ETRUSCOS, el amanecer de Roma

Dicen los historiadores que somos fundamental y esencialmente romanos. Que nuestra estirpe latina sienta sus raíces en estos insignes guerreros, ingenieros y legisladores paganos procedentes de la península itálica. Que, si nos miramos al espejo, vemos a un romano.

Pues no es del todo cierto, querido lector. Muy probablemente le debemos mucho a la gran civilización mediterránea que representaron los etruscos, también vecinos, ya que se expandieron desde muy cerca de Roma entre los siglos 900 a.de C. y los 90 d.C. aproximadamente.

Es impresionante, no dejes de visitarla, la nueva exposición internacional que nuestro querido MARQ Museo Arqueológico de Alicante, ofrece a todos los que se animen a visitarla hasta el 12 de diciembre de 2021 centrada en la civilización etrusca, por gentileza de MAF-MUSEO ARCHEOLOGICO NAZIONALE DI FIRENZE Y EL MUSEO ETRUSCO GUARNACCI DI VOLTERRA, que ha prestado las piezas de la colección, algunas extraordinarias. Acompañado de sugestivas gráficas e impactantes medios audiovisuales que nos permite hacernos una idea de la civilización de la antigua Toscana, su estructura social, política y urbana, así como su dimensión divina y religiosa, sus ritos funerarios, y su arte y arquitectura.

Y es que los etruscos también guardan cierta relación con nosotros, nuestros ancestros,  con los pueblos íberos que poblaron la piel de toro hace un par de milenios. Tienen algunos aspectos en común. Los etruscos, originarios de la Toscana italiana, fueron aplastados por el poder de Roma. Pero los romanos bebieron de sus fuentes (culturales, religiosas, sociales…) para constituir parte de su civilización.

171 objetos encontrados en excavaciones de necrópolis y ciudades componen la muestra. Urnas de decoración magnífica, recreando al finado; estelas que muestran un dinamismo muy especial, relieves funerarios muy bien trabajados, objetos decorativos y menaje de hogar muy curioso, como esos platos con forma de barco; ejemplos artísticos de su querencia por las artes adivinatorias y las prácticas rituales.  Por otra parte, las cerámicas etruscas nos recuerdan a las griegas. No en vano, los etruscos se hicieron a la mar, por el que mostraban gran preferencia y realizaron intercambios comerciales con los griegos más al Oriente.

Las mujeres gozaron de un buen grado de libertad en la sociedad etrusca, respecto de otras sociedades de la época.  Participaban en actos públicos y ejercían incluso funciones sacerdotales. Los etruscos se daban a la buena vida y organizaban fiestas y simposios; reclinados en “triclinios” (no sé el nombre etrusco) comían y bebían el vino de la tierra. Sus templos eran espacio de oración y también de encuentro, a modo de ágoras. Eran de planta cuadrada y dividos en dos partes, con distintas funciones.

El panteón etrusco, sus dioses, estuvo influenciado por diferentes factores y civilizaciones. Sus dioses se inspiraron en Grecia y Oriente. En la época antigua sus dioses no eran antropomorfos, sino más apegados a elementos de la naturaleza. Tras una vigorosa helenización del panteón las divinidades etruscas asumieron los aspectos y funciones de los dioses griegos. Los romanos, a su vez, se inspiraron en los etruscos para establecer sus dioses. El Zeus griego, fue Tinia en Etruria, y Júpiter en Roma. Atenea, en Grecia, fue Menrva para los etruscos y Minerva para los romanos. La misma correspondencia encontramos entre Afrodita (griega) Turán (etrusca) y Venus (romana). La misma diosa. Y así con todos ellos.

Os dejo aquí, en Facebook e Instagram algunas fotos de algunas de las obras de la exposición. Además de conocer la cultura etrusca, acércate y contempla estos maravillosos ejemplos de esta fenecida civilización, que tantos puntos en común tienen con lo que somos.

Alberto Bermejo | ONEIRA, un viaje a tus sueños

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

Facebook:   https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:        https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/

 

 

 


IRÁN. Cuna de Civilizaciones (Exposición en el MARQ de Alicante)

Este mes de agosto de 2019 me acerqué por el que resulta ser uno de mis museos preferidos, el MARQ, Museo Arqueológico de Alicante, que si no lo conocéis debéis visitarlo cuando os acerquéis por la ciudad. Algunos lo consideran el primer museo arqueológico del siglo XXI.  En esta oportunidad la motivación era grande, la exposición “Irán. Cuna de civilizaciones”; una extraordinaria oportunidad para contemplar algunas de las piezas más emblemáticas del patrimonio arqueológico de Irán, país que ya visitamos con PERIPLOS en 2017 y que pronto lo volveremos a recorrer con Oneira club de viajeros. La exposición sobre Irán la podrás visitar hasta el 1 de septiembre de 2019, así que… ¡apresúrate!

La exposición se realiza en colaboración con el Museo Nacional de Teherán y el Drents Museum de Assen, que han facilitado las casi 300 piezas de la muestra. El Museo Assen ayudó a que la exposición recalara en España en lugar de regresar a Teherán.  La buena relación entre los gobiernos español e iraní también ha ayudado a conseguir contemplar en Alicante este elenco inmejorable de piezas, que se acompañan de unos impactantes medios audiovisuales. Davinia, una de las expertas del MARQ, fue nuestra particular cicerone en la visita ayudándonos a entender mejor la historia de todas las piezas mostradas. Si no estáis por Alicante podéis escuchar el espacio que SER HISTORIA dedicó a la exposición este mismo año, podéis descargarlo aquí:  https://play.cadenaser.com/audio/001RD010000005507498/

La primera sala está dedicada a los orígenes de las primeras dinastías y los aspectos característicos del período Neolítico sobre todo en el área de los montes Zagros, donde se han descubierto piezas importantes de la Edad del Bronce. Lo más sobresaliente son las cerámicas y elementos relacionados el nacimiento  y desarrollo de la escritura. Antes de la escritura se usaban pequeñas fichas de barro y bolas de archilla para contabilizar las mercancías. La escritura se originaría en el sur de Mesopotamia (Sumer) a finales del IV milenio A.C. Y la Cultura Elamita se desarrolla en el Suroeste del actual Irán, entre el tercer milenio a.C. y la primera mitad del segundo milenio a.C.  Elam y Mesopotamia fueron enemigos. La historia de Elam dura casi 3 mil años. Podéis ver aquí algunas piezas representativas de este período.

La segunda sala de la exposición, la que más me entusiasmó, muestra elementos representativos de la Edad del Hierro y el último período de la Cultura Elamita. Algunas piezas en oro testimonian el poder y la trascendencia cultural de la dinastía aqueménida, al configurarse como primer gran imperio histórico. La figura de Darío I (522 – 486 a. C.) se alza como gran protagonista. Es el rey persa más conocido y que extendió su imperio de forma crucial. Fue un gobernante reformista, con una ideología característica.  Heródoto nos cuenta las “Guerras Médicas”,  como Darío I invadió la Hélade alcanzando límites nunca vistos en sus fronteras.  Su sucesor Jerjes I mantuvo el ardor guerrero contra los griegos. El cuerpo de élite del Gran Rey fue conocido como los “Inmortales”, integrado por 10.000 soldados persas y medos. Importante destacar en la exposición las inscripciones encontradas en la pared rocosa de Behistún, situada en la ruta de los Zagros. Un texto trilingüe (persa antiguo, elamita y babilonio) que describe las hazañas de Darío el Grande y su ascensión al trono que incluye un relieve esculpido con motivos guerreros. Los relieves y las inscripciones contribuyeron en el s. XIX al desciframiento de la escritura cuneiforme desempeñando un papel importante para la Asiriología, como lo fue para la Egiptología el descubrimiento de la Piedra Rosetta.  En el plano religioso, se muestra a Ahura Mazda, dios supremo del zoroastrismo; religión que aun tiene seguidores en Irán como pudimos comprobar y conocer in situ en nuestro viaje de PERIPLOS, en la visita a algunos templos vivos.  Otra gran referencia en esta sala es la genial ciudad de Persépolis, que aún recuerdo visitarla en 2017 (por aquí os dejo alguna foto de una de las piezas de la muestra). Esplendorosa capital del antiguo imperio persa, que fue destruida por las tropas de Alejandro Magno.

La tercera sala de la exposición se centra en la ocupación del territorio por griegos y partos. Impresiona un gran Corán abierto bajo una cúpula, mostrando un antes y un después en la historia de Irán con la llegada del Islam. Pero atención, los iraníes no son árabes, ellos son persas; que con esto hay mucha confusión. Shah Abbas I convirtió a Isfahán en la capital de Persia, construyendo en el corazón de la ciudad una gran plaza porticada, donde se reunían comerciantes, con un bazar y una gran mezquita de finales del XVI. Espectacular. La cerámica safaví, con influencias orientales y chinas, demuestra la importante red de intercambios comerciales de la época.

En suma, amigos viajeros, una gran exposición sobre una gran civilización. Irán. Cuna de civilizaciones.

Alberto Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es


RUPESTRE. Los primeros santuarios: Arte prehistórico en Alicante

Con motivo del 20 Aniversario de la inclusión por la UNESCO del Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica en su prestigiosa lista de Patrimonio Mundial el MARQ (Museo Arqueológico de Alicante) nos invita a descubrir la exposición RUPESTRE. Los primeros santuariosCon motivo del 20 Aniversario de la inclusión por la UNESCO del Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica en su prestigiosa lista de Patrimonio Mundial el MARQ (Museo Arqueológico de Alicante) nos invita a descubrir la exposición RUPESTRE. Los primeros santuarios, con la que el museo MARQ rinde su particular homenaje a cuatro décadas de investigación, conservación y puesta en valor del arte supestre en Alicante, dando la oportunidad al público de acceder a los calcos, las imágenes y las sensaciones de adentrarse en estos fantásticos lugares.

El arte rupestre representa una manifestación universal. Las imágenes pintadas, esculpidas o grabadas reflejan las creencias y preocupaciones de los antiguos pobladores de hace decenas de miles de años, destacando por su cuidada elaboración y calidad estética. Las primeras manifestaciones artísticas aparecen en los momentos finales del Paleolítico (Paleolítico Superior) hace unos 40 mil años. La cueva más representativa en España es la de Altamira y las imágenes más repetidas son los animales, además de “signos” de formas diversas difíciles de comprender.

La exposición realiza un amplio e interesante recorrido por algunos de los santuarios más importantes de la provincia y la Comunidad Valenciana, donde los antiguos paleolíticos reflejaron su particular visión del mundo y del entorno,  incluyendo algunas piezas de valor incalculable prestadas por otros museos. Asimismo podremos reconocer algunas otras imágenes relacionadas con el arte paleolítico europeo, acompañando de piezas de arte mueble del norte y centro peninsular. Estas obras están elaboradas sobre piedra, astas y huesos de animales con motivos zoomorfos y geométricos grabados. En la Sala I podréis encontrar el Glotón del Jarama, el contorno de cáprido de la garma o la placa de Villalba. Algunos de estos santuarios son la Cova del Parpalló de Gandía, el conjunto del Tossal de la Roca de la Vall d’Alcalá, la Cova del Compte, la Cova Fosca o la Cova de Reinós. La provincia de alicante tiene más de 200 lugares con arte rupestre de momentos diferentes de la Prehistoria. El MARQ ofrece por vez primera en exposición algunos importantes “calcos” realizados por investigadores con “acetatos”, lo que les permitía evidenciar las figuras artísticas difíciles de observar en las cuevas para su mejor interpretación. Actualmente los “calcos” han sido sustituidos por herramientas fotográficas.

La Sala II está dedicada al primer arte Neolítico. Un arte Macroesquemático, como referente de las nuevas creencias que a medidados del VI milenio a. C. Son introducidas por los primeros agricultores y ganaderos. Son imágenes pintadas de gran tamño y alto contenido simbólico, plasmadas en pequeños abrigos visibles con luz natural.  Se destacan los santuarios de Pla de Petracos, en Castell de Castells; la figura más impresionante, la que alza los brazos hacia arriba en actitud orante con otros motivos vinculados a la sacralización de la naturaleza y la fertilidad. Destacan otras piezas cerámicas decoradas de gran belleza.

En la Sala III puede encontarse una muestra de las artes Levantina y Esquemática, expresiones neolíticas, en parte sincrónicas, con registros ricos y sugestivos en Alicante. Destacan los abrigos de escasa profundidad en la Sarga de Alcoy. El Arte Levantino se caracteriza por el naturalismo y la cuidada ejecución de sus imágenes; en cuanto al Arte Esquemático las imágenes se expresan en líneas más básicas.
La exposición se cierra con una alusión a la influencia del Arte Prehistórico en el Arte Contemporáneo, con una pieza de Miquel Barceló, Il pittore a Bologna (1983)

A todos aquellos viajeros curiosos y amantes de la cultura, os recomendamos encarecidamente la visita a esta magnífica e interesante exposición del MARQ.

Alberto Bermejo

www.oneira.es

info@oneira.es