La Casa de Habsburgo y el Imperio Austro-Húngaro

Oneira os invita en este viaje (Mayo de 2022)  por Centroeuropa a descubrir ciudades maravillosas, cercanas, para hacernos una idea de la magnificencia de sus monumentos, arte e historia. Una visita al corazón del Imperio Austro-Húngaro.

En 1764, por exigencia de Hungría, comenzaba la andadura del lo que sería el germen del  Imperio Austro Húngaro bajo la dinastía de los Habsburgo: 14 estados diferentes con una apabullante diversidad de razas, lenguas y religiones.

Los comienzos remiten al Sacro Imperio Romano Germánico (1765-1790) con José Benedicto Augusto de Austria como rey de Hungría y Bohemia. Los Habsburgo ocuparon el trono del Sacro Imperio Romano Germánico entre 1438  y 1740, e incluso se hicieron notar en España. En la actualidad, la cabeza de la Casa de Habsburgo recae desde 2007 en el arquiduque y príncipe Carlos de Habsburgo Lorena.

Los  historiadores sitúan el año efectivo del nacimiento del renovado Imperio Austro-Húngaro en 1867. Comprendíó los países de Austria, Chequia, Hungría, Eslovenia, Eslovaquia, Croacia y Bosnia Herzegovina. Se consideró una gran potencia económica y cultural en la Europa del siglo XIX. Las principales capitales del Imperio fueron Praga, Viena y Budapest, que serán los principales hitos de nuestro viaje por Centroeuropa.

Los diversos grupos étnicos que componían este ente político forzaron la gran diversidad lingüística, religiosa y cultural. 12 lenguas, 15 nacionalidades y 7 confesiones religiosas. En 1892 se acuñó como moneda la corona de oro y el año de 1907 fue elegido para las primeras elecciones parlamentarias.

La muerte del Heredero, el Archiduque Francisco Fernando y su esposa en su visita a Bosnia, a manos de un terrorista serbio y patrocinado por una de las diversas sociedades secretas que pululaban en Belgrado, “La Mano negra”, condujo a la Primera Guerra Mundial.

La desintegración del Imperio se produjo a causa de la guerra y fundamentalmente por la muerte del Emperador Francisco José I, único emperador de Autro-Hungría. El final de la I Guerra Mundial acabó de un plumazo con cuatro imperios: alemán, austro-húngaro, ruso y otomano y la Conferencia de Paz de París se encargó de redefinir los límites de Europa.

En Praga, Viena y Budapest aún se respiran aires imperiales. Construcciones, calles y palacios nos traen el recuerdo de una época dorada a la par que trágica, de un tiempo no excesivamente lejano.

Acompañadnos, con Oneira CLUB DE VIAJEROS,  a descubrir Europa Central, llena de historia y emoción sin igual.

Alberto Bermejo | ONEIRA, un viaje a tus sueños

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

Facebook:   https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:        https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/