Sapa: Minorías étnicas, paisajes y arrozales.

Sapa está situada a 1600 metros de altura, en las laderas orientales de los montes Hoang Lien y a 5 horas de distancia de Hanói. Es internacionalmente famosa por sus verdes y extensos bancales de arroz, consagrada como una de las joyas de Vietnam y uno de los emblemas de mayor importancia del Sudeste Asiático. Un lugar de increíbles paisajes de exuberante vegetación y de mezclas étnicas de cuento que coexisten en la región (la mayoría de sus 36 mil habitantes pertenecen a minorías étnicas), disfrutada por los viajeros amantes de la naturaleza y del trekking con decenas de rutas abiertas para visitar los pueblos de los alrededores.

Fueron sacerdotes jesuitas los primeros en llegar a este lugar en el año 1918 y en llevar noticias a Hanói de lo maravilloso del lugar y de su agradable clima. Los colonos franceses construyeron una estación de montaña en 1922 donde se erigieron hoteles, villas y pistas de tenis, transformando el lugar en un refugio estival. En este extenso lugar, los franceses disfrutaban de una vida relajada, que se vio paralizada por el comienzo de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación de Japón en 1941. Muchas de las obras construidas terminaron siendo destruidas o abandonadas durante los siguientes 40 años de guerra contra franceses y norteamericanos. De hecho, todavía más destructiva fue la guerra sino-vietnamita de 1979, que dañó especialmente a la ciudad. A partir de los años 90 y gracias al establecimiento de reformas económicas junto a la progresiva apertura del turismo, Sapa entabló el camino para recuperar parte de su actividad. La ciudad se dispone en varias alturas comunicadas por pequeñas calles en pendiente y algunos tramos de escalera, donde acoge a diversas etnias de las montañas (junto a los kinh) y a todos los viajeros que visitan el lugar.

Una parte significativa de montañeses de la zona forman parte de la etnia hmong negra, que suele vestir de color añil, seguida por la etnia de los dao rojos. Las jóvenes mujeres se acercan a los mercados con ropas de exquisitos bordados, joyas de plata y confeccionados peinados. A 15 km de Sapa se encuentra Lao Chai, una hermosa aldea de 2 mil habitantes donde sus pobladores están establecidos en las laderas de las montañas viviendo en chabolas, cabañas y casas de bambú o madera. Desde aquí se puede hacer un suave trekking a través del espléndido valle de Muong Hoa, uno de los escenarios más icónicos de la región a orillas del río Rojo, hasta llegar a la aldea de Ta Van, donde vive la etnia Dzay y la H’mong. Los primeros viven en las zonas próximas a los valles, mientras que los segundos se encuentran en las zonas más altas de los montes. Dentro de los atractivos arquitectónicos del lugar, el puente Cau May, conocido también como Puente de las Nubes, se encuentra colgado entre 2 árboles y durante los días de niebla, se produce un curioso fenómeno visual, y es que parece que el puente flote entre las nubes, de ahí su nombre. Durante este trayecto los viajeros son testigos de apacibles aldeas, bancales de arroz, acantilados, cascadas y valles montañosos mientras se aprende de la forma de vida local.

Otra pequeña aventura para los amantes de la naturaleza y el trekking es la ascensión al monte Fansipan (Phan Xi Pang), el más alto de Vietnam, Camboya y Laos. Sí, sabemos que la ascensión al techo de Indochina puede sonar duro pero no debéis preocuparos ya que hay un teleférico, el más largo del mundo, que vence un desnivel de 1410 metros en solo 15 minutos y que tomaremos en nuestro viaje. La montaña ha sido admirada como un lugar sagrado para las culturas que han poblado desde hace siglos esta región del país. Además de las increíbles vistas que podréis encontraros durante todo el trayecto, también se puede disfrutar de hermosos templos como el Thanh Phong Thien (Templo del Cielo), el Amitabha Buddha, una estatua de Buda de 21 metros realizada en bronce considerada la más grande del país, algunas pagodas como la de Bua An, la de Kim Son Bao Thang de 12 metros de altura y los vestigios de la Torre de Vigilancia de Dai Hong Chung, un campanario a modo de fortaleza del siglo XVI que era utilizado como puesto de vigilancia para prevenir las posibles invasiones desde la fronteriza China, siendo a día de hoy uno de los emblemas de la montaña.

Otra ruta para disfrutar de la naturaleza es la que atraviesa el pueblo de Ban Khoang Village y sus alrededores. Aquí es donde viven los grupos étnicos Hmong Negros y Zao Rojo que mantienen un estilo de vida único de tradicionales valores. Estas comunidades prosperan gracias al cultivo de arroz de secano en las zonas abancaladas y el cultivo del cardamomo bajo la sombra de la espesa selva tropical. En la provincia de Lao Cai se encuentra la pequeña ciudad de Bac Ha, a 900 metros sobre el nivel del mar en el macizo del río Chay y a 3 horas de distancia de Sapa. En este recóndito pero acogedor lugar se forma todos los domingos por la mañana el mercado de Bac Ha, que sin lugar a dudas es el más colorido y animado de toda la provincia y mucho menos concurrido por otros viajeros que el mercado local de la ciudad de Sapa. Las etnias locales de la zona (Dao Dao, Hmong, Tay, Giay y Miao) se concentran en este mercado para vender productos de la región. Estos bajan desde las montañas montando a caballo, los cuales van cargados de leña y con cestas llenas de mercancía. Este mercado tiene 7 zonas diferenciadas, en función de los productos que se venden en cada una de ellas. La primera es la del mercado textil, donde se pueden conseguir materiales y tejidos para elaborar los trajes de la población local, luego hay un mercado de comestibles, una zona de caballos (que suelen ser ponis, para que engañarnos), otra para animales de granja donde se pueden adquirir cerdos, gallinas, búfalos, pollos, carne de caza y muchos más, una zona llena de restaurantes callejeros, un mercado de aves y otro de forja y artesanía. Las mismas etnias aprovechan la ocasión para abastecerse de lo necesario y para adquirir productos que no existen en las montañas, como artículos de aseo, incienso, objetos religiosos, agujas, telas y demás.  Para terminar con la zona no podéis olvidaros visitar el Palacio del Rey Hmong Dinh Vua Meo, de más de 100 años y erigido en un original estilo “barrocooriental”. Las regiones de Quan Ba, Yen Minh, Dong Van, Meo Vac confeccionaron una región autónoma con su propio rey; aquí cultivaron amapolas y su economía se basó en el negocio del opio con China.

¿Queréis conocer más sobre Sapa? Acompañadnos de viaje en Semana Santa 2020. ¡Os esperamos!

Daniel Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Facebook:  https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:       https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/


Hanoi, capital de Vietnam

Ubicada al norte del país a orillas del río Rojo con una población superior a los 8 millones de habitantes y con más de mil años de historia, Hanói, la electrizante capital del país, es una de las metrópolis más cautivadoras no solo de Vietnam, sino de todo el Sudeste Asiático.   Hanoi es la capital más antigua de la región y causa a los viajeros que la visitan una impresión de elegancia e intemporalidad. Posee influencias francesas, chinas y rusas que reivindican su increíble legado cultural e histórico y es considerada un paraíso para los amantes de la aventura, la comida y la historia. Y en ocasiones, del desorden. Pues la magia de viajar a Vietnam es en parte vivir y sentir los encantos del continente asiático, representados muchas veces en ese desorden seductor que nos transmiten lugares como este. La capital conserva monumentos y arquitectura colonial, un lustroso barrio antiguo, pagodas y templos, hermosos parques y lagos y muchísima esencia histórica. 

El monarca Ly Thai To, llegó a Dai La, una antigua ciudad situada en el margen del Song Hong (río Rojo). Según la tradición, éste contempló un enorme dragón dorado surgiendo del largo y alzarse volando sobre la ciudad. Impulsado por este presagio, dictaminó el establecimiento de la capital en Dai La, a la que rebautizó con el nombre de Thang Long (la actual Hanói), que significa dragón ascendente, en el año 1010 d. C. Hace 1000 años, el núcleo de la ciudad real de Thang Long englobaba 3 pabellones y 8 increíbles palacios, siendo construidos durante la época la Pagoda del Pilar Único, la Pagoda Tran Quoc y el templo de la Literatura. Desde el siglo XVI se levantaron muy pocas construcciones en Hanói. El rey Gia Long levantó una ciudadela de menor tamaño pero sus puertas y muros fueron destruidas durante el periodo de colonización francés, quedando solamente la torre de la Bandera. De hecho, la ciudad imperial fue hecha añicos 2 veces en menos de 40 años: la primera en 1786, cuando el gobernante Le Chieu Thong mandó la demolición del palacio Trinh, y la segunda vez en 1820 por decisión de Minh Mang, hijo de Gia Long (cuyo nombre original fue Nguyen Phuc Anh), enfadado porque el emperador chino hubiese reconocido a Thang Long (Hanói) como la capital del país en vez de a Hué. Y es que la dinastía Nguyen estableció la ciudad de Hué como capital del imperio de Vietnam desde 1802 a 1820. De hecho, fueron estos mismos quienes dieron nombre a la ciudad de Hanói, ya que Ha Noi significa la ciudad que está entre ríos. Posteriormente los franceses ocuparon el país y la nombraron capital de Indochina. Luego llegaron la Primera y Segunda Guerra Mundial, la ocupación japonesa durante un lustro, la guerra de Vietnam y la definitiva unificación del país.

Una de las visitas más recomendadas en Hanoi es el Mausoleo de Ho Chi Minh, un inmenso monumento situado en la Plaza Ba Dhin donde yace el cuerpo embalsamado de Ho Chi Minh, antiguo presidente del país y líder de Vietnam. Es un lugar visitado tanto por viajeros como por vietnamitas, ya que estos últimos lo consideran un santuario. Otro lugar de visita obligada es la Casa de Ho Chi Minh. Cuando fue nombrado presidente en 1954, Ho Chi Minh consideró que el palacio Presidencial era demasiado grande para él solo y ordenó levantar una modesta casa de madera en una esquina de los espaciosos jardines del palacio. Se inspiró en las edificaciones sobre pilotes de las minorías étnicas, rodeada de plantas junto a sillas y mesas donde se reunían los miembros del politburó vietnamita. El interior del dormitorio es increíblemente sobrio. A 5 minutos andando se encuentra la Pagoda de la Columna o del Pilar Único, levantada por el emperador Ly Thai Tong en el año 1049 d. C. El templo de madera se eleva sobre un único pilar en el interior de un maravilloso estanque de lotos. Según cuenta la tradición el emperador en agradecimiento por el hijo que tuvo con una joven mandó la construcción de pagoda sobre una flor de loto, símbolo de pureza. A menos de 15 minutos a pie se encuentra el Templo de la Literatura (Van Mieu), el complejo arquitectónico más antiguo y con toda probabilidad el más fascinante de Hanói. Se constituyó en el año 1070 durante la dinastía Ly en honor al filósofo chino Confucio y acogió un centro de educación superior en el que instruyeron a los mandarines (burócratas de la China imperial) a lo largo de más de 700 años, por lo que es considerada la primera universidad del país. La construcción se vio inspirada por el templo original de Confucio levantado en la ciudad china de Qufu y está constituida por 5 patios, los dos primeros con zonas ajardinadas bien cuidadas. Como curiosidad, este templo está estampado en la parte de atrás de los billetes de 100 mil dongs (4 euros).

A 15 minutos en autobús se ubica el Lago Hoan Kiem, justo a la entrada del Old Quarter. Es un remanso de paz mágico dentro del anárquico tráfico que se propaga por la ciudad. Se trata de un lago natural de agua dulce que posee un perímetro de casi 1800 metros.  Su maravilloso puente de madera roja de apasionante arquitectura (Húc) es uno de los símbolos de la ciudad y cruzándolo se llega a un islote donde se puede contemplar pasmosamente una pagoda y la conocida Torre de la Tortuga, en consideración a este respetado animal. La tradición cuenta que este majestuoso animal auxilió al héroe de Vietnam Le Loi, otorgándole un arma llamada Thuan Thien que poseía poderes mágicos con el que pudo destronar a la dinastía Ming china. La única condición fue que cuando recuperara el país, este debía retornar la espada a la tortuga, pero no lo hizo. Al no cumplir con su palabra, la tortuga salió del agua para recuperarla y devolver la espada al fondo del lago.Esto fue lo último que se supo, ¡quizás seas tú quien los descubras! Situado en una isla en el centro del mismo lago se encuentra el Templo Ngoc Son o Templo de la Montaña de Jade, un importantísimo lugar de culto para los vietnamitas donde se respira un aire completamente espiritual. Se levantó en el siglo XIX y está inspirado en un santuario levantado en el siglo XVI. Se construyó en honor a un héroe militar que vivió hace 800 años y se encuentra representado por símbolos taoístas. La Casa de la Luna permite la entrada al templo y si forma característica recuerda a los toris japoneses. 15 minutos andando después se encuentra el Barrio Viejo o Old Quarter, un entramado de callejuelas donde las motos invaden las aceras y cualquier espacio por mínimo que sea. Son calles endiabladamente caóticas que identifican el centro neurálgico de la vida y economía de la capital. La gran mayoría de las viviendas de la ciudad están ocupadas al completo por familias. Suelen ser edificios angostos de 3 alturas, donde la planta baja se aprovecha para instalar un comercio. Por consiguiente, es común ver a familias completas comiendo en un hueco de la tienda mientras tú estás comprando una prenda de ropa. Puede parecer raro e incómodo, pero es la esencia de Vietnam, el elemento asiático que todos los viajeros desean ver, ese desorden ordenado que te conquista desde el primer día. En esta zona no se usan intermitentes, sino que el claxon avisa de las posibles maniobras a acometer, así que prepárate para el ruido constante. Aquí podrás encontrar expertos en regateo, gente disfrutando de una bebida fría o caliente, decenas de miles de motos, vendedores ambulantes, niños divirtiéndose en la calle, miles de tiendas cautivadoras, mochileros y muchas más cosas. En esta misma zona caótica se encuentra el Templo de Bach Ma (Caballo Blanco), el más antiguo de Vietnam en pleno centro histórico. Fue construido por el rey Ly Thai To y una vez pones un pie en el templo, parece que el tiempo se ralentiza ya que el enorme contraste entre la agitación desenfrenada diaria y la espiritualidad del lugar es increíble.

Será Hanoi a la que dediquemos los primeros días de nuestra visita a Vietnam. ¿Quieres conocer más?. Acompáñanos en Semana Santa a conocer un país encantador y mágico. No te arrepentirás.

Daniel Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

 


Viaje a Vietnam Oneira Semana Santa 2020 - Un viaje a tus sueños

¿Conoces Vietnam? Oneira club de viajeros organiza un viaje en grupo para Semana Santa de 2020, con excelentes servicios, un viaje inolvidable.
Viaje a Vietnam - 15 días - Hoteles 5***** (Hanoi 4****)
Semana Santa del 7 al 21 de abril de 2020.

(Este viaje será reprogramado para final de año o para 2021, tan pronto como la crisis del coronavirus quede resuelta en todo el mundo)

Con todas las visitas y excursiones, viaje en grupo completo, con servicios extra y múltiples actividades.
Extensión Opcional: 4D/3N en Siem Reap (Templos de Angkor)
Existe un lugar donde la magia cobra carta de naturaleza y la belleza se manifiesta a cada paso. Allí fuimos con distintos grupos en nuestro proyecto anterior, en 2012, 2014, 2015 y 2018. Y allí regresamos.
En 2020 lo hacemos con una propuesta renovada y enriquecida, con los mejores hoteles y servicios.
Vietnam es un lugar donde la belleza se manifiesta a cada paso. Un lugar con una naturaleza sorprendente, exótico y sugerente. Con una gastronomía considerada entre las mejores de Asia. Con su gente maravillosa. El sueño dorado de todo viajero, donde el viaje se experimenta con placer. Allí la naturaleza regala altas montañas y arrozales, y también mercados y gentes maravillosas en el norte, SAPA, al borde de la frontera China, o en el Delta del Mekong en el sur, donde hemos previsto una excursión muy especial. Vietnam nos ofrece maravillas como la Bahía de Ha Long, uno de los parajes naturales más impresionantes del planeta, donde disfrutaremos un maravilloso crucero, muy cerca de la vibrante Hanoi, la capital más sugerente de Asia. Un lugar milenario, repleto de tesoros artísticos y arquitectónicos sin parangón, como descubriremos en Hoi An, o en My Son, Da Nang y Hue. Y hacia el sur de esta inefable nación hallaremos también las huellas de un país dinámico y repleto de energía, con Saigón (en la actualidad, Ho Chi Minh) como centro cosmopolita.
.
Te invitamos a que seas un privilegiado testigo de todo ello, en un viaje fascinante de ONEIRA club de viajeros, para descubrir Vietnam, y vivirlo con tus cinco sentidos.
.
Toda la información del viaje en nuestra Web Oneira
https://oneira.es/vietnam-2020-semana-santa/
Incluyendo vuelos, precios, hoteles reservados, condiciones, etc.
Programa descargable en PDF desde portada.
Si lo deseas, podemos hacerte llegar un dossier completo de más de 40 páginas con toda la información de Vietnam de interés para los viajeros.
Más información:
Oneira club de viajeros (Un viaje a tus sueños)
Alberto Bermejo - info@oneira.es
Reserva de plaza en la agencia de viajes:
MAS QUE UN PLAN AGENCIA DE VIAJES – David Esteso
C/ Calderón de la Barca, 2 - 03004 Alicante
Título/Licencia CV-m1833A
David Esteso - 965207555 - 699421525 - ClubViajeros@MasQueUnPlan.com
PLAZAS LIMITADAS

Oneira club de viajeros

www.oneira.es

Un viaje a tus sueños

info@oneira.es