"El infinito en un junco", un viaje por los libros en el mundo antiguo

Pese a la frustración de no poder recorrer el mundo de ahí fuera durante la crisis del COVID-19, sí que hemos tenido ocasión de recorrer otros mundos con el empleo de uno de nuestros mayores dones, la imaginación. No en vano, todo esta en nuestro cerebro, tanto las experiencias reales como las virtuales e imaginarias. Son reacciones electroquímicas que se funden en una experiencia mental: imaginamos, trazamos un mapa mental de lo que percibimos, viajamos. Perdonad que me ponga tan psicólogo, pero es que tengo una muy buena excusa para ello. Un gran libro, el libro que más he disfrutado en este confinamiento: El infinito en un junco, de Irene Vallejo publicado por Ediciones Siruela.

La autora nos cuenta que es un libro sobre la historia de los libros y afirma que es un libro de viajes (¡concedo!). No deja de ser un viaje por el espacio y el tiempo recorriendo la vida de los libros, que hoy son elaborados en papel o con plástico y metal (los libros electrónicos) y que en un pasado fueron de juncos, piel u otras materias prima. Pero lo mejor de todo es que El infinito en un junco nos retrotrae a los tiempos de los grandes clásicos, de Grecia y Roma, y a un amplísimo anecdotario de la autora vinculado al mundo de los libros.

Con su lectura conoceremos los orígenes clásicos de nuestra literatura y el Helenismo, con mención del desarrollo literario romano (Roma, como superpotencia antigua, asumía el legado de un pueblo extranjero – los griegos – superior a ellos en las Artes), dedicando también un espacio a Egipto; sumergiéndonos en el mundo de las grandes bibliotecas de todos los tiempos, en especial la de Alejandría, a la que Vallejo concede protagonismo. Nos describe como fueron los libros y la escritura en sus comienzos, y nos desvela curiosidades como en qué momento dejamos de leer en voz alta, para sumergirnos en una introspección meditabunda. He disfrutado las peripecias de la autora en bibliotecas y librerías (reales e imaginadas, como las de la biblioteca abacial de El nombre de la Rosa) así como sus descripciones del Museo Ashmolean, el primer museo público en un sentido moderno, y que comenzó como un gabinete de curiosidades. En este libro descubriremos la historia de los grafitis, la posesión (de poseído) que implicaba en el mundo clásico la lectura de algunos libros, el germen del márketing en los primeros autores clásicos (para dar a conocer su obra), conoceremos los primeros editores y copistas, el manejo de las tablillas, el éxito del libro de papel y la imprenta,  y magníficas anécdotas de los grandes protagonistas de la literatura universal, como Marcial, Séneca u Ovidio, y tantos otros. Un libro muy completo y riguroso.

Con este libro he recordado nuestra visita con Oneira club de viajeros a Herculano, donde se descubriera la Villa de los Papiros que ha investigado profusamente el Catedrático Carlos García Gual, miembro de la Real Academia Española de la Lengua.

He redescubierto Heródoto, el primer periodista, con sus Historias, que vienen a configurarse como el primer relato de reportaje universal, pues Heródoto se había trazado como objetivo ambicioso inmortalizar la historia del mundo. Estoy leyendo de hecho a Kapusciński, extraordinario autor y viajero polaco, que en sus Viajes con Heródoto combina sus primeros reportajes periodísticos fuera de su país con las andanzas y descripciones geopolíticas del autor clásico. Inmenso libro también.

Irene Vallejo nos habla de algunos libros y autores clásicos que fueron pioneros en la elaboración de libros de “autoayuda”, o nos señala momentos históricos apocalípticos en los que los libros fueron víctimas de poderosos, siendo destruidos de forma impune, cuando no accidentalmente.

En suma, he disfrutado enormemente de su lectura, que me ha acompañado en largas y provechosas horas. Un libro formidable, de sensible prosa, primorosamente escrito. Un libro para los amantes de los libros, que no hay que dejar de leer. Gracias Irene.

Alberto Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

Facebook:  https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:       https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/

 


Si quieres viajar #QuédateEnCasa con... Depeche Mode

Seguimos, amigos, confinados más de 14 días en casa en esta batalla asimétrica que todos mantenemos con un ¿organismo? fantasmal (el coronavirus se encuentra en el límite de la vida y hay científicos que afirman que algunos virus son inmortales) que nos acecha, sin descanso. Quien iba a decirnos que este COVID19 iba a poner de vuelta y media  todos los planes de medio planeta y a nuestra planificación viajera de 2020.

Lamento profundamente todo el dolor que esta crisis está desencadenando en nuestras vidas. Espero y deseo de corazón que pase muy pronto y que de nuevo todos volvamos a nuestras experiencias habituales, compartiendo la vida con seres queridos y buenos amigos, ¡también fuera de casa!, en celebraciones, viajes, fiestas, trabajo…

Hoy quiero hablaros de otros viajes, o de otra forma de viajar. Ayer domingo twitteaba un bonito comentario sobre el excelente libro #elinfinitoenunjunco a su autora, Doctora en Filología Clásica,  Irene Vallejo (en otro post os prepararé una reseña) y me respondía muy inspirada: “… en este confinamiento nos salvan los viajes inmóviles de la mente”. En este tiempo y más que nunca debemos soñar y viajar con la imaginación a todos los puntos del planeta. Una forma de hacerlo, sin duda, es con una buena lectura.

Mas hoy, aprovechando la invitación de mi melómana amiga y colega la psicóloga Elena Aznar, voy a viajar con la música. Nos proponen llenar Facebook de música,  en estos tiempos de cuarentena obligada. Un reto encantador; aquí la música no se elige, la música te elige a ti. Elena decidió que pinchara un tema de Depeche Mode, precisamente, uno de mis grupos favoritos de todos los tiempos.

Mi último contacto con ellos fue este invierno, en los cines de Alicante. A toda pantalla disfrutamos SPIRITS IN THE FOREST, un documental dirigido por Anton Corjijn, un largometraje centrado en emotivas historias de seis fans muy especiales de Depeche Mode, combinadas con momentos relevantes de su última gira. ¡Muy bueno!.

Decía que Elena me asignó el grupo, pero yo tendría el beneficio de elegir el tema… ¿adivináis?

“… Todo lo que quería

Todo lo que siempre necesité

Está aquí en mis brazos.

Las palabras son muy innecesarias

Ellos solo pueden hacerte daño…”

Enjoy the Silence (Disfrutar el Silencio).

Nada hay más evocador en este tiempo que el silencio. Volcados ahora en nuestros hogares, defendiéndonos del fantasma, toca refugiarnos en el silencio y disfrutarlo. Esta canción habla sobre la búsqueda de la paz en un mundo lleno de ruido. Es su himno indiscutible. Enjoy the Silence fue el gran éxito de Depeche Mode, refrescante pese a sus más de 30 años (cumplidos el pasado 5 de febrero), con ritmo electrónico dirigido por unos riffs de guitarra que señalan el camino de la melodía. Esta canción inicialmente fue imaginada mucho más triste y fúnebre, pero finalmente, Depeche Mode creó esta rítmica obra maestra.

Fijaos en su videoclip, inspirado en la mitología literaria del clásico de todos los tiempos El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry, que encajaría totalmente con la letra de la canción, figura en la que se inspiraron.

En el clip, Dave Gahan, recorre mundos silenciosos (que están en este),  caracerizado como rey (o príncipe):  Viajando por montañas, paisajes nevados, playas, prados, caminos solitarios… camina sin rumbo buscando un poco de silencio y paz mental. Un príncipe que lo tiene todo y nada a la vez. A la búsqueda quizás  de lo más importante.

Creo que esta es la mejor metáfora de estas semanas inciertas en las que nos desenvolvemos algo superados por la incertidumbre de no saber cómo cambiarán nuestras vidas cuando termine nuestra cuarentena. Hemos de mantener la esperanza, acompañados de la mejor música y lectura. Aun  hay fuerza, hay creación, hay mucha vida dentro de nosotros, que podemos percibir en silencio. Seguiremos disfrutando, seguiremos viajando. Solo hay que esperar un poco más… Enjoy the Silence.

Alberto Bermejo

ONEIRA club de viajeros

www.oneira.es

info@oneira.es

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

Facebook:  https://www.facebook.com/Oneiraviajes/

Twitter:       https://twitter.com/OneiraViajes

Instagram: https://www.instagram.com/oneiraviajes/