Croacia: curiosidades y pequeñas historias

El próximo mes de octubre, coincidiendo con el Puente del Pilar,  Oneira club de viajeros visitará Croacia y Eslovenia, un paseo por  la Costa Adriática y Los Balcanes que nos permitirá hacernos una idea de las maravillas que encierra esta parte del mundo que tenemos tan cercana a nosotros y tan desconocida para muchos.

Antes de las guerras yugoslavas de los años noventa ya hice una incursión, en mi etapa de mochilero, por territorios de la entonces llamada Yugoslavia, conociendo muchos de los lugares que veremos en octubre con Oneira. Ya entonces se respiraban aires de conflicto, pues al hablar  con los oriundos (en esa zona se maneja muy bien el inglés) las conversaciones se tornaban tensas y pesaban mucho los temas políticos. Ahora tenemos la suerte de que la paz reina en el sur de Europa y debemos aprovecharlo para disfrutar de nuestro mayor placer, que es viajar por nuestra siempre sorprendente y bella Europa.

Hoy quisiera compartir con vosotros algunas de las curiosidades de Croacia, ¿seguís leyendo?

La flor nacional de Croacia es la iris, proviniendo del nombre de Perun. En la mitología eslava es el dios más alto del panteón y también dios del rayo y el trueno. En las montañas croatas crecen por doquier. La leyenda cuenta que la iris crece solo cuando la luz de Perun toca sobre el suelo.

Los croatas dispusieron de su propia escritura, el glagolítico, utilizado entre los siglos IX y el XIX, que estuvo muy arraigado en Kvarner.

El Anfiteatro Romano que descubriremos en Pula el segundo día de viaje es el sexto más grande del mundo, con tres alturas. Impresionante.

El perro dálmata es originario de Croacia (Dalmacia), una raza autóctona.

¿Sabéis que los habitantes de la isla de Silba, en Zadar dispusieron que su isla fuera 100% peatonal? Los coches y los humos no son allí bienvenidos.

En Split, cuando visitemos el Palacio de Diocleciano, estad atentos a una auténtica esfinge egipcia que el emperador mandó traer de Egipto, que adorna la entrada de su mausoleo. Nos cansaremos de verlas en diciembre, cuando viajemos a Egipto, pero no está de más curiosear la que enamoró a Diocleciano (no es tan grande como la Gran Esfinge).

El caso de vampirismo más antiguo de Europa se localizó en la región de Istria. Es uno de los atractivos turísticos de Kringa. Jure Grando, el vampiro de Croacia.

Zagreb, capital de Croacia, tiene en funcionamiento más de 200 lámparas de gas, con más de un siglo de antigüedad. Se encienden y apagan manualmente todos los días.

Cuentan las leyendas que Ludbreg, en el norte de Croacia, es el Centro del Mundo. La patrona de la localidad mató al demonio clavándole una estaca que atravesó el mundo. En Ludbreg el 1 de abril se celebra el Día del Centro del Mundo.

No sabréis que la corbata, ahora no tan de moda, derivó de la costumbre de los soldados croatas de anudarse al cuello un pañuelo rojo durante la Guerra de los 30 años. Esta moda de anudarse el pañuelo “a la croate” evolucionó “a la cravate”, corbata en español.  Croacia celebra el 18 de octubre el “Día de la Corbata”.

Bajo la ciudad de Zagreb se esconde una kilométrica red de túneles secretos. Lo contamos en nuestro dossier de viaje y hablaremos de ello en un próximo post en Oneira blog.

Cuenta otra leyenda que los orígenes del Parque Nacional de Plitvice, que visitaremos, derivan de la intervención de la Reina Negra que misericordiosa prometió darles el agua que los antiguos habitantes ansiaban, tras años de cosechas perdidas y muertes por hambre y sed. Llovió con fuerza todo el día y toda la noche hasta que el río se desbordó formando sus lagos.

Hay muchas más historias, jugosas y muy interesantes, de este país encantador. Seguiremos contando historias para conocer mejor el lugar que visitaremos el próximo mes de octubre. Si quieres acompañarnos, si quieres conocer Oneira club de viajeros, hay unas pocas plazas disponibles todavía. ¡Hasta pronto!

Alberto Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

 

 


Split, la Ciudad-Palacio de Croacia

Os presentamos uno de nuestros destinos en Croacia, de entre los más encantadores de Europa, en el corazón de la costa dálmata. Lo conoceremos en nuestro viaje de octubre. Hablamos de la ciudad de Split.

Industrias, astilleros y un agitado puerto definen el semblante moderno de Split en la región de Dalmacia. Sin embargo, el centro antiguo mantiene un encanto excepcional, erigido alrededor del palacio romano del emperador Diocleciano, uno de los más grandes y mejor conservados del periodo romano en el mundo. Hace casi 1500 años el palacio hospedó a los refugiados originarios de Salona, después de que esta fuese destruida por los invasores ávaros. Comenzando estos a vivir en el palacio, entre los cuales se encontraba el obispo y otros funcionarios religiosos procedentes del asedio, se organizaron para instaurar el obispado de Split. Tras 2 siglos de control bizantino y el asentamiento de congregaciones croatas, Split fue controlada por Venecia desde 1409.

Con una población de 200 mil habitantes, Split se ha convertido en el corazón de la costa dálmata. Ya en la ciudad destacamos con absolutamente el Palacio de Diocleciano, levantado por el emperador romano en el s. III con caliza blanca natural de la isla de Brac. El palacio, una ciudad en sí mismo, estuvo defendido con murallas y aún se mantienen las distintas puertas de entrada al mismo: La de Oro, puerta principal al palacio, formada por dos torres y con una abundante decoración; la de Plata u Oriental, una reproducción más simple de la primera; la de Hierro y la Marítima. En la Decamanus romana está la residencia imperial con sus salones y templos. Más allá de las murallas de palacio se pueden encontrar esculturas emblemáticas de la ciudad obra de Ivan Mestrovic. Lo que fue el Mausoleo de Diocleciano se transformó a posteriori en la Catedral de Split, donde se puede subir a su campanario de estilo gótico-románico, disfrutar del altar ornamentado y descubrir sus increíbles catacumbas. Es de planta octogonal y rodeada por 24 columnas, conservándose casi intacta. En uno de los frisos podemos ver a Diocleciano y a su esposa. Destacadas son las escenas de la vida de Cristo talladas en las puertas de madera s.XIII de Andrija Buvina. Importantes también son los altares, los frescos de Dujan Vuskovic, la sillería románcia del siglo XIII y el relieve de La Flagelación de Cristo, un gran trabajo escultórico. De forma singular, Diocleciano fue conocido por hostigar a los cristianos, y en la actualidad su mausoleo está dedicado a ellos. En el palacio también se puede apreciar el Templo de Jupiter, antiguo Templo romano formado por un atrio con 6 columnas. Atención al techo, abovedado, decorado con motivos florales y geométricos. El templo es de planta rectangular romana típica y está hecho con sillares calizos, mostrando aún cornisas y pilastras corintias muy decorativas. En la Edad Media se transformó para establecer el Baptisterio de San Juan, en cuyo interior hay una fuente bautismal con un retablo prerrománico donde están personificados el rey Zvonimir y otros mandatorios. Los Sótanos del Palacio de Diocleciano son sorprendentes; aunque la mayoría de salas se encuentran vacías (salvo alguna muestra puntual) las salas y corredores abovedados bajo el Palacio de Diocleciano exudan una inquietante atemporalidad. Aquí se hallaban viviendas de esclavos y sus muros fueron testigos de la persecución de los cristianos. En la Plaza del Pueblo se encuentra el antiguo ayuntamiento gótico de la ciudad, el Café Central, donde se aglutinaban los pensadores y la librería Morpurgo, una de las más longevas del planeta. Fuera de la ciudad se puede ver la fortaleza de Klis, de origen medieval y empleada en la producción de la serie de Juego de Tronos.

¿Te vienes a conocer esta maravillosa ciudad y sus atemporales encantos?

Daniel Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es