un  lago  alpino.  La  imagen  más  bella  de  Eslovenia.  Un  lago  de  2  km  de longitud  y  rodeado  por  centenares  de  árboles  a  los  pies  de  los  Alpes  Julianos.  Los  más  antiguos adoraban  en  el  lago  a  Ziva,  Diosa  del  Amor  y  la  Fertilidad  de  los  eslavos.  A  principios  del  s.  XX  se estableció  aquí  el  balneario  más  hermoso  del  Imperio Astrohúngaro,  asentado  en  el  pueblo  de  Bled, junto  al  lago. La Islita en el Lago Bled es una hermosura, porque embrllece el conjunto del paisaje.  Navegamos en  barco  por  este  mágico  lago transportándonos  a tiempos pretéritos, casi olvidados. La iglesia barroca en el centro de la isla es muy coqueta y es delicioso pasear alrededor de la islita con la posibilidad de realizar fotos encantadoras por los alrededores. 

A orillas del lago descubriremos una fortaleza de origen medieval y construida sobre un acantilado a 130 m de altitud sobre el lago, una estampa pintoresca, el Castillo de Bled, al que accedimos. Desde sus almenas disfrutamos de vistas espectaculares sobre el lago. Este castillo presenta los elementos clásicos de los castillos europeos, con su foso y puente levadizo; con una torre románica de más de 1.000 años y un pequeño museo con piezas interesantes.

Tuvimos oportunidad de realizar una visita nocturna en Zagreb, para contemplar algunas de las maravillas que encierra esta ciudad. Zagreb significa “detrás de la colina”  y conserva la influencia de Viena y Budapest. En la actualidad es una ciudad cosmopolita con intensa vida cultural con más de veinte teatros y diez auditorios musicales!. Sus habitantes aman la música y el arte. La Ciudad Alta comprende antiguos asentamientos y atesora edificios e iglesias emblemáticas.  Me conmovió especialmente el rincón íntimo de la Puerta de Piedra donde los zagrebinos paran para realizar algunas pequeñas oraciones. Me hubiera gustado visitar el Museo de las Relaciones Rotas ( no os lo perdáis si venís por la ciudad ) del que tengo, muy buenas referencias y entrar en una de las iglesias de Católicos Orientales (siguen el rito ortodoxo pero reconocen al Papa). Me quedo también con un bonito monumento-recuerdo a un genio, que fotografié: Nikola Tesla, el verdadero creador e inventor de la electricidad, ninguneado por Édison. 

13/10/2019  Visitamos el Parque Nacional más bonito y agradable de Croacia. Aunque denominado “el jardín del diablo” según la cartografía antigua, si hay un Edén estamos convencidos que se parecerá mucho a este Parque Nacional. El Parque Nacional de los Lagos de Plitvice (DECLARADO PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD POR LA UNESCO EN 1979) es una espléndida extensión de montes boscosos y lagos color turquesa que se configuran como una perla del interior de Croacia. 16 lagos cristalinos vierten sus aguas unos sobre otros a través de una serie de cascadas y cataratas, que esculpen la roca creando presas naturales que son la fascinación de sus visitantes; un proceso geológico que aún prosigue y sorprende hondamente al viajero. La mayor cascada ofrece 76 metros de agua en caída libre. Nos relajare con un agradable paseo en barco por el lago Kozjak. Este exuberante parque de 30.000 hectáreas de naturaleza impoluta incluye bosques de hayas, abetos, pinos y otras tantas especies arboríferas. Los mamíferos reyes del parque son los osos y los lobos, y también ciervos, linces, jabalíes y zorros. Con cierta pericia podremos observar aves como halcones, búhos, martín pescadores y patos silvestres. 

Por la tarde tuvimos ocasión de pasear por la medieval ciudad de Trogir. Por la noche se torna muy bella y es muy especial recorrerla sin las hordas de turistas que la abordan en verano. David y yo nos escapamos esta noche con mi amiga Asun, compañera enogastrónoma, para degustar una lubina inmensa y unos calamares muy frescos en un recoleto restaurante, con un buen vino de Dalmacia de la variedad posip: Krajančić Pošip Intrada 2018.

14/10/19  La ciudad de Trogir (DECLARADO PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD POR LA UNESCO EN 1997) presenta calles tortuosas circundadas de murallas medievales, frente a la que lucen en un ancho paseo bares y cafés alineados junto a algunos yates. Destaca la profusión de edificios renacentistas y románicos, de su época dorada ss. XIII-XV, prácticamente intactos. Su casco antiguo es de los más bellos del Adriático, ocupando una pequeña isla; su visita es toda una experiencia estética. Nuestra visita incluye la entrada al interior de la Catedral de San Lorenzo, de estilo veneciano datada entre los ss. XIII y XV. Fascinante la portada románica con figuras de leones alados rematados por Adán y Eva. El baptisterio se levanta en el lado norte y la elaborada capilla renacentista de San Iván sorprende por su detalle. Recorrimos la parte más bonita con nuestra guía En Dalmacia, Oriena, que curiosidades de este mundo su nombre contiene todas las letras de ONEIRA pero en distinto orden. ¡Un beso, Oriena!

Continuamos visita en Split con nuestra guía. Split, es la segunda ciudad más grande de Croacia, perfecta mezcla de modernidad y tradición. Diocleciano (245-313) levantó esta ciudad tras su retiro y su palacio sirvió de solaz, tras su muerte, a los siguientes emperadores romanos. Indispensable nuestra visita al Palacio de Diocleciano (DECLARADO PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD POR LA UNESCO EN 1979) donde se puede admirar una bellísima mezcla de edificios de todos los estilos que convierten a esta ciudad en un lugar especial. No son ruinas, no es un palacio, no es un museo... es el corazón palpitante de Split. Se trata de una fortaleza militar, residencia imperial y ciudad fortificada que cubre 31.000 m2. El Templo de Júpiter es un antiguo templo romano reconvertido en baptisterio cristiano dedicado a Santo Tomás, con techo abovedado decorado profusamente. Los Sótanos del Palacio de Diocleciano me sorprendieron; algunas salas, aunque vacías exudan una inquietante atemporalidad. Seguramente algunas viviendas de esclavos se encontrarían aquí. La pequeña Catedral de Santo Domnio de Split es también mausoleo del emperador Diocleciano. Ironías de la historia, el gran perseguidor de cristianos descansa (quizá no) escuchando dos misas católicas diarias.Algunos puntos de Split han sido lugares de rodaje de una de mis series favoritas, JUEGO DE TRONOS, y pudimos fotografiarlos. El más interesante la Caverna de Dragones. Si accedéis a nuestras Instagram Stories, donde recojo nuestro viaje en fotogramas, me veréis sentado en el Trono de Hierro.

Continuaremos viaje hacia Dubrovnik, pero antes recalamos en el pintoresco pueblo de Ston para una degustación de ostras frescas, mariscos y el vino o aguardiente local en una de las bateas de los pescadores. La leyenda sobre las propiedades afrodisíacas de las ostras proceden del Renacimiento, siendo consumidas profusamente por los nobles locales. Los gastrónomos recomiendan servir las ostras frescas, abiertas y rociadas con limón. Conocimos la actividad pesquera de Ston e improvisamos una pequeña fiesta todo el grupo.

15/10/19 Dubrovnik (DECLARADO PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD POR LA UNESCO EN 1979) es deslumbrante. Ningún viajero puede cansarse de sus calles de mármol, sus edificios barrocos asomados al Adriático, ni sentir indiferencia al pasear al borde de sus murallas. Nos horrorizó su bombardeo en 1991, pero intacta, vuelve a encandilar a sus visitantes. Dubrovnik es Mediterráneo en estado puro, con trazos bizantinos y sabor eslavo; considerada como una de las urbes amuralladas más hermosas del mundo. Bernard Shaw comentó sobre ella: “todos los que busquen el paraíso terrenal que la vengan a visitar”.

La calle Placa, o Stradun, es una arteria importante. En lo alto de una colina, fuera de la muralla, vislumbraramos el Fuerte Lovrjenac, escenario del rodaje de “Juego de Tronos”, como muchos otros rincones de la ciudad (muchos de los puntos de King’s Landing - Desembargo del Rey- están en Dubrovnik). Recorrimos este fuerte nuestro último día de viaje tomando fotos extraordinarias. El puerto antiguo se encuentra a mitad de recorrido; en esa zona tuvimos el almuerzo del día y la cena de despedida de viaje; mucha magia. El Monasterio Franciscano es un fabuloso claustro del s. XIV de estilo tardorrománico con un pequeño jardín. La Farmacia Histórica es la más antigua de Europa, abierta desde 1391; atención a la magnífica Pietá encima de la puerta de entrada. El Palacio del Rector de estilo gótico-renacentista del s. XV alberga salas diversas, transformado en la actualidad en el Museo de Historia Cultural. La Catedral de la Asunción de la Virgen se levantó en el emplazamiento de una basílica del s. VII y ha sufrido diversos avatares; destacan sus bonitos altares y sus pinturas religiosas. Tuvimos oportunidad de fotografiarlo todo.

Por la tarde en nuestro tiempo libre David de Más Qué Un Plan y servidor hicimos el recorrido a pie por la centenaria Muralla de Dubrovnik, ¡la muralla más bonita del mundo! No dejes de hacerla cuando vengas a Dubrovnik. Tomamos un par de cocacolas (zero) en un chiringuito en el acantilado occidental, mientras caía el sol anticipando un atardecer hermoso. Conversamos con Syrina, una puertorriqueña que nos contó parte de su viaje y que estaba degustando Cada minuto de su viaje a Europa.

Cerramos viaje con una cena de despedida muy especial en uno de los mejores restaurantes de la ciudad, ¡hasta siempre Dubrovnik, hasta la vista Croacia y Eslovenia! Os dejamos con un pequeño video.

 

Alberto Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

 


Opatija, Bella del Adriático

Opatija. Situado en el norte oriental de la Península de Istria, protegido de fríos vientos y sumergido en una siempre verde vegetación, el lugar se deleita de los increíbles beneficios de su maravilloso clima mediterráneo, advirtiendo a los viajeros de su belleza. Opatija es conocido como la Reina del turismo o la bella del Adriático. Desde finales del siglo XIX, Opatija fue para el Imperio Austrohúngaro un complejo de instalaciones de salud e invierno, donde aún quedan numerosos hoteles de lujo como recuerdo del antiguo esplendor. El lugar rebosa de villas, grandes edificios, parques y bellezas arquitectónicas a su alrededor, siendo también conocido por sus deliciosos vinos, cafés y chocolates.

En el año 1844 un patricio de Rijeca, Hignio Scarpa, construyó el árbol de la bahía y repobló los bosques de robledales de la plaza.  Los habitantes de Opatija han tenido un especial cuidado por sus jardines privados, donde plantan kiwis, mandarinas y otros cítricos. Estos parques han sido cuidados durante siglos por donaciones que realizaban muchos marineros que recalaban en su puerto.  De hecho el símbolo de la ciudad es la camelia japonesa. El buen clima atrajo a la aristocracia europea, adonde se trasladaban para invernar huyendo de los rigores climáticos de Centroeuropa. Desde el siglo XIX Opatija se convirtió en un centro de salud, hasta el inicio de la Primera Guerra Mundial.  En esta ciudad pasaron largas temporadas monarcas como Francisco José I, el músico Gustav Mahler, Isadora Duncan o Chekhov. 

En Opatija se pueden visitar algunas galerías de arte como el Pabellón de Arte Juraj Spörer y la Galería-Estudio Giulio Bonacic entre otros. Recomendamos también visitar la Iglesia de St James junto a su monasterio, el Jardín Botánico de la ciudad, singular y espléndido, el Ucka Natural Park, valioso en flora y fauna como el buitre leonado, la iglesia de la Anunciación con su poderosa fachada neorromántica y la Fontana de Helios y Selena, representante del Sol y la Luna. Los hoteles y las villas son impresionantes, pero si hay que mencionar uno de ellos, recomendamos Villa Angelina, levantado en 1.844 que se puede visitar en el Jardín Botánico, ya que actualmente es un museo.

Daniel Bermejo

Alberto Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es