Bayamo, cuna de la Independencia cubana

Bayamo es considerada la cuna de la independencia de Cuba, capital de la provincia de Granma.  Se trata de una atractiva ciudad que guarda de forma inalterada las costumbres tradicionales del pueblo cubano, aunque desgraciadamente no su arquitectura colonial, que fue destruida en el incendio que le dio notoriedad en la provincia de Granma. Aquel incendio de 1869 fue originado por sus propios habitantes para impedir que la ciudad cayera en manos enemigas. El nombre de la provincia donde se asienta Bayamo procede del barco con el que Fidel Castro desembarcó en Cuba a iniciar su revolución. En esta tierra murió José Martí y donde Carlos Manuel de Céspedes (nacido en Granma) liberó a sus esclavos declarando la independencia en 1868.

Bayamo tiene una larga historia por su implacable rebeldía que fue instaurada por conquistadores españoles en el año 1513, haciendo de Bayamo una de las más antiguas de la isla. Antes de la llegada de estos y tras una breve pero feroz oposición por parte de los indios nativos de la zona, fallecieron a causa de enfermedades desconocidas que trajeron los colonos desde España. Un suceso que inspiró al escritor Silvestre Balboa con su poema épico "Espejo de paciencia",  fue que unos años después de la conquista española, un esclavo ejecutó al pirata Gilberto Girón y mostró su cabeza en la plaza principal. Durante el siglo XVI, Bayamo se convirtió en símbolo de esplendor gracias a las riquezas generadas por la explotación de la caña de azúcar y por el comercio con los piratas. Curiosamente, en Bayamo han nacido varias estrellas del ajedrez, entre ellas Carlos Manuel de Céspedes, abogado que comandó al ejercito en 1868 para liberar a la ciudad de la ocupación española y que se convirtió en héroe nacional por ello. Por esto mismo, el nombre del himno nacional de Cuba se llama La Bayamesa. No obstante, la sublevación no fue exitosa y para eludir la inminente ocupación, Bayamo se prendió fuego a si misma e hizo desaparecer prácticamente cualquier indicio de existencia española en la ciudad. A pesar de que casi todas las antiguas mansiones coloniales fueron destruidas, el fuego no pudo acabar con la intensa personalidad e idiosincrasia cubana. Ya en la ciudad, el lugar más representativo es el parque Céspedes o plaza de la Revolución de Bayamo, en cuyo centro se encuentra la estatua del libertador Carlos Manuel Céspedes y el lugar donde se proclamó la independencia de la isla en 1868. Otro característico lugar es la Plaza del Himno, donde sonó por primera vez la Bayamesa, himno nacional del país. Otros lugares destacables de la ciudad son la Casa natal de Carlos Manuel Céspedes por su importancia en la independencia del país y la Iglesia Parroquial Mayor de San Salvador.

Una histórica ciudad, en suma, repleta de encantos y con monumentos de gran importancia.

Daniel Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es


Camagüey (Cuba), la ciudad de los tinajones

La cultura artística cubana (y no sólo la música) es uno de los elementos característicos de la isla que visitaremos en febrero de 2020,  y los cubanos se muestran orgulloso de ello; además en la ciudad de Camagüey, a la que dedicamos este post,  las artes brillan con fuerza. El poeta nacional Nicolás Guillen es natural de esta ciudad. En 1959 Camagüey chocó con los ideales revolucionarios de Castro y el comandante militar local Huber Matos fue arrestado y encarcelado. Fielmente católica, la ciudad recibió con honores a Juan Pablo II en 1998 y en 2008 acogió la beatificación del primer santo de Cuba, fray José Olallo (ayudó a heridos de  ambos bandos durante la Guerra de la Independencia 1868-1878). Vamos a conocer un poco más sobre la tercera ciudad de Cuba.

La ciudad de Camagüey  es una de las más antiguas de Cuba ya que fue fundada en 1514. Por aquella época, el poblado costero recibió el nombre de Santa María del Puerto del Príncipe. El nombre de la ciudad, establecido en el año 1903, proviene de una expresión aborigen que significa “hijo del árbol”. Tras La Habana y Santiago de Cuba es la ciudad más grande del país. En contraposición a la gran mayoría de ciudades del país, su diseño irregular formado por un laberinto de plazas y callejuelas fue necesario para defenderse de los constantes ataques de los invasores ya que durante el siglo XVII fue asaltada y desvalijada por franceses e ingleses. La defensa organizada tras los continuos ataques y una historia atestada de hechos heroicos le han otorgado el seudónimo de “la legendaria”. Tres de las Asambleas Constituyentes del país se realizaron en Camagüey.

A causa de su increíble belleza, el centro histórico de la ciudad está considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2008. La Catedral de Nuestra Señora de la Candelaria, ubicada en el parque Ignacio Agramonte, es una construcción religiosa levantada en 1748 sobre una antigua capilla que se remontaba al año 1530 y estrechamente vinculada con la Iglesia Católica. La Virgen de la Candelaria es la patrona de la ciudad. El Parque Ignacio Agramonte, dedicado al líder rebelde que le da nombre, se encuentra situado en la antigua Plaza de Armas, en cuyo interior se encuentra una estatua de Agramonte montado a caballo. Las palmeras instaladas en la esquina de la plaza son un monumento emblemático dedicado a un grupo de cubanos independentistas que fueron ejecutados en 1851 por las tropas españolas. Otro característico lugar es la Plaza de San Juan Dios, la única donde se mantienen los edificios y el trazado original, declarado Monumento Nacional del país en el año 1978. Si lo que más te gusta es la arquitectura debes visitar la Plaza del Carmen, famosa por poseer un conjunto arquitectónico de personalidad colonial. A 10 minutos andando desde la plaza se encuentra la Iglesia y Convento de Nuestra Señora de la Merced, construida en sus inicios en 1601 y reconstruida 150 años después. Posee una preciosa fachada barroca y cuenta con una llamativa torre central. Su interior disfruta de maravillosos murales de estilo art nouveau. No obstante, lo más increíble es la imagen realizada por Juan Benítez Alfonso en el siglo XVIII, la cual hace referencia al Santo Sepulcro, confeccionada a partir de 23 mil monedas de plata obsequiadas por sus feligreses. Si se recorre la calle Martí hacia el oeste se alcanza la Plaza del Carmen, una de las más bonitas de la ciudad. Esta plaza se remonta al periodo colonial y cuenta con estatuas de dimensiones naturales. En ellas se encarnan secuencias del día a día, y también los objetos más particulares de la ciudad, los tinajones. 

¿No os parece curioso que la ciudad sea internacionalmente conocida por estos curiosos tan singulares?

Daniel Bermejo 

Alberto Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es


Oneira club de viajeros alcanza 1000 likes (me gusta) en Facebook

¡Hola amigos de Oneira club de viajeros!

¡Hemos alcanzado los 1000 me gusta (likes) en Facebook y os lo agradecemos de corazón!
Continuaremos publicando artículos y fotos de interés, compartiendo las mejores historias de viajes con todos vosotros.

En nuestro blog Oneira seguiremos compartiendo los artículos más interesantes y todas las historias y experiencias viajeras. Relacionadas con arqueología, historia, viajes y libros.

Seguiremos viajando por todo el mundo y esperando nos acompañéis en próximas aventuras de grupo para 2020 que están a la vuelta de la esquina: Egipto, Omán y Emiratos, Cuba, Vietnam, Polonia, Turquía, Corea del Sur, Israel, Chile... Como siempre, viajes de grupo muy especiales.

¡Reserva tu plaza!Recordad, hay otra forma de vivir el viaje en grupo, y es Oneira: ¡un viaje a tus sueños!
Celebramos los 1000 likes en Facebook con un pequeño video con muy buenos momentos de nuestros últimos viajes Oneira de 2019. ¡Nos vemos en los viajes!

Alberto Bermejo y Daniel Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

Un viaje a tus sueños

www.oneira.es

info@oneira.es


Encanto de Cuba: Sancti Spiritus y Valle de los Ingenios

Hoy conoceremos Sancti Spíritus y el Valle de los Ingenios.  Este último reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 1988.

Ubicada en el centro de un fértil valle agrícola, la ciudad de Sancti Spíritus fue instaurada en 1514 por Diego Velázquez en el margen del río Tuinucú.   8 años después fue desplazada a su posición actual cerca del río Yayabo. Es también conocida como "la pequeña Trinidad". A finales del siglo XVI la ciudad fue incendiada por corsarios británicos produciendo la desaparición de toda la documentación vinculada a su creación. Durante los 2 siguientes siglos la ciudad fue el núcleo económico, administrativo y político de la región y se colmó de mansiones.  Ha sido objeto de pillajes continuados por corsarios hasta el siglo XVII. Fue aquí donde se inventó la típica guayabera, la camisa masculina que gusta lucirse en toda Latinoamérica. Ya en la ciudad, resulta agradable pasear por sus renovadas calles peatonales, a la vista de maravillosas casas coloniales de vivos colores y característicos balcones de hierro. El puente erigido sobre el río Yayabo, ubicado al suroeste del núcleo urbano y conocido antiguamente como el “Paso de las Carretas”, es el emblema patrimonial de la ciudad. Cuenta con una apariencia medieval y posee grandes arcos de barros únicos en el país. Una leyenda urbana afirma que para darle robustez al puente se combinó el cemento con leche de cabra. A 4 minutos andando desde el puente se encuentra la Iglesia Parroquial Mayor del Espíritu Santo, el templo más antiguo del país. Inicialmente se construyó en el Pueblo Viejo, cercano al río Tuinicú, y se levantó a partir de madera. A causa del desarrollo de la ciudad a finales del siglo XVII, se trasladó a la actual ubicación, construyéndose de forma idéntica. Actualmente es una de las joyas coloniales de estilo barroco y romántico más transitada del país.

El Valle de los Ingenios, también conocido como valle de San Luis, es un sistema cultural y ecológico en el que se combinan naturaleza, monumentos y sociedad, situado entre el Mar Caribe y las montañas y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988. Es  un verde valle custodiado por los sobrios centinelas de la sierra del Escambray que constituyó un fructífero asentamiento de grandes plantaciones de azúcar que alcanzaron su cénit entre los siglos XVII y XIX en Cuba. Son ruinas que engloban almacenes, maquinaria, barracones de esclavos, casas señoriales y hasta un tren de vapor en funcionamiento. Durante los siglos XVII y XIX el lugar fue una de las zonas azucareras más grandes ya que contaba con tierras fértiles y puertos para los envíos. Durante la época colonial los españoles utilizaron los terrenos para la ganadería, la explotación del tabaco y otros cultivos hasta que se produjo el auge de la industria del azúcar. De hecho, esta prosperidad afectó principalmente a la ciudad de Trinidad convirtiéndola en una de las ciudades más ricas y desarrolladas del país. No obstante, durante la segunda mitad del siglo XIX la región padeció una fuga de capitales hacia otras regiones que se encontraban en mejor estado, provocando un grave declive en el valle. Esto, sumado a la crisis mundial del año 57 y a la guerra de independencia de 1868 terminó colmando el vaso. A pesar de todo, aún se conservan numerosas haciendas y sitios arqueológicos de la época. Las mejor preservadas son las de Buena Vista, Delicias, Manaca Iznaga, Guáimaro y Magua, todas ellas de estilo neoclásico. Las más interesantes de visitar son el Museo del Azúcar y la torre campanario de Manaca Iznaga. 

 

Daniel Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es


Trinidad (Cuba) Ciudad de los Mil Colores

Cuba. Hoy repasamos una de sus ciudades más importantes, Patrimonio de la Humanidad, la ciudad Colonial de Trinidad, un verdadero museo en sí misma.

Ubicada en la región central del país y fundada en 1514 por los españoles, Trinidad es considerada una de las ciudades coloniales más bonitas de toda Cuba e incluso de Latinoamérica. Algunos dicen que les recuerda a Antigua, en Guatemala. Ésta y la capital del país son las ciudades más transitadas por los viajeros amantes de Cuba, siendo el Casco Antiguo de Trinidad Patrimonio Mundial por la UNESCO, reconocido internacionalmente como un maravilloso museo al aire libre. Su encanto, vistosidad y ambiente la convierten en una ciudad que se debe visitar sin ningún atisbo de duda. La ciudad fue la tercera villa establecida en el país durante el periodo de conquista liderado por Diego Velázquez de Cuéllar. Fue un lugar clave para la distribución del oro que se obtenía del país y que se llevaba posteriormente a España. Durante la etapa colonial la ciudad coexistió entre periodos de decadencia y bienestar y fue a partir del siglo XVII cuando esta y los alrededores comenzaron a explotar la actividad agrícola, esencialmente la industria azucarera. Uno de sus ingenios azucareros (haciendas de la época colonial) conocido como el Guáimaro, fue el mayor fabricante de azúcar del planeta en 1827. Durante la dictadura previa a la Revolución Cubana la región fue un lugar muy transitado por sus gobernantes, entre ellos Gerardo Machado, Mario García Menocal y Fulgencio Batista. Tras el hostil cese de Batista en 1959 se estableció en el poder la Revolución Cubana, que luchó contra los bandidos que se asentaron en Escambray hasta la derrota de estos últimos. Fue a partir de este momento cuando la profusión política e ideológica de la revolución se extendió a lo largo del país y no fue hasta 1988 que la UNESCO incluyó a Trinidad como parte del Patrimonio Mundial.

Ya en la ciudad se debe visitar la Plaza Mayor, ya que los edificios más representativos de esta se encuentran a su alrededor. Situada en el núcleo del centro histórico, la plaza se encuentra en un lugar privilegiado. Calles empedradas que guían hacía lo alto del pueblo, bonitos y cuidados jardines, fincas coloniales teñidas por cientos de colores, iglesias, restaurantes, tiendas de artesanía y mucho más. Una vez de noche, te aconsejamos que disfrutes de un buen mojito, busques un lugar cómodo como son las escaleras de la Casa de la Música y disfrutes del son cubano en un lugar tan encantador como este. Aquí también se encuentra la Iglesia Mayor de la Santísima Trinidad, construida durante el siglo XIX y cuya fachada neoclásica es lo más retratado de la ciudad. Si se sigue observando alrededor de la plaza, se verá el conocido Museo Histórico Municipal, una preciosa mansión delicadamente decorada repleta de objetos de uso cotidiano que se empleaban hace más de 2 siglos. Lo mejor de esta es subir a su azotea, desde donde se pueden disfrutar unas maravillosas vistas de toda Trinidad. Muy cerca de la Plaza Mayor se encuentra la Casa Templo de Santería Yemayá, poseedora de una fachada color azul con algunos elementos blancos. Goza de una enorme importancia histórica, cultural y arquitectónica, ya que su dualismo al ser una casa y templo religioso al mismo tiempo constituye un santuario que muestra los valores más auténticos y propios de la cultura afrocubana. La tradición oral afirma que en el patio del templo se encontraron elementos pertenecientes a un entierro afro aborigen, como son hachas petaloideas, piedras esferolitas y elementos procedentes de la pesca de inconmensurable belleza. Muy cerca se encuentra la Taberna la Canchánchara, situada sobre un edificio del siglo XVIII y famosa por el cóctel que le da nombre, la canchánchara. Es conocida como la versión cubana del famoso daiquirí, confeccionada a partir de miel, jugo de limón y ron y servida en tazas de terracota. La historia de este cóctel está muy ligada a la batalla por la independencia. Según cuenta la leyenda, aquellos que batallaron por obtener la libertad llevaban botellas de ron amarradas a las monturas para paliar la sed y el sufrimiento de los heridos. Es muy normal encontrar músicos locales que con el ánimo de impresionar a los viajeros bailan y cantan de forma improvisada.

A 15 minutos andando desde la taberna se encuentra la Casa del Alfarero “ChiChi” de la Familia Santander, símbolo en la ciudad por su conmovedora historia. En el año 1892 y en uno de los barrios de la periferia de Trinidad, un español instruyó en el arte de la alfarería a un joven llamado Rogelio Santander, el cual levantó un humilde taller desconociendo que lo que hizo se convertiría en una extraordinaria historia. En la actualidad, el lugar se conoce de tal forma ya que su vigente dueño, bisnieto del fundador del taller, se llama Daniel “Chichi” Santander. Las mismas técnicas en alfarería que los españoles heredaron de los musulmanes, se mantienen en este mismo taller que sigue utilizando arcillas locales y hornos que funcionan a partir de madera de marabú. Aquí se fabrican objetos famosos en la ciudad, como algunos acabados arquitectónicos que embellecen la Plaza Mayor de Trinidad. Por ejemplo, las tazas de terracota utilizadas en la Canchánchara se confeccionaron aquí. En el año 2007, la Familia Santander obtuvo el Premio Especial de la UNESCO a la Maestría Artesanal, un agradecimiento noble a varias generaciones de la familia. 

Daniel Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

 


Cienfuegos, corazón galo de Cuba

Aclamada como “La perla del Sur” la ciudad cubana de Cienfuegos fue constituida por colonos de origen francés en 1819. El primer nombre que recibió la colonia fue el de Fernandina de Jagua, en honor al rey Fernando VII y a la estirpe aborigen. En 1829, la colonia recibió el nombre de Villa de Cienfuegos, en honor al Capitán General de la isla en el momento de su constitución, José Cienfuegos. Durante las Guerras de Independencia muchos habitantes de la colonia se unieron por la independencia. En la Guerra de 1895 la implicación y cooperación de los cienfuegueros fue vital, ya que cerca de la ciudad sucedió la Heroica Batalla de Maltiempo. Tras el intento frustrado de independencia por los estadounidenses a causa de la constitución de la Base Naval de Guantánamo y la imposición de la Ley Platt, en Cienfuegos se mantuvo la llama de la revolución. Los mismos que durante varias décadas sufrieron la tiranía de la dictadura a comienzos del siglo XX, fueron quienes apoyaron incondicionalmente a Fidel Castro. Esta pequeña urbe ha conseguido cautivar e ilusionar a viajeros de cualquier parte del globo a causa de la belleza de su ilustrado espíritu francés y de su afectuoso estilo caribeño.

Actualmente conserva un centro urbano bastante homogéneo en relación con su arquitectura, colmado de elegantes columnas y fachadas clásicas que no hacen más que reproducir un ambiente similar a la Francia del siglo XIX. La ciudad se encuentra establecida alrededor de la bahía natural más grande de la isla, la bahía de Jagua, de 88 km2. Toda la ciudad disfruta de un agradable ambiente marino, que sumado a la paz que transmiten sus maravillosas calles libres de masificaciones turísticas, hicieron posible que la ciudad fuera proclamada Patrimonio Mundial de la UNESCO en el año 2005. Como curiosidad, en la misma bahía se puede ojear un cartel que dice “La ciudad que más me gusta a mí”, aludiendo a las palabras que pronunció el afamado cantante Benny Moré. Ya en la ciudad, lo más destacable sería el Centro Histórico urbano de Cienfuegos, del que hemos hablado con anterioridad. Otro lugar que no se debe obviar es el maravilloso Teatro Tomás Terry, construido en el siglo XIX y considerado como una leyenda viva de la arquitectura y cultura cubanas. Por sus palcos han pasado figuras internacionales y cubanas reconocidas como Sarah Bernhardt o Alicia Alonso. Cuenta con un estilo ecléctico, con elegantes salas en forma de herradura y con un mobiliario y decorado fantástico, haciendo de este teatro uno de los más selectos y representativos del centro histórico de la ciudad. Otro lugar es el Parque José Martí, como sacado de una novela de finales del siglo XIX, trasladándote a la época de colonización francesa. También es la antigua Plaza de Armas y el centro neurálgico de la ciudad. Si te sitúas en el centro de esta tendrás una visión panorámica de los edificios más representativos y simbólicos de la ciudad: El Palacio de Gobierno de Cienfuegos, el Palacio Ferrer, el Teatro Tomás Terry, el Arco del Triunfo y la Catedral de la Purísima Concepción. Al extremo del parque se sitúa la Catedral de la Purísima Concepción de porte neoclásico. Antes de la llegada de los españoles la ciudad se encontraba deshabitada, pero tras su llegada comprobaron que la Bahía era un lugar ideal para levantar un puerto. El mismo día de la fundación de la ciudad se conmemoró una misa en el mismo suelo donde posteriormente se levantaría la catedral. Alejado del centro histórico y en la zona de Punta Gorda se encuentra el Palacio del Valle, uno de los símbolos arquitectónicos de la ciudad. Su amalgama de estilos y opulencia constructiva le otorgan el título de joya del eclecticismo de la isla. 

¿A que sorprende encontrar esta ciudad con sabor francés en Cuba?

Daniel Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

 


Presentación de nuestro Viaje a Cuba Oneira febrero 2020

Nos complace saludaros desde  Oneira CLUB DE VIAJEROS  y presentaros un proyecto  ¡Nos vamos a Cuba! La recorreremos de punta a punta. Descubriendo su música, sus gentes, los pueblos, su rica historia, sus playas. Un viaje inolvidable.

Es un año muy especial para Cuba. Celebran en la isla el 500 aniversario de la Habana, entre grandes fastos. Hay que conocerla cuanto antes. Amamos Latinoamérica, que nos parece fascinante y seguiremos programando grandes viajes para conocerla mejor. Ya hemos estado en México, Guatemala, Argentina, Honduras y Perú en nuestro proyecto anterior. Y nos quedan muchos países por recorrer en Oneira. Os podemos adelantar que en enero de 2021 estamos trabajando en preparar un viaje a Chile muy especial.

La música de estas latitudes, la música cubanaserá nuestro hilo conductor en este viaje. Algunas de las visitas programadas tienen la música como protagonista. Como ya sabéis, Cuba presenta atractivo innumerables, con múltiples sitios declarados Patrimonio de la Humanidad UNESCO.  Iniciaremos viaje en Santiago de Cuba, cuna de la Revolución, una bella ciudad que apenas ha cambiado: africana, musical y repleta de pasión. García Lorca la definió como “un arpa hecha de hojas vivas, un caimán, una flor de tabaco”.  Conoceremos Bayamo, con algunos episodios de rebeldías a sus espaldas (desde el s. XVI) que recorreremos en coche de caballos. El casco antiguo de la legendaria Camagüey es laberíntico y repleto de antiguas iglesias, grandes plazas y joyas arquietectónicas diversas. Descubriremos Trinidad, recalando antes en Sancti Spiritus, visitando sus grandes atractivos arquitectónicos. Cienfuegos, la perla del Sur, presenta una de las más bellas bahías del mar Caribe y un aire francés muy característico. ¿Y qué deciros de La Habana?. La alegre capital de Cuba es una ciudad rebosante de actividad salpicada de espléndidos edificios coloniales. Su Habana Vieja hay que conocerla bien, como su Malecón. Recorreremos todo lo principal. También conoceremos la Cuba del escritor Hemingway, que vivió allí 20 años ¡Y disfrutaremos de la música cubana! Hemos hecho coincidir este viaje con el Festival de la Salsa de La Habana   que se celebra en la capital a finales de febrero. Y los que lo deseen podrán prolongar su estancia dos noches más en La Habana o bien trasladarse a Varadero (como propuesta opcional fuera de programa principal). Y mucho más.

Os invito a que os animéis a acompañarnos a este gran destino, espiritualmente muy unido a nosotros, con el que hemos compartido parte de su historia. Este destino ansiaba conocerlo desde hace tiempo, por lo que espero compartir viaje con todos vosotros. Recordad: las plazas son limitadas y las reservas han de hacerse en MÁS QUE UN PLAN Agencia de Viajes, el mejor equipo para los viajes de Oneira club de viajeros, que tanto nos ayudan a hacer realidad nuestros sueños de viajar a tantos y tantos lugares del mundo

MAS QUE UN PLAN AGENCIA DE VIAJES – David Esteso

C/ Calderón de la Barca, 2 - 03004 Alicante

Título/Licencia CV-m1833A

David Esteso - Silvia González 965207555 - 699421525ClubViajeros@MasQueUnPlan.com

Preparando nuestro viaje a Croacia y Eslovenia Octubre 2019

En breve nos embarcamos en una nueva y fascinante aventura onérica a Croacia y Eslovenia, dos países fascinantes. Vamos a conocer con el grupo de viajeros un cacho de la antigua Yugoslavia, en cuanto a su historia y a su riqueza cultural, y como no, también su medio natural, que también disfrutaremos. Empezamos y cerramos viaje en dos ciudades históricas, de deslumbrante belleza y ambas asomándose al Mar Mediterráneo: Venecia y Dubrovnik. En esta oportunidad no es Venecia protagonista, tornándose ciudad de paso, pero a buen seguro nos proveerá del mejor impulso para descubrir los tesoros que nos esperan en Croacia y Eslovenia.

Este viaje será para mí muy especial, significativamente cuando ponga de nuevo pie en Dubrovnik. La belleza de la Ciudad vieja de Dubrovnik es apabullante; como sabéis fue elegida para representar Desembarco del Rey en Juego de Tronos.  Nadie puede cansarse ni sentir indiferencia al pasear al borde de sus murallas o recorrer sus calles de mármol y contemplar sus edificios barrocos.  Me emocionó profundamente conocerla por primera vez en 1990 justo un año antes de los bombardeos de 1991 por la Guerra de Yugoslavia. Aún recuerdo el día gris, ese halo de tristeza que emanaba tan bella ciudad, que pareciera que anticipara su inmediato destino. Me enamoró hondamente. Y espero que igualmente, ahora intacta, os enamore a todos los amigos que viajan con nosotros. A mí ya me tiene conquistado. ¡Pero antes de Dubrovnik descubriremos más sitios extraordinarios! Lo contaremos en nuestras Redes Sociales.

¡Nos vemos en los viajes!

Alberto Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es


La Santería en Cuba

Estamos preparando un programa con una carga cultural importante que seguro os encantará. Un extremo que no se aborda a menudo en los viajes a Cuba son las prácticas religiosas en la isla. Quería anticiparos que en Trinidad hemos programado una visita a una Casa Templo de Santería Yemayá, un templo religioso que refleja las tradiciones más genuinas de la cultura religiosa local. Y es que estamos penetrando en el mundo de la interesante Santería afrocubana, que conoceremos mejor en nuestra visita del año que viene ¿Queréis conocer más sobre este culto religioso que resulta atractivo a más del 80 por ciento de la población? Pues seguid leyendo.

La Santería es una fusión entre prácticas católicas y creencias folclóricas africanas, de ahí que usualmente también se conozcan como prácticas afrocubanas. Y datan del siglo XVII, impregnando a la sociedad cubana desde entonces, prácticas que no han podido ser frenadas por los distintos regímenes políticos que han emergido en la isla, incluido el actual. Esta práctica es mucho más prevalente que el Catolicismo, pues no en vano los santeros superan en número a los católicos por 8:1. Esta fe se ha extendido a otros países latinoamericanos, e incluso a los Estados Unidos.

Nos hemos de remontar a la “llamada del tambor”, de la religión yoruba original de África asentada y reinterpretada por los cubanos durante siglos.  Fue traída a la isla por los antiguos esclavos. Es todo un sistema religioso conocido romo Regla de Osha-Ifa (o Regla de Ocha o Lukumi, que significa “amigo mío” en lengua yoruba) o Santería en la mitología yoruba. Durante siglos la Santería se practicó en secreto y fue transmitida oralmente. Tras la Revolución la Santería fue reconocida, pero al mismo tiempo criticada por el Régimen. Actualmente disfruta de un atractivo importante en toda Cuba.  Hay quienes apuntan que el mismo Fidel Castro fue creyente y firme partidario.

En la Santería pese a alabar a un “dios todopoderoso”, Olodumare, se considera una religión politeísta. Olodumare ha creado todo lo que existe y entre sus extensiones cuenta con un panteón de divinidades llamadas orishas, que ponen en comunicación a los seres humanos con Olodumare y velan por la vida en la Tierra.  Por ejemplo, Yemayá, cuyo templo visitaremos en Trinidad, es el orisha del mar y la maternidad. Se considera que los orishas realizan milagros para sus adeptos y son capaces de ser culpados por eventos desafortunados.

De manera general la práctica religiosa se basa en un sistema de adivinación que descansa en tres oráculos: el oráculo de Ifá, que usan los babalawos, los caracoles de los santeros y el coco con el que ambos profesan. En sus cultos y rituales se aconseja al hombre sobre hábitos de comportamiento y sobre su destino, con el propósito de buscar la paz interior y el bienestar espiritual. Entre sus feligreses se llaman padrino, madrina, ahijado… y a menudo pasean de blanco con collares y pulseras coloridas en sus cuerpos. Estos personajes de blanco son los iyawos o yabós que son sometidos a un proceso riguroso de consagración para convertirse en santeros y quedar vinculados a su ángel de la guarda. En una ceremonia llamativa y secreta el iniciado con gran fe que desea “hacerse santo” se somete a rituales y ceremonias prolongados para alcanzar su meta. Conoceremos más sobre este peculiar sistema de creencias en nuestro viaje.  Interesante, ¿no os parece?

Alberto Bermejo 

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

 

 


V Centenario de la Vuelta al Mundo de Magallanes y Elcano. Una gesta histórica.

El 10 de agosto de hace 500 años embarcaron en Sevilla 241 marineros de diversas nacionalidades,  al mando del portugués Fernando de Magallanes, en búsqueda de una nueva ruta hacia las islas Molucas, el paraíso de las especias. Con financiación de Carlos I de España, dado que el enemigo rey Manuel de Portugal no apoyó la expedición.  5 barcos y 100.000 kilómetros. 3 años después regresaron únicamente 18 tripulantes en la nao Victoria, en condiciones de salud lamentables, harapientos y famélicos,  al mando del vasco Juan Sebastián Elcano, que se puso al frente de la expedición tras la muerte de Magallanes en Filipinas. Así completaron  una gesta ibérica, histórica: la primera vuelta al mundo, de la que hoy celebramos su V Centenario. Comparable salvando distancias con la conquista del espacio. Sevilla inicia este sábado los fastos y celebraciones por esta gran proeza que ha marcado la historia de la humanidad, en el que portugueses y españoles de hace cinco siglos fueron protagonistas. Os contamos con cierto detalle esta aventura.

Lo que vivieron nuestros protagonistas hace 500 años fue una verdadera odisea, una auténtica proeza. Estos hombres además de circunnavegar el globo terráqueo cruzaron América por un estrecho desconocido, surcaron el temible océano Pacífico y navegaron por el laberíntico archipiélago de las Filipinas, encontrando las míticas “islas de las Especias”, el Eldorado ambicionado por las potencias del s. XVI.  Uno de los marineros, Antonio Pigafetta, aficionado a la antropología, llevó un diario sobre la epopeya; gracias a él disponemos de mucha información sobre esta temible aventura.

Magallanes puso proa hacia las costas de África, una singladura complicada. Bartolomé de las Casas describió al obcecado Magallanes como hombre “de aspecto no muy brillante, bajo, cojo, muy tenaz y de gran valor”. Las iniciales lluvias y el viento dejaron los barcos 60 días a la deriva. La calma ecuatorial posterior también hizo mella en la tripulación. Recordemos que en esta época se hablaba del “non plus ultra”, es decir, nada más allá del océano, el mar tenebroso. Piojos, chinches y todo tipo de bichos y ratas eran incómodos compañeros de viaje, en un ambiente enrarecido. En los primeros meses de viaje ya circulaban rumores de motín. El marinero Antonio Salamón fue ajusticiado acusado de sodomía. Tras un naufragio en las Indias portuguesas algunos capitanes se rebelaron. Magallanes fue implacable con los motines y los castigos eran implacables. Llegó a cortar la cabeza del jefe principal y lo descuartizó. En la Patagonia abandonó  al capitán español Juan de Cartagena.

En la costa americana buscaron el estrecho del que les hablaba el cosmógrafo Ruy Faleiro, el sabio chiflado que convenció a Magallanes, errando en distintas decisiones. Llegaron a intentar navegar el Río de la Plata; pero no era un estrecho.  Pasaron frío en estas latitudes, llegando a comer pingüinos. Las tormentas parecían durar siglos.

En Puerto San Julian se consuma un motín al ordenar racionar la comida, para unos hombres muy agotados. Piensan que “Magallanes los llevaba hacia el frío eterno”, como cuenta Laurence Bergreen en el libro: Magallanes. Hasta los confines de la Tierra” (Ariel). Se rebelaron 3 naves. Entre la Concepción (rebelde) y la Trinidad se dispararon balas de cañón. Magallanes aplaca el levantamiento y castiga con dureza a los amotinados dictando 40 penas de muerte, posteriormente conmutadas por trabajos forzados. Uno de los perdonados sería el marinero Juan Sabastián Elcano, el español que lideraría la vuelta a casa. A partir de Puerto San Julian los marineros temen más a Magallanes que al mar embravecido.  Los dramas continúan; la nave Santiago naufraga en la búsqueda del maldito estrecho; y los marinos se enfrentan a los indios “patagones”.

Finalmente 4 naves en octubre de 1520 atraviesan el estrecho ahora llamado de Magallanes, un conjunto laberíntico de estuarios, mareas y fiordos. Esta navegación fue “la mayor hazaña de la historia de la exploración marítima” en palabras de Laurence Bergreen. La nao San Antonio desertaría y se volvería a España. Sólo 3 barcos se adentran en el inmenso océano Pacífico, 3 meses y medio sin escalas; a bordo prevalece el hambre y el escorbuto, así como una disciplina durísima. Algunos indios abordan las naos y Magallanes los controla con baratijas y fruslerías que embarcaron en España, con el todo a ciende la época… En una de las escaramuzas Magallanes ordena un desembarco en una isla habitada del pacífico que es destrozada y saqueada.

En marzo de 1521 la flota alcanza el archipiélago de Filipinas (más de 3000 islas).  A los marineros se les permite yacer con las mujeres, sólo si estas han sido bautizadas, otra de las obsesiones de Magallanes (convertir a los indígenas). En una de las batallas en las Mactán Magallanes muere, herido, luchando con bravura.  Juan Sebastián Elcano, uno de los pocos navegantes con oficio que sobreviven y capitán de la nao Victoria, se alza como comandante de la flota.

El 6 de noviembre de 1521 llegan a las Molucas. Les recibe Al-Mansur, rey de Tidore. Un paraíso para lo que estaban acostumbrados en la travesía; una mina de especias: condimento, conservante y medicina en aquellos tiempos. Descubren que los portugueses llevaban comerciando allí en secreto durante años. La nao Victoria carga sus bodegas de especias y zarpa con 60 hombres. “Elcano decide regresar por la ruta portuguesa, por eso dan la vuelta al mundo, que no era el fin de la expedición”, cuenta María Dolores Higueras, exdirectora técnica del Museo Naval.

Los riesgos son altos para un barco solitario cargado de mercancía y hombres, que aún debe realizar una larga singladura de regreso, con caníbales a su paso, arrecifes, bancos de arena, vías de agua, sus enemigos… Alcanzan Timor, Java, y el cabo de Buena Esperanza, que consiguen atravesar. El 8 de junio de 1522 cruzan el Ecuador. El escorbuto mata a 21 marineros. En Cabo Verde y con engaños los marineros desembarcan y obtienen provisiones de los portugueses.

En condiciones deplorables los 18 europeos y 3 nativos de la nao Victoria desembarcan en Sanlúcar. 100.000 kilómetros recorridos. “La odisea más magnífica de la historia de la humanidad”, en palabras del escritor Stefan Zweig, biógrafo de Magallanes. Un periplo histórico, una gesta a recordar, de grandes y aventurados marinos, que se embarcaron en una aventura espléndida.

Alberto Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

 


Viaje a Cuba Oneira 2020, descubriendo el paraíso

… y descubriendo su música, sus gentes, los pueblos, su rica historia, sus playas… El viaje a Cuba que Oneira club de viajeros organiza en febrero de 2020 será inolvidable. Os adelantamos la propuesta.

Cuba celebra este año 2019 el 500 aniversario de La Habana entre grandes fastos,  y nada mejor que visitar cuanto antes esta tierra caribeña repleta de historia, para conocer su alma caribeña, y por qué despierta tanta pasión entre quienes la visitan. La Habana se fundó en un año crucial para la historia del mundo. Salía entonces Hernán Cortés con 11 naves de La Habana para poner pie en México;  Magallanes zarpaba de Sanlúcar de Barrameda para realizar la vuelta al mundo; Carlos V era elegido emperador y Martín Fernández de Enciso publicaba en Sevilla su “Suma de Geografía”, el primer tratado geográfico sobre América.

Hispanoamérica nos resulta fascinante y continuaremos programando grandes viajes para conocerla mejor. Con PERIPLOS visitamos en años anteriores  México, Guatemala, Argentina, Honduras y Perú. Y en un par de años recorreremos Chile. Y en febrero de 2020 tenemos una cita indispensable  con la cautivadora y auténtica Cuba, una isla anclada en el tiempo, un poco consentida por el Caribe, con la mayor diversidad musical del mundo.

Iniciaremos viaje en Santiago de Cuba, cuna de la revolución, una bella ciudad que apenas ha cambiado,  encajonada entre las montañas de Sierra Maestra y el mar. Africana, musical y repleta de pasión. García Lorca la definió como “un arpa hecha de hojas vivas, un caimán, una flor de tabaco”.  La conoceremos bien. Recorreremos su casco histórico y visitaremos la Fortaleza del Morro. Por la tarde visitaremos el mirador de la Gran Piedra y conoceremos alguna hacienda cafetalera. Realizaremos más actividades, dos de ellas conectando con el espíritu musical de sus gentes.

Al día siguiente nos pondremos en ruta  al objeto de pernoctar en Camagüey, conociendo al paso Bayamo, con algunos episodios de rebeldías a sus espaldas (desde el s. XVI). Bayamo es la ciudad más antigua de Cuba, después de Baracoa. Continuaremos viaje.  La legendaria Camagüey destaca por el trazado irregular de sus calles, quedando así conformadas para protegerse de las invasiones. El casco antiguo de la colonial Camagüey es laberíntico y está repleto de antiguas iglesias, grandes plazas y joyas arquitectónicas diversas.  Allí conoceremos algunos proyectos socioculturales emergidos del movimiento popular artístico. El cubano medio,  es un gran creador, un artista.

Nuestro siguiente destino es Trinidad, recalando antes en Sancti Spiritus, donde realizaremos una panorámica de la ciudad, conoceremos la Catedral del Espíritu Santo, el puente sobre el río Yayabo y otros lugares de interés. Atravesaremos el fértil Valle de los Ingenios, con las verdes colinas de la Sierra del Escambray como telón de fondo. Fue asentamiento de grandes plantaciones azucareras. Tenemos intención de alojarnos en la Península de Ancón, pegados a la playa. Aquí, en Trinidad nos alojaremos dos noches.

En Trinidad nuevamente tendremos ocasión de conectar con los ritmos cubanos en un complejo cultural y por la tarde visitaremos la casa del Alfarero “ChiChi” para conocer la tradición cerámica de este lugar. Pero antes recorreremos la ciudad y sus rincones más bellos, sus calles empedradas y sus casas de tonos pastel. Pensaremos que el tiempo apenas ha pasado desde la época colonial. La riqueza arquitectónica de esta ciudad es espléndida. Quedaremos enamorados de la plaza Mayor de Trinidad.

Nos quedará mucho por ver aún. El día de partida nos dirigiremos a Cienfuegos, recorriendo por el camino algunos lugares de gran belleza natural como el Parque el Cubano, recorriendo un pequeño sendero y varios puentes colgantes,  y conoceremos su pasado colonial. Cienfuegos, la perla del Sur, presenta una de las más bellas bahías del mar Caribe. Fue fundada por los franceses y los españoles levantaron en 1745 una fortaleza para defenderse de los piratas. Recorreremos sus principales calles y avenidas, conoceremos el Teatro Tomás Terry, el Parque Martí, una Casa Cultural, la Catedral Purísima Concepción y el Palacio de Valle. Este día llegaremos a La Habana para nuestro alojamiento.

La Habana, la alegre capital de Cuba, es una ciudad rebosante de actividad salpicada de espléndidos edificios coloniales. Conoceremos sus tres barrios: La Habana Vieja, Centro Habana y Vedado en las distintas visitas que realizaremos. Indispensable el recorrido por el Centro Histórico de la Habana Vieja, que nos dejará sin aliento. Recorreremos lo más importante. Haremos un recorrido panorámico por otros puntos de interés y por supuesto, dedicaremos un tiempo a realizar un recorrido panorámico por el Malecón Habanero hacia La Habana Moderna, Plaza de la Revolución y Colina Universitaria. Y si nos apetece podremos disfrutar de algunos espectáculos musicales.

Al día siguiente nos trasladaremos a Viñales. Este valle ofrece un paisaje único, con los mogotes característicos de la zona: centinelas de piedra inmensos que semejan panes de azúcar. Recorreremos los puntos más importantes, entre ellos la Cueva del Indio y el Mural de la Prehistoria, accediendo a algunos miradores. Conoceremos la Fábrica de Tabaco Francisco Donatien. Y luego, vuelta a la Habana, donde podremos seguir disfrutando de la tarde y la noche habanera.

Aquellos que lo deseen podrán prolongar su estancia en Cuba tres noches más en Varadero para disfrutar de estas míticas playas.

¿Qué os parece esta propuesta viajera de Oneira club de viajeros? Os iremos contando más próximamente.

Toda la información sobre el viaje: https://oneira.es/viaje-a-cuba-2020/

Alberto Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es